8 jun. 2016

Grinbank y el fiasco de 'argentinizar' el Leganés

[Reportaje] Tras el resonante ascenso a Primera del conjunto blanquiazul, rememoramos la temporada 2003/04, cuando Daniel Grinbank le 'compró' el club a Jesús Polo, contrató a Pekerman y armó un plantel con 15 argentinos para, supuestamente, subir a la máxima categoría. El empresario abandonó a los cinco meses y los pepineros terminaron bajando a Segunda B. 


El CD Leganés acaba de lograr su primer ascenso a Primera División, un equipo donde brillan Martín Mantovani y Alex Szymanowski, capitán y máximo goleador, respectivamente. Ambos son argentinos, una nacionalidad que en Butarque conduce directamente al fiasco vivido en la temporada 2003/04, cuando se produjo el desembarco de Daniel Grinbank, un nuevo propietario que ‘argentinizó’ hasta el extremo el club blanquiazul. “Vamos a hacer un equipo que suba a Primera”, auguraba el empresario en su presentación a los medios a principios de agosto de 2003. Sin embargo, el que iba a ser un proyecto a largo plazo acabó con su marcha a los cinco meses y con el equipo leganense descendiendo a Segunda B al acabar una temporada que resultó ser una pesadilla.

Por entonces, Grinbank era el productor musical más importante de Argentina. Había comenzado a despuntar a finales de los 70, y con la creación de la emisora porteña ‘Rock&Pop’, todo un ícono radiofónico por aquellos lares, se labró fama dentro del ambiente, la cual terminó de consolidar cuando consiguió llevar, en 1995, a sus idolatrados Rolling Stones por primera vez a Buenos Aires. Aquellos cinco recitales consecutivos en River fueron tal vez el impacto musical de mayor trascendencia para los melómanos argentinos. Si bien las mayores estrellas locales eran ‘suyas’, desde ahí los conciertos de los grandes bandas internacionales en su país eran organizados por él. Siempre con un perfil bajo y alejado de los flashes, el nombre de ‘Grinbank’ se asociaba inmediatamente al éxito de un promotor artístico al que no se le resistía nada ni nadie.

Reseña sobre Grinbank en el diario As (7/08/2013) 

Además de la música, su otra pasión era el fútbol. Fanático de Independiente, de niño creció viendo al ‘Rey de Copas’ levantar siete Libertadores (récord vigente, además de haber ganado todas sus finales). Así, en 2002 comenzó su incursión en el balompié, y a través de la intermediación y los Fondos de Inversión (tan en boga estos años en España y que en Sudamérica ‘esquilman’ a los clubes desde hace dos décadas) ‘arrimó’ a algunos jugadores suyos al Rojo de Avellaneda, que terminó proclamándose campeón del Apertura 2002, último torneo local obtenido por Independiente, que desde entonces lleva más de 20 años de decadencia.

Impulsado por este éxito, Grinbank decidió pasar a ‘las ligas mayores’. Primero negoció, frustradamente, la compra del Valladolid, en mayo de 2003, aunque luego sí cerraría la adquisición del 86% de las acciones del Club Deportivo Leganés. El conjunto pepinero, que había descendido a Segunda B, se salvó sobre la campana por los problemas económicos del Compostela, que sí bajó, dejando al club madrileño en Segunda A.

Grinbank y Leganés (Mundo Deportivo, 12/08/2003)


  • La idea de un ‘club argentinizado’ en Madrid

Leganés se sitúa a poco más de 10 kilómetros al sur de la capital española, y en aquellos días superaba ya los 180.000 habitantes, con un crecimiento demográfico disparado por el creciente flujo migratorio, tanto interno, desde los años 70, como externo, desde finales de los 90. Al igual que otras urbes del cinturón sur de Madrid (como Getafe, Fuenlabrada, Móstoles o Alcorcón), Leganés ya no podía denominarse sólo una ‘ciudad dormitorio’ de trabajadores que cada día viajaban con destino a Madrid, sino que comenzaba a tener su propio peso, con, entre otras infraestructuras, Universidad, Hospital y el flamante Metrosur, además del tejido empresarial de sus polígonos industriales.

