19 may. 2015

Ser del Fuenla

[Opinión] El descenso del Baloncesto Fuenlabrada ha generado fuertes debates entre sus seguidores, muchos de los cuales, curiosamente, prefieren bajar a LEB con tal que el club se regenere por dentro. El domingo, en el cierre de la temporada ante el Valencia en el Fernando Martín, jugadores y directivos estarán expuestos ante el veredicto de los aficionados.


Días difíciles para los aficionados del Fuenlabrada. Tras la lacerante caída en Tenerife, llegó la certeza: después de una década codeándose con los grandes con un presupuesto pequeño, el orgulloso Fuenla deberá volver a la LEB Oro. El dolor de ya no ser ACB. Lamentablemente, el descenso se veía venir desde hace tiempo, y por ello casi que no tomó por sorpresa a nadie. Ya estaba entre medio asumido y medio digerido. Esto es deporte, se puede ganar o perder, y si bien conviene relativizar el golpe, desdramatizarlo, porque un descenso ‘no es la muerte de nadie’, también hay que comprender el enfado, o la bronca, del aficionado.

Y es que el baloncesto despierta pasiones. Es más, sin esa pasión, no existiría el deporte profesional, no existiría el Fuenlabrada como tal. Si reflexionamos un poco, nadie en su sano juicio perdería tiempo, salud y dinero por ver a unos tipos metiendo canastas. Pero esa pasión por el juego, por la ciudad, por compartir buenos ratos con amigos y conocidos, te arrastra a ir a ver al Fuenla, haciéndose una costumbre casi impostergable los días de partido. En otras palabras, que ir al Fernando Martín engancha, y cuando te das cuenta, estás enviciado.

Lo mismo le ocurre a los seguidores de otros equipos, sobre todo de los humildes, porque no vamos a engañarnos: nadie se hace hincha del Fuenlabrada para celebrar una Euroliga, y ni siquiera para soñar con alzar una Liga ACB (sí, que lo de Manresa del 98 existió, pero reconozcamos hoy, una proeza como aquella, sería mucho más improbable). El que se hace del Fuenla sabe que su convicción no pasa por coleccionar títulos, que ser del Fuenla implica alternar grandes alegrías y también saber aguantar los sinsabores, que son muchos cuando se suele pelear en inferioridad de condiciones.

Entonces, si al Montakit algún año le iba a tocar bajar, ¿por qué tanto disgusto entre los aficionados? Aquí generalizaré, con lo cual ya estoy siendo injusto y pido disculpas de antemano, pero estos días he estado escuchando a muchos simpatizantes, y en casi todos noté lo mismo: el problema no es descender, el problema es cómo se desciende. Curioso, porque la supuesta irracionalidad del forofo con la bufanda colgada al cuello parece ser superada por un grado de madurez que prioriza el fondo a un resultado, que el hincha, sabedor de las limitaciones económicas, quiere al club por encima de la categoría en la que esté. Que la cuestión no es si se es ACB o se es LEB, es qué se es, a qué se aspira.

El seguidor, fiel, lleva tres años y medio de frustraciones, período donde las alegrías cada vez escasean más, y donde las derrotas se reproducen como Gremlins, viendo un incesante desfile de jugadores y entrenadores que 'no tenían el carácter Fuenlabrada' necesario para mantenerse en el club. En la presente campaña, donde el curso se torció en la primera curva con un equipo donde el todo fue mucho menos que la suma de las partes, la parroquia fuenlabreña estuvo a la altura en todo momento: animó, viajó, tuvo paciencia (mucha paciencia) y hasta aplaudió a los jugadores luego de la dura derrota en casa ante la Penya.

Pero entre tanta pasión también hay lugar para el análisis, y el aficionado echa humo porque año tras año ve como le cuesta más identificarse con lo que ve en la pista, porque tiene la sensación que cada vez se va a peor. Y esto es otra de las claves del momento actual: muchos prefieren dar un paso atrás a seguir una temporada más dando tumbos en la ACB. ¿Qué? ¿Estamos locos? Los seguidores que supuestamente siempre barren para casa, los que siempre ven a los rivales como monstruos que vienen a quitarte lo que es tuyo, los que observan de reojo a los árbitros como sospechosos habituales al servicio de los poderosos, los que creen que el Fuenlabrada es una parte importante de sus vidas, resulta que ahora consideran hasta beneficioso hundirse en los lodos de la LEB Oro, que lo único que tiene de ‘oro’ es el nombre.

Puede que muchos peñistas, abonados o aficionados prefieran ‘bancarse’ un descenso con tal que esa pérdida de categoría sacuda las estructuras del club para una regeneración a mejor, que otro año más así, cambiando entrenadores y jugadores como quien le da al ‘F5’ del teclado, puede resultar lisa y llanamente insoportable. Sí, los cambios también podrían darse permaneciendo en la ACB, pero muchos esta opción ya la descartan por experiencias recientes. 

Vale aclarar que en el club también hay muchas cosas que se hacen bien, y muy bien (el equipo lleva una década en la ACB; el trabajo de cantera; el gabinete de comunicación; a las peñas se les da mucha participación; el club se vuelca en numerosas iniciativas sociales; etcétera), pero en lo deportivo hace falta un shock que altere la tendencia actual, la cual puede verse reflejada en la menor afluencia al Fernando Martín en las últimas temporadas, en la pérdida de calor del pabellón, o en la menor conexión entre el equipo y la grada.

Además, se recuerda la experiencia de 2004, cuando el hecho de bajar generó un efecto muy positivo en el club, constituyéndose un firme proyecto que enganchó a mucha más gente, con jugadores comprometidos y una ilusión desbordante. En definitiva, volver a las fuentes, con más o menos dinero, pero con una gestión de la que los aficionados se sientan orgullosos.

El domingo toca la despedida de la ACB, ante el Valencia y en el Fernando Martín. Volviendo a lo comentado tras la derrota ante el Joventut, a veces el destino parece estar escrito por un guionista con ganas de provocar, porque los jugadores del Montakit estarán expuestos ante los que les animaron durante todo el año. Del domingo se podrán extraer muchas conclusiones.

En realidad, todos tendrán que rendir cuentas, jugadores y directivos, que aunque los aficionados no puedan ejercer el derecho a voto al tratarse de una Sociedad Anónima Deportiva, sí son parte fundamental de una institución que representa como pocas a la ciudad, y que es financiada en gran parte con los impuestos de sus vecinos. Justo coincide con una jornada electoral, y en el pabellón de todos los fuenlabreños, los aficionados darán su veredicto en forma de cánticos, aplausos, silbatinas, abucheos y ovaciones, porque es cierto: los hinchas no meten canastas ni generan grandes ingresos por taquilla, pero ¿qué sentido tendría un club como el Fuenlabrada sin su gente? 

El seguidor está golpeado, y tiene ganas de manifestarse. Y cuando pasa esto a veces se dicen cosas que duelen, pero es entendible, porque demuestra que al menos le interesa la suerte del club. Lo mismo ocurre con los que opinamos desde fuera. Tal vez lo más cómodo, lo 'más recomendable' sea no meterse, llamarse a silencio, pero hay momentos en que es mejor sacar lo que hay dentro y no 'pasar de todo', comprometerse arriesgando la 'zona de confort'. Hablando se entiende la gente. La cuestión es que siempre sea dentro de un marco de mínimo respeto. 

Como se canta en las canchas futboleras: “pasan los años, pasan los jugadores, pasan los directivos, la hinchada sigue acá”. Los aficionados quieren ser escuchados, el mínimo consuelo tras un descenso que no merecían.


PD: Querido aficionado, si llegaste leyendo hasta aquí, si superaste este 'ladrillo' catártico, no hay dudas: eres del Fuenla. No estamos solos.

14 comentarios:

Carlos Sacristán dijo...

Grande como siempre!!! Muy acertada la reflexión en términos generales al menos. Ahora lo próximo hacer entrevistas a aficionados para ver que opinan de la gestión o de cómo se descendió

Sergio dijo...

Eres grande Ezequiel, y como diria Julio Iglesias... ¡¡¡Y LO SABES!!!, Totalmente de acuerdo con lo escrito en el articulo,los jugadores pasan, los directivos tambien, pero ser hincha de un equipo es para toda la vida. No hace falta bajar a Leb oro para hacer un cambio de arriba a abajo, se puede barrer y fregar igualmente estando en Acb y el suelo va a quedar igual de limpio.Un saludo

Raúl Garrido dijo...

Grandísimo artículo de opinión. Plasma a la perfección el sentir de muchos

Christian Nieto dijo...

Maravilloso...

julio dijo...

En estos momentos dificiles para todos has conseguido describir la situación con la objetividad que te caracteriza y la serenidad con la que se debe afrontar el problema que tenemos. Gracias Ezequiel

Paco Barroso dijo...

Palabra x palabra, no se podría describir mejor lo que es el sentimiento Fuenla. Levantarse y seguir adelante SIEMPRE. Enorme

José Luis Bustos dijo...

Gran reflexión del sentir de gran parte de la afición de nuestra parroquia, o por lo menos a mi entender de los que seguiremos fieles aunque desciendan a LEB. Ojalá volvamos a rescatar nuestro ADN y ser lo que de verdad somos y no esta triste caricatura. Buen trabajo

JavierRodman dijo...

Grande como siempre, crack

Generosa dijo...

Genial como siempre,sabes trasmitir los sentimientos de los aficionados

civosarep dijo...

Muy bueno el articulo, pero quisiera poner un matiz a una cosa.
La última vez que se bajo, fue con 13 victorias y ganando en los dos ultimos partidos a Unicaja y Real Madrid en fin dandolo todo y con personas que creian en este equipo y ahora se ha bajado de otra manera muy diferente. No creo que al Sr. Presidente se le ocurra hacer un llamamiento a la gente para apoyar al equipo.

Pepe Fuenla dijo...

Has expresado claramente el sentir del aficionado. Muy bueno.

Ezequiel Costa dijo...

Muy amables. Gracias a todos.

Civosarep, tienes razón. El contexto es diferente, y por eso ahora la directiva tendrá un responsabilidad mayor, porque aquella vez e Fuenla parecía víctima de la mala suerte, en cambio ahora hay unanimidad en que el descenso es inobjetable (8 triunfos en 33 partidos). Además aquella vez estaban Salva Guardia, Solana, la vuelta de Ferran, donde recaía todo el peso del vestuario... Ahora habrá que tener muy clara la línea a seguir.
Saludos,

Anónimo dijo...

Buenos periodistas como tu describiendo y escribiendo el sentir del aficionado, es hacer equipo con ADN fuenlabrada.
Ademas de expresar el sentir del aficionado, me gustaria saber tu opinion personal. ;D

Ezequiel Costa dijo...

Gracias 'Anónimo'. Mi opinión puedes encontrarla en este mismo artículo y en las últimas crónicas de esta misma temporada. Saludos,
http://area18deportes.blogspot.com.es/search/label/Cr%C3%B3nicas%20Baloncesto%20Fuenlabrada