23 mar. 2015

River recibe a un Sevilla que está invicto ante clubes argentinos

El conjunto nervionense, que el jueves visitará el Monumental en Buenos Aires, acumula una gran racha ante equipos rioplatenses, empatando incluso ante la selección albiceleste en 1976. Recordamos los dos antecedentes de Sevilla-River, disputados en 1961 y 1969, los jugadores que defendieron ambas camisetas y las otras tres giras blanquirrojas por Argentina. 


El próximo 26 de marzo, Sevilla FC y River Plate disputarán la Copa EuroAmericana, trofeo amistoso creado por la empresa televisiva DirectTV y que enfrentará a los vigentes campeones de la Europa League y de la Copa Sudamericana. Si bien el encuentro posee su propio atractivo mediático -no es habitual la presencia de equipos españoles en suelo argentino-, el hecho de estar organizado en medio de una ‘fecha FIFA’ de selecciones provoca que ambos conjuntos lleguen mermados al no poder contar algunos internacionales.

En el caso de River, con un plantel corto, la sangría será importante al tener, al menos, once bajas para el partido del jueves: cuatro convocados con sus selecciones (Ramiro Funes Mori con Argentina, Carlos Sánchez y Mayada con Uruguay, y Teo Gutiérrez con Colombia), además de siete lesionados (Balanta -que por ello no pudo ir con Colombia-, Barovero, Balanta, Vangioni, Urribarri, Kranevitter y Aguirre). Asimismo, habrá que esperar la evolución de Pity Martínez, Solari y Mammana, con distintas dolencias después del partido de anoche ante Godoy Cruz.

Pese a tener que jugar el domingo que viene por la Liga argentina en La Plata com Gimnasia, el técnico Marcelo Gallardo se refirió anoche al amistoso ante el Sevilla: “No quisiera jugar el partido. Estamos un poco vacíos y habrá que rearmarnos […] No corresponde poner juveniles en un partido internacional”. A cuatro días vista, un once probable de River sería con Chiarini; Mercado, Maidana, Pezzella, Mammana; Solari, Ponzio, Rojas; Pisculichi, Mora y Cavenaghi, quedándose en el banco Batalla, Vega, Ferreyra, Guido Rodríguez, Pity Martínez, Driussi y Simeone.

Por su parte, el Sevilla también sufrirá bajas en su equipo, sobre todo por las convocatorias internacionales. El equipo de Unai Emery viajará a Argentina entonado, clasificado a los cuartos de final de la Europa League tras eliminar al Villarreal, rival al que ayer también ganó como visitante para reafirmar su quinto puesto en la Liga.


Afiche oficial del amistoto



  • Sevilla 3 - River 2, en 1961

Riverplatenses y sevillistas se han enfrentado dos veces en la historia, ambos en el Sánchez Pizjuán. La primera fue en junio de 1961, donde el equipo porteño cerraba una gira europea que hasta ese momento esta causando sensación. River había arrancado ganándole al Real Madrid en el Bernabéu (3-2), tantos de Roberto (2) y Delem. Los blancos, quíntuples campeones de la Copa de Europa, eran considerados por entonces el mejor equipo del mundo. Luego, superó al Napoli (3-1), empató con el Milan en San Siro (1-1) y goleó a la Juventus en Turín (5-2). Y todo ello sin poder contar con sus dos principales figuras, Ramos Delgado y Ermindo Onega, ambos con el seleccionado.

Pero en el Sánchez Pizjuán el Sevilla cortó la racha de la Banda Roja, ganándole 3-2 con goles de Rivera (2) e Idígoras, mientras que Pepillo y Alfredo Rojas marcaban para River. El ‘Tanque’ Rojas, formado en Lanús, venía de jugar en Celta y Betis, que ese mismo verano de 1961 lo traspasaba a River. Respecto a Pepillo, ex ídolo del Sevilla, nos referiremos más adelante. 
Diario ABC, 29/06/1961

Mundo Deportivo, 30/06/1961



  • Sevilla 2 - River 0, en 1969

El segundo antecedente también se jugó en el Pizjuán, en 1969, imponiéndose nuevamente el equipo local por dos a cero con goles de Berruezo y Bergada. River, dirigido por Labruna, formó con Carballo; Miguel Ángel López, Vieytez, Ferreiro, Recio, Guzmán, Trebucq, Laraignee, Montivero, Roberto Gutiérrez (Cibeyra) y Noguera (Brodowski).






Por su parte, en el famoso mosaico que luce la fachada del estadio, uno de los banderines es el de River Plate.

Mosaico en la fachada del Sánchez Pizjuán

Escudo de River en dicho mosaico de la cancha del Sevilla




  • Dos camisetas: Pepillo, Morete, Almeyda, Saviola y Barbosa

Un total de cinco jugadores han defendido las camisetas del Sevilla y de River. El primero fue José García Castro, Pepillo (Melilla, 1934 – Málaga, 2003), delantero centro que brilló en el Sevilla durante seis temporadas (1953-59, 147 partidos y 47 goles). Internacional con España, su talento le llevó al Real Madrid, donde salió campeón de Europa siendo suplente de Alfredo di Stéfano. Luego, en marzo de 1961, River lo incorporó cedido, aunque su paso fue fugaz, con 18 partidos y 7 goles, uno de ellos a Boca, con un fuerte disparo de tiro libre que suponía el 2-2 definitivo a siete minutos del final.

Los otros cuatro harían el camino inverso, es decir, primero jugaron en River y luego en el conjunto andaluz. Carlos Morete la rompió en River entre 1970 y 1975 (105 tantos), llevándose su olfato goleador a la UD Las Palmas y recalando en el Sevilla para la temporada 1980/81. Con 22 encuentros y 6 goles, el Puma sufrió en exceso los graves problemas de salud de sus padres en Argentina, a tal punto de negociar prematuramente su regreso a su país. “Estoy a la miseria, vegetando acá. Cada vez que me llaman por teléfono pienso que es desde Buenos Aires para decirme algo malo. Estoy con el cuerpo acá y el alma junto a mis viejos”, declaró Morete en una entrevista a ABC en febrero de 1981.

Ya en el verano de 1996 se produjo la única operación directa de River al Sevilla, y fue por una cifra récord hasta entonces en el fútbol argentino: 9.300.000 dólares por Matías Almeyda. El Pelado, flamante campeón de la Copa Libertadores, era pretendido por el Real Madrid, pero acabó en Nervión porque, según declaró, ya había dado su palabra. Sin embargo, su nivel en los 30 encuentros disputados no cubrió las expectativas. “Era un clásico ‘5’ argentino de recuperación y en Sevilla esperaban un jugador de fantasía. Esperaban tanto de mí, que me fue imposible. Y cómo estaba el equipo… llegué al peor Sevilla de la historia”, declaraba Almeyda al Diario ABC. Aquel conjunto hispalense, con cuatro entrenadores en una misma temporada, como Camacho o Bilardo, acabó descendiendo a Segunda, y el mediocentro terminó yéndose a la Lazio, primera estación de su exitoso paso por el Calcio.

Posteriormente, en la campaña 2005/06, Javier Saviola llegaría al Sevilla cedido por el Barcelona, anotando 15 goles en 41 partidos, dándose el gusto el Conejo de celebrar la Copa de la UEFA.

El quinto y último jugador en jugar en ambos equipos es Mariano Barbosa, actual integrante de la plantilla sevillista desde el pasado verano, cuando fichó procedente de la UD Las Palmas, y que tuvo un efímero paso por River en 2009, con apenas 7 encuentros oficiales con la Banda Roja.

También está el caso del Cholo Simeone, que jugó en el cuadro hispalense y que entrenó a River. Asimismo, hubo otros argentinos que defendieron la camiseta del Sevilla pero que, sin haber estado en River, reconocieron ser hinchas, como Emiliano ArmenterosMariano Toedtli o Carlos Diéguez.


Pepillo, Morete, Almeyda, Saviola y Barbosa, los cinco que hasta ahora jugaron con las camisetas de River y del Sevilla (Click para agrandar la imagen)




  • Cuarto viaje del Sevilla por Argentina

El equipo blanquirrojo visitará por primera vez el Monumental de Núñez, aunque ya tuvo tres giras anteriores por Argentina. La primera visita tuvo lugar en junio de 1966, donde superó a Independiente de Avellaneda (1-2) y perdió en Tucumán ante un combinado provincial formado principalmente por futbolistas de San Martín y de Atlético Tucumán (1-0).

Diario ABC; 21/06/1961

Diario ABC, 27/06/1966 




Luego, en mayo de 1990, en Mendoza, el Sevilla de Vicente Cantatore batió a Godoy Cruz (2-0) con goles de Conte y Serrano. Como curiosidad, el Tomba, que por entonces jugaba en una especie de Tercera División argentina, se reforzó con dos cracks para este único encuentro: Ricardo Gareca y el Beto Alonso. El Tigre, actual seleccionador de Perú, por entonces tenía 32 años y jugaba en Vélez, mientras que más extraño fue el caso de Alonso, de 37, quien se había retirado en River cuatro años antes.


Mundo Deportivo, 26/05/1990


El tercer y último viaje del conjunto nervionense a Argentina fue en octubre de 1992, en un doble duelo ante Boca Juniors y con Diego Maradona como deslumbrante fichaje del Sevilla. Ambos se saldaron con triunfo del cuadro de Carlos Bilardo, 3-1 en Córdoba (goles de Losada, Suker y Carvajal) y 3-2 en la Bombonera (Suker, Pineda y Losada). En este último choque, Maradona jugó un tiempo para cada equipo.

Diario ABC, 15/10/1992




  • ‘Paternidad’ del Sevilla sobre los argentinos

Si de algo puede presumir el equipo andaluz es de estar ‘casi’ invicto ante clubes argentinos, tanto de local como de visitante. El ‘casi’ es por aquella derrota ante un combinado tucumano que le ganó por la mínima en 1966. El balance restante por rivales es el siguiente: Boca, tres victorias; River, dos triunfos; Racing, una victoria; Independiente, dos victorias y un empate; San Lorenzo, un triunfo y un empate; y Godoy Cruz, una victoria. En total, trece partidos, con diez triunfos, dos empates y una traspié.



  • Ni la selección argentina pudo con el Sevilla

La ‘paternidad’ del Sevilla se acrecienta si de añade el empate a cero que obtuvo el 1 de abril de 1976 en el Sánchez Pizjuán ante la selección argentina, equipo entrenado por Menotti y que dos años después se proclamaría campeón mundial. Con las fronteras reabiertas para los extranjeros en la Liga española,  aquel encuentro sirvió para que muchos se lucieran  pensando en quedarse jugando en España. Por ejemplo, Kempes ficharía por el Valencia y el Gringo Scotta, que había entrado por el Matador en el segundo tiempo, por el propio Sevilla. Como curiosidad, aquel día Argentina utilizó una camiseta celeste, como la de Uruguay.

Argentina, en el 0-0 ante el Sevilla en el Sánchez Pizjuan:  Houseman, Killer, Carrascosa, Olguín, Killer, Gatti, Tarantini, Gallego, Luque (sin bigote), Ardiles, Bochini y Kempes (Foto: ayerhoysevillista.blogspot.com.es)


No hay comentarios: