2 oct. 2016

Sin ritmo

Fuenlabrada 80 – Bilbao Basket 89. El Montakit abre la temporada cayendo sin atenuantes ante un rival que impuso sus condiciones. Scott Bamforth, 23 puntos. Moussa Diagne, lo más destacado en los locales. Ludde Hakanson, debutante con 11 asistencias. Fríos estrenos para Ian O’Leary y Blagota Sekulic.


En el ambiente previo se palpaba que había muchas ganas de baloncesto. Mientras ocupaban sus asientos, el clima entre los sonrientes aficionados fuenlabreños era una especie de ‘¡por fin llegó la ACB!’. Y es que por más que hubo amistosos de pretemporada, los más de cuatro meses sin básquet ‘de verdad’, por los puntos, se estaban haciendo eternos.

La incertidumbre era la típica antes de cada debut: ¿Cómo responderían los cuatro ’nuevos’? Los seis que siguen en la plantilla, ¿elevarán aún más su rendimiento? Los que vuelven, como Cabezas o Diagne, ¿mejorarán el recuerdo dejado hace año y medio? ¿Y el equipo, será capaz de seguir dando pasos al frente? Sobre el rival, ¿cuán fuerte sería el Bilbao? Y encima volvía Jonathan Tabu, el aclamado base de la gloriosa campaña anterior que eligió marcharse para aceptar la propuesta del conjunto vizcaíno.

Pronto parecía que comenzaban a despejarse algunos interrogantes. De entrada, división entra pitos y aplausos para el base belga (en mi caso, jamás pitaría a un jugador que defendió la camiseta del Fuenlabrada, que rindió en un muy buen nivel, que se mostró respetuoso con los aficionados y periodistas y que, además, dejó dinero en las arcas del club).

Acto seguido, el Montakit realizó un gran puesta en escena. Con el joven debutante Ludde Hakanson en el puesto de base (apenas una semana de entrenamientos con sus nuevos compañeros), con el trío titular del curso pasado Popovic, Paunic y Wear, y con el enérgico Moussa Diagne como torre, los de Jota Cuspinera ofrecieron su mejor versión en los primeros cinco minutos del choque.

Moussa Diagne regresó con puntos, rebotes y energía (Foto: Alba Pacheco / EnCancha)

El pívot senegalés, cedido por el Barcelona, levantó a la gente con dos tapones, uno a Ivan Buva y el otro a Álex Mumbrú, además de culminar una de esas acciones colgándose del aro. Acto seguido, saque desde la banda en ataque para los locales con tres segundos de posesión, y David Wear que mira hacia su banquillo, donde entre Cuspinera y Raventós le marcan ‘tres dedos’. El ala-pívot californiano replica el gesto a sus compañeros. Movimiento de jugadores sin balón y Hakanson que saca un pase cruzado al otro lado, donde aparece Wear y, sobre la bocina, clava un triple. Jugada ideada en la pizarra y ejecutada colectivamente a la perfección. Por entonces el Fuenla ganaba 16-10 (minuto 5) y en la grada era todo algarabía.

Pero allí colapsarían los naranjas, y comenzaría el declive: segunda falta de Popovic, que le mandaría al banquillo, y rotaciones, retirándose Hakanson, Wear y Diagne, todos con la lengua afuera. Y mientras el Montakit buscaba acoplarse con Cabezas, O’Leary y Sekulic, los ‘Hombres de Negro’ tomaron el control de la situación, y no lo soltarían más. Liderados por el poder anotador de Scott Bamforth, y el oficio de Mumbrú, los de Carles Durán endurecieron su defensa ante un Fuenlabrada sin ritmo, con una cadencia casi siempre acabada en un apurado (y desacertado) lanzamiento exterior. Jota pediría tiempo muerto, pero el primer cuarto finalizaría con un parcial de 2-12 y 18-23 en el marcador.

Álex Mumbrú le ganó el duelo a Ivan Paunic (Foto: Alba Pacheco / EnCancha)

La tendencia para los locales se agravó aún más en el segundo capítulo, escapándose el Dominion Bilbao Basket hasta un 28-47 tras un triple del pívot Buva, que demostró ser un pívots con recursos. Así, los ‘Minions’ del Bilbao Basket imponían el ritmo, haciendo circular el balón, ganando en el rebote y castigando el aro rival.

La esperanza de una reacción tras el descanso (31-47) se esfumó en un plis-plas (sí, quería escribir ‘plis-plas’), con un 2+1 de Buva y un robo y canasta al contragolpe de Mumbrú (31-52). Por entonces, entre Wear y Moussa intentaban tirar del carro, pero los visitantes mantenían su vigor, como el de Buva, que encestó a los trompicones para decretar la máxima diferencia, 22 puntos (37-59, min. 25). Diagne se sentaba tras su cuarta falta y era ovacionado por el público, cediendo su lugar a un Blagota Sekulic que pareció jugar a un temperatura inferior de la que requería el partido.

Hakanson repartió 11 asistencias en su debut con el Fuenlabrada (Foto: Alba Pacheco / EnCancha)

La abultada renta del cuadro bilbaíno, más relajado, permitió que, en el último cuarto, el Fuenlabrada apretara y se acercara en el tanteador. Desde la grada, en un último arrebato, se cantó por su equipo, y con un triple de Cabezas los locales se arrimaron a 13 (64-77), pero Javi Salgado, que siempre aparece cuando las papas queman, pidió la pelota y clavó un triple desde 8 metros (64-80).

El Montakit aprovechó tres faltas en ataque pitadas al Bilbao (risas de Mumbrú mediante), y así, con más coraje que juego, fueron recortando distancias. Incluso Popovic, con 75-87 en el marcador, lanzó un tiro de tres que podía haber bajado la barrera de los diez puntos con dos minutos por jugarse, pero el lanzamiento no entró y hubo que conformarse con el maquillaje final.

Dura derrota del Fuenlabrada para empezar, con un calendario por delante nada sencillo, por la cantidad y dificultad de los partidos, pero ahora no es momento de desesperarse. Sí habrá que redoblar esfuerzos en la semana y tomar nota de los errores. Queda la tranquilidad de que Jota Cuspinera, en la rueda de prensa postpartido, expuso su diagnóstico sin eufemismos. Asumidas las carencias, se puede construir sobre las mismas para seguir creciendo. 

Próxima parada, el viernes, en Badalona. Será una temporada con muchos bailes, y el Fuenlabrada deberá coger ritmo rápidamente. En un solo partido pocas conclusiones categóricas puedes sacarse, por lo que las preguntas que muchos nos hacíamos antes de empezar, lógicamente, deberán esperar su respuesta. Paciencia y confianza.


Moussa Diagne se cuelga del aro (Foto: Alba Pacheco / EnCancha)

  • Apuntes

En rebotes, 30-42 para Bilbao.

Debut oficial en el Fuenlabrada de Ludde Hakanson, Ian O’Leary y Blagota Sekulic  (y re-debut de Carlos Cabezas y Moussa Diagne). Por su parte, Paco Cruz estuvo en el banquillo pero no llegó a ingresar.

Moussa Diagne, 12+7 y 18 de valoración en 19’.

Ludde Hakanson, 5 puntos, 3 rebotes, 11 asistencias y 15 de valoración en 28’.

Jonathan Tabu regresó al Fernando Martín con un discreto partido: 2 puntos (1/4 TC) y 0 de valoración en 23’.

Scott Bamforth, 23 puntos y 24 de valoración; Ivan Buba, 19+9 y 19 de valoración.

De acuerdo a las cifras oficiales, hubo 4.096 espectadores en el Fernando Martín, registrándose la peor entrada en el primer partido como local desde 1997, por debajo incluso de los 4.125 espectadores del Fuenla-Baskonia del 5/09/1998. La concurrencia más baja en un debut del Fuenlabrada en su cancha siguen siendo las 1.800 personas que asistieron en el estreno en la ACB, ante el León, el 7/09/1996.


Javi Salgado ataca el aro ante Carlos Cabezas (Foto: Alba Pacheco / EnCancha)


 Ficha técnica

Montakit Fuenlabrada 80 (18+13+23+26): Ludde Hakanson (5), Marko Popovic (14), Ivan Paunic (15), David Wear (11) y Moussa Diagne (12) -quinteto inicial-. También jugaron: Carlos Cabezas (6), Álex Llorca (1), Rolands Smits (5), Chema González (2), Ian O’Leary (5), Blagota Sekulic (4). Entrenador: Jota Cuspinera. No utilizado: Paco Cruz.

Dominion Bilbao Basket 89 (23+24+26+16): Jonathan Tabu (2), Scott Bamforth (23), Álex Mumbrú (12), Axel Hervelle (6) y Micheal Eric (9) -quinteto inicial-. También jugaron: Dejan Todorovic (4), Tobias Borg (6), Miha Lapornik (2), Javier Salgado (5), Ivan Buva (17) y Danilo Nikolic (3). Entrenador: Carles Duran. No utilizado: Borja Mendia.


Árbitros: Daniel Hierrezuelo, Miguel Ángel Pérez Niz y Pedro Munar. Eliminado por faltas personales: Micheal Eric (35’).

Incidencias: Partido correspondiente al a jornada 1 de la Liga ACB. Pabellón Fernando Martín (4.096 espectadores). Unos 50 aficionados bilbaínos respaldaron a su equipo.


Micheal Eric la hunde ante Rolands Smits (Foto: Alba Pacheco / EnCancha)

Postpartido: 


No hay comentarios: