31 ago. 2015

Informes jurídicos a gusto del consumidor

[Opinión] La Asamblea de la ACB desafía al CSD y ratifica una Liga de 18 equipos con el Fuenlabrada y sin el COB. Francisco Roca argumentó: “Los informes jurídicos encargados no reflejaban únicamente una recomendación de que ascendiera el Ourense, sino que había diferentes escenarios. No eran concluyentes y había varias recomendaciones. Tomamos una de ellas”.


Hoy era una fecha (una más y van…) marcada a fuego para todos los seguidores del baloncesto vernáculo. La Asamblea de la ACB debía decidir qué hacer ante la resolución del Consejo Superior de Deportes, la cual estimaba ‘parcialmente’ la demanda del COB para su ingreso en la Liga Endesa.

La única certeza era que cualquier decisión que se tomara, iba a generar controversia. Y entre las opciones estaban el de incluir al Ourense y mantener al Fuenlabrada, creando una Liga de 19, pasando por no aceptar al COB o también la de descender al equipo del sur de Madrid. Como la situación venía torcida desde el inicio y cualquiera de la tres decisiones acarrarían injusticias, tanto por la naturaleza de las medidas como por la tardías fechas en las que estamos. Como ya se decía en Roma: ‘si la Justicia es lenta, no es Justicia’.

La primera alternativa, liga de 19, generaría un perjuicio para los otros 17 clubes, que debían sufrir un calendario imposible. La segunda, relegar al Ourense, sería ir contra el CSD (y el mérito deportivo), mientras que la tercera vía, bajar al descendido y luego repescado Fuenla, incluiría indemnizaciones por daños, sumado a un pedido de “paralización de la Liga” en la justicia, de acuerdo a lo advertido en el diario As por su presidente, José Quintana. La cuestión deportiva, que hace tiempo quedó en un tercer plano, daba lugar a un puja de intereses políticos. (Desde el punto de vista jurídico, Theobald Philips realizó a mediados de agosto un buen análisis de la situación: Los gozos y las sombras).

Las rencillas venían desde hace tiempo, pero coherente con sus últimas actuaciones, la ACB solucionaba los problemas pateándolos para adelante, creyendo que el tiempo acabaría resolviendo todo y que los nuevos escándalos taparían a los anteriores, los cuales quedarían olvidados en el pasado. Pero la magnitud del conflicto de este verano fue creciendo hasta que explotó en la cara de la propia Liga Endesa, a la que no le quedó más remedio que afrontarlo. 

La clave en la decisión de la ACB pasaba por los informes jurídicos encargados a dos estudios especialistas en la materia, los cuales serían objeto de debate. Ayer mismo, La Voz de Galicia filtraba que dichos informes recomendaban la inclusión del COB. Por esto, muchos descontábamos como decisión ‘más lógica’ una liga de 19, es decir, la alternativa con menos perjuicios. Me equivoqué, porque la determinación de la Asamblea ha sido redoblar la apuesta, y reafirmarse en sus argumentos para dejar afuera al cuadro gallego, acusando al CSD de "injerencias" y lanzándole un mensaje del tipo ‘esto es mi negocio y aquí tú no pintas nada’. Lejos de ceder, la guerra abierta está declarada, con batallas que se librarán desde mañana mismo.

Es curioso, porque antes de que se manifestara la ACB, durante el desarrollo de la Asamblea (la cual tuvo lugar en Madrid y no en Barcelona), el periodista José Ignacio Huguet publicaba en Twitter: “Asamblea ACB muy tensa y voluble: la apuesta por liga de 18 se diluye ante el miedo a indemnizaciones millonarias a COB o Fuenla. ¿Serán 19?”. Añadiendo más tarde:División extrema en la Asamblea ACB: una parte de clubs quieren desafiar al CSD y otros apuestan por liga de 19 para evitar indemnizaciones”. 

Pero entre sus fuentes y la realidad también ‘pasó algo’, porque apareció Francisco Roca, presidente ejecutivo de la ACB, y en rueda de prensa soltó: “Esta decisión es por unanimidad de todos los clubes”. Es decir, de una votación, supongamos, de 10 a 8, o 13 a 5, por inventar algo, terminamos en un aplastante 18 a 0, el cual reforzaría los argumentos de la ACB de cara al inminente choque judicial con el CSD. De esto se deduce que José Quintana, uno de los 18 y muy crítico con la gestión de Roca, hoy estuvo de acuerdo con la propuesta del presidente de la Liga Endesa.

Siguiendo con Francisco Roca (su comparecencia pudo ser escuchada en directo por internet gracias al gran trabajo de los compañeros de SomosACB) y a los citados Informes jurídicos, el directivo explicó: “Los informes no reflejaban únicamente una recomendación de que ascendiera el Ourense, sino que había diferentes escenarios. Los informes no eran concluyentes y en ellos había varias recomendaciones. Una de las ellas es específicamente la resolución que ha tomado la ACB esta tarde”.

Groucho Marx nos hacía reír con aquello de “estos son mis principios, y si no le gustan, tengo otros”. Parafraseándolo, bien podríamos adaptarlo a las palabras Roca: “Estos son mis informes jurídicos, y si no le gustan, tengo otros”, porque se han tirado casi un mes para unos informes que tenían tantos escenarios como el cliente necesitara de acuerdo a su conveniencia, con soluciones para el gusto de cada consumidor. De no creer. En un interesante artículo, en iusport analizaron las posibles consecuencias de esos informes.

El duelo ahora queda reducido a un choque entre ACB y CSD, o lo que es lo mismo, empresarios que juegan a ser políticos con dinero público por un lado, y políticos que manejan dinero público y que juegan a ser empresarios por otro. Nunca está de más recordar que el baloncesto profesional en España vive en gran medida de las subvenciones públicas, por lo que el CSD podría regular el grifo de este trasvase de lo público a lo privado, pero tampoco toca hoy meterse en otras cuestiones que alargarían en exceso estas líneas.

Cada uno defiende sus intereses y juega sus estrategias. Cada parte cree tener la razón absoluta, pero nadie es perfecto. Por ejemplo, mientras el COB llegó sobre la bocina con los requisitos y la auditoría, dando lugar a que se abrieran focos de conflicto, mientras la ACB patinó en sus idas y vueltas, y mientras el CSD no fue tajante e inequívoco en su resolución, el único actor que se salió con la suya fue el Fuenlabrada, cuya directiva jugó con maestría sus cartas, consiguiendo que un problema particular (descenso) se convirtiera en un problemón para toda la Liga y el CSD.

Mientras tanto, los aficionados al básquet sufren otra decepción, porque si la ACB no atraviesa su mejor momento, el panorama en las LEBs, ya en la órbita de la FEB, es para echarse a llorar (los cambios de última hora en Oro y Plata son bochornosos). Como bien escribió el periodista Ramón Juan: “En la Asamblea ACB los clubes se blindan. En la Asamblea FEB los clubes de LEB Oro se felicitan con su liga de 16. Basket de ombliguismo”. Muchos ya pregonan crear una nueva liga, utopía que se volverá del todo imposible sin la unión de muchos clubes que siguen en la autocomplacencia.

Y por último, apenado también con algunos seguidores de equipos ACB que parecían ‘celebrar’ el ‘no ascenso’ del Ourense. Reconozco que puedo cometer un error al generalizar la estupidez de unos pocos que hacen mucho ruido. Soy del Fuenla, como bien podría ser de cualquier otro equipo modesto, y ojalá que nunca tenga que sufrir lo que ahora están viviendo los hinchas del COB, cuyas ilusiones están en manos de sujetos que poco saben del amor a unos colores. Afortunadamente, son muchos más los que sí se ponen en el lugar del otro, y hay que quedarse con ellos, que son los que sí valen la pena.

Si hace días pensábamos que la ACB no podía estar peor, que era imposible que la ACB cayera aún más abajo, hoy, viendo la decisión de la Asamblea, nos empezamos a reír de nuestro optimismo. Al menos, esperemos que todo este desaguisado sirva al menos para sacudir los cimientos de una Liga que cada vez engancha menos. 


Asamblea de la ACB (Foto: ACB.com)


Enlaces: 
Auditorías, canon y billetes
"Cositas"
Francisco Roca: "Me han sorprendido las declaraciones agresivas del presidente del Fuenlabrada

No hay comentarios: