9 feb. 2016

Pablo Sarabia ya brilla en Getafe

Colaboración con los amigos de 'Falso 9', con un artículo sobre el mediapunta madrileño, quien se ha desatado definitivamente en su quinta temporada en el conjunto azulón. En el Coliseum lamentan su tardía explosión justo en el año en que termina contrato. En 2013, Ángel Torres, presidente del club, sentenció: “Sarabia es igual que Isco, pero con un poquito menos de gol".


Hace un par de semanas desde 'Falso 9', web de fútbol internacional súper-recomendable, me ofrecieron dar mi opinión sobre la temporada de Pablo Sarabia. Aquí el enlace original al artículo.



Pablo Sarabia ya brilla en Getafe

Cuando el Getafe fichó a Pablo Sarabia en el verano de 2011 hubo muchos aficionados en el Coliseum se frotaban las manos con el talento de un mediapunta zurdo de 19 años que ya había disputado un partido en Champions League con el Real Madrid y que, como capitán, acaba de proclamarse campeón del Europeo Sub-19 en Rumanía.

El precio pagado al club blanco, tres millones de euros, parecía razonable para apostar por el potencial de un jugador firmado por cinco temporadas. La idea de la directiva azulona era emular el modelo que tan buenos réditos futbolísticos y económicos había dado con otras perlas de la cantera madridista, como Esteban Granero, Rubén de la Red o Dani Parejo, quien en ese mismo 2011 era transferido por el Getafe al Valencia.

En el sur de Madrid esos talentosos jugadores encontrarían los minutos, la confianza y la paciencia que escaseaban en un Real Madrid siempre exigente de resultados y rendimientos inmediatos. Por lo que, luego de disfrutarlos en el Coliseum, sus cotizaciones se dispararían transformándose en fuentes de ingresos para el Getafe.

Sin embargo, el derrotero de Pablo Sarabia no fue nada sencillo. Con Luis García como nuevo entrenador, el conjunto azulón dejó de practicar el fútbol vistoso que tanto había enganchado en sus primeros años en la Liga. Y no todo fue responsabilidad del técnico madrileño, porque la calidad de la plantilla decreció al mismo tiempo que los problemas económicos se disparaban. En definitiva, que el escenario no era el propicio para que cualquier joven destacara desde sus inicios.

El mediapunta madrileño saldó su primera campaña, 2011/12, sin ni siquiera ver puerta, mientras que en su segundo año seguiría siendo suplente, logrando marcar un solo gol. Gran parte de la grada se exasperaba con su intermitencia y poca garra, situación que tampoco ayudaba para cambiar su imagen.

Ya en octubre de 2013, Ángel Torres, presidente del club azulón, sentenció: “Sarabia es igual que Isco, pero con un poquito menos de gol”. La comparación, más allá de tener la intención de defender al jugador, o de recordar su potencial de cara a una futura venta, motivó las burlas de algunos aficionados azulones, que seguían decepcionados con el nivel de Sarabia, quien en ese curso, 2013/14, se transformó en el ‘10’ titular del equipo, finalizando un duro campeonato con dos dianas en su cuenta personal.

Destituido Luis García, Sarabia, con cuatro goles, mantuvo su presencia en el equipo con Cosmin Contra, Quique Sánchez Flores y Pablo Franco, los tres técnicos que desfilaron la temporada pasada. Durante el verano, y con las arcas en rojo, mucho se especuló con una transferencia al Watford del propio Quique, aunque la operación no llegó a materializarse, quedándose Sarabia en un Getafe que contrataba a Fran Escribá como nuevo míster.

Y en la quinta temporada de Sarabia como azulón llegó su explosión, en gran medida por mérito suyo y también propiciado por el juego de un equipo azulón al que le costó arrancar pero que, con Escribá en el banquillo, está volviendo a entusiasmar a su hinchada. A los 23 años, el talentoso zurdo, ya sea en una banda o por el centro del ataque, ha encontrado regularidad en su fútbol, asumiendo el rol protagónico que se esperaba de él, metiendo goles, pases y siendo muy regular, pidiendo la pelota en algunos partidos que se ponían ásperos y leyendo mejor el juego, como evitar conducir tanto el balón cuando la acción ‘pide’ una pausa o un pase a un compañero.

A la confianza mucho también ayudan los goles, sumando -hasta el 17 de enero- cinco tantos, siendo cuatro de ellos en los últimos seis partidos. Sí, en un mes el madrileño marcó más goles que en sus tres primeras temporadas como azulón. Sarabia se ha desatado, tanto que algunos en el Coliseum lamentan su tardía explosión justo en el año en que termina contrato, cuando al Getafe le queda poco margen de negociación. Aunque ellos también pueden ver la mitad del vaso lleno: queda casi medio campeonato, y si mantienen el rendimiento actual, Sarabia y sus compañeros van a darles muchas alegrías a los aficionados azulones. 


No hay comentarios: