23 oct. 2016

Peor, imposible

Gran Canaria 111 - Fuenlabrada 60. Un irreconocible Montakit encaja la peor diferencia en contra de toda su historia: -51. Luis Casimiro: "Mantuvimos la intensidad y el deseo". Jota Cuspinera“Nos hemos vuelto locos. Jamás he visto tanta ansiedad en mi equipo. Parecíamos niños nerviosos contra adultos. La diferencia se nota en el marcador. Sí encuentro motivos, pero me los quedo”.


Hay derrotas que dejan marca. Que duelen. Que son difíciles de digerir. Perder en Gran Canaria ante un buen equipo, que incluso estaba ‘obligado’ a ganar tras comenzar 0-4, entra dentro de la lógica deportiva y no debería dramatizarse en exceso. Pero caer como lo hizo hoy el Fuenlabrada, sin casi plantar oposición, tampoco entra dentro de ninguna lógica deportiva, más después del subidón del miércoles ante el Khimki.

Cierto es que hay días en que a ti no te sale nada y al rival le entra todo. Es una situación que puede darse, y que se perdonaría si se tiene la convicción de que los jugadores derrotados se entregaron a fondo. En caso contrario, cuando se percibe que estos no ‘se vaciaron’, es cuando afloran, una vez más, las dudas, en una temporada que ha arrancado para el Montakit con demasiados picos y valles (profundos), lejos de la regularidad necesaria para hacer reconocible a un equipo (como lo fue en la temporada anterior). 

El Fuenlabrada ahora mismo es un equipo imprevisible, y eso, más allá de algún triunfo de mérito, no es una virtud. La sensación es que hoy los 51 puntos en contra –la peor diferencia en toda la historia ACB del club- pudieron ser más, dependiendo de la ‘voluntad’ de un Gran Canaria que, si tuvo un mérito, fue el de apretar hasta el final y no conformarse con ‘ganar de 20 o de 30’. ('Viejo zorro' Casimiro, que, con más de 500 partidos ACB sobre sus espaldas, sabe que el pase a una Copa del Rey puede decantarse por diferencia de puntos).

La imagen de Jota Cuspinera desde finales del primer cuarto, cruzado de brazos y con el rostro adusto hasta el final, refleja la gravedad de la situación. El comodín de ‘la rajada pública’ contra la actitud de los jugadores ya no puede utilizarse (al menos con el mismo efecto). Encima la semana será ‘larga’ al descansar el miércoles por la EuroCup, por lo que toda la tensión habrá que ‘administrarla’ hasta el domingo, fecha en que el Barça visite el Fernando Martín. No será un partido para tibios, y los jugadores, todos, deberán brindarse como si no hubiera mañana, y por esto no se entiende ‘tribunear’, sino ser generoso en el esfuerzo con el compañero, jugar con y para el equipo. No esconderse.

 
Sasu Salin, 4 triples y 18 puntos (Foto: Miguel Henríquez / ACB Photo)

Del partido… ¿qué decir? Máxime porque con el 0-7 favorable al Fuenla de inicio todo parecía andar sobre rieles, hasta que un parcial de 8-0 (8-7) propició el primer tiempo muerto visitante. Nada, porque el acumulado trepó hasta un lacerante 23-2 (23-9), ‘trompada’ que dejó knock-out al Montakit ya en el primer cuarto (27-11).

Desde ahí, las cifras fueron incrementándose hasta el final ante un equipo madrileño que nunca pudo frenar la sangría. La mano venía tan sencilla para los de Luis Casimiro que éste se permitió rotar a todos sus jugadores (ninguno de los doce disputó más de 21 minutos), si hasta cuando le flotaron al joven pívot letón Anzejs Pasecniks, éste enchufó un triple y le entró la risa fácil. 

Si un resultado se mide en puntos, la actitud –en parte- puede dimensionarse en los rebotes: 50-24 (Herbalife cogió 17 rebotes ofensivos por 16 defensivos del Fuenlabrada). El arrebato competitivo de Álex Llorca, Moussa Diagne o Chema González eran pequeños fogonazos dentro de una debacle colectiva que dejó un poso de preocupación entre sus aficionados. Apenas van cinco jornadas y el calendario –se sabía- era duro en sus comienzos, pero ante el Barça no estará sólo en juego la victoria. Jugar peor que hoy, imposible.

Kyle Kuric vuela solo rumbo al aro (Foto: Miguel Henríquez / ACB Photo)

  • Apuntes

El 111-60 arrojó en valoración un 158-30. En rebotes, 50-24. En asistencias, 27-10.

El Gran Canaria se impuso en los cuatro cuartos por 16, 7, 13 y15 puntos, respectivamente.

Álex Llorca, mayor valoración del Montakit (13).

Sasu Salin, 18+5 y 22 de valoración. Disputó 21’39’’, tope de su equipo.

La temporada pasada el Fuenlabrada encajó un 109-88 en Gran Canaria (doble técnica a Cuspinera). Es decir, 220 puntos recibidos por el Montakit en las dos últimas visitas al Herbalife. 

El Fuenlabrada perdió ante el Gran Canaria 111-60, encajando la derrota más abultada de su historia ACB: -51. En sus 630 partidos ACB, la peor diferencia en contra había sido el -50 ante Unicaja de Málaga (96-46, temporada 2001/02). En la campaña pasada, cayó por -48 ante el Real Madrid 81-129.

Los 111 puntos recibidos hoy representan la tercera peor marca del Fuenlabrada, sólo superada por esos 129 ante el Real Madrid (2015/16), y por los 112 ante Estudiantes (102-112, temporada 2002/03).

Al Fuenlabrada no le salió nada. Ivan Paunic, -5 de valoración (Foto: Miguel Henríquez / ACB Photo)

 Ficha técnica

Herbalife Gran Canaria 111 (27+26+33+25): Bo McCalebb (6), Sasu Salin (18), Royce O’Neal (12), Eulis Báez (1) y Richard Hendrix (11) –quinteto inicial-. También jugaron: Albert Oliver (4), Kyle Kuric (13), Xavi Rabaseda (2), Oriol Paulí (4), Pablo Aguilar (14), Darko Planinic (9) y Anzejs Pasecniks (8). Entrenador: Luis Casimiro.

Montakit Fuenlabrada 60 (11+19+20+10): Ludde Hakanson (8), Paco Cruz (10), Ivan Paunic (2), Ian O'Leary (6) y Moussa Diagne (9) -quinteto inicial-. También jugaron: Marko Popovic (7), Carlos Cabezas (0), David Wear (5), Chema González (2), Álex Llorca (7), Rolands Smits (4) y Blagota Sekulic (0). Entrenador: Jota Cuspinera.


Árbitros: Juan Carlos Peruga, Jorge Martínez Fernández y Jordi Aliaga. Eliminado por faltas personales: O’Leary (38’).

Incidencias: Partido correspondiente a la jornada 5 de la Liga Endesa. Gran Canaria Arena (6.559 espectadores).


Albert Oliver celebró sus 500 partidos en ACB (Foto: Miguel Henríquez / ACB Photo)



 • Sala de prensa:          * Fuente: Cristian Olivares / Canarias En Hora


Luis Casimiro, entrenador de Gran Canaria

Valoración del partido
“Creo que es para estar muy satisfechos con todos los minutos, incluso con la ansiedad de los minutos iniciales. Desde la energía que hemos puesto, fuimos capaces de dar la vuelta al marcador. Lo más destacable es que mantuvimos la intensidad y el deseo, que puede ser el mismo que pusimos ante Valencia. Eso nos ha hecho ir creciendo más para llegar a ese bonito resultado final”.

La importancia de las sensaciones
“Siempre viene muy bien ganar y, si encima lo haces con esta solvencia, siempre viene bien para inyectarnos esa dosis de confianza y autoestima que siempre es necesaria. El trabajo era igual, posiblemente nuestras ganas de querer hacer las cosas bien jugó en contra, pero lo bueno es que tenemos que mirar el frente para seguir caminando. Debemos estar satisfechos para afrontar el próximo partido".

Del peor inicio a la victoria más amplia
“Es así. Como entrenador, está muy bien, pero la historia no nos da mucho más que verla, tenerlo en el papel y recordarlo. Tenemos que seguir caminando. Somos el mismo equipo de la pretemporada, que ganó la Supercopa, que perdió los primeros partidos y que ahora ha ganado con esta solvencia. Tuvimos una concentración máxima y debemos mantenerla para jugar un buen baloncesto”.

Lo que más le ha gustado
“Es un partido para estar satisfecho en todo. Nunca hemos bajado el pie del acelerador. No hemos especulado y es fundamental. Está todo muy bien. No es un partido para mirar números. Ha sido muy abierto. Como decíamos en la previa, ellos venían de ganar a un ritmo muy alto ante el Khimki. Han jugado a posesiones cortas. Me quedo con la intensidad, la energía y el esfuerzo. Debe ser la seña de identidad de este equipo”.

El papel de la afición
“Todo perfecto, muy bien. En esos minutos de dudas, en los que no anotábamos, la reacción de la grada ha sido perfecta. Siempre con el equipo y animando. La afición sabe cuándo tiene que apoyar. Nos demostraba su confianza y es fundamental. La primera reacción ha sido de ellos y luego el equipo ha crecido para ganar el partido”.

La última jugada (se encaró con Álex Llorca)
“Es un tema de normativa. No estamos en el baloncesto americano. La normativa dice que la diferencia te da posibilidad de empate a la Copa del Rey, por lo que hay que anotar siempre. Es fundamental para el corte de Copa. En Málaga era fundamental evitar la última canasta. Aquí es fundamental acabar siempre defendiendo a tope o anotando. Hay normativa que hay que saber aplicar, no cuestión de ética”.


Luis Casimiro, ex Fuenlabrada, ahora en el Gran Canaria (Foto: Carlos Díaz RecioCanarias En Hora)





Jota Cuspinera, entrenador del Montakit Fuenlabrada

Valoración del partido
“No hay mucho que valorar. El partido se ha roto en el minuto cinco. Tras empezar con un 0–7 nos hacen un parcial de 27–4, a partir de ahí nos hemos vuelto absolutamente locos.  No he visto tanta ansiedad en mi equipo nunca jamás. El Granca nos ha sacado del campo en defensa, mentalidad y todo. No ha habido partido. No hay mucho que analizar. Parecíamos niños contra adultos, niños nerviosos. Perdimos muchos balones, 22, y no sé qué más decir. La diferencia se nota en el marcador. Un equipo ha barrido de la cancha al otro. No hay nada más que valorar”.

Motivos de la derrota
"Sí los encuentro, pero esta vez me los voy a quedar para mí”.

Jota Cuspinera, durante el Gran Canaria - Fuenlabrada (Foto: Carlos Díaz Recio / Canarias En Hora)


  • Más imágenes

Royce O’Neal, al contragolpe (Foto: Carlos Díaz Recio / Canarias En Hora)

Paco Cruz ante Sasu Salin (Foto: Carlos Díaz Recio / Canarias En Hora)

Bandeja de Kyle Kuric (Foto: Carlos Díaz Recio / Canarias En Hora)


4 comentarios:

Malena González dijo...

Mejor olvidarlo. Este no es nuestro Fuenla.

José Miguel LB dijo...

Vaya repaso... pero no hay que llorar y venirse abajo. Hay que seguir trabajando y mirar adelante.

Torpedo Puerta 0 dijo...

Hay jugadores que hay que sustituir de manera urgente. Si no es así lo pasaremos muy mal.

Rubén Fuentes dijo...

Lo de los rebotes es de traca, y dice mucho de lo que se vio sobre la pista en intensidad entre unos y otros...