2 may. 2014

Juventus-Torino, el ‘derby della Mole’

La revista Minuto116 de abril gira en torno a Fernando Llorente, delantero de la Juventus. Por ello, repasamos el duelo con el Torino, club que hasta la tragedia de Superga, en 1949, mandaba en Turín. La desgracia siguió con Gigi Meroni, crack granata que murió atropellado cuando tenía 24 años por un aficionado que luego sería presidente del Toro. Descarga la revista 



Fernando Llorente, protagonista de esta Minuto116, defiende los colores de la Juventus, equipo que desde 1907 disputa la supremacía en Turín ante su gran rival, el Torino FC, que nació con disidentes que abandonaron a la Vecchia Signora para formar su propio club. La historia del ‘derby della Mole’, por la Mole Antonelliana, referencia arquitectónica de la capital del Piamonte, puede separarse en dos, como la historia propia del conjunto granata, cuya grandeza y posterior desgracia despertó la simpatía de muchos futboleros, románticos que desdeñan el poder de una Juve rebosante en títulos, dinero y proyección internacional.

Ese punto de inflexión se dio en la conocida tragedia de Superga, en 1949, cuando Il Grande Torino pereció al completo cuando el avión que los traía de vuelta de Portugal se estrelló contra la Basílica de Superga, en las afueras de Turín. Cuentan que aquel Toro llevaba años siendo el mejor equipo del mundo, que ganaba todo lo que jugaba con una brillantez nunca antes vista, que desde los pies de Valentino Mazzola y Ezio Loik creaba un fútbol ofensivo que enamoraba a toda Italia, máxime cuando nueve habituales titulares de la Azzurra procedían del Torino (incluso hubo partidos con diez integrantes de la escuadra granata).

Hasta ese entonces, el Toro mandaba en la ciudad, pero el golpe sufrido fue tan profundo que nunca pudo recuperarse. Simultáneamente, los incesantes éxitos deportivos la Juventus menguaron cada vez más la masa social torinista. Los miles de obreros emigrantes del sur de Italia que se radicaban en la industrial Piamonte se identificaban con la Juve, el equipo de la FIAT, ambas sociedades contrladas por la poderosa familia Agnelli. Si bien la Juventus pasó a ser el equipo preferido del país, los sufridos torinistas seguían siendo mayoría en la tradicional clase trabajadora de Turín.

En 1964, el Toro fichó a Luigi Meroni, un hábil extremo derecho de 21 años cuya forma de ser, bohemia y transgresora, levantaba ampollas en la conservadora sociedad de entonces. El equipo volvía a pelear campeonatos y los tifosi adoraban a  Gigi Meroni, la Farfalla granata, que se movía en la cancha como una mariposa. La Juve ofreció un pastizal por el talentoso gambeteador, pero la presión popular obligó al presidente Orfeo Pianelli a declinar la oferta bianconera. Meroni se quedaba en el Toro, la familia grana estaba feliz, pero la fatalidad volvería a cruzarse.

El 15 de octubre de 1967, después de un encuentro ante la Sampdoria, Meroni fallecía atropellado por un Fiat al cruzar una calle cerca del estadio. El conductor, de 19 años, era Attilio Romero, un fanático del Toro que volvía del estadio y que luego, en 2005, sería el presidente que no pudo evitar la quiebra del club.

Una semana después del luctuoso accidente, el 22 de octubre de 1967, el calendario dictaba un Juventus-Torino en el Comunale, con Luis del Sol y el entrenador Heriberto Herrera en las filas del conjunto blanquinegro. Fue 0-4 con un triplete de Combín y el cuarto de Carelli, la mayor goleada en el derbi desde el accidente de Superga, y la última, porque nunca más los torinistas le metieron cuatro a la Juve. Néstor Combín era un delantero argentino, de Las Rosas, un pueblito de Santa Fe, que a los 18 años y sin debutar en Primera fue fichado por el Olympique de Lyon. En Francia se consagró y fue nacionalizado para que jugara en la selección, estuvo en el Mundial de Inglaterra y, en 1964, fue fichado por la Juve, siendo hasta entonces el máximo goleador histórico del Lyon (78 tantos). Pero en el equipo bianconero se lesionó y fue enviado al Varese. De allí lo pescó el Toro, y aquel 22 de octubre pasó a la historia por su hat-trick, porque pese a que había amanecido con mucha fiebre quiso jugar en memoria de su amigo Gigi, al que dedicó cada uno de sus tres goles. Mismo gesto tuvo Alberto Carelli, quien jugó con el ‘7’ de Meroni en la espalda, y que cuando marcó el 0-4 definitivo corrió a la portería, levantó el balón con su mano derecha, mirando hacia el cielo, corriendo y saltando sin parar como un poseso. Aquella temporada el Toro ganaría la Coppa, homenajé póstumo para Gigi.

En cada derbi, la hinchada del Toro grita “Torino è stata e resterà granata” (‘Turín ha sido y seguirá siendo granata’), y aunque la realidad en el césped siga siendo bianconera, porque no ganan a la Juve desde 1995, sus tifosi cierran los ojos y sueñan con Il Grande Torino, un equipo eterno que nunca caerá en el olvido.

Reportaje en la Revista Minuto 116 de abril. Click para agrandar


Vídeos e imágenes


Resumen del Juventus 0 - Torino 4 de 1967



Canción dedicada a Meroni, por Yo Yo Mundi: "Chi si ricorda di Gigi Meroni?"



Portada de 1949, tras la tragedia de Superga (Foto: La Gazzetta Dello Sport)

Cromo Panini de Néstor Combín

Morini, de la Juve, salta con Graziani, del Toro, en un derbi de 1976/77 (Foto: Gazzetta Dello Sport)




Bandera por Gigi Meroni, 'la mariposa granata'(Foto: Torino FC)



Gigi Meroni, presente en la hinchada del Toro (Foto: Samuela Silba)


Archivo / Derbis del mundo:
Juventus-Torino, el 'derby della Mole' (abril 2014)
Atlético, Real Madrid y la semifinal europea de La Romareda (marzo 2014)
El 'Gatu' de Zorrilla (España-Italia Sub-21) (enero 2014)
Deportivo-Celta, 'O Noso Derbi' (diciembre 2013)
Liverpool, Everton y los Beatles (noviembre 2013)
De oseznos a feroces Grizzlies (Marc Gasol) (septiembre 2013)
Athletic Club - Real Sociedad, el pasional derbi vasco (agosto 2013)
Cuando el sur empezó a existir, Napoli-Juventus en el tiempos de Maradona (julio 2013)
Barça-Madrid, un clásico mundial (junio 2013)
Chelsea-Arsenal, el derbi moderno de Londres (mayo 2013)
'El 7-0 no se olvida más' (Estudiantes-Gimnasia y Esgrima de La Plata) (abril 2013)




No hay comentarios: