24 may. 2015

Despedida entre aplausos, bombos y silencios

Fuenlabrada 64 - Valencia 87. Triste adiós del Montakit, inerte en casa ante un cuadro taronja que jugó a voluntad. La afición respaldó al equipo, cada uno a su manera y sin gritos contra el presidente, ausente en el pabellón. Carles Durán: "El primer y el tercer cuarto, claves"Jesús Sala"Ha habido poco tiempo para arreglarlo. Tengo un año más de contrato aquí".



“Ya ha terminado, y puedo decir que ‘por fin’, porque ha sido una temporada muy dura. El de hoy ha sido el partido más duro de mí carrera”. La frase, postpartido, fue pronunciada por Javi Vega, casi como un desahogo ante la presión y el agobio que significó la presente campaña para los integrantes de una plantilla que, además de no dar la talla en la pista, sufrieron mucho fuera de ella. Con el descenso matemático de una semana atrás, hoy en el Fernando Martín los jugadores tenían la posibilidad de despedirse con una muestra de amor propio ante su público. Pero ni esa alegría, porque si las piernas ya pesaban como nunca, si levantar los brazos costaba más de la cuenta y si algunas cabezas ya estaban ausentes, la esperanza de acabar con un triunfo duró lo que el Valencia tardó en darse cuenta que hoy, jugando en ‘modo seguro’, sin arriesgar lesiones y dosificando esfuerzos, ganaría caminando. Encima los taronja son un equipazo y necesitaban sellar su quinta plaza, así que el ambiente del pabellón fue un tanto extraño, con un encuentro resuelto desde el tercer minuto, sin tensión y donde lo que acontecía fuera de la pista a veces creaba más interés que lo que ocurría dentro, como si la curiosidad pasaba por ver qué jugador era aplaudido, cual silbado, ovacionado… lo mismo que cada peña o aficionado, a su manera, se expresó.

Por ejemplo, hubo grupos de aficionados, como la Peña El Naranjo, que estuvieron alentando con sus bombos a tope, apoyando al equipo de forma incondicional, mientras que en el otro extremo se situó la Peña Fuenlabrada Blues, que realizó una especie de ‘huelga de animación’, sentados y en silencio absoluto en una medida inédita que fue muy comentada durante el partido porque, gusten o no, su presencia nunca pasa desapercibida. Tampoco pueden obviarse las palabras que anteayer vertió Francesc Solana, mito del club, en Onda Fuenlabrada, sobre, según su opinión, la consecuencia de la falta de fe por parte de la afición en el equipo y la influencia en el devenir de la temporada. Entre medias, hubo opiniones para todos los gustos, como debe ser en una afición plural, madura y con criterio propio.

Andy Panko, en su último partido en Fuenlabrada (Foto: Alba Pacheco / EnCancha)

Asimismo, el presidente, José Quintana, como en la derrota ante Unicaja, no asistió al pabellón (puede que por la jornada electoral). Consumada la peor campaña en 18 años (temporada 1996/97), se espera que en breve las autoridades del club se manifiesten públicamente en algún medio. No ocurrió en ocasión de la destitución de Luis Casimiro, tampoco en la presentación de Hugo López, ni en su posterior cese, ni en la contratación de Jesús Sala, ni en el corte por ‘expediente disciplinario’ de Steve Burtt, ni cuando el descenso amenazaba, ni cuando el descenso se produjo. Ahora, la temporada terminó, y aunque los clubes y la ACB sigan 'disputando partidos' en los despachos, puede que sea ‘prudente’ ya romper el silencio, porque si la directiva se mantiene sin voz, en lugar de aquietar las aguas, podría generar más controversia, ansiedad e incertidumbre entre una masa social que sigue fracturándose en posiciones un tanto enconadas. Parece ser que, o eres ‘pro’, o eres ‘contra’, cuando ambas posturas extremas podrían comenzar a acercarse si se les buscaran los numerosos puntos en común, que los hay y muchos, siendo el primero de ellos que todos quieren lo mejor para el Baloncesto Fuenlabrada. La certeza es que de forma inminente algún directivo saldrá a explicar la situación y el plan futuro de la entidad.

La gente está tan susceptible que, al no ver al ‘speaker’ habitual, Felipe Galán, muchos comenzaron a conjeturar que era por el episodio de hace dos semanas ante la Penya, cuando se subió la música a tope al final para acallar a los inconformistas. Nada más lejos de la realidad, porque el propio Felipe comentó en su perfil de Twitter que no asistiría al partido al ser elegido como presidente de una mesa electoral (además, de tampoco tener nada que ver con la súbita subida de volumen). Pero sirve como ejemplo de cómo están los ánimos. Cualquier detalle menor, ante la falta de información, puede ser malinterpretado, generándose aún más confusión. 

Luke Harangody, 18 puntos entre mates y triples (Foto: Alba Pacheco / EnCancha)

Respecto al choque, un inicio ‘amanresado’, es decir, 0-11 abajo, recordó porqué el Fuenla está donde está. Como detalle, Andy Panko fue el primero en ser aplaudido por la grada cuando dejó su sitio a Rolands Smits en un primer cuarto que acabó con ventaja visitante (13-19). En realidad, el Valencia ganó el partido de punta a punta, imponiéndose en los cuatro períodos.

Con el joven letón, Jorge Sanz y Javi Vega en pista, el Montakit llegó a ponerse a sólo cuatro puntos (20-24). Pero el espejismo se esfumó cuando los de Carles Durán apretaron un poco, administrando sus rentas a voluntad (32-42 al descanso).

Allí comenzó un nuevo suplicio, con tibios pitos en el pabellón, muy por debajo del retumbar de los bombos (tal vez estos sonaron como siempre, la diferencia es que toda la afición estaba más silenciosa que de costumbre, además de presentarse la menor concurrencia de la temporada). 

La brecha en el marcador y en el juego era tal que algunos aficionados hasta aplaudían socarronamente los triples valencianistas, y hasta el conjunto visitante tuvo piedad de su rival caído, y en la última posesión prefirió no atacar y dejar que transcurrieran los 24 segundos, aún cuando al sonar la bocina quedaban dos segundos más, interrupción que aprovechó Jesús Sala para tener el buen detalle de quitar a Panko de la pista para que, yéndose hacia el banquillo, el ‘7’ reciba una gran y merecida ovación del respetable.

El triste final dejó aplausos para los jugadores (situación que, tratándose de un descenso, sólo puede explicarse en contados equipos), y la sensación de que será un verano muy largo, aunque no tan largo como fue la presente e interminable temporada.

Branko Cvetkovic, uno de los temporeros que sí ha funcionado (Foto: Alba Pacheco / EnCancha)

 Apuntes

El Fuenlabrada desciende a LEB Oro, finalizando último en la clasificación con 8 victorias en 34 partidos, a tres de la salvación (Manresa). El GBC, con diez triunfos, también desciende (o descendería, o podría descender, o tal vez, en una de esas, podría darse el caso que el Burgos, o el Breogán, o el Ourense, o un actual equipo ACB con problemas económicos, o…. oh, sí, yo también estoy cada vez menos ilusionado con la Liga Endesa).

El equipo de Jesús Sala cierra la temporada con su cuarta caída consecutiva. Las dos últimas, han sido las más abultadas del curso (-25 y -23).

Andy Panko, a sus 37 años, finaliza la fase regular como MVP y máximo anotador de la Liga Endesa. Ante el Valencia registró 3 de valoración, igualando su peor cifra en este apartado en sus 67 encuentros con el Fuenlabrada.

Andy Panko, el más ovacionado del equipo en su despedida (Foto: Fran Martínez / ACB Photo)

 Ficha técnica

Baloncesto Fuenlabrada 64 (13+16+12+23): Alberto Díaz (6), Andrés Miso (0), Andy Panko (14), Daniel Clark (7) y Moussa Diagne (4) -quinteto inicial-. También jugaron Dani Pérez (3), Javi Vega (13), Branko Cvetkovic (12), Jeleel Akindele (1), Jorge Sanz (0) y Rolands Smits (4). Entrenador: Jesús Sala. No utilizado: Josh Mayo.

Valencia Basket 87 (19+23+20+25): Sam Van Rossom 108), Rafa Martínez (8), Romain Sato (8), Kresimir Loncar (9) y Pablo Aguilar (5) -quinteto inicial-. También jugaron Pau Ribas (8), Nemanja Nedovic (3), Serhiy Lishchuk (7), Vladimir Lucic (3), Guillem Vives (6), Luke Harangody (18) y Bojan Dubljevic (2). Entrenador. Carles Durán.

Estadísticas ACB.com

Árbitros: Daniel Hierrezuelo Navas, José Ramón García Ortiz y Andrés Fernández Sánchez. Sin eliminados por faltas personales.

Incidencias: Pabellón Fernando Martín. 3.126 espectadores. Jornada 34 de la Liga Endesa.


La despedida de la ACB (Foto: Fran Martínez / ACB Photo)



·         Sala de prensa 

Carles Durán, entrenador del Valencia Basket

Valoración del partido
“Contento por la victoria, por la posición que al final hemos tenido en la liga regular, que es la queríamos debido a la situación de la última jornada. El primer y el tercer cuarto han marcado mucho. Teníamos claro que teníamos que empezar muy bien, que el Fuenlabrada no tuviera esa ilusión de ganar su último partido en casa. El partido no ha sido muy vistoso, pero es normal por las circunstancias. Lo importante para nosotros hoy es que nadie se hiciera daño, y lo hemos conseguido. Desearle lo mejor a Fuenlabrada”.


Carles Durán, en el Fernando Martín (Foto: Alba Pacheco / EnCancha)



Jesús Sala, entrenador del Fuenlabrada

Valoración del partido
“Felicitar al Valencia Basket y sobre todo a su entrenador, Carles Durán, que ha tenido unan semanas complicadas por el fallecimiento su padre. Nunca es sencillo. A partir de ahí, se ha visto desde el principio del partido a un Valencia Basket muy enchufado que se estaba jugando el quinto puesto. No nos han dado opción. Han jugado con mucha intensidad defensiva, y no hemos estado acertados en ataque. A ratos ha sido un querer y no poder, y a ratos bajar un poco los brazos. Lo que ha sido un poco la temporada. Poco que decir. No ha sido un buen partido de baloncesto. Siendo la despedida ante nuestro público, creo que todos pudimos haber hecho más”.

Actitud de los jugadores
“No hemos estado al nivel que requería el partido. Sin más. Hay jugadores que en todo momento lo intentan y no son capaces, y hay jugadores que no lo intentan. Hay que hacer un análisis profundo de la temporada. A los jugadores, antes del partido, les he recordado que había que tener profesionalidad. Muchos de estos jugadores no van a estar en el equipo el año que viene, y yo les he intentado ayudar. En muchos casos, este va a ser el último recuerdo que se van a llevar ellos de este pabellón”.

¿Qué le faltó al equipo?
“Realmente, tiempo. Cuando cogemos al equipo hace siete jornadas, había que ganar cinco. No era sencillo. En los primeros tres partidos hubo un cambio de cara del equipo, además de la llegada de Jorge (Sanz), un jugador que nos da mucha energía. A partir de ahí, donde llevamos un año muy negativo, y que el equipo tiene mucha debilidad, en la primera china que nos encontramos en el camino, que en este caso fue en Manresa, el castillo de naipes se cae. Hoy Manresa se ha salvado ganando al Real Madrid, y aquel día se vio que era un equipo que quería salvarse. Ese fue el primer mazazo. Después, el partido de la Penya aquí en casa nos hace daño, porque llevábamos controlado y al final lo perdemos por errores nuestros. Es la consecuencia de todos los partidos que ha habido durante toda la temporada. Es muy difícil. Ha habido poco tiempo para arreglarlo, aunque lo hemos intentado”.

Continuidad en el club
“Del futuro empezaremos a pensar mañana. De las situaciones negativas se aprende si uno es capaz de hacer autocrítica. A partir de mañana hablaremos del futuro. Yo tengo un año más de contrato con Fuenlabrada, y estaré en el puesto que me pidan, a no ser que tomen la decisión de que yo no esté, obviamente”.


Jesús Sala dirigió los últimos siete partidos de la temporada (Foto: Fran Martínez / ACB Photo)


Valoraciones postpartido:
Javi Vega
Moussa Diagne, Josh Mayo y Pablo Aguilar



Galería de fotos: 
Alba Pacheco / EnCancha


Alberto Díaz y Dani Pérez (Foto: Alba Pacheco / EnCancha)

Javi Vega, otro de los jugadores aplaudidos (Foto: Fran Martínez / ACB Photo)


Resumen ACB.com

No hay comentarios: