9 ene. 2014

El ‘Gatu’ de Zorrilla

En la revista Minuto116 de enero recordamos el Europeo Sub-21 que España le ganó a Italia en 1986. En la final, disputada en Valladolid, Juan Carlos Ablanedo tuvo una actuación sensacional, parando dos penaltis de la tanda. Fue el primer título en la historia de las selecciones juveniles. La mayor sólo había ganado la Eurocopa 64'.
Descarga la revista 



El 'Gatu' de Zorrilla

Las selecciones españolas atraviesan el mejor momento de su historia y ahora, que los campeonatos parecen caerse de los bolsillos, echar la mirada atrás recuerda lo arduo que fue el camino para alcanzar este dulce presente. El primer título de la absoluta fue en la Eurocopa de 1964, y hubo que esperar hasta 1986 para festejar otro campeonato, en este caso en categoría sub-21, la misma en la que hoy juegan los tres protagonistas de este número de Minuto 116, Óliver Torres, Álvaro Morata y Gerard Deulofeu.

El 29 de octubre de 1986, la sub-21 dirigida por Luis Suárez -capitán de aquella selección campeona de 1964-, derrotaría a Italia en la final del torneo continental. Tras perder 2-1 en Roma, España ganó por el mismo marcador en el Nuevo Zorrilla de Valladolid y, luego de una prórroga, se coronaría en los penaltis (3-0), donde Ablanedo paró dos lanzamientos.

Pero ése es el final de la historia. Todo comenzaba un par de años antes, en 1984, cuando Inglaterra vencía a España en la final. Por entonces, el Europeo sub-21 se disputaba durante dos años, con una ronda previa y eliminatorias de ida y vuelta a partir de cuartos de final. España no tuvo problemas para deshacerse de Escocia e Islandia en la instancia inicial, cruzándose con la archirrival Francia en cuartos. Dos triunfos ante los galos (1-3 y 3-1) colocaron a los de Luis Suárez ante Hungría en semifinales. La derrota en Budapest (3-1) sería respondida con una remontada en A Coruña, culminada con un gol de Eloy Olalla en la prórroga (4-1).


La España derrotó a Italia en la final del Europeo Sub-21 de 1986 (Foto: El Norte de Castilla)
Así se llegó a la final ante la temida Italia de Azeglio Vicini, flamante allenatore de la absoluta, que se despedía de la sub-21 tras una década al frente de la juvenil trasalpina. Eran tiempos donde España sufría cada vez que debía enfrentarse a Italia, cuando aún se repetía eso de “nos ganan siempre porque tienen más personalidad”. En verdad, la joven nazionale contaba con una brillante hornada de jugadores, siete de los cuales luego conformarían el núcleo duro en el Mundial de 1990: Zenga, De Napoli, Vialli, Ferri, Giannini, Donadoni y Mancini (incluso los tres primeros ya habían sido mundialistas en México). Así, el 10 de octubre de 1986, en Roma, Italia ganó 2-1 con goles de Vialli y Giannini, anotando Calderé para España.

La final de vuelta se disputaría el 29 de octubre, en un Nuevo Zorrilla de Valladolid que colgaba el cartel de ‘no hay billetes’, algo que sólo había ocurrido en su inauguración, en 1982. Aquel día España formó con Ablanedo II, Solana, Sanchís, Andrinúa, Quique Sánchez Flores, Gallego (Juan Carlos), Eusebio, Roberto, Eloy, Gabino (Ramón) y Paco Llorente. Eloy abría la cuenta (en fuera de juego, según reconocería él mismo después), Francini igualaba rápidamente y, mientras los 40.000 espectadores vitoreaban cuatro inverosímiles atajadas de Juan Carlos Ablanedo, el capitán Roberto anotaba el 2-1 en el 76’, resultado que se mantendría en la prórroga llegándose a los penaltis.


Ablanedo para un penalti a Italia en la final del Europeo Sub-21 de 1986 (Foto: RFEF)

Aquella tanda fue especial. Hacía cuatro meses del penalti fallado por Eloy ante Bélgica en el Mundial de México, e Italia seguía infundiendo más que respeto. El diario Norte de Castillarevelaría después detalles de cuando Luis Suárez tuvo que designar a los lanzadores. “¿Quién quiere lanzar un penalti?”, preguntó a los suyos. Nadie respondió. “¡Me cagüen mi manto! Que si me dejan lo lanzo yo ¿eh? ¿Quién se anima con los penaltis?”, alzando la voz. Entonces tres dieron el sí, Roberto, Eusebio y Ramón, más Juan Carlos que le contestó: “Míster, yo no he tirado un penalti en mi vida, pero si quiere…”. Y el quinto de la lista recayó en Eloy, dispuesto a enterrar los fantasmas de México.

Lo cierto es que los tres primeros españoles anotaron, y que no hizo falta más, porque el ‘Gatu’ Ablanedo contuvo los remates de Giannini y de Baroni, fallando Desideri el suyo. Así, 3-0 en la tanda y una explosión de júbilo en el estadio del Valladolid, testigo del segundo título en la historia de las selecciones españolas. El pequeño y genial portero mierense, de 1.76 metros y reflejos felinos, salía de los vestuarios con lágrimas en los ojos: “Yo no soy el responsable del triunfo. El mérito corresponde a todos los jugadores por igual. Es el fútbol de España el gran triunfador de esta noche histórica. No lo olvidaré en mi vida”. Como tampoco los 40.000 presentes olvidaron aquella noche, la del ‘Gatu de Zorrilla’. 


Reportaje en la Revista Minuto116 de Enero. Click para agrandar




Imágenes de la hemeroteca de Mundo Deportivo:
Portada del Mundo Deportivo del 30/10/1986

Roberto, capitán de la Sub-21, con la Copa (Imagen: Mundo Deportivo, 30/10/1986)

Vialli y Sanchís (Imagen: Mundo Deportivo, 30/10/1986)


Portada del Mundo Deportivo del 31/10/1986




Archivo / Derbis del mundo:
El 'Gatu' de Zorrilla (España-Italia Sub-21) (enero 2014)
Deportivo-Celta, 'O Noso Derbi' (diciembre 2013)
Liverpool, Everton y los Beatles (noviembre 2013)
De oseznos a feroces Grizzlies (Marc Gasol) (septiembre 2013)
Athletic Club - Real Sociedad, el pasional derbi vasco (agosto 2013)
Cuando el sur empezó a existir, Napoli-Juventus en el tiempos de Maradona (julio 2013)
Barça-Madrid, un clásico mundial (junio 2013)
Chelsea-Arsenal, el derbi moderno de Londres (mayo 2013)
'El 7-0 no se olvida más' (Estudiantes-Gimnasia y Esgrima de La Plata) (abril 2013)

No hay comentarios: