5 nov. 2016

Rolands ‘Stones’

Fuenlabrada 73 - Valencia Basket 68. El Montakit, defendiendo en bloque, refrenda su mejoría consiguiendo la segunda victoria liguera del curso. Rolands Smits, 17 puntos, clave al final. Excelsa defensa de Álex Llorca. Luka Rupnik, ritmo y 4 asistencias. Nueva fiesta en el Fernando Martín, que cantó por su ídolo: “Nosotros te queremos, Marko quédate”.


Hay equipo. Hay talento. Hay ganas. Hay trabajo. Y ahora también hay resultados. Hay testigos. Hay fiesta. El Fuenlabrada, después de un inicio de curso lleno de altibajos, después del golpazo de Gran Canaria, después de la tormenta, de entradas y salidas, y cuando más lo necesitaba, parece haber encontrado la letra y la melodía y, por tercer partido consecutivo demostró que este plantel aún tiene mucho para ofrecer. Ajustada derrota ante el Barça y victorias de mérito ante Bilbao y Valencia. Casi nada. Tal vez no sea casualidad que la recuperación haya llegado al calor del Fernando Martín, donde la resultante entre el aliento de la grada y la actitud de un grupo de jugadores puede resultar apabullante para algunos visitantes no habituados al torrente que a veces se genera en el reducto fuenlabreño.

Es difícil cuantificar el efecto de esta energía, pero existe. No pierdan tiempo en cómo medirla, simplemente déjense llevar. Sólo basta comparar los rostros de los aficionados cuando entran al pabellón y cuando salen: ya no son los mismos, han cambiado, como sus pulsaciones, como sus voces. Durante casi dos horas han ‘vivido’, se han olvidado por un rato de sus problemas cotidianos y han vibrado por el Baloncesto Fuenlabrada. Y si encima sus muchachos se imponen ante un equipazo como el Valencia, con juego, con garra, con defensa, con ayudas, con pases mágicos y canastas inverosímiles, la gente regresa ‘pipona’ a su casa, tarareando canciones y soñando con volver a ver en el próximo partido a un tipo llamado Marko Popovic, con un dos en la espalda y un ‘Montakit Fuenlabrada’ en el pecho.


Marko Popovic, alma de este Fuenlabrada (Foto: Alba Pacheco  / EnCancha)

El triunfo hubo que trabajarlo desde el salto inicial, y a partir de una defensa colectiva, de hormigón armado, los de Jota Cuspinera se fueron soltando arriba, con protagonistas que repiten partidazo, como Álex Llorca, valiente en ataque en momentos de sequía y colosal atrás para secar a Rafa Martínez primero, y luego a San Emeterio. Por su parte, Luka Rupnik, en su segundo partido con el Montakit, sigue deleitando con su manejo de los tiempos y asistencias, como una sin mirar que seguro saldrá en los compactos de ‘mejores jugadas de la jornada’.

Podría seguir enumerándose más nombres propios, porque todos han aportado a la causa, pero lo de Rolands Smits ha sido, esperemos, el salto decisivo en su carrera: por primera vez asume el protagonismo en un partido ‘chivo’, añadiéndole al carácter defensivo la convicción necesaria para anotar canastas en los momentos de la verdad. El alero letón (o ala-pívot, que hoy jugó muchos minutos al ‘cuatro’), de 21 años, cuajó su mejor encuentro, con 17 puntos (7/7 en tiros de dos) y 20 de valoración, aunque lo más valioso fueron esas cuatro canastas en el último cuarto. La última, cuando quedaban 38 segundos. San Emeterio había embocado un triple y el Valencia se ponía a tres puntos (68-65), al Fuenla se le agotaba la posesión y la bola fue para Rolands ‘Stones’ Smits, que puso rock and roll marcándose un reverso, ‘bailecito’ y canastón para romper el duelo. Sólo le faltó el aleteo de los brazos 'a lo Jagger'.


Rolands Smits sacó todo de dentro (Foto: Emilio Cobos / ACB Photo)

Además, dicha cesta sirvió de preámbulo para la última canasta local, ¿de quién sino? Como si de un guion cinematográfico se tratara, restaban cuatro segundos, y Popovic, con el Fernando Martín cantando “Nosotros te queremos, Marko quédate”, clava un triple de ocho metros que dejó la sensación de que pudo haber sido el último servicio del gran croata con el Montakit. O no. Esas son cuestiones de dinero, y ahora no estamos para hablar de plata, sino del gran triunfo de un Fuenla que regaló otra tarde-noche inolvidable.

Antes de entrar sobre el partido, no debe obviarse que la lesión de Bojan Dubljevic en el segundo cuarto lastró al cuadro taronja (estaba siendo el mejor de los suyos), pero son circunstancias del juego, y si se acontencen tienes que aprovecharlas. Tampoco hay que olvidar que el Valencia se presentaba en el Fernando Martín con un balance de 4-1, habiendo sólo perdido ante el Real Madrid y con pleno de triunfos como visitante: en Zaragoza (+12), en Gran Canaria (+9) y en Santiago (+17).


Álex Llorca sigue creciendo partido a partido (Foto: Alba Pacheco  / EnCancha)

La tarde comenzó, como era sabido, con ovación para Joan Sastre, ‘visitante ilustre’ cada vez que pise Fuenlabrada, durante la presentación de los equipos. El primer cuarto fue parejo, con Ivan Paunic rompiendo el hielo con seis de los primeros ocho puntos locales (8-9), a la vez que Moussa Diagne ejecutaba un ‘alley-oop’ de espaldas tras asistencia de Ian O’Leary (10-12). No obstante, los de Pedro Martínez sacaron una mini-renta con Luke Sikma y Dubljevic en la pintura (12-18). A la pista entró Luka Rupnik, y enseguida vio aro de tres, más otra cesta tras pase de Paunic. Así, el Montakit ajustó la defensa y, fuerte en el rebote, se fue arriba a la conclusión del primer acto (21-20).

Rolands Smits anotaba, reboteaba y sacaba faltas, mientras Álex Llorca levantaba al pabellón tras penetrar, amagar un pase y dejar una bandeja deliciosa (27-20). El Fuenla atrás no daba tregua, apretando las líneas de pase más arriba, con jugadores concentrados y dispuestos a ayudar en lo que sea menester. Y cuando los locales rompían el ‘testudo’ en defensa desplegaban las alas arriba, como Rupnik, que mirando hacia un lado asistió por otro a Smits (en ese momento, más de uno pensaba en que mejor que los directivos del Panathinaikos no estuvieran viendo el partido, no vaya a ser que quieran llevarse a Popovic acompañado de un base esloveno).

La ráfaga fuenlabreña acumuló un parcial de 19-2, pasándose del 12-18 al 31-20 (+11). Pero el Valencia no es moco de pavo, y comenzó a levantar. Con Paco Cruz en pista, Llorca incluso pasó a jugar de alero, mientras Dubljevic arrimaba aún más a los suyos (33-29). Entonces llegó la acción antes mencionada, con el propio Dubljevic tirado en el suelo con un esguince de tobillo que ya no le permitiría volver. En esa jugada, Xavi Rey, como los árbitros no paraban el partido, pidió rápido la bola, anotando una canasta con su rival tendido sobre el parquet (35-29). Al descanso se llegaría con un 37-33 que dejaba todo abierto.


Luka Rupnik, segundo partido, segunda victoria (Foto: Alba Pacheco  / EnCancha)

El tercer capítulo empezó con Paunic, una vez más, encestando por duplicado (41-33), jugando Smits de ‘cuatro’ mientras se sentaba O’Leary, pero con Rafa Martínez logrando un triple que colocaba arriba a los valencianos al acabar el cuarto (51-52).

El alero catalán seguía a lo suyo (53-55), tiempo para que Smits prolongue su recital con dos canastas sucesivas (57-55). El partido estaba en un puño, triple de Vives (57-60) y la gente clamando contra el trío arbitral, primero, y luego vitoriando a Llorca, que tras galopada repitió bandeja. El mismo escolta barcelonés robó un balón y pasó a Popovic, quien asistió a Smits, imponente con un mate a una mano (61-60).

Cuestión que Llorca (sí, no es que quiera repetirlo este nombre, es que otra vez fue este jugador) falló un tiro, y cuando parecía que venía la contra visitante, el ‘8’ del Montakit se quedó ahí, atento a todo, capturando un rebote ofensivo con el que nadie contaba (excepto él). El ‘optimista’ de la canasta anotaba dos puntitos más (63-61).

Con Viacheslav Kravtsov en la línea del 4.60 la hinchada entonó el clásico “lo vas a fallar”. Y dio resultado, las dos veces, entre las risas 'picaronas' del público. Tanto que el Valencia terminaría el duelo con nueve tiro libres marrados (12/21, 57%), números sensibles si de partidos cerrados se trata.

