12 abr. 2015

Día D, Hora H... Derrota y Hundimiento...

Fuenlabrada 65 - Gran Canaria 76. Quinta caída seguida de un Montakit que, pese a cambiar de nuevo de entrenador, sigue último. Lesión de Dani Pérez. Gritos de "directiva, dimisión". Aito Gª Reneses: "Supimos manejar bien nuestra ansiedad". Jesús Sala: "No vimos aro desde fuera. Tenemos un poco de tensión, y no podemos jugar así. Intentaremos quitarla". 



Era el Día D, la Hora H. Todos los rivales por la permanencia ya habían perdido. Como se preveía. Y el Fuenlabrada, que cerraba la jornada, tenía en su mano dar un golpe sobre la mesa, gritarle a los cuatro vientos ‘ojo que estamos vivos y hoy ganamos’. Como se preveía. El rival: Gran Canaria, ubicado en mitad de tabla, llegaba embriagado por su histórica clasificación a la final de la Eurocup. Como ante Unicaja en la jornada anterior, con el oponente también envuelto en luchas europeas, el ‘factor cansancio’ se presentaba en el papel como una ventaja para el Montakit. Que nadie en las Islas se iba a quejar por perder un partidito allá lejos, en el sur de Madrid. El escenario: el Fernando Martín. ¿Dónde mejor? Encima, con las energías renovadas tras cambiar al jefe del banquillo, buscando ese efecto ‘entrenador nuevo’ que tantas veces se consigue tras agitar el avispero (claro que ese comodín ya se había utilizado en enero con Luis Casimiro, y que cuando se abusa de este recurso los sucesivos ceses no impactan de igual manera). Asimismo, la purga del vestuario había traído aparejada el corte de Steve Burtt quien, sancionado con un "expediente disciplinario", había sido expulsado del club cual oveja negra, en un claro mensaje al público del tipo ‘el que no esté comprometido 100% con la causa, expediente y a su casa’. Mano de hierro. Decisiones. Volantazos. Basta de tonterías para una situación tan grave como extraordinaria, con el equipo colista y jugándose la vida en cada partido. Y ante situaciones extraordinarias, la plantilla, se presuponía, iba a tener también una reacción extraordinaria. Nada de medias tintas o tibiezas. Era ‘ahora o nunca’, o tópico similar.

Y llegó el partido, con la afición, siempre fiel, copando el pabellón, dándole calor y color a un encuentro crucial para el devenir de la temporada. Pero a la hora de la verdad, el rival, que también juega, parece una máquina fría y calculadora que detecta rápidamente la ansiedad en los entusiastas jugadores locales, que parecen saberse la teoría pero que, presos de la tensión, se ven agarrotados, desorientados, apichonados ante la trascendencia del momento. Y pese a la buena actitud de algunos muchachos de camiseta naranja, y pese a contar con Panko jugando a lo Panko, y pese a contar con la re-energizada figura de Moussa Diagne, y con un solidario trabajo colectivo en defensa indispensable para cualquier empresa, pese a todo eso, nada sale como parece. 

Muchos, desde fuera, quieren creer que todo forma parte de una película, y que por más que ‘los malos’ vayan ganando durante todo el partido, al final sucederá algo imprevisto, casi que sobrenatural, para que ‘los buenos’, contra-pronóstico, terminen ganando agónicamente, y todos, jugadores e hinchas, terminen llorando de la emoción, abrazándose entre lágrimas, creyendo que la salvación todavía es posible, soñando con volver a ser lo que se era en el pasado y que parecía que no iba a poder ser más. Pero no. La película es un drama, y la realidad se impone. La lógica también. Y ni el trío arbitral se compadece de la suerte del pobre, y el tobillo de Dani Pérez que dice basta, y todo que parece cebarse con un Fuenla que sigue alejándose cada vez más de su objetivo, en cámara lenta, con el dolor que traen las derrotas que se apilan unas sobre otras derrotas, y que así, amontonándose, van sepultando las buenas intenciones, que están, que existen, pero que no alcanzan para torcer un destino que cada vez se torna más inexorable.


Moussa Diagne fue de los mejores en el Fuenlabrada (Foto: Alba Pacheco / EnCancha)


Puede que lo más recomendable ante la seguidilla de caídas sea enfriarse un poco, tomar distancia y renovar las esperanzas pensando en ganar en San Sebastián. Lo hecho, hecho está y no se podrá cambiar. Y ahora habrá que preguntarse qué puede hacerse para volver al triunfo. Se trata de sumar, y el que no sume o no aporte nada, mejor que se quede a un costado, que se espere seis jornadas más, que ahí sí todos tendremos derecho al pataleo. Pero llegados a este punto, queda claro que al aficionado no se le puede pedir más. Mejor dicho, no se le puede ‘exigir’ más. Ya dio todo lo que tenía. Ya le puso la mejor de las sonrisas a una situación agobiante durante mucho tiempo. Claro que muchos aficionados seguirán animando, aplaudiendo y cantando por el Fuenlabrada, y por eso habrá muchos que viajarán a Donosti a estar con sus jugadores, a emocionarse con las canastas que metan esos muchachos que, hoy por hoy, dan más dolores de cabeza que alegrías. Porque son los propios, los que llevan nuestro escudo, y mientras lo lleven con honor, serán defendidos, y sus penas y alegrías, compartidas. 

Y sobre ellos recae ahora toda la presión de salir de abajo, esa que corroe, que merma el rendimiento hasta de los más fuertes, que salpica a todos, que se expande como una mancha de aceite sin piedad. Porque el Fuenla para salvarse ya no puede apelar al facilismo de decir ‘no pasa nada, seguro que ganamos el próximo partido, y con los ánimos por las nubes, vamos y ganamos otro, y otro, y otro’. No. El tiempo de las cuentas de la lechera ya pasó. Ahora toca apelar a la heroica, al milagro (deportivo), a intentar alcanzar una permanencia que, de lograrse, será recordada entre las grandes gestas del baloncesto vernáculo. 

Por eso, por tener todo en contra a falta de seis jornadas, la salvación del Fuenla ya no es una cuestión de convicciones, sino un acto de fe, y como tal, no se explica. Se cree o no se cree. Y, curiosamente, muchos de los que más creen en la salvación, los que más quieren al club, terminaron el partido ante el Gran Canaria aplaudiendo hacia la pista a casi todos sus jugadores, y girándose luego hacia atrás, buscando las causas de una nueva derrota, del hundimiento de un equipo que, pese a todo, seguirá luchando hasta el final. 


Edy Tavares, más gigante que nunca ante el diminuto Josh Mayo (Foto: Alba Pacheco / EnCancha)

Respecto al partido, el Herbalife comenzó con un 0-7 de parcial, aunque el Montakit, con un Diagne renacido, se metió rápidamente en el choque (9-10). Poco a poco, el equipo pío-pío, muy trabajado tácticamente y con las ideas claras, volvió a escaparse (19-30), situación que provocó el segundo arreón de los dirigidos por el debutante Jesús Sala (30-32). Hasta allí, el Fuenla parecía recuperar sus viejas señas de identidad en defensa, y con Panko y Cvetkovic anotando, se mantenía a flote.

Ya entrados en el tercer cuarto, un triple de Dani Pérez sacudió al pabellón, colocando a uno al Fuenla y recuperando la siguiente posesión (46-47), pero una nueva pérdida (15 en todo el partido) cortó de cuajo la reacción del cuadro naranja, que desde allí comenzó a perder sensaciones ante un Granca que, por el contrario, volvía a hacerse con el ritmo del partido, basándose en un juego coral que, punto a punto, terminó siendo decisivo para llevarse un justo triunfo del Fernando Martín (65-76).


Dani Pérez volvió a jugar, pero luego se lastimaría el tobillo (Foto: Alba Pacheco / EnCancha)


 Apuntes

Andy Panko, 19 puntos (1/6 T3), 11 rebotes y 23 de valoración.

Branko Cvetkovic, 16 puntos y 18 de valoración.

Debut como primer entrenador de Jesús Sala, hasta el lunes pasado, segundo de Hugo López, quien fue despedido tras la derrota ante Unicaja. Asimismo, Armando Gómez ofició de segundo entrenador.

Primer partido sin Steve Burtt, cortado anteayer tras abrírsele un expediente disciplinario.

Parte de la afición clamó contra el palco al finalizar el partido con gritos de ‘directiva, dimisión’.

Quinta derrota consecutiva del Montakit en el presente curso, que seguirá colista una semana más y que no pudo aprovechar las derrotas de Manresa, Andorra, Sevilla y GBC.

El Gran Canaria lleva siete victorias seguidas ante el Fuenlabrada, cuatro en las Islas y tres en el Fernando Martín. El último triunfo del Montakit se produjo el 19/11/2011 (69-65). Aquel día, el Fuenla se puso al frente en el historial (14-13), aunque ahora prevalecen los canarios (14-20).

Branko Cvetkovic, de otro gran partido, en una imagen final que refleja una nueva caída del Montakit Fuenlabrada, colista en la ACB (Foto: Alba Pacheco / EnCancha)


 Ficha técnica

Baloncesto Fuenlabrada 65 (13+19+16+17): Alberto Díaz (5), Andrés Miso (4), Andy Panko (19), Javi Vega (0) y Moussa Diagne (14) -quinteto inicial-. También jugaron Josh Mayo (3), Dani Pérez (3), Rolands Smits (0), Daniel Clark (0), Branko Cvetkovic (16) y Jeleel Akindele (1). Entrenador: Jesús Sala. No utilizado: Boubacar Moungoro.

Herbalife Gran Canaria 76 (18+18+19+21): Tomás Bellas (10), Kyle Kuric (10), Brad Newley (14), Ian O'Leary (9) y Walter ‘Edy’ Tavares (3) -quinteto inicial-. También jugaron Albert Oliver (16), Eulis Báez (3)  Txemi Urtasun (7), Levon Kendall (2), Sasu Salín (0) y Oriol Paulí (2). Entrenador: Aito García Reneses. No utilizado: DaJuan Summers.

Árbitros: Antonio Conde, Lluis Guirao y Jordi Aliaga. Eliminado por faltas personales: Alberto Díaz (38’).

Incidencias: Pabellón Fernando Martín (Fuenlabrada, Comunidad de Madrid). 4.356 espectadores. Jornada 28 de la Liga Endesa


Andy Panko, ante la fuerte defensa del Gran Canaria (Foto: Alba Pacheco / EnCancha)


·         Sala de prensa

Aito García Reneses, entrenador del Gran Canaria

Valoración del partido
"Bien. Ha resultado un partido difícil porque cuando al principio lo teníamos bien encarrilado, pues hemos fallado muchos tiros solos, y entonces el Fuenlabrada ha estado todo el tiempo cerca, cerca, cerca, y era difícil no acabar perdiendo un poco el control. Sin embargo, hemos sido capaces de recuperarlo y de terminar ganando bastante bien”.

Aportación colectiva
“Es una característica común de nuestro equipo, que normalmente todos aportan y, curiosamente, hoy en Fuenlabrada también ha sido bastante así. Especialmente al principio no han jugado tanto alrededor de Panko, pero Panko ha acabado haciendo los mismos números de siempre, alrededor de 20 puntos. Pero antes han tenido protagonismo otros jugadores como Diagne o como Cvetkovic. Nosotros tenemos esa forma de jugar, de buscar un equilibrio entre todos los jugadores a la hora de atacar”.

Arriba en el resultado y la ansiedad del Fuenlabrada
“Yo creo que nosotros también hemos tenido ansiedad. Unos tienen un interés, que es escapar de la parte de abajo de la tabla, y otros tenemos otro interés, que es meternos en el playoff. Una de las cosas del baloncesto es defender bien, atacar bien, rebotear bien, cosa por cierto en el primer tiempo lo hemos hecho bastante mal. Y otra muy importante es controlar la situación, los nervios, el estar jugando tranquilo para tener precisión y puntería".

Riesgo de desconexión tras clasificarse a la final de la Eurocup
"Eso es muy interesante porque es un problema que arrastramos toda la temporada, porque es muy difícil estar compaginando dos competiciones y más con los viajes que tenemos que hacer desde Gran Canaria. Además, no solamente nos pasa a nosotros. Por ejemplo, Khimki, este fin de semana ha perdido por primera vez en mucho tiempo. Esto quiere decir que es muy difícil estar pensado en una competición y pensando en otra. Efectivamente, le doy valor a que hayamos sido capaces de estar bien hoy. Lo mismo que digo del Khimki, digo otros equipos, como los turcos y todos estos rivales que hemos estado eliminando, a los que también les ha pasado los mismo”.

Partido trampa con el cambio de entrenador
“Sí, sin duda, porque todo el mundo lo dice ya, que con entrenador nuevo hay una motivación diferente. Pero no sólo hay una motivación diferente, sino que el estudio partido que puedes hacer de Fuenlabrada es muy diferente, porque hoy han hecho cosas distintas. Para nosotros nos era más difícil el que ellos hubieran jugado como siempre. Hoy han hecho unos cambios diferentes, un estilo un poco diferente y hemos hecho el esfuerzo de adaptarnos a esas circunstancias".


Aito García Reneses, de brazo cruzados (Foto: Alba Pacheco / EnCancha)




Jesús Sala, entrenador del Fuenlabrada

Valoración del partido
“Bueno… Hemos intentado afrontar el partido con un punto mucho más alto a nivel de agresividad. Hemos intentado sorprender al inicio en el partido siendo mucho más agresivos en la defensa, sobre todo en los bloqueos directos, saltando dos contra uno. Hemos intentado que Kyle (Kuric) en los bloqueos indirectos no pudiera salir con ventaja también en los dos contra uno. Y creo que, a nivel defensivo, el equipo sí que ha estado muy enchufado, quizás no tanto a nivel ofensivo. Por momentos nos ha costado encontrar buenas situaciones de tiro. Pensábamos que podía haber algún punto de relajación en ellos después de la clasificación europea, pero ellos han salido muy concentrados, sabiendo que nosotros nos jugábamos mucho y que íbamos a salir con un nivel de actividad alto, y ellos también lo han tenido. En la primera parte hubo un momento donde nos atascamos en la rotación, sobre todo a nivel ofensivo. Se nos van de 10 u 11 puntos. Conseguimos volver otra vez antes del descanso, otra vez subiendo un punto de agresividad defensiva, para irnos solo 4 abajo al descanso. Y en la salida, hemos vuelto a hacer un buen baloncesto, sobre todo atrás. Ha habido un momento, mediado el tercer cuarto, en el minuto 6 o 7, donde, quizás hubo una mezcla de ansiedad, de precipitación, y se nos escapa un balón que tenía prácticamente Josh (Mayo) en las manos para correr contraataque y empatar o ponernos por delante. Tenemos dos o tres alley-oops que se le escapan a Moussa (Diagne) debajo del aro para ponernos en partido, para ponernos arriba. Hay otro rebote que se nos escapa también de las manos y esas situaciones sí que nos han castigado bien. Nosotros hemos estado un poco ansiosos, ellos nos han castigado, han anotado, y hemos entrado ya al último cuarto con un déficit en el marcador que hemos intentado solventar desde la defensa, porque es cierto que a nivel ofensivo nos ha costado anotar. No hemos visto aro desde fuera, vamos a un porcentaje muy bajo de tiro de tres. En la pintura, sí que hemos encontrado muy bien a Moussa, independientemente de que no haya tenido, a lo mejor, ese punto de fortuna. En el tercer cuarto andaba con problemas gástricos y yo creo que le ha faltado un poco de energía. Él ha hecho un grandísimo partido en la primera parte, de desgaste a nivel defensivo, a nivel ofensivo, corriendo, dando ritmo para castigar a Tavares y quizás en el tercer cuarto le ha faltado eso, tener un poquito más de energía para poder hacerles daño. Cuando decidimos entrar con Akindele, porque Moussa no está a ese nivel físico y necesitamos guardarle un poquito para el final, la verdad que no le hemos encontrado, y cuando le hemos encontrado no hemos sido capaces de sacar puntos sobre Tavares, sobre todo. Nos ha intimidado, nos ha puesto un par de tapones y, a partir de ahí, nos ha costado. En la parte final, intentamos otra vez recuperar un poco desde el trabajo defensivo, haciendo defensas alternativas, y conseguimos que Kuric y Oliver durante un par de minutos no reciban, que no anoten. Eso ha hecho  que pudiéramos intentar meternos otra vez en el partido, ponernos a siete puntos. Pero bueno, quizás en las últimas defensas, buscando ese nivel defensivo alto, nos han castigado con muchas faltas. Han ido continuamente a la línea y luego, en ataque, no hemos conseguido acercarnos. Evidentemente, no estamos contentos. Hay que felicitar a Gran Canaria por la victoria y, por supuesto, por la clasificación para la final de la Eurocup. Al equipo, en su mayoría, hay que agradecerle el esfuerzo que ha hecho en momentos sin tanto acierto, pero yo creo que a nivel de trabajo hemos estado bien, y a nivel personal, por supuesto, agradecer el gran trabajo que han hecho hoy Armando (Gómez) y Fran (Hernández), tanto en la preparación del partido como en el partido mismo. Me han ayudado muchísimo”.

Estado de ánimo en el vestuario
“Precisamente hemos hablado, antes de entrar al vestuario, que era lo que había que cambiar. En el vestuario hay jugadores que estaban afectados. Es evidente que se acaban las semanas y todos sabíamos que era la oportunidad de ponernos a un triunfo y de que temblasen un poco también Manresa, Sevilla, San Sebastián, que vamos la semana que viene, que nos vean cerquita. Era una gran oportunidad, pero ya está, ya se ha acabado. Hay que pensar que ahora tenemos un partido importante, esta semana, que es San Sebastián. En lo que respecta a mí como entrenador y a mi cuerpo técnico, a Armando y a Fran, por supuesto, intentar ayudar más al equipo. Tenemos que darle una vuelta de tuerca a algunas ideas. Hemos intentado mantener algunas cosas que teníamos, meter muy poca cosa nueva, pero es cierto que a lo mejor hay cosas que cambiar porque hemos perdido un jugador (Burtt), no encontramos a los tiradores y tenemos que darle una vueltecita de tuerca, como os digo, para intentar mantener ese trabajo defensivo”.

Mentalidad ante la oportunidad perdida de haberse puesto por delante
"Está claro que nos ha tenido que afectar, porque hemos tenido esa opción de meternos en el tercer cuarto arriba en el marcador, y no solo no lo conseguimos, si no que acabamos con un 0-8 en ese final de tercer cuarto, si no me equivoco. Es evidente que queda solo un cuarto, ves en el reloj que quedan solo 10 minutos, que cada vez queda menos tiempo, pero también yo tampoco he visto nada en los jugadores. Ahora, si lo analizo, puedo pensarlo. Si veo el partido, puedo ver las caras y sentirlo, pero va todo mucho más allá de eso. Es evidente que tenemos un poco de tensión, pero que tenemos que intentar limpiarla, y es evidente que tenemos partidos muy complicados por delante, pero que no podemos jugar con esa tensión. Si jugamos con esta tensión, al final estamos un poquito atenazados y hay que intentar borrarlo. Hay que afrontar el partido de la semana que viene como si fuera la final de nuestra Eurocup, y así es como tenemos que ir a San Sebastián”.

Lesión de Dani Pérez
"Es una torcedura de tobillo. Ha sido una flexión-extensión un poco más pronunciada, que es lo que me dice la doctora. Vamos a ver con anti-inflamatorios, con hielo, para ver qué tal responde a las próximas 24 horas. Es el tobillo que tiene malo desde el inicio de temporada, el que se opera. Hay que ver la evolución. Ahora no te puedo decir más. Ha sido solo. No ha sido una pisada, no ha sido nada raro, pero hay que ver que tal evoluciona y confiar y tocar madera para que no sea nada y que podamos contar con él pronto”.

Moussa Diagne en el quinteto titular
"Hemos pensado mucho esta semana en darle una vuelta de tuerca al trabajo defensivo. Es cierto que veníamos en las últimas semanas anotando mucho, pero también es cierto que estábamos recibiendo muchos puntos. Para cambiar la idea defensiva, inicialmente, esa agresividad que buscábamos, de saltar en los bloqueos, de ser mucho más agresivo, de correr, Moussa es un jugador mucho más atlético y  nos da mucho más que Akindele. También pensábamos que si salía Akindele de inicio y le pedíamos esa agresividad, podía tener rápido un par de faltas, que le condicionaran para el resto de partido. Lo que pasa es que yo creo que luego Moussa ha hecho un grandísimo partido. La pena es a lo mejor no haber podido contar más con él. Ha habido un momento en que nos ha pedido el cambio porque ha pasado un problema estomacal toda la semana, y a lo mejor he tardado en meterle al final. No hay nada más. Durante la semana trabajamos, pensamos mucho cómo vamos a afrontar el partido, cómo vas a establecer luego las lecturas, y una de las claves era también intentar cansar ya de inicio a Tavares. Akindele es un jugador mucho más estático. Moussa es un jugador que podemos jugar mucho más con él, con recorridos mucho más largos a nivel ofensivo, y era un poco la idea, castigar a Tavares, que estuviera cansado, porque pensábamos que con Tavares en el banquillo íbamos a jugar mejor".

6/28 en triples, 21%; Panko, 1/6, ¿nervios?
“Todos queremos ganar. Quizás con lo que hay que quedarse que de los 6 de 28, sólo cuatro han sido tiros malos. El resto han sido tiros liberados. No hemos estado acertados. Si ha sido un tema de presión, intentaremos quitar presión esta semana”.


Jesús Sala se estrenó como primer entrenador en la ACB con derrota. A sus costados, Armando Gómez y Fran Hernández (Foto: Alba Pacheco / EnCancha)



Galerías de imágenes:
Alba Pacheco / EnCancha

Otras crónicas:
Los vi morir, por Theobald Philips (Fiebre baloncesto)
Un sentimiento. Una emoción, por Borja Barrete (el Rincón del basket)
Herbalife pesca en un revuelto Fuenlabrada, por Álvaro Carretero (Zona Dos-Tres)



Resumen acb.com

No hay comentarios: