19 may. 2016

“Pachi, ¿por qué siempre sonríes?”, y yo contestaba: “Míster, soy feliz”

Sergio Pachón, a los 39 años, ha puesto punto final a una dilatada trayectoria caracterizada por el cariño de los aficionados de todos los equipos donde estuvo. “Hay que ser muy positivo, es la única forma de seguir adelante con ilusión", comenta el capitán del CF Fuenlabrada en el último lustro. Recuerda con cariño al Parla y le duelen los descensos del Rayo y Getafe. 



La temporada que acaba de finalizar para el CF Fuenlabrada ha sido la última como profesional para Sergio Pachón, que a las 39 primaveras ha decidido colgar las botas. Sin embargo, su futuro inmediato seguirá vinculado al club de su ciudad. El delantero madrileño ha escrito una emotiva despedida/agradecimiento en sus redes sociales, la cual generó una gran repercusión entre muchos aficionados que supieron disfrutar de sus goles y de su calidad humana. Luego de la misma, conversamos con Pachi sobre tu decisión, sus equipos y su trayectoria. 

Cuando logró el ascenso a Segunda B con 'su' Fuenlabrada, en 2012, escribió en el vestuario una frase de Severiano Ballesteros: 'Persiguiendo el sueño que tuve una vez de niño'. Pachón no meterá más goles cada domingo, pero nunca parará de perseguir sueños.


·         Sergio Pachón en frases

“Voy a seguir ligado al deporte, al fútbol, que es lo que me gusta, a mi equipo y a mi ciudad”

“Soy modesto. No pretendo alardear de nada de esto, pero al final todas estas muestras de cariño lo que hacen es abrumarme. Con estas cosas se nace. Es un don desde que era muy pequeñito. Yo en el colegio era un ‘líder’ que llevaba muy bien con todos, del que todos hablaban muy bien. Es por mi forma de ser. Soy un tío transparente, abierto, sencillo. Eso creo que a la gente le gusta. Sin más. Tampoco he sido un jugador súper-talentoso, entonces me he tenido que trabajar muchísimo, he tenido que luchar, y eso hoy en día se valora mucho. Ver en el campo a una persona que se parte la cara en el terreno de juego cuando no tiene tanto talento como otros. Eso gusta porque al final el mayor porcentaje de la gente es más como yo que, digamos, como Guti, que es súper-talentoso, pero Guti hay pocos”

“El Parla fue el punto de inflexión en el que paro a pensar en que a lo mejor podía ser futbolista. Llegué a Parla y era un campo de césped, que para mí era como si fuera el Camp Nou. En cuanto llega Sebas Jiménez fui titular desde el minuto uno. A partir de ahí fue todo muy rápido: un año en Leganés, luego a Primera División. Cada vez que lo veo a Sebas, que vive aquí en Fuenlabrada, le digo ‘gracias, míster’”

“Pancho Ferraro siempre me decía: “Pachi, ¿por qué siempre sonríes?”. O contestaba: “Míster, soy feliz”

“Vine a Fuenlabrada con una meta, con un reto, que era primero devolver al equipo a Segunda B. Después a aportar ese granito de arena. Cada vez hemos sido más grandes, hemos ido creciendo, y este año incluso hemos dado un pasito más. Me siento muy orgulloso de haber contribuido al equipo de mi ciudad”

“Los descensos del Getafe y del Rayo han sido muy duros. Les tengo un cariño enorme. Me duele porque un pedazo de mi corazón estaba en esos equipos. Estaba y estará siempre. Yo quisiera que pronto volviesen. Les deseo lo mejor”

“Hay que ser muy positivo, y es la única forma de seguir adelante con ilusión, y soy muy positivo con todo lo que me ha pasado, las cosas buenas y las cosas malas. He tenido una carrera muy larga y he tenido momentos muy duros, sobre todo el tema de lesiones de rodilla, dos roturas de ligamentos cruzados, y me han hecho mucho más fuerte. Saco el lado positivo de todo”



Pachón, emocionado tras anunciar su retiro del fútbol (Foto: Dani Nieto / CF Fuenlabrada)

·         Entrevista

- ¿Cómo llevas estos primeros días después de esta gran decisión?

La verdad es que no me ha dado tiempo a recapacitar mucho. A lo mejor no la pase bien cuando llegue el verano que viene y no pueda estar en un vestuario siendo jugador. El club y yo hemos mantenido conversaciones y decidí seguir ligado al club, y después de que se dio la noticia, lo llevé bastante mejor, porque voy a seguir ligado al deporte, al fútbol, que es lo que me gusta, a mi equipo y a mi ciudad. La verdad es que se lleva bastante mejor.

- ¿Lo venías madurando ya?

A principio de temporada ya desde el club me habían preguntado cuáles eran mis pretensiones después de esta temporada, y yo les dije que me gustaría seguir ligado a este club, que he trabajado tan duro para subirlo a Segunda B y para mantenerlo en la categoría, que de alguna forma me gustaría seguir el proyecto cuando me retirase. Ellos lo vieron con buenos ojos, creían que podía ser un buen momento para buscar un puesto donde hiciera falta. Se decidió pocas semanas antes de terminar la liga, pero ya lo veníamos hablando de antes.

- Me imagino a la familia pensando en que pasaría lo de los últimos años: “solo otra temporada más, otra temporada más”, y no se terminaba nunca...

Sí, la familia siempre me decía eso (risas). Evidentemente, yo les decía que con la edad uno ya no se recupera igual, que los golpes duran más tiempo, y ellos confiaban en que se terminaba, pero yo les decía “venga, una más”, “venga, una más”... Ellos lo tenían como muy asumido. Es una buena decisión, un buen momento, sobre todo porque tengo la posibilidad de seguir cerca.

- Leía tu largo agradecimiento en Facebook, ¿te imaginabas tantas muestras de apoyo?

He leído ahora una repercusión de más de diez mil personas… Para mí es una muestra más de que algo habré hecho bien. Soy modesto, y es mi forma de ser. No pretendo alardear de nada de esto, pero al final todas estas muestras de cariño lo que hacen es abrumarme. Yo escribo esto por la noche, cuando los niños y la mujer están durmiendo. En la tele no hay nada, me siento, cojo el móvil y empiezo a repasar en mi carrera toda la gente que me ha ayudado. Y una vez que lo escribí digo ‘mira, me ha quedado hasta bonito’, así que lo colgué para la gente, que se merece todo esto. Mira, al final ha tenido una repercusión muchísimo más amplia de lo que esperaba. Lo único que me duele es que me puedo haber dejado fuera a alguien. Lo he hecho por épocas, pero es mucha gente a la que me encontrado y me gustaría agradecerles a todo.

- Incluso has agradecido a gente desde tus inicios, como Rufo, que no sé quién es, del Honda 84

Ahora sus hijas me han escrito comentarios porque Rufo falleció hace un tiempo, y él había sido el primer entrenador que había tenido en el Honda 84, como también falleció al que llamábamos ‘míster’ de mi primer equipo en el Manuel de Falla. Todas esas líneas sobre ellos, aunque sean pocas, van con mucho sentimiento dentro. Sus dos hijas al leer eso sobre su padre me dijeron que estaban muy emocionadas.

- Es que son sólo unas líneas y la sensación es que son tantas cosas las que puedes contar que podrías hacer un libro…

Mira, el otro día reflexioné sobre eso, porque mucha gente me decía que lo leyó y lo ‘requeteleyó’ varias veces porque les gustó. He escrito todo eso y tengo miles de líneas para escribir. Me gustaría contar más cosas, y sí, haré un libro (risas).

- ¿Por qué crees que te quieren tanto en todos los equipos donde estuviste?

Te digo la verdad, y te lo digo como amigo más que como comentarista o como entrevistado. Yo creo que con estas cosas se nace. Es un don desde que era muy pequeñito. Yo en el colegio era un ‘líder’ que llevaba muy bien con todos, del que todos hablaban muy bien. Es por mi forma de ser. Soy un tío transparente, abierto, sencillo, que no tiene ni trampa ni cartón. Eso creo que a la gente le gusta. Sin más. Tampoco he sido un jugador súper-talentoso, entonces me he tenido que trabajar muchísimo todos mis caminos, he tenido que pelear con uñas y dientes. He tenido que luchar, y eso hoy en día se valora mucho. Ver en el campo a una persona que se parte la cara en el terreno de juego cuando no tiene tanto talento como otros. Eso gusta porque al final el mayor porcentaje de la gente es más como yo que, digamos, como Guti, que es súper-talentoso, pero Guti hay pocos.


Pachón, defendido por Puyol, en un Getafe - Barcelona (Área18)

- Respecto al Parla, mencionaste al presidente Chacón y al entrenador Sebas Jiménez. ¿Qué representó en tu carrera ese equipo?

Fue el punto de inflexión en el que paro a pensar en que a lo mejor podía ser futbolista. Llegué a Parla y era un campo de césped, que para mí era como si fuera el Camp Nou. El primer año no juego nada porque el entrenador tenía otra filosofía, contando con gente más veterana. Yo respetaba eso, totalmente. Pero sigo trabajando y en todo momento el presidente me da su apoyo, y en cuanto llega Sebas Jiménez fui titular desde el minuto uno. A partir de ahí fue todo muy rápido: un año en Leganés, luego a Primera División (Valladolid)… Fue un punto de inflexión el Parla. Yo jamás hubiese pensado que iba a jugar en Tercera División, y fue a partir de Sebas Jiménez. Además, él vive aquí en Fuenlabrada y le veo muchas veces. Y cada vez que le veo le digo ‘gracias, míster’.

- También agradeciste a Pancho Ferraro, compatriota que tuviste en el Valladolid, en Primera… (2000/01)

Fue una persona muy importante. Tuve muchas conversaciones que tuve con él. Yo juego cuatro partidos de pretemporada y en los cuatro marco gol. Había vacas sagradas antes que yo, pero él me dijo: “No tengo más remedio que ponerte en los partidos de liga”. Es más, él siempre me decía, “Pachi, ¿por qué siempre sonríes?”. Yo contestaba: “Míster, soy feliz”. Estaba debutando en Primera División siendo muy joven, estaba cumpliendo mi sueño, y encima el entrenador me ponía. Cuando yo le dije “Míster, soy feliz”, empezó “la madre que lo parió a este cabrón”. Tuvimos mucha sintonía. Ahora hemos cruzado mensajes por Facebook. Le tengo un aprecio grandísimo a él y a su cuerpo técnico.

- Y en esta de emociones fuertes, los descenso del Getafe y del Rayo Vallecano, dos equipos muy importantes para ti. Incluso muchos hinchas azulones decían que fue anunciar tu retirada y el equipo descender por primera vez. ¿Cómo lo viviste?

Ha sido muy duro. Además, ya en la semana anterior se sabía que uno de los dos equipos iba a descender, lo tienes que ir asumiendo poco a poco. Al final descendieron los dos. Son cosas del fútbol. Les tengo un cariño enorme, tengo muchísima gente en esos clubes. Ya he estado en contacto con ellos, les he dado mi mayor ánimo y que intenten de todo esto ver el lado positivo. Me duele porque un pedazo de mi corazón estaba en esos equipos. Estaba y estará siempre. Yo quisiera que pronto volviesen, que no dejasen de intentarlo. He vivido años muy bonitos en el Getafe y en el Rayo Vallecano, y les deseo lo mejor.

- La contrapartida es que el Leganés, otro ex equipo tuyo, está a punto de subir a Primera por primera vez

Sí, por lo menos podemos tener una alegría. El Leganés lo tiene muy bien encaminado. Tendríamos otro equipo de la zona sur en Primera, que es lo que todos queremos.


La afición del Getafe siempre idolatró la figura de Pachón (Área18)


- ¿Qué balance haces de estos cinco años en el Fuenlabrada? Ascendiendo a Segunda B en la primera temporada, y te leía en la web oficial del club que te había quedado la “espinita” de no poder subir a Segunda División.

Muy positivo. Vine aquí con una meta, con un reto, que era primero devolver al equipo a Segunda B, que creo que es la categoría que tiene que estar como mínimo. Después a aportar ese granito de arena para crecer. Cada vez hemos sido más grandes hemos ido creciendo, y este año incluso hemos dado un pasito más. Me siento muy orgulloso de haber contribuido al equipo de mi ciudad, el poder haber aportado mi granito de arena para que pudiera crecer porque me siento muy madrileño, muy de Fuenlabrada, y me siento muy identificado con toda la gente que rodea al club.

- Una pena el partido ante el Toledo, donde luego se anuncia tu despedida, cuando el portero en el minuto 90 te comete penalti pero el árbitro invalida la acción por fuera de juego. Ese penalti y tú gol eran el guion perfecto para tu despedida…

Hubieran sido un gran marrón también (risas). No me ponía nervioso en los lanzamientos, pero ese penalti me hubiera costado un disgusto, ¿eh? No, sobre todo el no haber podido celebrar la victoria en el último partido en casa. Pero no soy en ese tema no soy muy melancólico. Soy más de pensar en las cosas que han sido, y que han sido buenas. Hay que ser muy positivo, y es la única forma de seguir adelante con ilusión, y soy muy positivo con todo lo que me ha pasado, las cosas buenas y las cosas malas. He tenido una carrera muy larga y he tenido momentos muy duros, sobre todo el tema de lesiones, pero las lesiones son momentos que pasaron y no les doy más importancia. Las lesiones de rodilla me han hecho mucho más fuerte. Saco el lado positivo de todo.

- Has jugado hasta los 39 años, por lo que las rodillas sí que te han hecho fuerte…

Yo tengo dos roturas de ligamentos cruzados, quizás el ligamento más importante para un futbolista. Yo las rodillas por dentro no las quiero ni ver. Ni las rodillas, ni la cadera ni los tobillos, pero me han respetado muchísimo las lesiones, quizás por mi constitución o porque también he trabajado y he cuidado mucho el físico. Por lo que sea, he aguantado muchísimo tiempo con ese hándicap de dos roturas de ligamento cruzado. Me siento muy orgulloso por ello.


Sergio Pachón, en el Fuenlabrada - Toledo del 24/04/2016, último partido del capitán azulón en el Fernando Torres (Foto: Dani Nieto / CF Fuenlabrada)

Enlaces / Sergio Pachón:

No hay comentarios: