24 dic. 2013

Del ‘paso a paso’ de Mostaza Merlo al ‘partido a partido’ de Simeone

La filosofía del Cholo con su formidable Atlético de Madrid es un sucedáneo de una frase convertida en slogan por Mostaza Merlo en 2001, entrenador que aquel año sacó campeón a Racing de Avellaneda, un título aguardado durante 35 años y que Simeone festejó como hincha. Recordamos aquellos convulsos días del 'corralito', y el momento en que Merlo puso fin al 'paso a paso'.


El Atlético de Madrid finaliza el año 2013 como colíder de la Liga, y sus hinchas no se cansan de adorar a Diego Pablo Simeone. Si en el 96, doblete mediante, el Cholo entró en la galería de ídolos del club colchonero, estos dos años al frente del equipo lo han metido directamente en el Olimpo atlético. Cuestiones tácticas-futbolísticas al margen, los aficionados se guiñan un ojo, se codean y sonríen entre ellos cada vez que en una comparecencia Simeone saca a relucir su frase de cabecera: “partido a partido”. Con este latiguillo, el entrenador porteño zanja cualquier disquisición de la prensa sobre triunfos futuros y demás cuentos de la lechera.

Ahora que está tan en boga el ‘partido a partido’, no está de más rastrear un poco sobre el origen de la expresión, la cual ya fue empleada por el Cholo en, al menos, sus etapas en Estudiantes y River. Las tres repetidas palabritas son un sucedáneo de la muletilla acuñada por Reinaldo ‘Mostaza’ Merlo en el Racing campeón de 2001 (en rigor, el 'partido a partido', 'paso a paso' o como se le quiera llamar, seguramente sea tan antiguo como el fútbol, sólo que ahora trasciende mediáticamente). 


Simeone, manteado en el Bernabéu tras ganar la Copa del Rey (Foto: EFE)

Racing Club es uno de los cinco grandes de Argentina. Curiosamente, el club de Avellaneda guarda muchas similitudes con el Atlético de Madrid, un gigante venido a menos en el último tiempo pero con una afición fiel y bullanguera. Conocido desde sus inicios como La Academia, por su juego atildado, se cansó de ganar títulos durante la época del amateurismo, previa a 1930. Ya en la era profesional, poco después del campeonato logrado en 1966 iniciaría una época de continuos fracasos, con un descenso incluido. La historia solía repetirse: el equipo albiceleste arrancaba los torneos en las primeras posiciones, despertando ilusiones en su sufrida hinchada, aunque siempre terminaba derrumbándose.

Hasta que llegó el segundo semestre del año 2001, donde, con Mostaza Merlo en el banco, se reiteró un auspicio arranque de campeonato. Merlo, one-club man, jugó en River como mediocentro entre 1969 y 1984, y el apodo de ‘Mostaza’ hacía referencia a su color de pelo. Pese a la buena campaña de Racing, el carismático y supersticioso Merlo evitaba pronunciar la palabra ‘campeón’. Ante la insistencia de los periodistas, siempre zanjaba cualquier cuestión con un “paso a paso”. Así, medio en broma, medio en serio, la frase comenzó a calar en la gente, mientras el equipo seguía liderando la tabla de posiciones.

El otro cuadro que peleaba el Apertura 2001 era River, que tenía que visitar Avellaneda el 2 de diciembre. El choque arrojó un empate que dejaba a La Academia con cinco puntos de ventaja sobre la Banda Sangre a falta de tres jornadas para el final. Mejor imposible. Sin embargo, el mismo 2 de diciembre, horas después, se declaraba el ‘corralito’. Si el país ya era un polvorín, la medida del gobierno terminó de desencadenar el estallido social, con violentas represiones, cacerolazos, la huida del presidente De la Rúa en helicóptero y luego otros cinco presidentes en una semana. La inestabilidad socio-política amenazaba con parar el fútbol, algo lógico con la sangre que se derramaba por las calles; pero el fútbol no paró, algo lamentablemente lógico en un país como Argentina.

El 9 de diciembre la parcialidad académica llenó la cancha de Huracán en el encuentro contra Banfield, que terminó 0-0, resultado que permitió a River acercarse a tres puntos. Y sobrevino la sorpresa en el post-partido, cuando Mostaza Merlo, con su característico tono de voz, aseveró: “Racing va a salir campeón. Se acabó el paso a paso”. El torneo estaba en su punto de ebullición y ya no había lugar para la prudencia o las cábalas.


´Merlo, al final del vídeo, y su "se acabó el paso a paso"


Para la coronación habría que esperar hasta la última jornada, el 27 de diciembre, donde empató con Vélez en el José Amalfitani, sacando un punto de ventaja sobre River, al que no le alcanzó con ganar su partido. Aquella tarde fue la primera vez que un mismo equipo llenaba dos estadios simultáneamente, porque los hinchas de Racing que se quedaron sin entradas para Vélez coparon su propia cancha, el estadio Presidente Juan Domingo Perón, desde donde siguieron el partido de Liniers.

A Mostaza Merlo, el hombre que dirigió al equipo que cortó la racha de 35 años y 66 torneos disputados sin alegrías, le hicieron una estatua. Aquel título de 2001 fue el último de Racing, que hace dos meses volvió a confiar en Merlo para que le cambie la cara a un equipo que ahora lucha por no descender.

Racing campeón en 2001. Merlo, llevado en andas en la cancha de Vélez (Foto: Clarín)

En aquel año 2001, Simeone jugaba en la Lazio, aunque eso no impidió que el Cholo, desde Italia, festejara como hincha el ansiado título de Racing, club al que regresó en 2005 para retirarse como jugador. En La Academia también iniciaría su carrera como técnico, un derrotero que le llevaría hace justo dos años al Atlético de Madrid, al que llegó como apagafuegos, y donde ahora tiene más ascendencia en la parroquia rojiblanca que toda la directiva junta. De más está decir que el Cholo encontró en el Manzanares su ‘lugar en el mundo’, porque en ningún sitio se sintió tan cómodo como entrenador. La prueba está en que en ninguna de sus seis experiencias anteriores pasó de una temporada. Es más, en todas ellas, Racing, Estudiantes, River, San Lorenzo, Catania, y de nuevo Racing, siempre terminó dimitiendo.

“Partido a partido”, que repite Simeone mientras sus soldados en el verde césped tampoco se salen del guion establecido por su jefe, y ahí anda el Atlético, co-líder junto al Barcelona cuando se está por llegar al ecuador de la Liga, y con récord de puntos. “Si a cinco jornadas del final estamos ahí, empezaremos a creérnoslo”, respondió el técnico porteño hace tres semanas sobre la posible fecha de caducidad de su slogan, algo que también tiene su paralelismo con el “ahora vamos a salir campeones” de Mostaza Merlo tras aquel empate con Banfield.

Por lo pronto, el ‘paso a paso’ de Mostaza Merlo derivó luego en el título de un programa de televisión argentino. Desconozco si el ‘partido a partido’ de Simeone servirá en breve para dar nombre a un programa en España, y mucho menos si el Atlético podrá terminar rompiendo el duopolio Barça-Madrid en Liga, pero que nadie dude que, de consumarse esa hazaña, la estatua del Cholo será tan grande que no cabrá en el Museo del Atlético de Madrid.

Mostaza Merlo, junto a su estatua (Foto: Clarín)



  • Imágenes de la hinchada de Racing y su devoción por Merlo (Fotos: La Nación y Olé)





Enlace: Simeone empieza su séptimo proyecto como entrenador tras seis dimisiones (28/12/2013)



No hay comentarios: