1 mar. 2016

El último gol de Pachón

[Opinión] Si bien el delantero del CF Fuenlabrada aún no marcó esta temporada, a sus 39 primaveras sigue generando ‘algo’ entre los aficionados, ese efecto que sólo consiguen los que son admirados más allá del rabioso presente y sí en reconocimiento a una trayectoria. El gol se hace de rogar, pero él no pierde su alegría porque sabe que pronto llegará.


Ya no es un ‘rompe-redes’. No será fichado por un potentado ‘equipo de Champions’ ni está en la curva ascendente de su carrera. Tampoco es la estrella de su actual equipo, como cuando hace cinco temporadas firmó por un Fuenlabrada que deambulaba por la Tercera División y que, luego de una gran campaña, lograba regresar a la Segunda B con el aporte goleador de su capitán. El tiempo pasa para todos, pero Sergio Pachón, a los 39 años, sigue generando ‘algo’ entre los aficionados, ese efecto que sólo consiguen los que son admirados más allá ‘del último partido’.

Tal vez así se explique porque, a falta de diez minutos para finalizar el Fuenlabrada-Talavera (1-1), la afición se levantó en la grada para ovacionar a Pachón cuando se quitaba el peto y se disponía a entrar al campo. “Me sigue haciendo muchísima ilusión que la gente coreé mi nombre, que me aplauda, que los niños vayan a saludarme cuando estoy calentando, sentirme futbolista dentro del campo”, nos comentaba luego del partido.

Sin embargo, la temporada del conjunto azulón, irregular, también se refleja en Pachi, suplente en muchos partidos, lesionado en otras jornadas, y aún sin marcar un gol en el presente curso, en una campaña donde el juego del equipo tampoco facilita el lucimiento de los delanteros.

Pero el atacante madrileño no se da por vencido, sigue empujando, intentando contagiar entusiasmo a los jóvenes, transmitiendo su experiencia, mientras que en el estadio muchos lo vitorean quizás no por el presente y sí en reconocimiento a una trayectoria que, indefectiblemente, se va acabando, pero que todavía es.

Querido en todos los clubes donde pasó, para dimensionar su calidad humana y profesional sólo hace falta preguntarles a los aficionados de los equipos cuyas camisetas defendió. Nunca hablé de él con ninguno del Valladolid o del Cádiz, pero sí con seguidores del Parla, del Leganés, del Rayo Vallecano o del Getafe (donde, ascenso mediante, su figura es idolatrada como un semi-dios), y es sacar su nombre entre los hinchas de estos clubes y ellos, sonrientes, comenzar a evocar buenos recuerdos mientras se les iluminan los ojos.

Co-capitán de los fuenlabreños, sigue siendo uno de los líderes espirituales del vestuario, y aunque ya no juegue tanto, aunque no tenga la misma velocidad que hace tiempo atrás, cuando él pisa el ‘verde césped’ pareciera como si rejuveneciera, siendo el mismo jugador que siente el fútbol en las venas, que grita, que corre, que ordena a sus compañeros, que es feliz… y que cuando controla un balón demuestra que la calidad, que sólo tienen los elegidos, se mantiene inalterable cuando la pasión mueve a la cabeza y al cuerpo.

Pachón aún no marcó su último gol, que se hace de rogar, pero él no pierde su alegría porque sabe que pronto llegará. A no desesperar, a disfrutar el presente y a calentar las gargantas para gritarlo con el alma, que seguro en breve algún portero girará su cabeza y verá como la redonda va hasta el fondo de su red. En ese momento, vencido, lamentará su suerte, aunque quién sabe, dentro de muchos años, el propio guardameta, orgulloso, le esté contando a sus nietos: “El último gol que Pachón anotó en su carrera me lo marcó a mí”, mientras los pequeñajos, con la frescura que los caracteriza, respondan al unísono: “¡Nooo, abuelo!, si papá nos contó que después del gol que Pachón te hizo aquella tarde, metió muchos más, tantos que hasta los porteros perdieron la cuenta…”.  


Sergio Pachón no puede doblegar a Pablo Sisniega, en el empate a cero entre Fuenlabrada y la Real Sociedad B del pasado 15/11/2015. Aquel día, el portero visitante se atajó todo (Foto: Jorge Muriel / CF Fuenlabrada)



Enlaces / Sergio Pachón:

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Si no has hablado con ninguno de Valladolid; ya te digo que allí se le recuerda con cariño.

Ezequiel Costa dijo...

Gracias, ya sólo falta uno del Cádiz ;)

La próxima, si quieres, deja tu nombre :)