15 abr. 2015

Jesús Sala: "Creemos y estamos convencidos de que con trabajo vamos a sacar victorias”

El flamante entrenador del Baloncesto Fuenlabrada, que debutó en la ACB el domingo pasado ante Gran Canaria, confía en que el equipo pueda revertir la crítica situación en las seis jornadas que restan, comenzando por la próxima visita al Gipuzkoa. "Entiendo que después de un año tan duro haya aficionados con dudas, pero no vamos a bajar los brazos", señaló el técnico.


Jesús Sala Naranjo (Carabanchel, 1977) debutó el pasado domingo como primer entrenador en la ACB, en la derrota de su equipo, el Baloncesto Fuenlabrada, ante el Gran Canaria. Tras once años haciendo historia en el Clavijo de Logroño, el técnico madrileño llegó al Montakit en enero de este año para ser segundo de Hugo López, destituido hace dos semanas ante la crítica situación del equipo, último clasificado de la Liga Endesa. Con seis partidos por delante, y a dos triunfos del Manresa y del Sevilla, conversamos con Jesús Sala ante la difícil empresa de un equipo que el próximo domingo está obligado a ganar en San Sebastián si quiere mantener sus aspiraciones de permanencia. Transmitiendo seguridad. templanza y optimismo, el coach carabanchelero pasa revista de sus primeros días al frente del Fuenlabrada.


  • Jesús Sala en frases

Debut: “Las sensaciones son buenas a nivel de trabajo y de esfuerzo. La mayoría de los jugadores está en buen nivel. Lo que habíamos trabajado en defensa nos ha salido. Es cierto que el equipo tiene cierta ansiedad en ataque. Nos falta un poco de paciencia en algunas acciones de tiro”

Lesión de Dani Pérez: “No contamos con él (para San Sebastián). No tiene ninguna lesión grave. Más que nada es la contusión. Tiene un golpe, un pequeño edema óseo que le genera líquido en el hueso, le genera dolor”

Fichaje ante la salida de Steve Burtt: “Hemos perdido a nuestro segundo máximo anotador y no es fácil encontrar a un jugador de esa calidad es este momento. El club está sondeando opciones. Ojalá podamos incorporar a alguien antes de este partido, pero lo más importante es que estén los que estén, tenemos que seguir trabajando”

Labor de Armando Gómez: “Siempre me ha gustado pensar que los entrenadores inteligentes intentan tener a su lado a los mejores entrenadores posibles. Cuando se me pide coger el equipo, se me pregunta por cómo veo yo la posibilidad de que se incorpore Armando como entrenador ayudante del primer equipo. Lo conozco ya desde hace bastantes años. Armado es un entrenador de un nivel altísimo. Cuanto mejores sean mis ayudantes, mejor voy a ser yo. Que el nivel de exigencia de Armando sea alto, hace que el mío tenga que subir, y eso para todos es una ventaja”

Duplicidad de Armando Gómez con el Viten Getafe: “En caso de coincidencia de horarios, tendremos que contar con él en el partido de ACB”

“Llevo bastantes años de relación con el Fuenlabrada. Yo soy de Madrid, y cada vez que acababa una temporada con el Clavijo en Logroño, venía a mi casa en Madrid y me gustaba ver el trabajo de post-temporada del Fuenlabrada. He ido acercándome cada vez más al club al ver ese trabajo después de la liga regular. Los objetivos, la ideología y los deseos del Fuenlabrada coinciden plenamente con mi pensamiento como entrenador y con lo que a mí me gusta desarrollar. La sintonía que tenemos es total”

“Yo desde fuera, como aficionado, siempre he visto al Fuenlabrada como un equipo guerrillero, un equipo luchador, un equipo que nunca bajaba los brazos y que no daba nunca un partido por perdido. Es la idea y la filosofía que tenemos que transmitir. El Fuenlabrada tiene que ser un equipo al que le ganen, no que se deje ganar, no que baje los brazos cuando se vea abajo en el marcador. Tenemos un partido decisivo contra San Sebastián, y no les vamos a conceder ni una pizca de ventaja”

“Lo único que le podemos vender al aficionado es que no vamos a bajar los brazos, y que nosotros creemos, que al final es lo más importante. Claro que entiendo que después de un año tan duro haya aficionados que tengan dudas, pero creemos y estamos convencidos de que con trabajo vamos a sacar victorias”


Jesús Sala, en su debut como primer entrenador ACB (Foto: Fran Martínez / ACB Photo)

  • Entrevista

¿Qué conclusiones sacas en frío del partido ante el Gran Canaria?

Es cierto que en vivo a se tienen a veces sensaciones diferentes a cuando se ve el partido luego en vídeo. Las sensaciones son buenas a nivel de trabajo y a nivel de esfuerzo. El equipo, la mayoría de los jugadores, está en buen nivel. Lo que habíamos trabajado a nivel defensivo nos ha salido, como parar situaciones de anotación de Kuric, que no nos hicieran canastas de contraataque o el tema de las alternancias defensivas. Sobre todo la sensación que más me queda después de volver a ver el partido, y que me lo preguntaron en rueda de prensa, es que sí es cierto que el equipo tiene cierta ansiedad en ataque. Nos falta un poco de paciencia en algunas acciones de tiro, y esas situaciones hacen que en tiros cómodos, cuando hay un poquito más de tensión, parece que se cierra más el aro. Esto es lo que hemos analizado esta semana y que estamos intentando cambiar, seguir impulsando al equipo desde el trabajo defensivo, pero intentarnos liberar más a nivel ofensivo.

¿Cómo se trabaja para reducir esa ansiedad?

La clave, que es lo que estamos trabajando toda la semana, es que el jugador no tenga que pensar mucho mientras está jugando, a nivel ofensivo sobre todo, porque a nivel defensivo casi todas las acciones son de esfuerzo. A nivel ofensivo hay que tener dominio de los movimientos, dominio de los espacios, de las situaciones de juego, para no tener que pensar, y que cuando llegan los tiros sean más automáticos. En algún momento del partido, realmente, creo que no hemos tenido la sensación de saber si era un buen tiro o un mal tiro. Por eso esta semana estamos insistiendo esta semana en saber dónde queremos sacar las ventajas, en qué situaciones hay que buscar esos puntos, y sobre todo, en volver a insistir en la importancia de nuestro trabajo defensivo, en que si dominamos el rebote defensivo, nos dará la opción de anotar más en contraataque y en transición. Echamos de menos esos puntos rápidos que no llegan tanto del baloncesto sino del talento individual de los jugadores.

¿Cómo está Dani Pérez del tobillo, y si puede llegar al domingo?

En principio, no contamos con él. No tiene ninguna lesión grave. Más que nada es la contusión. Tiene un golpe, un pequeño edema óseo que le genera líquido en el hueso, le genera dolor. No te diría al 100%, pero sí al 99% que estaría descartado para el domingo, intentando recuperarlo para la próxima semana.

Habrá que arreglarse con los recursos que hay, algo a lo que estarás más que acostumbrado después de tus once años en el Clavijo de La Rioja…

Sí, está claro que, más que un problema, es una circunstancia a la que nos tenemos que adaptar. Habíamos trabajado toda la semana para recuperar a Dani, que él recuperara sensaciones, y sin hacer un partido brillante, él ha dirigido bien al equipo durante muchos minutos, tomando buenas decisiones. Quizás lo más importante ahora es que no pierda esa confianza que había ganado la semana pasada. La recuperación médica va a ser rápida, y tenemos que conseguir que su incorporación otra vez al equipo también vuelva a ser rápida. Para ese partido tenemos a Josh Mayo, con quien tenemos la opción de hacer el combo en el ‘2’. Esta semana lo tendremos que usar más en el ‘1’ sin olvidar esa otra faceta.


Jesús Sala, entre Armando Gómez y Fran Hernández (Foto: Alba Pacheco / EnCancha)

¿Qué sensaciones previas respecto al partido en San Sebastián? Como en cada previa de los últimos partidos, si el Fuenlabrada gana, el equipo se liberaría para lo que falta, pero que si se pierde, el equipo se acercaría a la cornisa. Hay mucho en juego.

Lo resumimos en la rueda de prensa post-partido: para nosotros es nuestra final de la Eurocup, haciendo un pequeño guiño al Gran Canaria. Todos tenemos que tener la conciencia de la importancia de este partido. Evidentemente, no es un partido decisivo al 200%, es decir, la derrota no implica el descenso matemático, pero si que nos pondría en una situación muy complicada. Todo esto nos tiene que ayudar a llegar al partido con esa responsabilidad. No hay que guardarse ningún esfuerzo pensando en el siguiente cuarto o en el siguiente partido. En este tipo de partidos no hay segundas partes. Hay que trabajar cada segundo y cada acción pensando que es la última, y dejarnos todo. Creo que los jugadores lo están entendiendo. Es el mensaje que estamos intentando transmitirles esta semana. Sí te puedo decir que mi sensación ahora mismo, después del último entrenamiento, donde se han trabajado con mucha intensidad, es que lo están entendiendo.

¿Qué destacarías del Gipuzkoa de Jaume Ponsarnau, que también lucha por la permanencia después cuatro derrotas seguidas?

Si para nosotros es decisivo, para ellos no lo es tanto, pero sí es muy importante. Ellos después de una primera vuelta y de un inicio de la segunda vuelta más o menos cómodo a nivel de resultados, en esta parte final de la temporada no están teniendo esas victorias que les hagan no tener que pensar en el descenso. Esta semana con el añadido de la marcha de Taquan Dean. Sí que es cierto que acaban de incorporar a Abercrombie, pero es un jugador que llega ayer y no tiene adaptación. Han perdido a su referente anotador, a su máximo anotador, su mejor amenaza exterior. Ellos tienen que hacer readaptación, y si nosotros al partido no llegamos en nuestro mejor momento, ellos tampoco. Nosotros vamos a tener que controlar nuestra ansiedad, pero sabemos que si somos capaces de competirle y llegamos al último cuarto con el partido abierto, estando arriba, vamos a trasladarles a ellos esa presión y esa responsabilidad. Ellos son un equipo mucho más rodado que nosotros, pero esa presión también les llega. Tenemos que conseguir lo que prácticamente conseguimos contra el Gran Canaria, que a falta de cuatro o cinco minutos, estábamos a dos o tres puntos de ellos. Si en San Sebastián, en lugar de estar abajo estamos dos o tres arriba, es evidente que no se encaran igual los últimos minutos cuando uno está arriba en el marcador.

Taquan Dean se marcha del GBC y enseguida fichan a un recambio como el neozelandés Thomas) Abercrombie. La semana pasada el Fuenlabrada rescindió el contrato de Steve Burtt. ¿Se ha planteado incorporar a un sustituto?

Es cierto que es una decisión más de club, de dirección deportiva. Cuando a mí me solicitan que me haga cargo del equipo hasta final de temporada, se me dice que el club está en el mercado, que se están sondeando opciones. Lo único es que es evidente que un jugador decisivo a estas alturas de la temporada, es muy difícil de incorporar. Nosotros hemos perdido a nuestro segundo máximo anotador y no es fácil encontrar a un jugador de esa calidad es este momento porque están todos en funcionamiento en otros equipos. El club está sondeando las opciones que tiene para reforzarnos aunque sea con un jugador no tan importante, pero sí que pueda ayudar en la rotación. Ojalá podamos incorporar a alguien antes de este partido, pero lo más importante es que estén los que estén, tenemos que seguir trabajando. Nosotros no nos podemos para a pensar en que se fue Steve o en que va a venir algún jugador, sino que tenemos que centrarnos en preparar el partido con lo que tenemos. Yo a día de hoy, en el trabajo previo con Armando (Gómez) y con Fran (Hernández), como en el trabajo con la plantilla en los entrenamientos, contamos con los once jugadores de que ahora mismo disponemos, e intentamos subir a entrenar a jugadores del equipo de LEB Plata, del Viten Getafe, que nos pueden ayudar. De momento lo está haciendo Bouba (Moungoro), pero puede que se incorpore algún jugador más.

Para cerrar el tema de Steve Burtt, ¿el club te consultó tu opinión previamente a la decisión de prescindir de él?

No, a mí no me consultan. Tampoco soy nadie para que me consulten. A la vez que se me comunica el cese de Hugo (López) y se me pide que se haga cargo del equipo, se me comunica también que Steve está apartado del equipo pendiente de un expediente disciplinario. En ese impasse, de dos o tres días, se me comunica que después de una reunión con su representante se había llegado a un acuerdo de rescindir el contrato. En ese período de tiempo, en ningún momento hablamos de esa situación porque es un tema extradeportivo porque no depende de los entrenadores, sino que depende del club y de su imagen.


Jesús Sala, en su primer partido como segundo de Hugo López, en Valencia (Foto: M.Á. Polo / ACB Photo)

El domingo agradeciste públicamente el trabajo de Armando Gómez y de Fran Hernández. ¿Qué te están aportando en el trabajo diario?

Siempre me ha gustado pensar que los entrenadores inteligentes intentan tener a su lado a los mejores entrenadores posibles. En este caso, cuando se me pide coger el equipo, se me pregunta por cómo veo yo la posibilidad de que se incorpore Armando como entrenador ayudante del primer equipo. Lo conozco ya desde hace bastantes años. He venido a verle trabajar en muchas post-temporadas del Fuenlabrada. Armado es un entrenador de un nivel altísimo, muy preparado, que encima vive el club y siente el club, donde lleva trabajando muchos años. Para mí es una gran ventaja poder contar con él. Cuanto mejores sean mis ayudantes, mejor voy a ser yo. Que el nivel de exigencia de Armando sea alto, hace que el mío tenga que subir, y eso para todos es una ventaja. Hay que sacar el máximo partido de los recursos humanos que tenemos. De momento yo tengo la suerte de poder contar con Armando y con Fran. Como entrenador, mi máxima aspiración es tener siempre a los entrenadores más preparados a mi lado.

Armando Gómez estará compaginando ser el segundo técnico del primer equipo con su función de primero en el Viten Getafe. El sábado 25 de abril el Fuenlabrada recibirá al Baskonia y el filial visitará al Canarias. ¿En qué partido estará Armando?

Es evidente que cuando se decide que Armando se incorpore al primer equipo, no se quiere descuidar al Getafe, al equipo filial, porque es un trabajo muy importante el que se está haciendo es ese equipo. Se está trabajando con jugadores jóvenes que van a ser el futuro del club, y no se tiene que interrumpir ese trabajo. Ahí tiene que hacer ese pequeño esfuerzo. La situación complicada se tendrá dentro de dos fines de semana, pero aunque sea muy importante ese trabajo, la prioridad es el primer equipo. En caso de coincidencia de horarios, tendremos que contar con él en el partido de ACB. Yo sé que a Armando le va a doler, que le va a costar perderse el partido del Getafe, y para eso él está haciendo un trabajo con sus entrenadores ayudantes para que puedan asumir ese papel en ese partido. Será el último partido de la liga regular previo a los playoffs, donde en principio él podrá ser él el que dirija al equipo.

¿Qué representa para ti el Fuenlabrada como club?

Llevo bastantes años de relación con el Fuenlabrada. Antes de hacer una Summer League, yo ya había venido algún verano. Yo soy de Madrid, y cada vez que acababa una temporada con el Clavijo en Logroño, venía a mi casa en Madrid y me gustaba ver el trabajo de post-temporada del Fuenlabrada. He ido acercándome cada vez más al club al ver ese trabajo después de la liga regular que sirve para que los jugadores mejoren. Han sido tres o cuatro veranos, y he compartido con ellos muchas horas viéndoles trabajar. Ese trabajo que se estaba haciendo me gustaba. Fuenlabrada es un club que a nivel económico siempre está en la parte baja de la ACB, y que en las últimas temporadas está apostando por jugadores jóvenes que puedan incorporarse al primer equipo, como ahora tenemos a Moussa Diagne, como Rolands Smits, al que estamos intentando que coja importancia, como hizo la temporada pasada Chema González, que aunque este año me lo llevé cedido a Logroñó, la temporada pasada acabó incorporado en el primer equipo. El Fuenlabrada lo ha cedido para que se vuelva a incorporar. El mismo caso de Jorge Sanz, un jugador que estuvo en el equipo filial y la idea, después de cederlo es que vuelva a club. Ese trabajo es muy importante. Ahora ya llevo tres meses en Fuenlabrada a pleno rendimiento, y los objetivos, la ideología y los deseos del club, coinciden plenamente con mi pensamiento como entrenador y con lo que a mí me gusta desarrollar. Con lo cual, es evidente, que la sintonía que tenemos es total.


Jesús Sala se estrenó ante toda una leyenda Aito García Reneses, del Gran Canaria (Foto: Fran Martínez / ACB)

¿Qué te transmitió la directiva cuando te ofreció el cargo de primer entrenador?

Precisamente volver a esto que estamos hablando. Cuando a mí me dicen que me haga cargo del equipo, ellos son los primeros que me dicen que saben que estamos en una situación complicada. Como entrenador de club, mi deseo es siempre intentar ayudar de la manera en que sea posible, en este caso, haciéndome responsable de la dirección del primer equipo. Lo que se me transmite es que hay que trabajar, que hay que luchar hasta el último momento del último partido para tener opciones de salvarnos. Que es complicado, pero que vamos a luchar hasta el final. Es un deseo que compartimos todos, y en el que creemos, y que hay que hacerlo con los valores que siempre han marcado el club, la historia del Fuenlabrada. Yo desde fuera, como aficionado, siempre he visto al Fuenlabrada como un equipo guerrillero, un equipo luchador, un equipo que nunca bajaba los brazos y que no daba nunca un partido por perdido. Esta es un poco la idea y la filosofía que tenemos que transmitir. El Fuenlabrada tiene que ser un equipo al que le ganen, no que se deje ganar, no que baje los brazos cuando se vea abajo en el marcador. Tenemos un partido decisivo contra San Sebastián, y no les vamos a conceder ni una pizca de ventaja. Si quieren ganarnos, van a tener que trabajar duro. Esos valores son los que tenemos que volver a mostrar en la pista. Esto es lo que vamos a intentar hacer en lo que resta de temporada.

En San Sebastián habrá nuevamente desplazamiento de aficionados del Fuenlabrada, que ahora están un poco cabizbajos. ¿Qué argumentos utilizarías para que ellos crean en la salvación?

Argumentos pocos. No se puede argumentar algo porque la realidad dice que estamos en una situación muy complicada. Sí que podemos transmitir ilusión y deseo. Nosotros no vamos a bajar la cabeza hasta el final. Vamos a luchar, vamos a trabajar. Ahora mismo confiamos en que vamos a ganar en San Sebastián, y que ese va a ser el primer paso de nuestra reacción, que podamos meternos otra vez en esa lucha. Es lo único que le podemos vender al aficionado, que no vamos a bajar los brazos, y que nosotros creemos, que al final es lo más importante. Claro que entiendo que después de un año tan duro haya aficionados que tengan dudas. A lo mejor si yo hubiera estado aquí desde el principio tendría otra visión, pero a lo mejor porque estamos más limpios, creemos y estamos convencidos que con trabajo vamos a sacar victorias. Nuestro máximo objetivo cada día es preparar el equipo para ganar el próximo partido.

Con esta vorágine diaria en la que están inmersos, ¿te ha dado tiempo en echar la vista atrás para repasar tu trayectoria hasta este debuten la ACB? ¿Cómo vives este momento?

Cuando yo era joven no pensaba en que iba a ser entrenador de baloncesto. La vida te va abriendo puertas, y la clave es ir cogiéndolas. La semana pasada me dijo un amigo entrenador que ‘las oportunidades no se eligen; las oportunidades llegan y hay que aprovecharlas’. Mi carrera como entrenador ha sido así. Han ido llegando oportunidades, y he intentado aprovecharlas. En este caso, me ha llegado en un momento de mi vida donde estoy bastante tranquilo, realizado, muy contento por poder pertenecer a un club como el Baloncesto Fuenlabrada. Es evidente que cuando al final te dan la oportunidad, si que uno echa un vistazo atrás y hace un repaso por dónde ha ido pasando. Al final uno se va construyendo, y cada decisión que tomas, y cada experiencia que tienes, va formando tu personalidad y tu forma de ver la vida. Te vas formando como entrenador. Uno tiene que ser agradecido a todas esas experiencias que ha tenido, a todos los clubes por los que ha pasado y te han dado la oportunidad. Incluso es bonito en esta última semana cuando te llegan mensajes, correos o emails de jugadores o de jugadoras que has entrenado cuando ellos eran niños, cuando eran jóvenes, y ves que se alegran mucho porque han ido siguiendo tu trayectoria. Es reconfortante ver que uno ha ido dejando un pequeño rastro con la gente con la que ha compartido cosas, con las que ha entrenado. Me sorprende de chicos que he entrenado hace 20 o 25 años y ahora me mandan un correo, que están muy contentos y que te están siguiendo. Eso es una cosa muy bonita.

Jesús Sala, en la sala de prensa del Fernando Martín (Foto: Lydia Calvo / Fuenlafreak)


El 'Ferguson' del Clavijo, y de Carabanchel
, perfil de Jesús Sala 



No hay comentarios: