17 ene. 2016

Paroxismo

Fuenlabrada 91 - Real Madrid 85. Locura total en el Fernando Martín en un épico y agónico triunfo que mantiene las chances de Copa. Sobin, 24 puntos. Ayón, ovacionado. Pablo Laso“Ellos han mostrado más deseo". Jota Cuspinera“Al Madrid le ganamos con nuestra ilusión, esfuerzo y sacrificio, y eso lo tenemos que llevar a Zaragoza. Siempre con humildad".


No todos los días se gana al campeón de Europa, y el Fuenlabrada, por primera vez en su historia, pudo derrotar a un vigente rey continental, en este caso el Real Madrid. En verdad, lo trascendente para el Montakit no es esta mera anécdota, sino muchas otras cuestiones, como que sigue consolidando un equipo que no para de superar barreras cada vez más altas; un equipo que obtiene resultados (balance de 8-8) y que da otro paso más para la permanencia; que se mantiene en la lucha por entrar en la Copa; y que, por quinta vez consecutiva, regala a su gente un triunfo que termina con parranda en el Fernando Martín. Además, el Fuenla venía de dar su peor versión en Murcia, y hoy, sin lugar a dudas, ha pasado a su mejor versión. Tal vez esa sea la única crítica que se le puede achacar al equipo, la irregularidad fuera de casa. Por todo lo demás, este grupo ya se ha metido a la afición en el bolsillo, con victorias, con actitud, valentía, entrega y, otra vez, con un gran juego, exprimiendo al máximo sus recursos y manteniendo la vertical ante el intercambio de golpes de un Madrid que apretó hasta el último suspiro. Porque no sólo la dimensión del oponente engrandece al Fuenla, sino que los de Jota Cuspinera tuvieron que ir al límite los 40 minutos, creyendo hasta el final en un choque que recién se resolvió en los últimos segundos (o décimas).

Tal vez el gran mérito de la victoria de hoy haya estado en que el equipo salió a ganar desde el principio, en que nunca le perdió la cara al partido porque siempre creyó en el triunfo, a tal punto de terminar convenciendo hasta a los más incrédulos que el Fernando Martín hoy viviría una cita inolvidable, de esas que se recuerdan como hasta hace un par de horas nos acordábamos de aquel último triunfo ante los blancos, en mayo de 2011, cuando Salva Guardia anunciaba que se retiraba del baloncesto y demás. Bueno, el 91-85 de esta noche también se ha ganado un sitio en la memoria colectiva del simpatizante fuenlabreño.

Josip Sobin, 24 puntos, imparable para el Real Madrid (Foto: Alba Pacheco / EnCancha)

Si bien todas las victorias se celebran, cuando el rival tiene la entidad del Real Madrid, con el que ya se acumulaban diez derrotas en serie, todo adquiere otra dimensión, y no nos referimos ya a la repercusión mediática que puede despertar en los torrentes informativos, siempre atentos al ruido que genera cualquier ‘problemita’ de un club tan grande, sino de puertas para dentro, lo que significa para el aficionado que lleva muchos años al lado del equipo, o para el trabajador del club que la viene remando desde lejos, ganarle al Madrid (o al Barça) es darle sentido a tantos años de perder partidos ante los gigantes a los que sólo les satisface ganar la Euroliga. Son esas alegrías que, por ser tan contra-pronóstico en cuanto a la lógica presupuestaria, se deleitan en cámara lenta.

Desde el Real Madrid, Pablo Laso enfatizó sobre las 20 pérdidas propias, y es que muchas de ellas fueron ‘forzadas’ por un Montakit que sabía que para ganar no le alcanzaría con brillar en ataque, sino también con apretar atrás, todos juntitos y sincronizados. La pizarra previa local parecía ir cumpliéndose: salida a cara de perro, acertando desde el perímetro y evitando que el Madrid se escapara en el tanteador. Por más que el ‘Chacho’ Rodríguez fallara ese triple al final, para llegar a esa situación de cara o cruz, el conjunto naranja (verde) trabajó 39 minutos a destajo para que un error se pusiera de su parte. 

El épico triunfo del Montakit ante el Real Madrid volvió a cimentarse en la fe inquebrantable de un plantel formado el pasado verano y que, resultados mediante, parece ser un grupo de amigos que juegan juntos desde pequeños y donde cada uno asume su rol y aporta para el colectivo. En este Fuenla de Jota Cuspinera se ve como pocas veces como el todo es superior a la suma de las partes.

Letal dúo croata ante el Real Madrid: Josip Sobin - Marko Popovic (Foto: Alba Pacheco / EnCancha)

Respecto al partido, Willy Hernangómez rompió el hielo con un 0-4 personal, aunque el Fuenla respondía rápidamente basándose en su acierto exterior y con un Josip Sobin lastimando por dentro, anticipando que sería su ‘gran noche’ (22-17).

Gustavo Ayón, ovacionado durante la presentación de los equipos, ingresaba a pista en el inicio del segundo cuarto (22-22), y el pívot mexicano, junto con los triples del Chapu Nocioni, lideraba la escapada blanca (32-42). Era el peor momento del partido para un valiente Montakit al que se le cerraba el aro. Pero allí, lejos de caer en la precipitación, los locales volvieron a encenderse, aplicando un parcial de 11-1 con triples de Ivan Paunic, Álex Llorca y Marko Popovic, más canasta de Oliver Stevic, quien jugaba de ‘cuatro’ para darle descanso a David Wear ante la baja por lesión de Ernest Scott (y Rolands Smits). El empate 43-43 obligó al tiempo muerto de Pablo Laso (min. 18), llegándose al descanso con una leve ventaja visitante (47-49).

Y llegó el tercer período, y abróchense los cinturones, porque el Fuenla subió aún más la intensidad (sí, más todavía) ante el poderío físico de un Madrid que no encontraba forma de parar a Josip Sobin, modesto pívot croata devenido en una especie de Thor con un martillo en forma de ‘gancho’. Incluso hubo uno por encima de la cabeza de Ndour. Tremendo. Asimismo, en defensa, Sobin le sacaba faltas en ataque a Felipe Reyes. Y los árbitros las pitaban y todo. 

Y entre la lucha interior, el cada vez más asentado David Wear la enchufaba desde la esquina (54-53). Avanzaba el encuentro y muchos presagiaban que el Real Madrid, tarde o temprano, metería un parcial para romper el partido. Pero no, porque el Montakit, lejos de descomponerse, seguía concentrado, manteniéndose arriba en el marcador y vendiendo cara cada cesta blanca.

Paunic, luego de un par de tiros a lo loco, volvía a entrar en sintonía con un 2+1, y cuando el escolta serbio entra en esa especie de trance, es como si un aura de energía le protegiese de los defensores rivales. Encima, los árbitros sancionaba a Jaycee Carroll con una técnica que no se habían animado a cobrarle antes a Felipe Reyes (tampoco después a Nocioni) porque seamos sinceros, el ambiente del pabellón para entonces era ensordecedor.

Nocioni embocaba desde el perímetro, pero Wear le mantenía la mirada, pedía la pelota y, acto seguido, le respondía con la misma moneda (67-62). Enseguida, el Chapu, todo canchero él, sube la apuesta pero falla su primer lanzamiento de tres (llevaba 4/4), mientras el Fuenla seguía siendo agresivo en cada línea de pase rival. Las estadísticas al minuto 28 reflejaban que los visitantes ya habían perdido 18 balones. 

El último acto arrancó con Sobin homenajeando a su padre Goran, con dos puntitos más del croata (70-62) y con el entrenador del Campeón de Europa quejándose hasta del corte de pelo de los mopas, mientras se escuchaba en el pabellón cánticos de “sientaté, sientaté”.

Pero nuevamente con el dúo Ayón-Nocioni, el Madrid quemó las naves, sumándose Jonas Maciulis con dos triples. Los capitalinos conseguían ponerse al frente otra vez con una cesta del Titán de Nayarit (78-79), a los que le siguió un triple del Chacho (81-82).

Visto así rápido parece fácil, pero el 91-85 es el producto de 40 minutos de combustión en el Fernando Martín
(Foto:Twitter Peña Cerro el Molino)

Quedaban menos de dos minutos, pero la gente mantenía su empuje desde fuera porque veía que sus jugadores seguían con la mirada de tigre, sentían que el Fuenla no se iba a deshilachar, que aún quedaba resto para dar el gran golpe que consumara la épica.

A KC Rivers le temblaba el pulso y sólo metía un tiro libre (83-83), y luego Felipe le puso un tapón a Jonathan Tabu, con Paunic pisando la línea de fondo y posesión visitante, la cual se culminó con una falta de Wear ante el Chapu, quien se equivocó de mala manera al dejar el brazo sobre la cara del californiano, quien con sangre en la nariz y con dificultades para mantenerse por su propio pie, tuvo que ser retirado al banquillo (el santafesino debería pedir disculpas, si no lo hizo ya, por esa antideportiva acción).

Cuestión que Nocioni metió los dos libres (83-85), y que el pabellón era una caldera, la cual explotó cuando Álex Urtasun, que hasta entonces llevaba un 0/6 en tiros de campo, clavó un triple a falta de 14 segundos (86-85). Y que no fue un triple. Fue ‘EL TRIPLE’. Perdón por repetirlo, pero hay jugadores que entran con el pie derecho a un club, y la historia del escolta navarro con el Fuenlabrada ha sido un amor a primera vista.

Los gritos, o alaridos, de “Ur, ur, ur, urtasún” retumbaban hasta en el parking subterráneo del Carrefour. Muchos aficionados, para entonces, ya habían abandonado su condición de ‘simpatizantes’ para convertirse en apasionados forofos al borde del paroxismo. Por ejemplo, en la primera fila delante de los ‘bancos naranjas’ de la prensa, arriba de todo en una grada lateral, había un niño de unos diez años. Cuando Urtasun metió el triple, saltó, levantó sus brazos, se giró y nos abrazamos ‘con mímica’, porque estábamos a un metro el uno del otro. Su cara era de toda felicidad, pero algo no cuadraba: tenía puesta una camiseta del Real Madrid, con un 4 en la espalda e impreso el nombre de Sergio Ramos.

Volviendo a la pista, KC Rivers debía reponer desde el costado y pasó lo impensable, que se comiera el balón pidiendo, el propio jugador, tiempo muerto. Sancionados los cinco segundos, el chavalín de la camiseta blanca volvió a saltar, esta vez diez centímetros más que antes, y volvió a girarse, a aplaudir, a bailar… Estaba claro, al niño podrán comprarle la indumentaria de un gran club de fútbol, pero cuando hablamos de baloncesto, el Fuenla siempre estará primero.

Instantes después, Urtasun casi también se come el balón en una banda, pero atinó a lanzar entre las piernas de Rivers para Popovic quien, víctima de falta, fue a la línea y embocó dos nuevos libres (88-85). Doce segundos para el final, y el Chacho que marra un triple (el mismo que durante mucho tiempo siempre le metía el Madrid al Fuenla sobre los cierres de partido) y Paunic que coge el rebote, emboca más libres mientras se coreaba su nombre y apellido al ritmo de los Picapiedras (91-85). Sí, parcial final de 8-0 que permite al Fuenlabrada romper a lo grande la racha de cinco años sin vencer al Madrid, que le permite seguir sumando para la permanencia y, de paso, rozar la Copa del Rey. Imposible no empalagarse con tanto subidón, por lo el cuerpo técnico tendrá tarea extra esta semana para bajar de la nube a tiempo. Habrá que ganar en Zaragoza y esperar. Pero este Fuenla ya no espera a nadie, va directo a por la gloria.


Festejo final, con David Wear aún con la nariz ensangrentada (Foto: Amador Vicente / ACB Photo)

  • Apuntes

El Real Madrid perdió 20 balones, por 10 del Fuenla. Asimismo, el Fuenla lanzó 68 tiros de campo (34/68), mientras que el conjunto blanco tiró 16 menos, 52 (32/52).

Josip Sobin realizó su mejor partido ACB: 24 puntos (12/13 TC) y 22 de valoración en 27’. Curiosamente, el balance +/- le da negativo: -1. Asimismo, Jonathan Tabu, 2 de valoración, fue el mejor en el +/- con un +22.

Marko Popovic, 15+3+7 y 20 de valoración (29’).

Jorge Sanz debutó con Jota Cuspinera como entrenador, con 16 segundos en pista. No jugaba desde la jornada 4.

El Montakit no pudo contar con los lesionados Ernest Scott y Rolands Smits, quien sí estuvo en el banquillo aunque no se le quiso arriesgar.

El Fuenlabrada derrota por primera vez en su historia a un vigente campeón de Europa.

El Fuenlabrada cortó una racha adversa ante el Real Madrid de diez derrotas seguidas. El último triunfo naranja databa del 1 de mayo de 2011.

Gustavo Ayón se enfrentó por primera vez al Fuenlabrada en el Fernando Martín. En la temporada pasada, no jugó al estar lesionado.

El Fuenla encadena cinco victorias consecutivas como local, racha que no alcanzaba desde el inicio de la temporada 2010/11, cuando hilvanó siete en serie. 

Asimismo, Jota Cuspinera dirigió al equipo diez partidos: balance de 5-5, ganando todos los de casa.

El equipo naranja ya suma ocho victorias (balance 8-8), en 16 jornadas la misma cantidad que en toda la temporada anterior (34).

El Montakit lució por segunda vez consecutiva en casa la camiseta verde por la iniciativa conjunta con Ecovidrio. Como hace dos semanas, se ganó con la verde.

Abrazo de Raventòs con Cuspinera, y en primer plano, Óscar Mota (Foto: Amador Vicente / ACB Photo)



Ficha técnica

Montakit Fuenlabrada 91 (22+25+21+23): Jonathan Tabu (4), Marko Popovic (15), Ivan Paunic (18), David Wear (11) y Josip Sobin (24) -quinteto inicial-. También jugaron: Álex Urtasun (3), Ricardo Úriz (6), Jorge Sanz (0), Chema González (2), Álex Llorca (3) y Oliver Stevic (5). Entrenador: Jota Cuspinera. No utilizado: Rolands Smits. Lesinado: Ernest Scott.

Real Madrid 85 (22+27+13+23): Sergio Rodríguez (11), K.C. Rivers (12), Jeffery Taylor (6), Felipe Reyes (2) y Willy Hernangómez (4) -quinteto inicial-. También jugaron Maurice Ndour (2), Chapu Nocioni (21), Luka Doncic (0), Jaycee Carroll (3), Gustavo Ayón (16) y Jonas Maciulis (8). Entrenador: Pablo Laso. No convocado: Trey Thompkins. Lesionados: Rudy Fernández y Sergio Llull.

Árbitros: Emilio Pérez Pizarro, Vicente Bultó y Juan de Dios Oyón. Sin eliminados por faltas personales.

Incidencias: Pabellón Fernando Martín. 5.556 espectadores. Jornada 16 de la Liga Endesa.



Los trece de la plantilla, junto a parte del staff, luego del resonante triunfo del Fuenlabrada
(Foto: Twitter de Ricardo Úriz, entre otros jugadores
)


Sala de prensa

Pablo Laso, entrenador del Real Madrid

Valoración del partido
“Lo primero es felicitar al Fuenlabrada por la victoria. Creo que han mostrado mucho deseo durante todo el partido, con mucha acierto en el primer tiempo desde la línea de tres puntos. Ese primer tiempo fue igualado, como el segundo. Al final, nuestras decisiones finales son horrorosas, defensiva y ofensivamente. Hay un dato que es muy claro: con 20 balones perdidos no se puede ganar. Felicito al Fuenlabrada por la victoria”.

Acumulación de partidos con la Euroliga
"Obviamente, tenemos una situación, sobre todo en algunos puestos, en los que estamos más justos de rotación, pero sigo pensando que sería buscar excusas a algo que para mí no sirve. Creo que debemos ser críticos con nosotros mismos y ver las cosas que hemos hecho mal para no sacar este partido. A pesar de todo, hoy hemos estado cerca de ganar, pero hemos cometido errores que le han dado mucha vida al Fuenlabrada”.

20 pérdidas, ¿qué mérito le atribuye a la defensa del Fuenlabrada?
"Cuando tú pierdes 20 balones hay dos cosas: demérito tuyo y, segundo, una buena defensa del Fuenlabrada. Hay un a combinación de los dos. Yo puedo entender algunas pérdidas como culpa nuestra y otras forzadas, pero 20 son demasiadas. Para mí son un tema de nuestra concentración”.

¿Cree que el Fuenlabrada podrá entrar en la Copa?
“No lo tengo muy mirado. Con la victoria de hoy se acercan pero no lo tengo muy mirado porque están Andorra, Bilbao, Unicaja… está reñido”.



Pablo Laso, durante la rueda de prensa (Foto: Alba Pacheco / EnCancha)



Jota Cuspinera, entrenador del Fuenlabrada

Valoración del partido
“Estoy encantado, como no puede ser de otra manera, y contento por los chavales que han hecho un esfuerzo increíble. Veníamos de un partido muy malo en Murcia, especialmente en cuanto a actitud. Hoy debíamos recuperar sensaciones. En la primera parte hoy no hemos puesto toda la energía que esperábamos, pero el acierto en ataque nos ha mantenido en el partido. En el descanso hablamos de que había que aumentar la intensidad. Hoy nos han cogido 5 rebotes de ataque en todo el partido, cuando el Murcia nos había cogido 5 en sólo dos minutos. Hoy han tenido deseo, ganas de ganar el partido, han tenido a un público maravilloso detrás que les ha impulsado, han tenido pausa en los momentos cuando el partido se puso complicado. Felicitar a mi equipo porque ha hecho un trabajo extraordinario”.

Josip Sobin, 24 puntos
Josip para nosotros ha sido nuestro hombre clave, con esos ganchos, o medio ganchos, que tiene. Ha empezado a meter desde el principio, con Willy Hernangómez enfrente, y eso le ha dado confianza, y la ha mantenido todo el partido. Sus 24 puntos han sido fundamentales para ganar. Me quito el sombrero con él”.

Ivan Paunic y Marko Popovic
“Cada uno con su estilo y con su carácter. Marko es un líder dentro y fuera de la cancha, hace un trabajo extraordinario invisible, porque lo hace dentro del vestuario. Como anima y ayuda a sus compañeros, como les da soluciones. Conmigo habla mucho, y se lo agradezco. Entre los dos nos vamos compaginando, nos damos consejos. Cada vez que me da un consejo, cuando lo aplicamos, suele salir bien. Es otro de mis ayudantes en la cancha. Ivan es el ímpetu de otra forma, es la energía pura. Esa energía, cuando está bien, contagia a los demás. Hoy se han dado la combinación de los dos al mismo tiempo, y a empujado al equipo para adelante Ambos son vitales para nosotros”.

Progresión de David Wear
“Ha sido clave, de hecho me da mucha rabia su lesión. Vamos a ver el alcance de ésta. Empezó bien pero luego estuvo con muchas dudas. Hemos intentado apoyarle siempre, porque la ha pasado mal. Él no está acostumbrado a este tipo de baloncesto, y tuvo un problema de adaptación. Hemos insistido en decirle que es un buen tirador y un buen reboteador. Le hemos dicho es que haga esto que es lo que hace bien, y que las otras cosas ya van a venir. Hoy nos ha dado siete rebotes, y no ha dudado en tirar. David ha hecho una labor importante. Como con Josip, ha jugado muchos minutos, 36, por las lesiones de Scott y Smits, y a lo mejor ha sido esa continuidad la que les dio más confianza”.

Triple clave de Álex Urtasun cuando no estaba jugando bien
“Yo lo llamo, aunque no me gusta relacionarlo con la política, ‘memoria histórica’. Sé que hay jugadores que como hoy Álex no estaban acertados, pero tengo la memoria que en los últimos partidos ha metido puntos importantes en casa. Él es el segundo máximo anotador de este equipo. Se puede fallar y no tener un buen día, pero si es un buen tirador, tira, y ha metido ese triple clave para ganar”.

Triunfo agónico
“No lo he visto ganado hasta que no quedaban cinco décimas y nosotros teníamos tiro libres. Es que no me fío de este Madrid, porque lo he vivido a favor cuando estaba en ese club”.

Quinta victoria seguida en el Fernando Martín
“El Fernando Martín tiene una afición maravillosa, que alienta desde el segundo uno hasta el final. Eso es un plus de adrenalina para los jugadores. Nos sentimos tremendamente arropados en casa. Nos llevan en volandas. Es un campo pequeño y se nota mucho que la gente aprieta. Ahora tenemos que ser capaces de llegar a un nivel parecido fuera de casa”.

Opciones de Copa del Rey
“No he mirado el basket-average, pero hoy les he dicho por primera vez en el vestuario que, después de una victoria así y ya a falta de un partido, tenemos que ser humildes y sabiendo que fuera de casa no estamos haciendo grandes partidos, pero ¿por qué no vamos a soñar? Si tenemos la más mínima posibilidad, por qué no vamos a poder soñar con ella, pero siempre con humildad. No hay nada hecho por haber ganado al Madrid. Al revés, lo que nos ha hecho ganar al Madrid ha sido nuestra ilusión, nuestro esfuerzo y nuestro sacrificio, y eso es lo que tenemos que llevar a Zaragoza”.

Partido ante Pablo Laso
“Siento alegría. Por una parte me fastidia que haya sido contra ellos, pero por otra ha sido una explosión de júbilo por ganar a todo un Real Madrid. A partir de ahí, ahora volvemos a ser amigos”.



Jota Cuspinera dirigió cinco partidos al Fuenla en casa: ganó todos (Foto: Alba Pacheco / EnCancha)


Postpartido: 

Álex Llorca: “Vamos a soñar con la Copa, pero con los pies en el suelo”



En diciembre pasado la Peña Tres-14 ya estaba organizando el viaje a Zaragoza. Fe no les faltó. Premio para los creyentes

1 comentario:

Txus Iglesias dijo...

Felicidades a Fuenlabrada Basket por su impactante, heróica y prestigiosa victoria de 6 puntos arriba ante el Real Madrid, como también hizo el Baskonia Basket ante los blancos por la misma diferencia. Ultimamente, es un fortín el campo del Fuenla y la clasificación para la Copa del Rey está en su mano. ;-) Se lo han ganado. Un saludo al cronista, documentalista y especialista en basket Ezequiel Costa. ;-) ;-)