27 nov. 2016

Ahuyentando fantasmas

Fuenlabrada 85 - Andorra 73. Acuciado por una presión agobiante, el Montakit exhibe defensa y tiro exterior para salir airoso de un duro choque ante el enrachado cuadro pineraico. Paunic, Wear, Llorca, Diagne y Hakanson, destacados en la tercera victoria de la temporada de un Fuenla que funcionó como equipo y que se sacó una pesada mochila de la espalda.


El Fuenlabrada volvió a demostrar que está vivo, que en esta fluctuante temporada de vaivenes también se da alegrías, que siendo aún un equipo irregular que alterna grandes partidos con palizas en contra, también tiene el carácter necesario para sobreponerse a los obstáculos. Ante Andorra, una de las sensaciones de la Liga ACB, los de Jota Cuspinera fueron un fiel reflejo de este curso, todo en un mismo partido, capaces de lo mejor, como los inicios del primer y tercer cuarto, cuando los jugadores entraban a la pista con ‘la cabeza fresca’, y de lo peor, como la laguna del segundo período, pasando de enormes defensas con triples desatados, con atascos, dudas y nervios propios de la situación en la tabla. Y lo más importante, ante un gran rival, el equipo no dejó de remar nunca, no se descompuso del todo, no perdió la fe y, en el momento de la verdad, aguantó el chaparrón cerrando su propio aro para no dejar opciones ante el último arreón andorrano.

Y es que para dimensionar mejor la tercera victoria de la temporada (3-7) no puede obviarse la agobiante presión con la que llegaba el Fuenla, penúltimo en la tabla, con un nuevo lesionado (el capitán Marko Popovic) y, para añadirle más compresión, si ya había poca, aún resonaban el eco de las declaraciones previas de Ferran López. El director deportivo del club, en una entrevista concedida a ‘Al Cabo de la Calle’, señaló: “O cambian algo los jugadores o los cambios los tendremos que hacer nosotros […] Desde el club hay que apoyar al entrenador y hacerle ver otra visión que a lo mejor él no ve […] De momento no nos planteamos que no siga […] Si tiene que haber cambio de jugadores, habrá, y si es otra cosa, se verá también”. A su vez, sobre el partido ante Andorra, Ferran López advertía: “Es un partido que hay que ganar sí o sí. Si con eso meto presión al equipo me da igual”. Afortunadamente, el Montakit superó el difícil examen ante el conjunto pirenaico.

Ivan Paunic, 22 puntos (Foto: Alba Pacheco  / EnCancha)

Tras los aplausos previos a Oliver Stevic en su primer regreso al Fernando Martín, y del emotivo minuto de silencio en memoria de Alía Díaz y todas las víctimas de la violencia de género, el Fuenlabrada saltó a la pista a pleno rendimiento, horadando con paciencia el aro del Andorra y con una defensa creciente, leyendo rápidamente los cambios que pedía el partido. Por ejemplo, el inquieto Andrew Albicy superó un par de veces a Ludde Hakanson, y enseguida Álex Llorca se pegó en defensa al base rival. El denodado trabajo del escolta local fue tal que Albicy terminaría el partido desquiciado, perdiendo tres balones claves al final.

Volviendo al primer cuarto (6-7), el Montakit fallaba sus primeros tres lanzamientos exteriores. Hasta ahí, porque David Wear clavó el primero suyo y, desde ahí, se desató la fiesta triplista para el Fuenla, con otro del californiano, dos seguidos de Ivan Paunic y un quinto de Pako Cruz (22-10). El mexicano, que también aportó lo suyo en defensa, reboteó y asistió a Ian O’Leary, escapándose los naranjas 14 puntos arriba (26-12).

En el segundo capítulo los de Joan Peñarroya, con el poder interior de Beka Burjanadze y Giorgi Shermadini, más el acierto exterior de Thomas Schreiner, conseguirían empatar, acumulándose un parcial de 4-18. Momentos de desconexión local, añadido a los ánimos encendidos en la afición, que la tomaron con el trío arbitral. Más allá del desconcertante criterio de flopping (se pitarían hasta cuatro), más que agravios con las decisiones de los árbitros el Fuenlabrada lo que tenía era un apagón de juego ante un Andorra que se ponía cuatro puntos arriba (36-40).

Shermadini- Moussa Diagne, duelo de altura (Foto: Alba Pacheco  / EnCancha)

La chicharra del descanso para los locales era como la campana para esos boxeadores que están a puntos besar la lona (41-44). Y en el entretiempo, otra vez, los jugadores parece que encontraron las respuestas, consejos (o miradas) que necesitaban para volver a ser ellos, para que recuperaran las conexiones perdidas entre ellos, los apoyos, las ayudas…

Era tiempo de valientes, y el 6-0 de parcial inicial, triple de Wear mediante, ponían otra vez arriba a los locales, ‘empujados’ por un Fernando Martín que volvió a estar a la altura de las circunstancias (47-44). En ese momento ‘el capo’ en la pista se llamaba Moussa Diagne, que sin necesidad de anotar, se transformó en una especie de cancerbero para proteger su propio aro, bajando rebotes, taponando e intimidando ante cualquier jugador visitante que osara merodear la pintura local. Recuperado el vigor defensivo (sólo nueve puntos encajados en el tercer cuarto), Cruz y Wear seguían embocándola desde el 6.75 (62-53).

Xavi Rey, 9+9, sigue aportando lo suyo (Foto: Alba Pacheco  / EnCancha)

Un triple de Luka Rupnik parecía empezar a encarrilar la mañana a falta de seis minutos (68-58), pero un 0-6 devolvía las dudas (68-64). Allí, técnica a Albicy por flopping… ningún aficionado de lo que minutos antes vociferaba ‘manos arriba, esto es un atraco’ se quejó (69-64). Si bien los de Peñarroya no tiraban la toalla, el que cogía el testigo de Moussa era Xavi Rey, que en silencio, sin alardes, sumaba rebotes atrás y puntos adelante (71-66).

Entonces Albicy perdía tres balones (o mejor dicho, la defensa del Fuenla, a rajatabla, le hacía cometer tres pérdidas), y O’Leary, clave en ese momento, anotó una canasta de mucho mérito a falta de dos minutos (75-66). Otro de los que seguía en pista era Rolands Smits, de gris labor, pero la confianza del banquillo se vio recompensaba con su primera canasta del partido, un mate que terminó de reventar el duelo (77-67).

Desde ahí hasta el final se atinó la puntería en el tiro libre (6/7 en ese lapso) para abrochar la tercera victoria de la temporada (85-73), mientras llovían aplausos para todos los jugadores, quienes se sacaban de sus espaldas pesadas e invisibles mochilas, las cuales durante dos semanas, hasta que llegue el Manresa, comenzarán a ser cargadas nuevamente de presión. Antes, visita al Real Madrid por liga y a Bilbao por EuroCup. Por lo pronto, que el tercer triunfo sirva al equipo para seguir ahuyentando los fantasmas –internos y externos- que no le dejan crecer.

Ludde Hakanson repartió nueve asistencias (Foto: Alba Pacheco  / EnCancha)


  • Apuntes

El Fuenlabrada, 44% en triples (12/27), porcentaje superior al 42% en tiros de dos (14/33). Asimismo, falló diez tiro libres (21/31, 68%)

Ivan Paunic, 22 puntos y 23 de valoración (31’).

David Wear, 18 puntos, 5/7 T3, 5 rebotes y 19 de valoración (iguala su mejor valoración ACB).

Ludde Hakanson, 9 asistencias.

Moussa Diagne, Xavi Rey y Álex Llorca, sin destacar sobremanera en los números, fueron fundamentales en defensa.

Por parte del Andorra, Giorgi Shermadini, 11+10 y 17 de valoración; y Beka Burjanadze, 13+7 y 19, respectivamente.

Oliver Stevic fue recibido con aplausos en su primer regreso al Fernando Martín (terminó con -4 de valoración).

Oliver Stevic fue aplaudido en su regreso, aunque tuvo un partido gris (Foto: Alba Pacheco  / EnCancha)

                           
 Ficha técnica

Montakit Fuenlabrada 85 (28+13+21+23): Ludde Hakanson (7), Álex Llorca (3), Ivan Paunic (22), David Wear (18) y Moussa Diagne (4) -quinteto inicial-. También jugaron: Luka Rupnik (3), Rolands Smits (5), Paco Cruz (10), Ian O'Leary (4), Chema González (0) y Xavi Rey (9). Entrenador: Jota Cuspinera. No utilizado: Blagota Sekulic. Lesionado: Marko Popovic.

MoraBanc Andorra 73 (17+27+9+20): Andrew Albicy (6), David Jelinek (10), Thanasis Antetokounmpo (6), Nacho Martín (4) y Giorgi Shermadini (11) -quinteto inicial-. También jugaron Thomas Schreiner (9), Beka Burjanadze (13), Oliver Stevic (2), David Navarro (7) y David Walker (5). Entrenador: Joan Peñarroya. No utilizado: Guillem Colom.

Árbitros: J. C. García González J. R. García Ortiz y Martín Caballero. Sin eliminados por falta personales. Se guardó un minuto de silencio por las víctimas de la violencia de género y en especial por Alía Díaz, asesinada esta semana en Fuenlabrada.


Incidencias: Partido correspondiente a la jornada 10 de la Liga ACB. Pabellón Fernando Martín (5.316 espectadores).

Ian O'Leary, clave al final con una cesta y rebote decisivos (Foto: Alba Pacheco  / EnCancha)


  • Postpartido



Ambos equipos con una pancarta contra la violencia de género (Foto: Alba Pacheco  / EnCancha)

No hay comentarios: