3 oct. 2016

Jonathan Tabu, que los pitos no tapen el bosque

[Opinión] El base del Bilbao Basket fue silbado por algunos aficionados del Fuenlabrada en su regreso al Fernando Martín. Afortunadamente, también hubo aplausos para un jugador que la temporada pasada rindió en muy buen nivel y que siempre se mostró educado y respetuoso. Su decisión de aceptar la oferta del equipo vasco no debería tomarse como una traición.


“El público es soberano”, es una de las frases más manidas del periodismo deportivo para justificar cualquier pitada ya sea a un jugador o a un equipo. Si bien tiene su parte de razón, también tiene su costado controvertido porque el ‘público’ es una masa heterogénea donde conviven tantas opiniones como personas formen parte de ella, y suele extrapolarse que los más ruidosos representan ‘a todos’, cuando no siempre es así.

Toda esta perorata viene por la situación vivida en el pabellón Fernando Martín, donde la jornada inaugural deparaba un Fuenlabrada - Bilbao Basket, o, lo que es lo mismo, y por esos caprichos del calendario, la rápida vuelta de Jonathan Tabu a la que fue su casa la temporada pasada.

No es que se trate de un tema trascendental ni nada parecido, pero es curioso como cada vez que regresa un ex al pabellón que sea la afición reacciona de forma diferente.

El domingo le tocó a Tabu, y hubo división entre pitos y aplausos para él. Respeto la decisión de quienes le han pitado, pero me cuesta entenderla. Es un jugador que defendió la camiseta del Fuenlabrada, y que rindió a muy buen nivel, siendo uno de los pilares de la gloriosa campaña anterior. No puede obviarse que ese equipo partía con una losa pesadísima y casi sin crédito, y que ese mismo grupo devolvió en poco tiempo el orgullo y la ilusión a una afición que venía de capa caída. El internacional belga, además de haber dirigido al equipo, tuvo algunas actuaciones individuales descollantes, como en los triunfos ante Andorra (doblete), Tenerife o en Zaragoza, trascendental con sus agónicos triples para meterse en la Copa del Rey. Incluso, en el derbi ante Estudiantes, registró 35 de valoración, récord vigente para un base en la historia del Fuenlabrada.


Jonathan Tabu, ante Ludde Hakanson, durante el Fuenlabrada - Bilbao (Foto: Alba Pacheco / EnCancha)

Resaltado lo deportivo, y olvidándonos por un momento de Tabu, ¿por qué debería abuchearse a un jugador? Los motivos, en mi opinión, se dan muy, pero muy de vez en cuando. Podría ser porque el jugador se haya ‘borrado’, fingido una lesión inexistente, haberse declarado en rebeldía, fugarse, ir para atrás, etcétera (la lista de rarezas podría seguirse hasta la imaginación), o haber hecho gestos o hablado contra los aficionados (a veces, en un momento de ‘calentura’, uno puede extralimitarse, y luego en frío darse cuenta que metió la pata y pedir perdón). Volviendo a Tabu en particular, ninguno de estos supuestos se ha dado. El nacido en Kinshasa siempre se ha mostrado respetuoso y educado, tanto con los hinchas como a la hora de atender a los medios.

Entiendo que los pitos de ciertos sectores del pabellón están originados en que el jugador decidiera aceptar la propuesta del Bilbao Basket, y que ante el derecho de tanteo igualado por el Fuenlabrada, Tabu forzara su salida, debiéndose llegar a un acuerdo económico, el cual ha dejado dinero en las arcas del Fuenlabrada (detalle no menor). ¿Qué prefiere jugar en otro sitio? Igual el año pasado eligió Fuenlabrada para dejar Milán, y nadie se quejó, todo lo contrario, fue recibido con los brazos abiertos. En el mercado de fichajes no hay traiciones, no en este caso. 

Por otro lado, Jonathan Tabu es un profesional, igual que los doce jugadores que actualmente componen el plantel del Montakit. Hoy juegan aquí, mañana en otro sitio, y pasado se retirarán. Así está montado este negocio, y no hay nada de malo si se trabaja con nobleza. ¿Qué hay jugadores que tienen más química con la afición que otros? Por supuesto, cada uno tiene su carisma, pero de ahí a pitar… La coherencia diría que si pitan a Tabu, también deberían pitarse a todos los jugadores que se van del Fuenlabrada por no quedarse a vivir eterna y gratuitamente en el club.

Creo que Jonathan Tabu, sin llegar a la categoría de ídolo ni mucho menos, ha dejado su impronta en el año que estuvo en el Montakit. Y como con él, como con casi todos los jugadores que defendieron la camiseta del Fuenlabrada, la gratitud hace que ni se me pase por la cabeza abuchearles. Mejor guardar esas energías en animar a los nuestros. El hincha es irracional, sino no sería hincha, pero a la hora de silbar debería mirarse el todo. Que algunos pitos no tapen el bosque.

Jonathan Tabu, con su hijo, el 22 de mayo, tras el Fuenlabrada - Murcia y con la clasificación al playoff en el bolsillo (Foto: Vicente Amador / Montakit Fuenlabrada)




10 comentarios:

Generosa Lema dijo...

Yo me sentí avergonzada, que pronto olvidamos lo bueno que nos dan. Cuando dicen que somos la mejor afición, me dan ganas de reír. Respeto a los jugadores.

@ruben_blues dijo...

La gente es muy futbolera en ese sentido y es una pena. Solamente se le puede dar las gracias a Jonathan Tabu por su paso aquí

Carlos González dijo...

De acuerdo en todo... Cada día entiendo menos a la gente del pabellón...

Anónimo dijo...

Pues yo si que le pite y lo volveré a hacer cuando vuelva en Eurocup.
La forma de irser pese a igualarsele la oferta, me parece una falta de respeto a la afición que tan bien le ha tratado en la temporada pasada.
Que disfrute en Bilbao, pero que no espere mis aplausos.

Félix R. dijo...

Tabu a igualdad de condiciones decidió irse. Eso a algunos no ha gustado y hay que respetarlo, igual que él quiera irse

Ezequiel Costa dijo...

Anónimo de las 23.30 (disculpe usted que no llame por su nombre),

Cada uno tiene su opinión. Yo escribí la mía. Respeto la tuya.

Cierto es que el Fuenla le igualó la oferta, pero Tabu para romper el vínculo tuvo que pagarle al club. Otros jugadores se van del club sin dejar nada en caja.

Además, a veces el dinero no lo es todo. Mira el caso de Javi Vega, dejó el Fuenla por irse a un equipo de LEB Oro cobrando allí menos dinero. Y tal vez Javi sea el jugador 'más hincha del Fuenlabrada' en la historia de este club.

Entiendo que duela la decisión de Tabu, de dejarnos colgados, de priorizar a otro club, pero yo prefiero quedarme en la memoria con su gran temporada y no con una decisión profesional de él.

Q dijo...

Ezequiel Costa,

Eso de que Javi Vega "Dejó el Fuenla por un LEB Oro" no es cierto. El Club es el que no quería que continuase Javi Vega y su destino fue ese, porque no tiene potencial ACB, así de simple.

Lo de Tabu es normal. Se le pita porque ni si quiera se ha ido a un sitio mejor, si no igual o peor (al menos la temporada pasada), con las mismas condiciones que tenía aquí, tras un gran esfuerzo del Club por retenerle y menospreciándolo.

Yo no soy futbolero como ponen por ahí y apluado a cada jugador que vuelve. ¿Acaso la gente no aplaudiría este año a Urtasun o Úriz si volvieran?

Miguel dijo...

Yo le aplaudí, y cuando vuelva al Fernando Martín le volveré a aplaudir, es un jugador que solo ha estado una temporada en el club pero en ese año que yo sepa no ha dado ningún problema ni a compañeros, ni afición, ni a medios de comunicación...

Ha elegido irse a otro equipo, en su derecho está y creo que cada uno de los que le pitaron o de los que le aplaudimos si te ofrecen un trabajo mejor, o de más seguridad, o que tu crees simplemente que es mejor para ti, todos elegiríamos ese nuevo puesto, o no?

Alfonso Prieto Cuartero dijo...

Muy buen artículo. No se podía decir mejor...

Ezequiel Costa dijo...

Hola Q,

Gracias por escribir.

Sobre lo de Javi Vega me baso en declaraciones públicas del presidente, que Javi Vega no continuó en el club por no querer renunciar a "5.000 euros". No manejo otra información. Si puedes ilustrarnos más ampliando tu información, o de dónde sacas eso de que el club no quería que siguiese.

Dices que lo de Tabu es normal, y por eso mismo escribí el artículo: será "normal" para algunos, para otros, no. Sobre que dices que se fue por "las mismas condiciones" es de lo que estamos hablando, que tal vez no era sólo una cuestión de dinero. Para pensarlo.

Álex Urtasun también desestimó una oferta de renovación del club, que hacía un gran esfuerzo para retenerle. ¿Es un menosprecio del jugador al club? Para mí, no, y como tú, también lo aplaudiría.

Lo bueno de no pensar todos lo mismo es que sino nos sería todo muy aburrido.

Un saludo... ¿Q?, perdona que no me dirija a ti por tu nombre.

Ezequiel Costa