11 sept 2017

Armando Gómez: “Me siento orgulloso de lo que he hecho en Fuenlabrada”

El técnico madrileño se despide del club donde estuvo formando jugadores durante nueve años, los últimos siete estando al frente del segundo equipo. Además, integró el cuerpo técnico ACB con Luis Guil y con Jesús Sala. A los 33 años, Armando Gómez se desvincula del trabajo de cantera para “seguir creciendo” como primer entrenador en un equipo profesional.


Armando Gómez Gago llevaba ‘una vida’ formando jugadores en la cantera del Montakit Fuenlabrada. Su periplo comenzó en 2008, cuando se incorporó para dirigir al Cadete B, pasando luego por el Junior, el EBA  y el LEB Plata, con el que ‘campeonó’ en 2014 en un equipo donde emergían nombres como Rolands Smits o Chema González. Asimismo, el entrenador madrileño también formó parte del cuerpo técnico ACB de Luis Guil y de Jesús Sala.

Ahora, con 33 años, y luego de nueve temporadas en el club del sur de la Comunidad de Madrid, decidió que era el momento indicado para continuar con su carrera profesional lejos del club. Conversamos con Armando Gómez, quien explicó su decisión, además de hacer balance de su etapa fuenlabreña.


  • Salida de Fuenlabrada

“El principal motivo es que después de nueve temporadas en el club llega un momento en que profesionalmente tienes que tomar una decisión. Después  de siete años seguidos desempeñando la función de entrenador del segundo equipo, con una etapa en el primer equipo, con Jesús Sala, en el famoso descenso. Veía que tenía que dar un paseo adelante, y por eso decidí desvincularme. No tenía ninguna otra oferta, y hoy sigo sin equipo. La vida son etapas, y yo ya he quemado la mía en el Baloncesto Fuenlabrada. Ahora estoy esperando una nueva oportunidad para seguir creciendo”.

“Yo a la primera persona a la que le comento mi decisión es a Ferran López, que es la persona de club que más ha confiado en mí y con la que he trabajado codo con codo. Le expliqué mis motivos, los entendió, nos deseamos suerte y luego se lo comenté al presidente” (José Quintana).

“Son nueve temporadas en el club, con muchos años desempeñando el mismo puesto con unas circunstancias económicas cada vez peores. Entonces llega un momento en que hay que tomar decisiones. En el puesto en que estaba en el club estaba a gusto, contando con el respaldo de Ferran López, pero a nivel profesional y económico necesitaba hacer un cambio. Profesionalmente siempre me he sentido valorado, pero económicamente, a los 33 años, busco otro tipo de retos. Creo que es la decisión que más me conviene hoy”.


Armando Gómez, en el CB Getafe, filial del Fuenlabrada. Detrás de él, Rolands Smits
(Foto: Alba Pacheco  / EnCancha)


  • Balance de sus nueve años en el club

“Si analizo mi trayectoria en el club, creo que es más que positiva. En el Baloncesto Fuenlabrada he vivido las dos caras del deporte. Un descenso (ACB), que al final no se cumplió pese a que lo intentamos todos, y el ascenso a LEB Oro, que es una situación maravillosa porque ves todo lo bueno del deporte. También hay otro descenso que sí se ha cumplido, el del último año, por desgracia, de la Liga EBA, con lo que el segundo equipo esta temporada va a jugar en Primera Nacional, que es la categoría que le corresponde. Al final de todo, son experiencias”.

“Lo más importante es el proceso, y el proceso ha sido fantástico, porque en Fuenlabrada me he hecho entrenador, y he evolucionado como persona. Estoy muy agradecido de haber pertenecido al Baloncesto Fuenlabrada. Soy joven, , y ahora cada uno toma un camino diferente”.

“Siempre he tenido la ilusión de algún día estar en el primer equipo, y hacer una carrera, pero las circunstancias no se han dado, y tampoco es una espinita clavada. He podido disfrutar de todas las funciones que se pueden hacer en el Baloncesto Fuenlabrada, que son estar en la cantera y en el primer equipo, y estoy orgulloso de lo que he podido hacer. Ahora empiezo una nueva etapa y la etapa del Baloncesto Fuenlabrada está cerrada. Realmente me siento orgulloso de lo que he hecho en el Baloncesto Fuenlabrada”.


  • Campeón y ascenso con el LEB Plata, en 2014

“En aquella temporada hubo grandes momentos. El primero fue cuando nos metimos en la Copa, y aunque no la ganamos, en el Fernando Martín se vivió una conexión especial con la grada, y eso hizo que aquel equipo empezara a tener un trato especial con la afición, que hoy perdura. Y, evidentemente, el día del ascenso, fue muy especial, con sensaciones indescriptibles. Son todas cosas bonitas que me llevo”.

“También ha habido, en lo personal, otros momentos con mucha carga adicional, como fue estar por primera vez en el primer equipo (2009/10, con Luis Guil). Fue un sueño cumplido haber estado en la ACB”.

“Yo en el club siempre me he sentido muy querido, en todos los sentidos. Yo al club entré con 25 años, y muchos aficionados me querían como a uno más de la familia, algunos como a un hijo, otros como a un nieto. Rápidamente me identifiqué con el club, y hoy lo siento y lo seguiré sintiendo como parte de mí. Ahora, que me voy de club, tengo la sensación de que podría estar tranquilamente animando en una peña”.

“Siempre me ha gustado ver los entrenamientos del primer equipo, es parte de mi trabajo y me apasiona. Sólo hubo un impasse, y fue cuando entrené al Ávila, y por eso me queda la espinita clavada de no haber podido ver entrenar a Porfi (Fisac)” (ríe).


Víctor Moreno, cedido ahora al Ourense, recibe indicaciones de Armando Gómez (Foto: Alba Pacheco  / EnCancha)


  • Cambio en la filosofía de cantera

“El principal problema para mantener a aquel equipo (campeón de LEB Plata, 2014), además del económico, que es lo más importante, es que veníamos anteriormente de una etapa en que en el club había equipo en EBA y equipo en Plata. Chema (González) y Rolands (Smits) compaginan el EBA. Entonces, cuando ellos llegan al LEB Plata, ya tenían la experiencia en Liga EBA, por lo que su proceso de adaptación es mucho menor que los que tienen los jugadores jóvenes que ahora están en el club. En aquel equipo, además de Chema y Rolands, también fue favorable contar, por las circunstancias económicas, con jugadores como Rubén (Martínez), Jorge (Sanz), que venía de Obradoiro, Sergio Pérez, Rául Mena, Adrián García… todo ese grupo de jugadores, de mucho nivel, hace que un proyecto sea más viable. Luego, con un trabajo duro, se consiguieron resultados y el ascenso. Después se empieza a reducir el presupuesto, no se puede fichar a ese tipo de jugadores y evidentemente los resultados empiezan a decaer. Hasta que llega un momento en que ese proyecto no es viable, el mercado sube. La liga va creciendo, va recuperándose y los jugadores ya no valen lo mismo. Para un club que no tenga una fuerte aportación económica, es muy difícil mantener un equipo en LEB Plata. Ahora mismo, el único club (ACB) que está apostando por un equipo de jóvenes en LEB Plata es Baskonia (además del FC Barcelona Lassa). No hay ninguno más. El resto de equipos se han tenido que salir porque era inviable”.

“En estos dos últimos años, como el dinero manda, con menos recursos ha sido difícil sacar adelante un proyecto de cantera. Hace tres años ascendimos a LEB Oro, y ahora hay que salir en Nacional, y por eso he tenido que tomar una decisión”.

“Entiendo que ahora lo que se está intentando hacer es que los jugadores como Víctor (Moreno, cedido ahora a Ourense, de LEB Oro), que ya tiene tres años entre LEB Plata y EBA, es que salgan cedidos para dar un paso adelante en su trayectoria. Los jugadores que ahora están en el equipo Junior  y en el Nacional van a tener que tener un proceso porque el salto a ACB es enorme, y si no hay un equipo en Liga EBA o LEB Plata, en algún momento tendrán que salir”.


  • Futuro
“Durante el verano he tenido propuestas para entrenar, pero decidí no aceptar esas ofertas porque ni económica ni deportivamente me interesaban. Una de las razones por las que salgo de Fuenlabrada es para mejorar deportivamente, que para mí ahora es lo más importante. Ahora el mercado en España se cerró, y si no me sale nada aquí, seguiré mejorando hasta que aparezca un proyecto que me interese. Quiero un equipo profesional, y si tengo que salir de España, con 33 años es el momento. No hay ningún problema por mi parte. No trabajo a corto plazo, sino que quiero una oportunidad para seguir creciendo y llegar a ser el mejor entrenador posible”.

2 comentarios:

Javi Calvo dijo...

Entrevista necesaria, gracias Ezequiel. Ojalá encuentre pronto un equipo que le satisfaga, se lo merece.

Manuel Muñoz dijo...

Muchísima suerte Armando donde vayas!!