A falta de 3’32’’ para el cierre, el Fuenlabrada gozaría recién de sus primeros libres (los visitantes ya habían lanzado 17). Popovic falló el primero, todo el pabellón, acto reflejo, se puso a ovacionar a su capitán, que encestó el segundo. El Valencia extrañaba a Dubljevic, y el Fuenla seguía ahogando a su rival en defensa.

Con los dos equipos en bonus, y contactos por todos lados, el encuentro entró en un carrusel de tiro libres, hasta que a falta de un minuto sobrevino el triple de ‘San Eme’ (68-65), para que entonces emergieran por última vez dos auténticas figuras: Rolands Smits y Marko Popovic. Del primero, seguro habrá más rock and roll. Del segundo, esperamos que la de esta noche no haya sido su última función en el Fernando Martín.

Rolands Smits, jugando de ala-pívot, ante Luke Sikma (Foto: Alba Pacheco  / EnCancha)


  • Apuntes

Con su segunda victoria de la temporada, el Fuenlabrada deja de ser colista. En ambos triunfos, el rival del Fuenlabrada se quedó por debajo de los 70 puntos: Joventut, 65, y Valencia, 68. 

En el balance +/-, los tres mejores fueron Rolands Smits (+20), Luka Rupnik (+18) y Álex Llorca (+12).

Rolands Smits registró sus mejores estadísticas en ACB: 17 puntos (7/7 T2), 5 rebotes y 20 de valoración en 22’.  En el último cuarto, 8 puntos fundamentales. En sus 62 partidos anteriores, su tope estaba en los 15 puntos ante el Joventut.

Luka Rupnik debutó en ACB (ya lo había hecho en EuroCup), con 5 puntos y 4 asistencias.

Álex Llorca, excelso en defensa, 6+3 y 9 de valoración (17’).

Joan Sastre, del Valencia, fue ovacionado en la presentación de los equipos en ‘agradecimiento’ por aquel triple con el CAI en Bilbao que metió al Fuenla en el último playoff.

Primera derrota del Valencia esta temporada como visitante. Llevaban tres victorias en tres salidas.

El Fuenla, tras seis derrotas seguidas, pudo volver a doblegar al conjunto taronja. La última victoria había sido en la temporada 2012/13, 72-69 con 37 puntos de James Feldeine. Luego, seis victorias del Valencia: tres en la Fonteta y tres en el Fernando Martín. Hoy se rompió esa racha.

Toca disfrutar la primera victoria en Liga en casa esta temporada (Foto: Emilio Cobos / ACB Photo)


 Ficha técnica

Montakit Fuenlabrada 73 (21+16+14+22): Ludde Hakanson (2), Marko Popovic (12), Ivan Paunic (14), Ian O'Leary (7) y Moussa Diagne (4) -quinteto inicial-. También jugaron: Luka Rupnik (5), Álex Llorca (6), Paco Cruz (0), Rolands Smits (17), Chema González (0) y Xavi Rey (6). Entrenador: Jota Cuspinera. Lesionados: David Wear y Blagota Sekulic.

Valencia Basket 68 (20+13+19+16): Guillem Vives (13), Joan Sastre (11), Fernando San Emeterio (12) Luke Sikma (6) y Bojan Dubljevic (9) -quinteto inicial-. También jugaron Rafa Martínez (7), Romain Sato (2), Antoine Diot (0), Pierre Oriola (4), Will Thomas (0) y Viacheslav Kravtsov (1). Entrenador: Pedro Martínez. No utilizado: Sam Van Rossom.

Árbitros: José Antonio Martín Bertrán, Carlos Cortés y Miguel Ángel Pérez Niz. Sin eliminados por falta personales.


Incidencias: Partido correspondiente a la jornada 7 de la Liga ACB. Pabellón Fernando Martín (5.006 espectadores). 


Popovic nos dejó a todos con una sensación ambigua. "Marko quedate, nosotros te queremos", cantó el pabellón (Foto: Emilio Cobos / ACB Photo)

  • Postpartido

Jota Cuspinera y Pedro Martínez
Marko Popovic
Rolands Smits
Luka Rupnik



1 comentario:

Steely Gaucho dijo...

Gran victoria de Fuenlabrada ante el potente Valencia! Espero que Popovic no se vaya a jugar a Grecia y se quedé en el Fuenla. Un saludo,