Dichas ciudades intentaron centrarse en un deporte élite para trascender. Así como el Fuenlabrada se enorgullecía de su equipo de baloncesto, Getafe y Leganés intentaban poseer el primer equipo de fútbol del sur de la Comunidad en llegar a ‘La Liga de las Estrellas’. Ahí es cuando irrumpe Grinbank, quien, cuan Mr. Marshall, aterrizó anunciando a José Néstor Pekerman como director deportivo, a Carlos Aimar como entrenador, y tras ellos la contratación de quince futbolistas argentinos, algunos de ellos con ‘chapa’ internacional. Entre la colonia albiceleste también se incluía a Víctor Marchesini, como técnico ayudante, y a Eduardo Urtasun, como preparador físico, quien ya había trabajado en la selecciones juveniles argentinas.

Lógicamente, dichas contrataciones suponían que otros tantos jugadores debían abandonar la entidad, siendo 17 españoles las ‘víctimas’ del desembarco sudamericano, medida que generó cierto malestar inicial entre los seguidores pepineros. De todas maneras, se creía que éste iba a ser disipado cuando el equipo comenzara a ganar un partido tras otro. En todo el ambiente futbolero se hablaba del Leganés, y las expectativas eran altísimas.


Folleto promocional del Leganés . En la lista, los 15 argentinos, incluido "Kuhal", que era Kuhl
El folleto, distribuido a finales de agosto, estaba orientado principalmente a los 'argentinos' que residían en Madrid y nunca habían 'viajado' a Leganés

“Queremos hacer un equipo muy competitivo, que a medio o largo plazo suba a Primera División y, si puede ser a corto, pues mejor. Nosotros vamos a hacer una estructura deportiva y de club para ello, con jugadores contrastados en el ámbito europeo y mundial. También vamos a seguir con la línea de cantera que ha llevado el Leganés y con la línea de seriedad que ha llevado el Consejo liderado por Jesús Polo”, explicaba Grinbank en rueda de prensa el 10 de agosto, mencionando también a Polo, mandamás del club durante 27 años, el cual se mantendría como presidente honorario.

“Elegimos Leganés porque está en Madrid, que se ha convertido en la capital del negocio del fútbol, es decir, es lo que Roma era en el Imperio Romano”, explicaba en el Diario As. “Queremos ser el equipo de la colectiva argentina. Entre legales e ilegales, en España hay 500.000 compatriotas. Aspiramos a armar un semillero para Europa”, añadía el empresario en el diario La Nación, quien ante la pregunta de si era viable solventar esa estructura en Segunda División, respondía: “Sí. Hay ingresos por abonados, boletería, quinielas, subsidios del Ayuntamiento y auspicios”.

Jesús Polo, por su parte, aclaraba: “El Leganes queda en buenas manos con él. Grinbank no tiene nada que ver con otros que vienen a llevarse dinero”, desmarcando así esa operación del fallido intento de Marcelo Tinelli con el Badajoz, en 1998, y también de Dimitri Piterman, quien ya provocaba escándalos en España en el Racing de Santander, al que ‘fundiría’ antes de repetir su maniobra en el Alavés. Todas estas operaciones, curiosamente, tenían un hilo conductor: Javier Tebas, actual presidente de la Liga de Fútbol Profesional (LFP), fue el mediador en todas ellas. Por entonces, Tebas, abogado y asesor, entre otros, de Manuel Ruiz de Lopera en el Betis y de Ruiz Mateos en el Rayo Vallecano, ya se movía como pez en el agua al haber servido en ambos lados del mostrador.


Ocho argentinos llegaron en el mismo vuelo a Barajas, junto a Pekerman, el 13/08/2003 (Foto: EFE)


  • José Pekerman como imagen y gancho para los jugadores

Y qué mejor que darle ‘seriedad’ al ‘nuevo’ Leganés que presentar a Pekerman como hombre fuerte del proyecto. El técnico entrerriano, que había declinado la oferta de Julio Grondona para ser seleccionador absoluto, contaba con el máximo prestigio como formador de jugadores –tricampeón mundial sub-20 con Argentina en 1995, 1997 y 2001-, además de su imagen de hombre recto, trabajador y cuya palabra era respetada por todos. Entrevistado por el diario As, en septiembre, Pekerman relató que la finalidad del proyecto era ascender a Primera División y sacar de la cantera del Leganés Saviolas, Riquelmes, Aimares…”. 

Pablo Calandria era el único que argentino que ya estaba en el plantel, al que se unieron 15 compatriotas, la gran mayoría de ellos pertenecientes al propio Grinbank: Bernardo Leyenda, Martín Vitali, Lucas Alessandría, Javier Muñoz Mustafá, Federico Domínguez, José Chamot, Claudio Marini, Nico Medina, Mauro Navas, Juan Martín Pietravallo, Pablo Rodríguez, Lucas Pusineri, Santiago Kuhl, Claudio Enría y Mario Turdó.

Entre ellos hubo historias de lo más variopintas. En el caso de Pusineri, el 16º argentino, ni siquiera llegó a debutar, porque a los pocos días de estar entrenándose fue fichado por el Saturn ruso. En cuanto a José Chamot, que llegaba como una estrella, procedente del Milan campeón de Europa y con tres mundiales disputados sobre las espaldas (1994, 1998 y 2002), apenas jugó un solo partido como pepinero.

“Había urgencias de montar un equipo competitivo y no teníamos tanto conocimiento del mercado español; por eso tuvimos que recurrir a jugadores argentinos de primer nivel y comprometidos con el proyecto. Chamot, Fede Domínguez, Nico Medina, Enría, Turdó y los demás vinieron sólo porque nos conocen”, justificaba el ex seleccionador juvenil albiceleste.



Fede Domínguez daba validez a estas declaraciones: "Vine acá porque estaba Pekerman. Mi prioridad era River, pero al no llegar a un acuerdo económico, acepté la propuesta del Leganés, que era mayor. La idea de hacer del Leganés un club grande y de Primera”. El lateral bonaerense, internacional absoluto, que en 2005 sí ficharía por River, era el único argentino del plantel leganense que no poseía pasaporte comunitario, reflejando además el aprovechamiento máximo que algunos clubes hacían de la ‘Sentencia Bosman’.

“Queremos que el Leganés se convierta en una entidad escuela, auguraba Pekerman en El País, en octubre de 2003. Luego, en diciembre, sostenía en ABC“El proyecto de fichar argentinos surgió como una medida de emergencia. En diez días había que armar una plantilla. La gente entendió que el club había descendido a Segunda B y que el plan estaba diseñado para mejorar el club. Tanto Carlos Aimar como yo gozamos de una amplia trayectoria en Argentina y eso animó a los futbolistas a confiar. Eso y la seguridad económica. Estamos en el punto de partida. El Leganés, aunque sea pequeño, tiene una idea”. “El Leganés, para mí, es el Manchester United. Lo siento así porque hay personas, hay una comunidad que disfrutará mucho”, añadía, en otra entrevista en El País.

La plantilla del Leganés se armó tan sobre la hora que en el momento de cierre de la guía del diario As, temporada 2003/04, sólo hubo tiempo para poner a dos de los 15 argentinos fichados

Situación similar ocurrió con la Guía Marca de la temporada 2003/04

  • Comienzo irregular

El cuadro leganense arrancó la temporada 2003/04 con cinco empates sucesivos, aunque el optimismo volvió a dispararse con dos victorias seguidas, una en Liga y otra Copa del Rey ante el archi-rival vecino, el Getafe (1-2, goles de Pablo Rodríguez). El equipo se situaba en el 8º puesto y parecía ir a más, mientras que el bombazo en Copa fue que el siguiente rival, en 1/16 de final, sería el Real Madrid y en Butarque, en el primer e histórico enfrentamiento oficial entre ambos.

No obstante, los del ‘Cai’ Aimar nunca terminaron de lograr regularidad, alternando resultados positivos con negativos a la vez que el juego del equipo seguía sin despegar, enfriándose el ambiente en las gradas, las cuales poco a poco iban vaciándose. Atrás quedaba el glamour de las primeras jornadas, cuando por la megafonía de Butarque sonaba mucho rock y a los partidos acudían celebridades como Andrés Calamaro.


  • Real Madrid en Copa, el detonante

Y llegó diciembre, el principio del fin. La cita copera del día 18 debía ser el punto de inflexión del proyecto Grinbank. Aquella noche, los locales formaron con Leyenda; Vitali, Muñoz Mustafá, Alessandria, Fede Domínguez; Txiki (Kuhl, 90’), Pietravallo, Marini, Pablo Rodríguez; Borja Pérez (Mauro Navas, 74’) y Calandria (Enría, 80’). Es decir, y como era habitual, sólo dos españoles en el equipo: Txiki, interior diestro, y el canterano Borja Pérez, como segundo delantero. Por su parte, el ‘Madrid Galáctico’ de Queiroz se presentó con César; Miñambres (Salgado, 46’), Rubén (Pavón, 25’), Bravo, Roberto Carlos; Núñez (Ronaldo, 65’), Beckham, Cambiasso, Solari; Raúl y Portillo.

Si bien había nueve argentinos en cancha con la camiseta del Leganés, la afición local recién se levantó con una fuerte entrada de Txiki sobre Beckham, quien había tenido tensos duelos contra Argentina en los Mundiales 98 (expulsión del inglés y triunfo argentino) y 2002 (gol de penalti y victoria del ex del Manchester United). El Madrid se iba al descanso tranquilo, ganando 0-2 con goles del propio Beckham y de Raúl. No obstante, los pepineros reaccionaron, y se colocaron 3-2 con doblete de Borja Pérez (el mismo que años después protagonizaría el ‘Alcorconazo’) y un gol en contra de Pavón.

Quedaban apenas tres minutos para lograr la gesta, y tuvo que ser un argentino, Santiago Solari, quien empataría para forzar la prórroga, la cual se decidió con otro gol de Raúl. Más allá de la gran imagen dada por el Leganés, ese día Butarque no se llenó, rozándose los 7.000 espectadores sobre un aforo total de 8000. Asimismo el equipo acusó el impacto y días después caería en el derbi ante el Getafe (3-1), alejándose definitivamente de los puestos de vanguardia.

Leganés y Real Madrid tuvieron su primer duelo oficial el 18/12/2003 (Foto: Mariano Callejo)


  • Huida de Grinbank, que nunca fue el verdadero dueño

De repente, el encanto comenzó a romperse, el ambiente se espesó aún más y todo concluyó con la marcha de Grinbank el 8 de enero de 2004, cinco meses después de su llegada. Allí comenzaron a revelarse detalles inesperados sobre una operación que todos daban por concretada.

El primer aviso saltó con José Ricardo Fernández, gerente del LeganésNunca hubo un traspaso de acciones entre Polo y Grinbank. Esta afirmación sería corroborada por el portavoz de la LFP Toni Fidalgo“A efectos oficiales, nunca se formalizó esa venta. Así que a la Liga no le afecta para nada”. A su vez, Javier Tebas, mediador en la negociación entre Polo y Grinbank, señaló: “Fui el hombre bueno de la operación; no puedo hablar del contrato entre ambos porque debo respetar el secreto profesional, pero todo fue legal”.

Respecto al apoyo económico municipal, la concejal de Deportes del Ayuntamiento de Leganés, Rosario Peña (PSOE), aseguró que el club "es una sociedad privada y el Ayuntamiento no tiene ninguna responsabilidad". El consistorio subvencionaba con 600.000 euros anuales, según Peña, para organizar el torneo veraniego Villa de Leganés y regalar entradas a vecinos menores de 14 años.

Entre la consternación por la huida del empresario, Raúl Arribas, portero y uno de los ocho españoles de la plantilla, dijo: “Grinbank ha engañado a todo el mundo, incluida a su propia gente, a personas tan prestigiosas como Pekerman; pensé que ya lo había visto todo en el mundo del fútbol, pero estaba equivocado”.

La cuestión es que al no haber nunca comunicado la transferencia de las acciones al Consejo Superior de Deportes (CSD), la operación era nula de pleno derecho.


El Leganés 'argentino' de la temporada 2003/2004 (Foto: Marca)

  
  • Los argumentos de Grinbank

“Me duele que se diga que he dejado de pagar, que no he puesto un peso en el Leganés, porque a mí esto me ha costado mucha plata y me va a seguir costando. Los empresarios, los errores, los pagamos con nuestra plata”, se defendió Grinbank en la Cadena Ser. “Mi salida del club se debe a motivos de orden económico”, agregó.

Asimismo, en el diario As, el empresario culpó también supuestos acuerdos incumplidos por los políticos: El alcalde prometió que se duplicaría la subvención anual que se le concede al club (originalmente era de 600.000 euros), que ayudaría a buscar un patrocinador que reportaría al Leganés alrededor de unos 300.000 euros y que se habilitaría cuanto antes un campo de hierba artificial anexo a Butarque para que José Pekerman y el resto del cuerpo técnico pudiesen trabajar con la cantera. Nada de esto se concretó y también influyó para mi marcha”. Sumando, se estaría hablando de 1,5 millones de euros anuales (600.000 por dos, más 300.000). Nuevamente se demuestra que sin dinero público, es decir, sin transferencia del dinero que los vecinos pagan en impuestos hacia sociedades anónimas de capital privado, muchos empresarios considerados ‘exitosos’ y 'grandes gestores' son los primeros en huir. 

Luego, el 16 de enero, El País publicaría otra esclarecedora entrevista con Daniel Grinbank. Quería comprar un club y a través de él obtener beneficios con el traspaso de jugadores. El Leganés me pareció la mejor opción porque estaba muy saneado y nos resultaba seductor tener un club en Madrid. Mi pretensión era vender jugadores y convertir al club en un emblema del sur de Madrid y de la comunidad argentina”. Dicho sea de paso, la colectividad albiceleste nunca se identificó con el proyecto más allá de la novedad durante los primeros días.

En relación a la operación con Jesús Polo, puntualizó: “Sí, llegué a comprar las acciones. Firmamos el contrato de compra del 86% de las acciones el 4 de agosto, sujeto a dos condiciones suspensivas. La primera era que yo fuese capaz de aportar el aval bancario, y la segunda que el Ayuntamiento cumpliese el compromiso de duplicar la subvención al club, que era de 600.000 euros. Yo llevaba pagados 1,3 millones de euros al señor Polo. Va a fondo perdido. La cláusula suspensiva fijaba que si yo la ejercía el dinero serviría para pagar el incremento del déficit. También está la plata que puse para cubrir el déficit generado en el primer semestre, y la que tendré que poner ahora para financiar las bajas que dé el club, porque yo me he ido sin deber un peso a nadie. Calculo que el error me va a costar 2,5 millones de euros”.

“Sabía que hasta lograr el ascenso iba a haber un déficit de entre 3 y 4 cuatro millones por temporada, pero pensaba que a largo plazo lo recuperaríamos. Sin embargo, el partido de Copa contra el Madrid me acercó como una máquina del túnel del tiempo a lo que iba a pasar: nunca íbamos a poder ser rentables, ni en Primera.”

“No hemos podido superar la percepción creada de que mi proyecto discriminaba a los españoles”. Respecto al vaciamiento de Butarque, que perdió unos mil espectadores de media respecto a la temporada 2002/03, expresó: “De los 1.500 abonos sólo se renovaron 980, y también vendíamos unas 450 entradas menos de promedio por partido”. De ahí lo reseñable de la presente campaña, donde el Leganés batió su récord de 6.000 abonados, cifra seis veces superior a la de aquella 2003/04.

Consultado por si pagaba a sus futbolistas al margen de su ficha federativa, es decir, acuerdos 'de palabra', Grinbank respondió: “No, sería una aberración y estaría evadiendo a Hacienda”. 

Casi tres años después, en noviembre de 2006, el empresario volvió a referirse al Leganés en La Nación: Del negocio del fútbol hui espantado. En cuanto a los empresarios -y con excepciones, como siempre las hay- el nivel de chantas que existe en el fútbol es horroroso”. Un ‘chanta’, en lunfardo argentino, viene a ser un estafador, un engañador. Grinbank no aclaró si él entra dentro de esas excepciones. O no.

Daniel Grinbank. Al fondo, Butarque, estadio del Leganés (Foto: www.cihefe.es)

  
  • Aimar: “No todos somos sinvergüenzas como Grinbank”

El entrenador Carlos Aimar, el 9 de enero de 2003, en rueda de prensa, rompió el silencio imperante entre los directivos: “Debe quedar claro: no deberían meternos a todos en el mismo saco, no todos los argentinos somos igual de sinvergüenzas que GrinbankUna semana después de la espantada de Grinbank, el ex técnico de Logroñés, Celta y Tenerife, entre otros, armaba sus valijas y dejaba Butarque, y junto a él, seis futbolistas, entre los que estaban Fede Domínguez, el primero en marcharse al Santos Laguna mexicano. “Nos cayó una bomba encima. No había ningún indicio de esta decisión. Pekerman sólo se enteró a última hora”, comentó Aimar en Radio La Red.

Curiosamente, en 2009, Aimar era entrevistado en la revista El Gráfico. “Grinbank nos abandonó a todos. Una vergüenza. Nunca más lo vi a Grinbank. Ni me interesa verlo”. Sin embargo, el ‘Cai’ sacaba algo de provechoso de su estancia en Leganés: “Llevé a mi hijo más chico, que estudiaba abogacía y no sabía si seguir o no; empezó a hacer informes de los rivales y a partir de ahí se puso a estudiar para ser preparador físico. Y hoy está metido en el fútbol. Fue el lado positivo de la experiencia”. Ergo, el hijo del entrenador, sin experiencia, era el encargado de estudiar a los rivales.

Asimismo, en el encuentro de Copa ante el Real Madrid, Aimar recordó el accidente sufrido sobre el final. “Ganábamos 3-2 y terminaba el partido. Me levanté para dar una indicación, se dio un contraataque, el juez de línea arrancó con todo y no vio que yo estaba parado en la línea. Como era petiso, me incrustó un cabezazo tremendo en las costillas. Me tiró al suelo y me quebró una. No podía respirar, entonces fui a tirarme al banco, con las manos en el pecho. Muchos pensaron que me había agarrado un ataque al corazón. Nos empató Solari sobre la hora. No pude más y en el alargue me llevaron al hospital. En la ambulancia me enteré de que nos habían metido un gol. Raúl. Perdimos 4-3”.


José Pekerman, el día de su despedida del Leganés (Foto: EFE)

  • El adiós de Pekerman al no poder asumir como entrenador

Un mes después, a comienzos de febrero, fue el turno de la partida de José Pekerman, tal vez la principal víctima del proyecto truncado al ser el que dio la cara y convenció a la mayoría de futbolistas para fichar por el ‘Lega’. A mediados de enero, una semana después de la fuga de Grinbank, el entrerriano reveló: “No me creerán pero no tengo contrato ni con Grinbank ni con el Leganés. Vine con la garantía de tener para vivir, un coche y una casa. Me quedaré en Leganés hasta junio por un compromiso moral”. Su intención era asumir como entrenador, pero la normativa de la RFEF se lo impedía al no poder acreditar tres años como primer entrenador en Primera División.

Quiero entrenar en España. Fue un golpe durísimo. Me entregué profundamente en la parte deportiva, lo mismo que todos. No lo puedo creer. Se trató de un fracaso”, se despidió Pekerman, aceptando el fin de su periplo por España tras no convalidar la RFEF sus años dirigiendo a la Argentina tricampeona mundial sub-20. Con él se marchó también Víctor Marchesini, quien fue técnico interino durante dos jornadas, y Eduardo Urtasun.

En agosto, Argentina ganaba la medalla de oro en fútbol los Juegos Olímpicos de Atenas, y tras ella renunciaba Marcelo Bielsa. Su sustituto como seleccionador absoluto sería Pekerman, que en el Mundial de Alemania 2006 cayó en los penaltis con los anfitriones en los cuartos de final. Posteriormente, desde enero de 2012, Pekerman conduce a Colombia, a la que devolvió a un Mundial tras 16 años (1998-2014) y a la que actualmente sigue dirigiendo.

Santiago Kuhl, con el Leganés (Foto: Marca)

  • El caso de Santiago Kuhl

Por último, un recuerdo personal de aquellos años. En marzo de 2004 el Elche, de Ruggeri y Gareca, visitaba al Leganés. Como debía cubrir el partido para Onda Imefe, acudí a Butarque temprano. Solamente estaba habilitada la puerta de accesos especiales, por donde suele ingresar la prensa, trabajadores, etcétera. Delante de mí, en la cola, estaba Santiago Kuhl, y en el momento de entrar, el hombre que controlaba la puerta le pregunta.
-¿Quién eres?
-Santiago Kuhl.
-¿Quién?
-Kuhl, un jugador.
-¿De qué equipo?
-De acá, de Leganés. Juego aquí.
-… Espere un momento…
El hombre de la puerta llamó a otro, quien tampoco conocía a Kuhl. Segundos después, desde el fondo les hicieron señas para que dejaran pasar al futbolista.

Estábamos en la jornada 29, ya con Juanjo Martín-Delgado como entrenador, y la pequeña anécdota refleja el poco apego que generó aquel proyecto, donde a muchos jugadores, con la temporada ya enfilando al cierre, aún no se les reconocía por la cara. Kuhl aquel día integraría el banquillo de suplentes.


Pero toda la experiencia de Grinbank hace más de una década ya forma parte del pasado, cicatrizada definitivamente con el ascenso soñado: El Lega es de Primera.



No hay comentarios: