10 jun. 2015

Jesús Sala: “El público del Fernando Martín siempre ha estado con nosotros”

El entrenador del Fuenlabrada hace balance del curso, evalúa a cada jugador y se refiere al futuro. "Sí que hicimos un cambio de cara al equipo. Se echó de menos un jugador del perfil de Burtt en las últimas jornadas”. Además, relativiza la obsesión por las estadísticas: “Por desgracia, los jugadores son muy esclavos de sus números a la hora de negociar un contrato”.


Jesús Sala fue el encargado de llevar las riendas del Baloncesto Fuenlabrada en las últimas siete jornadas de la temporada tras la destitución de Hugo López. El entrenador madrileño, contratado en enero como técnico ayudante, pasa revista a sus primeros meses en el club, valora a sus dirigidos y destaca el rol de la afición en un equipo como el fuenlabreño.


  • Jesús Sala en ocho frases

Balance de los siete partidos al frente del equipo: “Es difícil hacer un balance sin acordarse de lo anterior. Sí que hicimos un cambio de cara al equipo. El primer partido con Gran Canaria nos pilla demasiado pronto. Después llegan dos victorias seguidas, que hacía mucho tiempo que no se conseguían, en San Sebastián y en casa con el Baskonia, que fue un partido muy bueno del equipo. Detrás vino el mayor varapalo, que fue el partido de Manresa. Una derrota que nos hizo mucho daño. Después está el partido la Penya, que es doloroso porque fuimos ganando durante 39 minutos y termina por escaparse. Y luego ya, con el descenso prácticamente materializado, los últimos dos partidos, donde el equipo bajó un poquito los brazos y nos llevamos dos derrotas duras”

“Alberto (Díaz) ha sido el base que mejor rendimiento ha dado, el más regular por el buen trabajo defensivo”

“Steve Burtt es un jugador que no encajó en el equipo como hubiéramos deseado, pero es muy anotador. Habría que ver que tal hubiera encajado si hubiese llegado desde el principio, teniendo un rol más determinado. Ha habido demasiado movimiento en ese puesto. Steve nos dio partidos importantes y fue decisivo en alguna victoria, como ante Estudiantes. Creo que pudo haber sido un jugador que podría habernos dado alegrías pero no terminó la temporada. Se echó de menos un jugador de ese perfil en las últimas jornadas, un jugador anárquico y talentoso que saliéndose de la norma haga cosas inesperadas. Con su salida perdimos a un jugador que nos podía haber dado algún partido”

“Javi (Vega) es el capitán, es de Fuenlabrada y ha salido de la cantera. En todo momento ha estado muy responsabilizado de todo lo que le ha pasado al equipo, con lo cual, la mochila que llevaba Javi cada vez que salía a la pista era muy grande. Javi es uno de los jugadores que más se esfuerza siempre. Por el puesto donde jugaba, con Daniel Clark y Andy Panko, a él se le ha pedido que se especialice más en un trabajo más sucio, más defensivo, más de trabajar para el equipo. Es algo que no sale en los números, pero para un equipo esto es decisivo, tener un perfil de jugadores de trabajo. Son los que al final te dan los intangibles”

“Andy (Panko) ha sido el referente del equipo. Es un jugador con una capacidad de anotación espectacular”

Premio MVP para Felipe Reyes en lugar de Panko: “Es un tema peliagudo. Destacar mucho en un equipo que desciende, yo no sé si merece el premio de ser el jugador más destacado de la liga. Hay jugadores que, sin haber valorado tanto, son más importantes o impactan más en el rendimiento del equipo. Y creo que es eso lo que se tiene que premiar (…) Ha sido una votación entre jugadores, entrenadores, medios de comunicación y público. Mucha gente ha decidido y no se ha basado sólo en un parámetro estadístico”

Valor relativo y obsesión por las estadísticas: “En el baloncesto hay que partir de que los jugadores viven de sus números. Por desgracia, los jugadores son muy esclavos de esos números a la hora de negociar un contrato al año siguiente. Como entrenador creo que las estadísticas no ayudan a la mejora del equipo ni ayudan a la mejora del jugador. En mis equipos siempre digo una cosa, y es que lo más importante para un jugador cuando acaba la temporada es que el club donde ha jugado te quiera renovar”

Afición: “El público del Fernando Martín siempre ha estado con nosotros. Yo me he sentido arropado en todo momento, tanto en casa como fuera. Para Fuenlabrada el público es un activo muy importante. Sí que en este final de temporada, es lógico y se puede entender, que hubiera aficionados que no estuvieran contentos con el equipo, que no quisieran animar como en otras ocasiones, pero no es algo de lo que yo pueda quejarme”


 


Jesús Sala, entrenador del Montakit Fuenlabrada (Foto: Alba Pacheco / EnCancha) 

  • Entrevista

Recién llegado desde Italia. ¿Qué tal todo por Treviso?

Bien. La verdad es que han sido dos días interesantes porque pude ir al EuroCamp, que llevo varios años viéndolo, y además estaban Alberto Díaz y Rolands (Smits), que han estado con nosotros en Fuenlabrada. Y he aprovechado para ver además algún partido de la final de la Lega italiana. Como siempre, compartiendo tiempo con gente del baloncesto, y disfrutando una vez que termina la temporada de otro tipo de competiciones.

Termina la temporada pero es muy difícil poder desconectar del baloncesto.

Aparte hay que aprovechar porque una vez que acaban las competiciones oficiales empiezan este tipo de reuniones con jugadores jóvenes, además de las concentraciones de las selecciones en categorías inferiores. Anteriormente he participado con alguna selección, hasta hace dos años, y uno siempre intenta aprovechar para ver este tipo de torneos sub-20 o sub-18, además de otros amistosos.

Volviendo a la ACB. Dos semanas y media después de finalizada la temporada, ¿qué balance haces de los siete partidos al frente del equipo?

Es difícil hacer un balance sin acordarse de lo anterior. A las últimas siete jornadas habíamos llegado en una situación crítica. A falta de siete jornadas estábamos a dos partidos del siguiente clasificado, y teniendo que ganar un mínimo de cuatro partidos. Al final, se ha visto que para la permanencia nos faltaban cinco partidos. Sí que hicimos un cambio de cara al equipo. El primer partido con Gran Canaria nos pilla demasiado pronto, sin mucho tiempo. El equipo da la cara ante un Gran Canaria que era de los mejores equipos de la ACB, jugando la final de la Eurocup. Después llegan dos victorias seguidas, que hacía mucho tiempo que no se conseguían, en San Sebastián y en casa con el Baskonia, que fue un partido muy bueno del equipo. Detrás vino el mayor varapalo, que fue el partido de Manresa. Ellos salen muy concentrados y muy duros, y nosotros no tenemos ese nivel. Una derrota que nos hizo mucho daño. Después está el partido la Penya, que es doloroso porque fuimos ganando durante 39 minutos y termina por escaparse. Y luego ya, con el descenso prácticamente materializado, los últimos dos partidos, donde el equipo bajó un poquito los brazos y nos llevamos dos derrotas duras.

Repasando a cada componente de la plantilla. ¿Qué te pareció Alberto Díaz?

Alberto quizás ha tenido que llevar esta temporada más peso del que tenía que haber llevado, primero por la lesión de Dani Pérez. En el tiempo que yo he estado, ha sido el base que mejor rendimiento ha dado, el más regular por el buen trabajo defensivo que aportaba al equipo.

Dani Pérez.

Cuando yo llego al equipo él está saliendo de la lesión. Pasa un período complicado porque físicamente no termina de estar bien. Él tiene ganas pero el cuerpo no reacciona al nivel que le pide su cabeza. La pena es que cuando parece que está recuperando sensaciones, vuelve a recaer de una lesión en el pie. Este año las lesiones no nos han permitido ver a Dani Pérez jugar en Fuenlabrada a su nivel.

Josh Mayo.

Josh ha sido una pena porque era un jugador llamado a subir el rendimiento del equipo. Venía con buen cartel, muy anotador. Apenas ha tenido un par de partidos donde alcanzó el nivel que todos esperábamos de él. Es un jugador con puntos, como se vio el día de San Sebastián y el de Baskonia, incluso el día de Palau tuvo un buen partido, pero le ha faltado regularidad. El equipo, a raíz de la salida de Streve Burtt, necesita más de Josh.

Jorge Sanz.

De Jorge dije desde el principio que nos aportó alegría. Él venía muy limpio, porque se incorpora al equipo cuando faltaban seis jornadas. Vino con energía e intensidad.
Ha jugado fuera de posición casi siempre. Lo hemos utilizado más al dos que al uno. Es un jugador de equipo, y a nosotros nos ha dado mucho en las últimas seis semanas.

Andrés Miso.

Creo que en la parte final de la temporada Miso ha sido capaz de aportar experiencia y anotación. Él juega y lee muy bien el bloqueo directo, quizás no al nivel físico que hubiéramos necesitado. Con la salida de Jimmy Baron y de Steve Burtt, ese puesto de escolta requería de un jugador que cogiera muchos minutos. Andrés ha hecho buenos partidos pero en rotaciones siempre cortas.

Steve Burtt.

Steve Burtt es un jugador que no encajó en el equipo como hubiéramos deseado, pero es muy anotador. Mientras estuvo con nosotros, si no me equivoco, estaba segundo o tercer anotador de la ACB jugando menos de 24 minutos, con lo cual demuestra su capacidad de anotación. Habría que ver que tal hubiera encajado si hubiese llegado desde el principio, teniendo un rol más determinado. Ha habido demasiado movimiento en ese puesto, primero con Jimmy, luego sin Jimmy, luego con la llegada de Branko. Quizás a él le alteró más. Steve nos dio partidos importantes y fue decisivo en alguna victoria, como el día del Estudiantes en el Fernando Martín. Creo que pudo haber sido un jugador que podría habernos dado alegrías pero no terminó la temporada. Se echó de menos un jugador de ese perfil en las últimas jornadas. A veces ese tipo de jugadores, que se salen de la táctica, individualistas, y sin que esto sea negativo, anárquicos en su juego, a veces los equipos necesitan ese perfil de jugador, un jugador más talentoso que saliéndose de la norma hace cosas inesperadas. Con su salida perdimos eso, un jugador que nos podía haber dado algún partido.

Branko Cvetkovic.

Él empieza sumando mucho al equipo, a nivel de trabajo y en defensa, pero con la salida de Steve, él tiene un papel más importante en el equipo. A lo mejor no es un jugador para que tenga ese papel tan protagonista. Asumiendo más a nivel ofensivo dejó de hacer otras labores en el equipo, que nos hacían falta, sobre todo a nivel de defensa de exteriores pequeños. Él fue regular en su aportación, y nos habría ayudado más si no hubiera tenido que tener tanto protagonismo. Aporta más saliendo del banquillo, siendo el tercer alero de la rotación, siendo un jugador de complemento.

Andy Panko.

Andy ha sido el referente del equipo. Es un jugador con una capacidad de anotación espectacular. Un jugador muy seguro cuando recibe en situaciones cómodas. Quizás hemos abusado de esa dependencia de darle tantos balones a Andy. Es cierto que al perder potencial, al perder a un tirador como Jimmy y a un jugador tan creativo como Steve, está claro que la aportación de Andy se hizo imprescindible.

¿Estás de acuerdo en que la ACB le haya otorgado el MVP de la temporada a Felipe Reyes en lugar que a Panko, que registró la mayor valoración?

Es un tema peliagudo. En ese sentido, voy a dar mi experiencia personal cuando miro jugadores. Destacar mucho en un equipo que desciende, yo no sé si merece el premio de ser el jugador más destacado de la liga. Hay jugadores que, sin haber valorado tanto, son más importantes o impactan más en el rendimiento del equipo. Y creo que es eso lo que se tiene que premiar. Si se premia sólo la estadística, está claro que Andy ha sido el máximo anotador y el jugador más valorado de la temporada. Podríamos entrar también en el debate, si hubiese estado en otro equipo que no haya descendido, si hubiera estado rodeado de otro tipo de jugadores, no hubiese tenido tanta responsabilidad, a lo mejor no hubiese destacado tanto. En cualquier caso no es la primera temporada que sucede. Ya en otros años se ha dado el MVP de la liga a jugadores que no eran los más valorados de la competición. En este caso, ha sido una votación entre jugadores, entrenadores, medios de comunicación y público. Ha sido algo más coral, mucha gente ha decidido y no se ha basado sólo en un parámetro estadístico.

¿Crees que si no le diéramos tanta importancia a las estadísticas individuales, muchos jugadores mejorarían su aportación al equipo o mejorarían su lectura de juego?

En el baloncesto hay que partir de que los jugadores viven de sus números. Por desgracia, y lo digo como entrenador, los jugadores son muy esclavos de esos números a la hora de negociar un contrato al año siguiente. Como entrenador creo que las estadísticas no ayudan a la mejora del equipo ni ayudan a la mejora del jugador. Lo que pasa es que este es un trabajo que hay que hacer desde la pretemporada. Con tiempo, se pueden reconducir situaciones cuando encuentras jugadores que están muy centrados en sus números. Se puede atajar con tiempo, desde el principio. En mis equipos siempre digo una cosa, y es que lo más importante para un jugador cuando acaba la temporada es que el club donde ha jugado te quiera renovar. Si esto pasa, estoy convencido de que vas a tener muchas ofertas, porque implica que has hecho un buen trabajo. A veces esto pasa, no por tener los mejores números, sino por ser un jugador que ayuda al equipo. A veces hay situaciones que van más allá de la estadística. Hay parámetros que no se pueden medir con números.

Seguimos con la plantilla. Rolands Smits.

Rolands es un jugador joven todavía, con mucho margen de mejora. En un equipo que está abajo, es muy difícil darles oportunidades a los jugadores jóvenes. Además, él lleva una situación difícil porque entrena siempre con el primer equipo pero juega con éste y con el LEB Plata. Con el añadido además de compartir posición con Andy Panko, que es el jugador que más minutos ha jugado en la competición. Entonces, las oportunidades para Rolands han sido menos. Él necesitará más oportunidades, pisar más la pista. Los jugadores jóvenes aprenden equivocándose. Es un jugador con potencial, que es un ‘tres’ grande, que está mejorando su juego de poste bajo y que tiene que ser más agresivo en todas sus acciones. Este año le ha faltado eso, ser mucho más agresivo. Ha respetado demasiado a los veteranos. El año que viene tendrá que luchar por cada minuto como si fuera uno más. Seguramente, sin Andy enfrente, será mucho más sencillo. A veces va un poco cohibido, y con las cualidades que tiene, tiene que dar ese paso adelante de madurez profesional.

Javi Vega.

Javi es un jugador que ha estado muy responsabilizado. Al menos lo que yo he vivido desde que llegué en enero. Él es el capitán, es de Fuenlabrada y ha salido de la cantera. En todo momento ha estado muy responsabilizado de todo lo que le ha pasado al equipo, con lo cual, la mochila que llevaba Javi cada vez que salía a la pista era muy grande. Lo hemos hablado, que a veces con esta presión es difícil rendir. En cualquier caso, Javi es uno de los jugadores que más se esfuerza siempre. No falta nunca a un entrenamiento voluntario, siempre está intentando aportar al equipo. También por el puesto donde jugaba, con Daniel Clark y Andy Panko, a él se le ha pedido que se especialice más en un trabajo más sucio, más defensivo, más de trabajar para el equipo. Es algo que no sale en los números, pero para un equipo esto es decisivo, tener un perfil de jugadores de trabajo. Son los que al final te dan los intangibles. A veces los intangibles son los que marcan las diferencias.

Daniel Clark.

Dani es un jugador con muchísimo talento, tanto al cuatro como al cinco. En las últimas siete jornadas ha estado muy bien, tanto a nivel de anotación como a nivel de rebote. Ha tenido partidos muy buenos. En ocasiones se le achaca el ser un jugador frío, ser un jugador que a veces no transmite, pero a mi me parece un jugador muy interesante, y que creo que nos ha ayudado al máximo de sus posibilidades el tiempo que ha estado.

Moussa Diagne.

Moussa es un jugador que ha tenido sus momentos durante la temporada. Es un jugador diferente, que tiene unas virtudes que hay que aprender a explotar. Tiene una capacidad atlética grande, rebotea bien, juega bien balones aéreos. Cuando él no hace ese tipo de trabajo, no destaca. El tiene que vivir de eso. Por eso, cuando cogemos el equipo, una vez que no está Hugo, la apuesta clara era darle ese tipo de situaciones a Moussa. Hemos intentado explotar esas virtudes y tapar un poquito las cosas que tiene que mejorar. En cualquier caso, me parece un jugador muy interesante, que todavía tiene que trabajar para mejorar. Todavía no le veo como un jugador que pueda ser un referente, pero sí aporta energía. Cuando Moussa estaba en pista nos permitía ser más agresivos, defender mejor y hacer un juego más directo. Yo estoy muy contento con su aportación.

Deji Akindele.

Por desgracia, yo he vivido la peor parte de la temporada de Akindele. Si me voy a los números y a algunos partidos que vi de la primera vuelta, él hace un trabajo bastante bueno, pero la fase final de la temporada no la hemos vivido. Hemos perdido s presencia física. No ha tenido la intensidad que necesitábamos. De los últimos diez partidos, salvamos el partido de Sevilla, donde él destaca sobremanera en anotación, pero en el resto de partidos no ha estado a ese nivel Quizás se le ha hecho larga la temporada. Es cierto que al final ha llegado con algunas molestias físicas, pero con eso, es de los jugadores que hemos echado de menos al final porque nos podía haber ayudado más.

Jesús Sala, delante del banquillo del Fuenlabrada (Foto: Fran Martínez / ACB Photo)

Han ascendido a la ACB Burgos y Ourense, pero hay que esperar la confirmación de la ACB. ¿Te han transmitido algo en cuento a fechas?

A nivel de ascensos y descensos tengo poca información, más allá de la que leo en medios de comunicación o en la propia ACB. Si no me equivoco, hay una primera fecha, que es el 15 de junio, donde los que equipos que ascienden tienen que hacer un pago de la cuota de inscripción, en el caso de Burgos, completa, y en el caso del Ourense, una actualización del canon. Luego tienen que aportar el Fondo de descensos. Por tanto, se supone que el próximo lunes es una fecha importante, pero tampoco tengo muy claro porque otros años ha habido equipos que han pedido cambios de fecha. Depende, supongo, de la Asamblea de la ACB o de otro tipo de situaciones. No puedo decir nada más en ese sentido. A nosotros ahora nos toca esperar para saber cómo acaba todo. En principio, hay que empezar que somos equipo de LEB, pero por desgracia, en los últimos años, de diez equipos que han ascendido, sólo lo ha conseguido uno, que ha sido Andorra. Con ese panorama, hay que esperar y ver qué sucede, si se culmina el descenso deportivo también en los despachos o, por otro lado, si existe la posibilidad de volver a pedir esa plaza en la ACB.

Sobre tu futuro en el club, comentaste en la última rueda de prensa que tenían un año más de contrato. Hace unos días escuchamos al presidente, José Quintana, en Onda Fuenlabrada, quien agradecía tu trabajo y el de Armando Gómez, que ambos seguirían vinculados a club, pero que para la temporada que viene iban a fichar a otro entrenador. ¿Qué te parecieron esas declaraciones? ¿Alguna novedad al respecto?

Escuché la entrevista y no me puede parecer más que bien porque es el presidente el que lo dice, y ahí no puedo opinar. Cuando yo llegué en enero firmé por esa temporada en vigor y otra más, como entrenador ayudante ACB. Cuando el presidente me pide que coja la dirección del equipo hasta final de temporada, lo he hecho, y ahora es cierto que estamos en una situación de impasse donde a mí todavía no se me ha comunicado nada oficialmente. Yo he leído y escuchado esas declaraciones. Todavía no hemos hablado nada. No sé si hay entrenador, si no hay entrenador, si sigue siendo la misma opinión. De momento lo más importante es la situación deportiva del club, en que liga va a estar. A partir de ahí es cuando se empezarán a tomar decisiones, y supongo que ahí es cuando hablaremos.

Estuviste más de una década en el Clavijo de Logroño. ¿Cómo lo sigues a la distancia?

Este año he visto todos los partidos del Clavijo menos uno. A través de FEBTV, por internet, siempre existe la posibilidad de verlos. Es evidente que lo sigo. El Clavijo es un club en el que he trabajado diez años y medio. Cuando llegué allí estaba en puestos de descenso en LEB-2 y lo dejé jugando playoff de ascenso a la ACB, con lo cual me siento muy identificado con el club y con el proyecto. Han sido muchos años trabajando para, con pocos recursos, ir levantando a nivel estructural y deportivo, mejorando cada año. Sí que lo sigo. Ha sido un año complicado. En la segunda vuelta hubo un cambio de rumbo que ayudó al equipo y finalmente pudo mantener la categoría. Ojalá que el año que viene sufran un poquito menos.

Conoces muy bien a Mareks Mejeris, que llegó al Fuenlabrada desde el Clavijo, y en su cesión en su país natal, Letonia, acaba de proclamarse como MVP de las finales. ¿Cómo ves su evolución?

A Mareks le conocí en el Europeo Sub-20 de Bilbao. Yo estaba como ayudante de la selección sub-20 que quedamos campeones de Europa. Nos enfrentamos a Letonia en cuartos de final, y me gustó mucho por su capacidad atlética. Mide 2.07, 2.08, es un jugador grande, muy longilíneo, con mucha agilidad. Lo fiché para Logroño, y a nosotros nos aportó un muy buen rendimiento. El primer año jugando al cuatro y el segundo al tres. Ese año lo ficha Fuenlabrada, comienza la temporada con Chus Mateo y acaba cedido en Burgos, donde asciende, y esta temporada ha ido cedido a Letonia. Todavía es un jugador por hacer. Dependiendo del entrenador, le puede utilizar al tres o al cuatro, que es un comodín, pero para el jugador puede ser complicado tener esa indeterminación. A nivel físico, no es lo mismo tener que defender a cuatros potentes y fuertes, que a treses más rápidos, correr mucho la pista, perseguir bloqueos. El trabajo es diferente. Está claro que la liga letona no se puede comparar con la ACB, aunque es cierto que su equipo ha participado en competiciones europeas y a buen nivel. A mí me parece un jugador muy interesante, un jugador de complemento. Personalmente estoy muy contento por él. Ahora se concentra con la selección absoluta de Letonia.

Más allá de las lesiones, ¿cómo valoras la temporada de Chema González, cedido por el Fuenlabrada en Logroño?

No ha sido un año fácil para Chema, precisamente por eso. En el segundo partido e pretemporada se rompe el quinto metatarsiano del pie, una lesión complicada porque hay muchos impactos ahí, y más para un jugador como Chema, que para brillar tiene que estar a buen nivel físico. Tiene un físico portentoso. Es un jugador que entiende bien lo que es ser un jugador de equipo. No necesita el balón para mejorar a sus compañeros, pero requiere de ese nivel físico. Él ha sufrido toda la temporada. No ha estado cómodo en ningún momento porque hasta la segunda no puede participar con el equipo, y en la parte final de la temporada vuelve a recaer de esa lesión en el pie. No ha podido disfrutar de la temporada. Es un grandísimo trabajador. Siempre está pidiendo por más trabajo, pero este año no ha tenido suerte. Lo he hablado con él al acabar la temporada, que por desgracia es una situación de la que tiene que aprender. En este caso es la primera vez que salía de casa, más allá de la cesión que tuvo en Ávila, siempre vinculado a Fuenlabrada. Hay muchas enseñanzas que sacar, y seguramente esto lo hará un jugador mucho más maduro en el futuro.

Por último, respecto a la afición del Fuenlabrada, contra le Penya, desde un sector del pabellón se cantó “directiva, dimisión”. Francesc Solana opinó que eso pudo minar la moral del equipo. ¿Crees que esos gritos afectaron al rendimiento del equipo?

Ahí me cuesta dar mi opinión, sobre todo, porque cuando estoy en un partido casi nunca oigo a la afición. Es una realidad. Estás tan metido en el partido, como si vivieras en una burbuja. No oyes prácticamente nada. Yo no he oído nunca esos gritos, más allá de cuando acaba un partido, que es cuando vuelves a la realidad. Sí que puedo decir que el público del Fernando Martín siempre ha estado con nosotros. Yo me he sentido arropado en todo momento, tanto en casa como fuera. Ir a San Sebastián o a Manresa y ver gente del Fuenlabrada… Si el último partido no hubiera sido en Tenerife, un viaje complicado y con vuelos de por medio, y con el equipo ya casi descendido, seguramente hubiéramos tenido aficionados del Fuenlabrada con nosotros. Yo me he sentido arropado. No puedo opinar que esos gritos, si los hubo, afectaran al equipo. Lo que sí está claro es que para Fuenlabrada el público es un activo muy importante. El Fernando Martín siempre se ha caracterizado por ser un pabellón difícil de ganar, y en eso mucho tiene que ver el público. A lo mejor sí que en este final de temporada, es lógico y se puede entender, que hubiera aficionados que no estuvieran contentos con el equipo, y pudiera ser que hubiera aficionados no quisieran animar como en otras ocasiones, pero no es algo de lo que yo pueda quejarme.


Jesús Sala, en una rueda de prensa en el Fernando Martín (Foto: Lydia Calvo / Fuenlafreak)


  • Enlaces


 



2 comentarios:

Anónimo dijo...

Como siempre, consiguiendo ofrecer una panorámica reveladora de la realidad de nuestro Fuenla.
Enhorabuena y muchas gracias, Ezequiel.

Ezequiel Costa dijo...

Muy amable, la próxima, si quiere puede decir quién es, para no dirigirme a un "anónimo" :)