5 feb. 2014

Bayern Múnich - TSV 1860, un derbi bajo el aura de Beckenbauer

La revista Minuto116 de febrero tiene como protagonista principal a Javi Martínez, jugador del Bayern. Por este motivo, en la sección 'derbis del mundo' repasamos el clásico muniqués. De pequeño, Beckenbauer era hincha del 1860 pero, tras una pelea, ofendido, cambió de bando y firmó por los Rojos. Desde esa decisión, el Bayern domina la BundesligaDescarga la revista 



El Bayern Múnich gobierna con mano de hierro el fútbol alemán desde los años 70. Vigente campeón de Champions y del Mundial de Clubes, con Javi Martínez en sus filas, los Rojos son el equipo con más hinchas y más títulos en Alemania, con diferencia. A la vez, son el equipo más odiado del país, con diferencia. La brutal desigualdad con el resto de oponentes ha propiciado que su ‘gran rival’ sea el que, en cada época, pudiera llegar a desafiar su hemegomía nacional. Así, en los 70 fue el Borussia Mönchengladbach, sucediéndole, entre otros, el Hamburgo o el Borussia Dortmund. Por su parte, el derbi muniqués, el ‘Münchner Stadtderby’, lo disputan, desde 1902, el Bayern con el TSV 1860.

Los Azules, tradicionalmente el equipo con más arraigo en la clase trabajadora de Múnich, vivieron su lustro dorado en los años 60. Con el entrenador Max Merkel, que luego pasaría por Sevilla y Atlético de Madrid, ganaron la Oberliga Süd (1963), la Copa DFB Pokal (1964) y la Bundesliga (1966), siendo también subcampeones de la Recopa europea (1965).

La preminencia de los Leones sobre el Bayern quedó reflejada en la creación de la Bundesliga, en 1963. Las cinco Oberligas regionales se unificaron y la Federación Alemana seleccionó los 16 equipos que estrenarían la flamante liga nacional, y el 1860 desplazó a los Rojos, que a regañadientes tuvieron que esperar dos temporadas, hasta 1965, para participar en la máxima categoría. El debut del Bayern en la Bundesliga deparó un enfrentamiento con sus vecinos en la jornada inaugural, generando una mayúscula expectación que agotó rápidamente el papel para el legendario Grünwalder Stadion. A los 30 segundos, Timo Konietzka anotaría el único gol del partido para el 1860 frente a un Bayern donde asomaban tres jóvenes que tiempo después formarían la piedra angular de la multicampeona selección alemana: Sepp Maier (21 años), Franz Beckenbaur (19) y Gerd Müller (19).

Pero los tiempos felices del TSV 1860 acabaron allí, porque desde entonces fueron cuesta abajo, incluso estando varias veces a punto de desaparecer, mientras el Bayern no paraba de crecer hasta convertirse en el dominador del fútbol teutón.

Muchos atribuyen ese punto de inflexión a Franz Beckenbauer, quien con una simple decisión en su juventud terminaría afectando para siempre el futuro de ambos clubes. Nacido y criado en el obrero barrio muniqués de Giesing, el pequeño Franz soñaba con defender la camiseta en su adorado TSV 1860. En 1959, con 14 años, jugaba en el modesto SC 1906, aunque ya tenía pactado su fichaje por los Leones a la conclusión de un campeonato juvenil. En las semifinales de dicho torneo, el futuro ‘Kaiser’ metía un gran gol ante el Bayern, lo cual parecía abrirle definitivamente las puertas del 1860, contra quien se mediría en la final. No obstante, algo se rompió. La historia cuenta que el mediocentro rival comenzó a entrarle fuerte para frenarle, y que el arrogante Beckenbauer no se arredró y devolvió gentilezas. Allí surgen dos versiones: una es que Franz fue abofeteado por el mediocentro, y la otra es que fue insultado de malas maneras. Lo cierto es que minutos después Beckenbauer anotaría otro golazo, y que cuando acabó la final se fue furioso a su casa por la actitud de sus rivales del 1860. Dos días después, Franz se unía a las categorías inferiores de su, hasta entonces, odiado Bayern. Desde allí, se convertiría en el líder de un equipo formidable, siendo luego entrenador, presidente y símbolo de un club que es temido y respetado en todo el mundo.

En 2004, Los Leones, con sus cíclicos problemas económicos, volvieron a bajar a Segunda, donde siguen a los tumbos desde hace una década. Por este motivo, el último enfrentamiento entre ambos data de febrero de 2008, cuando por los cuartos de final de la Copa Alemana, en un Allianz Arena a rebosar, el Bayern ganó 1-0 en la prórroga con gol de Franck Ribéry, que marcó de penalti a lo Panenka en el minuto 122. Pasaron ya seis años y no se han vuelto a ver las caras. Bayern Munich - TSV 1860, un derbi en vías de extinción.



Reportaje en la Revista Minuto 116 de febrero. Click para agrandar


  • Imágenes


Franz Beckenbaur, con 19 años, con el Bayern en la Regionalliga de 1964 (Segunda División). Al año siguiente los Rojos recién debutarían en la Bundesliga (Foto: Kicker)

Timo Konietzka, delantero del 1860, anotó el único gol del primer derbi por la Bundesliga, en 1965 (Foto: Kicker)

Tschik (Zlatko Čajkovski) puede ver hoy cómo su Bayern va para abajo", pancarta de la hinchada del 1860 en el primer derbi por la Bundesliga, en 1965 (Foto: Kicker) 

Locura por una entrada antes del primer derbi muniqués que se disputó en la Bundesliga, en la temporada 1965-66 (Foto: Kicker)
Portada de un libro de Joachim Schweer
Ribery y Benjamin Schwarz. chispas en el, hasta el momento, último Bayern-1860 Múnich, por la Copa alemana de 2008 (Foto: Getty)



Archivo / Derbis del mundo:
Bayern Munic - TSV 1860, el derbi que cambió Beckenbauer (febrero 2014)
El 'Gatu' de Zorrilla (España-Italia Sub-21) (enero 2014)
Deportivo-Celta, 'O Noso Derbi' (diciembre 2013)
Liverpool, Everton y los Beatles (noviembre 2013)
De oseznos a feroces Grizzlies (Marc Gasol) (septiembre 2013)
Athletic Club - Real Sociedad, el pasional derbi vasco (agosto 2013)
Cuando el sur empezó a existir, Napoli-Juventus en el tiempos de Maradona (julio 2013)
Barça-Madrid, un clásico mundial (junio 2013)
Chelsea-Arsenal, el derbi moderno de Londres (mayo 2013)
'El 7-0 no se olvida más' (Estudiantes-Gimnasia y Esgrima de La Plata) (abril 2013)

No hay comentarios: