5 abr. 2016

Lo difícil de repetir triunfo tras ganar un MVP

Entre la temporada pasada y el presente curso, el Fuenlabrada acumula siete premios al ‘Jugador de la Jornada’: Andy Panko (2), Deji Akindele (2), Jonathan Tabu (2) y Marko Popovic (1). Sin embargo, a cada distinción individual, siete victorias, le sucedió una derrota. La última, la caída en Bilbao el sábado pasado.


Desde hace un par de temporadas la ACB cambió el criterio para que un jugador sea proclamado MVP de la jornada, pasando a denominarse como ‘Jugador de la jornada’ aquel que obtenga la mayor valoración exclusivamente entre los equipos que hayan ganado. Más allá de las opiniones, adhiero a la corriente que sostiene que los premios individuales están demasiado sobrevalorados en deportes colectivos, aunque reconozco que a los aficionados nos resulta entretenido ‘comparar’ puntos, rebotes y demás estadísticas individuales, como si en un par de cifras pudiéramos simplificar cuestiones mucho más complejas de 'medir'.

Admitidas estas cuestiones, los MVP conllevan fama al jugador en cuestión y  logran repercusión mediática a los equipos, y si de clubes modestos hablamos, tal vez se saborea más, porque todo "MVP" es consecuencia de una victoria. Todos ganan: jugador y equipo.

El 10 de marzo de este año, el diario As elaboró un reportaje en su edición impresa titulado “Fuenlabrada, fábrica de MVP: el que más ha tenido desde 2005”, donde se repasaba la enorme cantidad de distinciones individuales que había conseguido el conjunto naranja, siendo por entonces Andy Panko y Deji Akindele sus máximos exponentes. No obstante, el equipo terminó hundiéndose, último puesto y descenso incluidos.

Diario As, 10/03/2016

Si repasamos los dos últimos años, los siete ‘MVP’ del Fuenla (siete triunfos) fueron seguidos de igual cantidad de derrotas, es decir, el Montakit nunca pudo repetir victoria tras una distinción individual. Repasando los números: en la campaña 2014/15 Panko ganó dos, ante Manresa (J12) y Estudiantes (J21), y Akindele otros tantos, Tenerife (J16) y Sevilla (J23). A cada premiación le sucedió una caída. Ya en el presente curso, el Montakit se ha repartido otros tres: Jonathan Tabu, ‘doblete’, Estudiantes (J12) y Andorra (J25), y Marko Popovic, frente al GBC (J18). En los siguientes partidos, derrotas ante Baskonia, Bilbao y Sevilla, respectivamente.

Nunca es malo ganar un MVP, todo lo contrario, pero curiosamente la mejor racha de premios obtenida por el Fuenlabrada tampoco acabó de la mejor manera, cuando en el inicio de la temporada 2009/10 el equipo de Luis Guil se apuntaba cuatro triunfos con MVP para Gerald Fitch (2), Esteban Batista y CT Thomas. Entre tantos flashes y elogios, casi nadie reparó en la fractura de un equipo que perdería los siguientes siete partidos, lo que le costaría la destitución al entrenador. 

Aquello es historia y el presente, afortunadamente, es otro, con un plantel de doce jugadores donde cada uno, con su rol definido, aporta los suyo al colectivo. Evidentemente, no hay ninguna relación directa entre ganar un MVP y la posterior derrota de un equipo, pero queda expuesto lo difícil que es para un conjunto modesto ganar dos partidos consecutivos en la Liga Endesa y, por otro lado, que nada te garantiza para el siguiente partido llegar con el MVP de la jornada anterior.

Jonathan Tabu lleva dos MVP con el Fuenlabrada (Foto: ACB Photo / A. Martín)

No hay comentarios: