30 ago. 2013

Jon Cortaberría: “Me voy muy feliz y agradecido por el cariño de la gente”

[Entrevista] El nuevo baloncestista del Lagun Aro hace balance de su periplo en el Fuenlabrada. "En el club hay mucha y muy buena gente, es como una familia. Ha sido una época inolvidable", expresó el ex capitán, que también reconoció que por los resultados del equipo "el último año fue el más duro" que le ha tocado vivir a nivel deportivo. 



Jon Cortaberría Eguiluz (San Sebastián, 1982) ha fichado este verano por el Lagun Aro GBC tras cuatro temporadas en el Fuenlabrada. En el conjunto naranja, el jugador vasco ha acumulado 130 encuentros oficiales (116 en ACB, 13 en EuroChallenge y uno en Copa del Rey), convirtiéndose en el noveno jugador en la historia del club en cantidad de partidos.

La vida le ha dado algunas alegrías a Cortaberría en el último tiempo. Por citar un ejemplo mundano, en una entrevista en 2011, el nuevo jugador del GBC expresó que en el futuro le gustaría conocer a Karlos Arguiñano. En febrero de 2012, durante la presentación de Mad-Croc, Jon pudo fotografiarse con el multifacético cocinero guipuzcoano, cuyo equipo de motociclismo casualmente también iba a ser patrocinado por la misma empresa de bebidas energéticas. Pero las emociones fuertes  llegaron en este 2013. Con su feliz paternidad por encima de cualquier cosa, Jon cerró su primera temporada como capitán del Fuenlabrada, unos meses cargados de presión que se resolvieron con la feliz permanencia. Acto seguido se quedó sin equipo, pero allí surgió la oferta del Lagun Aro para retornar a su ciudad 17 años después. Se había marchado con 14 primaveras con la ilusión de algún día ser un profesional del baloncesto, y la familia, que siempre estuvo de su lado, ahora disfruta de su vuelta a casa.

Tras el balance de su periplo fuenlabreño que ayer realizamos en este mismo blog, conversamos con el baloncestista vasco para valorar sus cuatro años en el Fernando Martín, justo el día posterior de que se diera otro pequeño gusto: después de 15 años sin pisar Anoeta, Cortaberría volvió a las gradas del estadio en una jornada histórica, la del regreso de ‘su’ Real Sociedad a la fase de grupos de la Champions League. La vida le sonríe a Jon, y muchos fuenlabreños se alegran por él.  

Jon Cortaberría ante el GBC, en el Fernando Martín, el 10/01/2010  (Foto: F.O. / Área18)

  • Frases

Fichaje por Lagun Aro: “Volver a casa es un lujo, y una responsabilidad. En Fuenlabrada también he estado como en casa, pero regresar a mi ciudad es muy importante para mí”

Fuenlabrada: “Ha sido una época inolvidable en un club que es como una familia. Han sido cuatro años excelentes, por los resultados y sobre todo por la buena gente que me he encontrado ahí. Al final, siempre me marcará que allí nació mi hija”

No continuidad en Fuenlabrada: “Si bien uno hubiese querido seguir en Fuenlabrada, hay que entender que esto es un tema profesional donde los sentimientos hay que dejarlos un poco de lado. Me ha llamado Chus personalmente para decirme que el club no contaba conmigo, que ahora tenían otra idea de jugadores. No ha podido ser y hay que aceptarlo. Ahora cambio una casa por otra”

Última temporada como capitán: “La mejor valoración es que nos salvamos. Fue el año más duro que he vivido, además del hecho de ser capitán. Los resultados del equipo no eran los esperados y entonces te das cuenta que en este club hay mucha gente implicada, que detrás de nosotros hay gente en la oficina que, si desciendes, no sabe si continuarán en el club, o aficionados que dicen que si el equipo desciende de la ACB no se vuelven a abonar, que si bajas al final el club recibirá menos dinero. Todo esto te genera una responsabilidad grande, una presión extra”

Momentos: “El día de la Copa del Rey contra el Madrid, en Barcelona, fue espectacular. Tengo también un muy buen recuerdo de mi segundo año, cuando conseguimos entrar en play-off, y el hecho de jugar en Europa fue increíble”

Despedida de los aficionados fuenlabreños: “Me siento muy halagado por el hecho de que tanta gente me haya deseado suerte, que me hayan dado las gracias por estos cuatro años. Mi juego nunca ha sido el más vistoso, pero creo que también los aficionados se dan cuenta que el baloncesto no es solo meter puntos y jugar siempre de forma maravillosa. Me voy muy feliz y agradecido por el cariño de la gente”

Sobre Chus Mateo: “Es de las personas que conozco que más sabe de básquet”

Sobre Salva Maldonado: “Tiene las ideas claras. Con él todo es muy sencillo, nada de complicaciones”

Sobre Porfi Fisac: “Siempre transmitió querer ser un ganador, las ganas de competir todos los días, de luchar siempre para ganar”

Sobre Trifón Poch: “Hay que darle una mención especial porque él ha sumado mucho para que podamos conseguir el objetivo de la salvación”

Vestuario: “En Fuenlabrada hay mucha y muy buena gente. Adri, Javi y Álvaro son chavales excelentes. Los tres han crecido mucho estos años a base de trabajo”

Sobre Sergio Sánchez: “Este año he tenido un gran aliado en él. Muchos entrenamientos parecían un funeral, y él me ayudó mucho al vestuario con su forma de ser. Como persona es un diez”

Sobre Colom: “A Quino lo he tratado como a un hijo porque en los primeros años con Laura lo teníamos como adoptado. Es un tío con mucha calidad. Espero que le vaya todo bien porque es un tío para quitarse el sombrero”

Fichaje de Carlos Cabezas: “Coincidí con él en mis dos etapas en Málaga, y el Fuenlabrada hizo un muy buen fichaje con él”


 Cortaberria, entrevistado por la TV guipuzcoana en un GBC - Fuenlabrada (Foto: Fran Martínez / Fuenlafreak)

  • Entrevista

¿Cómo estás en tu regreso a casa después de tanto tiempo?

Va todo muy bien. En la pretemporada, sufriendo un poco, como siempre (risas), peor muy bien. Para mí volver a casa es un lujo, y una responsabilidad, porque sé que tendré que dar mucho de mí.

Llevamos varios veranos oyendo el rumor ‘Jon Cortaberría suena para el GBC’ pero siempre seguías en Fuenlabrada. Ahora sí que es cierto…

Sí, algún verano se tenía que dar (risas). En serio, estoy muy contento y he de decir que en Fuenlabrada también he estado como en casa, pero volver a mi ciudad es muy importante para mí. Me fui con 14 años, jugué por media España y ahora vuelvo con 31.

Has sido padre en abril, por lo que la familia me imagino que estará celebrando doblemente tu regreso. ¿Qué tal estás llevando la paternidad?

Pues muy bien. Ha sido un verano diferente y muy bonito. A todo el mundo le cambia para mejor tener un hijo.         Es un año de felicidad para todos, y el hecho de volver a San Sebastián es bueno para mis padres, familiares, amigos… Siempre me han apoyado y ahora siento que también es un premio para ellos.

¿Has visto en el calendario de cuando les toca visitar Málaga y, sobre todo, Fuenlabrada?

¡Es lo primero que se mira! Falta bastante para volver al Fernando Martín [jornada 28, 19/04/2014], pero no pasa nada, al final sabes que algún día tocará volver.

Cuando terminó la pasada temporada públicamente manifestaste que te hubiera gustaría renovar una quinta temporada. ¿Hubo alguna opción de continuidad? ¿Alguna negociación?

No, la verdad es que ha sido un verano bastante tranquilo. Si bien uno hubiese querido seguir en Fuenlabrada, hay que entender que esto es un tema profesional donde los sentimientos a veces hay que dejarlos un poco de lado. Al final esto es como un puzzle, donde los jugadores encajan como unas piezas, y a lo mejor tu no entras en los planes del club y sí otros jugadores. Es algo profesional. Perfecto. No siempre sale como a uno le gusta. No ha podido ser y hay que aceptarlo.

¿Qué te transmitieron desde la directiva?

Nada, no he hablado con nadie del club… bueno, sí, me ha llamado Chus personalmente para decirme que el club no contaba conmigo, que ahora tenían otra idea de jugadores.

Eso habla bien de Chus Mateo, con el que coincidiste entre 2009 y 2010. Él ahora no tenía la obligación de llamarte puesto que cuando ha vuelto como entrenador [29/07/2013] tú ya estabas fuera del club. Si bien, como dices, son cuestiones profesionales, las formas también son importantes…

Sí, y se lo agradezco. Es evidente que me hubiera gustado que desde el principio del verano me hubiesen dicho ‘oye, que tenemos otra idea de jugadores’, más que nada por el hecho de que uno siempre tenía la ilusión de seguir en Fuenlabrada. Pero como ya he dicho, ahora cambio una casa por otra.

Se cierra una puerta y otra se abre. ¿Con qué momentos te quedas de estos cuatro años?

El día de la Copa del Rey contra el Madrid, en Barcelona, fue espectacular. Es algo que me quedará marcado para siempre. Tengo también un muy buen recuerdo de mi segundo año, cuando conseguimos entrar en play-off [2010/11], con Gustavo [Ayón]… Hicimos una temporada excelente, fue un año muy divertido. Y también el hecho de jugar en Europa fue increíble. Jugar en otros países, conocer nuevos sitios para uno, con Rusia, donde hizo -25ºC, o la República Checa. Además de competir en Europa, la experiencia fue muy enriquecedora.



Karlos Arguiñano junto a Álvaro Muñoz Javi Vega, Adrián Laso, Cortaberría y Juan Mora,durante la presentación del patrocinador Mad-Croc, en febrero de 2012 (Foto: Twitter)

¿Qué valoración realizas de la última temporada?

La mejor valoración de la temporada pasada es que nos salvamos. ¿Que no fue de la mejor manera? Efectivamente, fue el año más duro que he vivido, además del hecho de ser capitán. No me vale salvarme individualmente, sólo que el equipo se salvara, y me puedo ir contento sabiendo que dejamos al equipo en la ACB. Cumplimos el objetivo de la permanencia, pero las sensaciones no han sido buenas, sobre todo en el Fernando Martín, donde en algunos partidos nos venimos abajo. Fuera de casa jugamos mejor, y creo que la segunda vuelta sí ha sido digna. Tras estar en una situación complicada, el equipo no se ha dejado llevar. Fue un año muy exigente en lo personal, el más difícil.

¿En qué quedó al final la amenaza de multa tras la estrepitosa caída ante Gran Canaria?

No, no llegó a ser efectiva, pero sí que esa semana estuvimos reunidos los capitanes con los directivos. Habíamos hecho un partido lamentable y el club tenía que tomar medidas. Al final, todo quedó en un aviso.

¿Cómo has manejado la presión extra de estrenarte como capitán en un año tan complejo?

No fue fácil. Uno siempre estuvo implicado con el equipo, pero cuando llega el momento de ser capitán sabes que debes dar un plus, asumir otras cuestiones que antes hacían otros. Los resultados del equipo no eran los esperados y entonces te das cuenta que en este club hay mucha gente implicada, no sólo a nivel deportivo. Detrás de nosotros hay gente en la oficina que, si desciendes, no sabe si continuarán en el club, o aficionados que dicen que si el equipo desciende de la ACB no se vuelven a abonar, que si bajas al final el club recibirá menos dinero y la situación empeorará para todos, los jugadores y todos los que están en el club. Todo esto te genera una responsabilidad grande, y pesa. Es evidente que es una presión extra y hace que sea un poco más duro. Sobre todo en el Fernando Martín, donde muchos días fallamos. No sabemos por qué, porque en la semana trabajábamos muy bien, pero llegaba el día del partido y no funcionábamos igual. Como no llegábamos a los partidos, nos preocupábamos más, y luego otro partido en casa, lo intentábamos y otra derrota…hubo que pelear mucho.

“Quiero demostrarme a mí mismo que puedo jugar en ACB”, comentaste allá por 2009…  

Sí que me acuerdo. Además esa oportunidad de llegar a un equipo ACB era algo que llevaba buscando hacía años, y por suerte pude demostrarlo en Fuenlabrada. Era un reto personal el poder jugar en esta liga, y después de cuatro años, me voy muy contento.

¿Qué va a significar Fuenlabrada en tu vida?

Una época inolvidable. En su momento fue una gran decisión fichar por el Fuenlabrada, donde siempre se me trató muy bien, donde realmente el club es como una familia. Han sido cuatro años excelentes, por los resultados y sobre todo por la buena gente que me he encontrado en Fuenlabrada. Al final, siempre me marcará que allí nació mi hija.

¿Qué te parecieron las muestras de afecto de los aficionados fuenlabreños cuando se oficializó tu fichaje por el Lagun Aro GBC?

Me siento muy halagado por el hecho de que tanta gente me haya deseado suerte, que me hayan dado las gracias por estos cuatro años. Esa cercanía de la gente en las redes sociales ha hecho que aún me vaya más contento.

¿Sientes que has calado en la afición?

Yo creo que sí, por lo menos la gente así me lo ha demostrado. Eso me pone muy feliz. Mi juego nunca ha sido el más vistoso, pero creo que también los aficionados se dan cuenta que el baloncesto no es solo meter puntos y jugar siempre de forma maravillosa. Me ha tocado hacer el trabajo menos bonito, y lo que he intentado hacer lo mejor que he podido. Me voy muy feliz y muy agradecido por el cariño de la gente.

¿Cómo te gustaría que te recordaran?

Simplemente como una persona que pasó por ahí, que ha sido honesta consigo mismo y con sus compañeros a la hora de trabajar, que ha intentado defender lo mejor posible los colores del Fuenlabrada.


Cortaberría ante Finley, en el último Fuenla-Lagun Aro (Foto: Lydia Calvo / Fuenlafreak)

Brevemente, ¿qué destacarías de cada uno de los entrenadores que has tenido en Fuenlabrada, empezando por Luis Guil?

Luis para mí fue como un reto porque llegué con él y yo quería demostrar que podía jugar. Fue una pena que él también se tuviera que marchar por los resultados

Chus Mateo.

Chus es de las personas que conozco que más sabe de básquet. Cambió la dinámica en los cuatro partidos que estuvo. Sabe muchísimo.

Salva Maldonado.

Salva, por encima de todo, tiene las ideas claras. Explica muy bien las cosas. Con él todo es muy sencillo, nada de complicaciones.

José Ángel Samaniego, ayudante de Maldonado y donostiarra como tú.

‘Sama’ también es un estudioso del baloncesto. Es muy meticuloso. Lo recuerdo siempre apuntando todo, todo. Creo que con Salva se complementan de forma excelente. Lo más gracioso de ‘Sama’ es cuando hacía de árbitro en los entrenamientos, nos echábamos muchas risas.

Porfi Fisac.

Porfi siempre transmitió querer ser un ganador. Lo que más me gustó de él es como le gustaba el baloncesto, las ganas de competir todos los días, las ganas de luchar para ganar siempre.

Y Trifón Poch.

Al principio fue un poco complicado por la situación en la que estábamos cuando vino. Hay que darle una mención especial porque él ha sumado mucho para que podamos conseguir el objetivo de la salvación.


 Cortaberria celebra con Sergio Sánchez el último triunfo ante Valladolid (Foto: F. Martínez / ACB Photo)

En cuanto a compañeros tuyos de este último año: Adrián Laso.

Como compañero Adri es un artista, un muy buen chaval, y como jugador creo que todavía tiene bastante recorrido. Los tres jóvenes que han estado con nosotros estos años han crecido mucho a base de trabajo. Al final para consolidarse en la ACB hay que tener un poco de suerte, que te respeten las lesiones, pero creo que los tres llegarán a ese nivel.

Javi Vega.

Javi es otra gran persona. El año pasado ha demostrado que con trabajo y trabajo se puede crecer mucho, y viene mejorando año a año.

Álvaro Muñoz se marcha cedido al Oviedo. Tú debutaste en la ACB con Unicaja, aunque luego jugaste siete años entre LEB Plata y Oro para poder retornar a la ACB.

Álvaro es un chaval excelente también, y todavía ni él sabe dónde está su techo. Tiene muchísimo potencial. Ha trabajado muchísimo y no ha tenido los resultados que hubiese merecido. A lo mejor ha sido el que menos minutos ha disputado, pero creo que está en una línea muy buena de trabajo personal. La vida, y el deporte, dan muchas vueltas. La ACB es muy complicada, y a veces necesitas ver primero otras cosas para mejorar, y seguro que en el futuro terminará volviendo a la ACB.

Sergio Sánchez está entrenándose con el Baskonia. Si llegara a quedarse, volverían a vivir relativamente cerca…

Sí, sería excelente. Hemos compartido muchas cosas porque él también acaba de ser padre. Me ha demostrado mucho como persona este año, ayudándome mucho con la capitanía. He tenido un gran aliado en él. Por ejemplo, muchos entrenamientos parecían un funeral, y él ayudó mucho al vestuario con su forma de ser. Como persona es un diez.

Muchos jugadores cuando se van del Fuenlabrada destacan la calidad humana del grupo, algo heterogéneo por estar siempre con gente que entra y sale. ¿A qué puede deberse que en ese vestuario suelan confluir tantas buenas personas?

Hay de todo, pero en Fuenlabrada es cierto que hay mucha y muy buena gente, y el trato diario es muy importante. Nosotros solemos bromear diciendo que convivimos más entre nosotros que con nuestras mujeres. Eso es básico, el hecho de conocer buena gente hace que te aferres mucho a ellos también.

Quino Colom.

A Quino lo he tratado como a un hijo porque en los primeros años con Laura lo teníamos como adoptado (risas). Es un tío con mucha calidad, de mucho nivel a la hora de jugar, y a nivel físico, poco a poco, va mejorando cada año. Espero que le vaya todo bien porque es un tío para quitarse el sombrero. También le auguro un recorrido largo como base en la ACB.

Y Leo Mainoldi.

Leo a lo mejor parece más tímido, más introvertido en muchas cosas, pero al final el tío siempre da la cara, de los que decimos nosotros ‘espíritu argentino’, que sabe competir. Es un jugador muy completo, con mucha clase y facilidad para anotar. Otra muy buena persona.

Seis jugadores que acumulaban tres o más años en el club han dejado Fuenlabrada [Sergio Sánchez, Mainoldi, Colom, Cortaberría, Valters y Muñoz]. ¿Te duele que se desarme tan rápido el equipo?

Bueno… creo que el club está intentando darle una vuelta de tuerca a algunas cosas. El equipo necesita que el pabellón Fernando Martín vuelva a ser un  fortín y esa es la decisión que ha tomado la directiva. El tema del deporte es así. Te das cuenta que los equipos se van desarmando de un año para otro con mucha facilidad. Es algo malo del deporte porque haces relaciones muy estrechas con mucha gente, y al final por un tema de trabajo te separas, pero al final los buenos momentos y los buenos amigos quedan para siempre.

Con Carlos Cabezas coincidiste en Unicaja, ¿qué te parece su fichaje?

No es que tenga relación con él pero sí lo conozco. Coincidí con él en mis dos etapas en Málaga, y el Fuenlabrada hizo un muy buen fichaje con él. Que le vaya muy bien.

Fuera del básquet, ¿has celebrado mucho la clasificación de la Real Sociedad a la Champions tras eliminar al Olympique de Lyon?

¡Muchísimo! Ayer [por el miércoles] por suerte la Real tuvo el detalle de invitarnos al estadio a ver el partido. Fue una fiesta.

¿Hace cuánto que no ibas a Anoeta?

Hace mucho, como quince años, casi no me acordaba cómo era. Fue un día muy especial para la Real, y por encima de los resultados, lleva tiempo jugando de forma excelente. No hace mucho estábamos en Segunda, pero nos recuperamos y ahora todos disfrutan del equipo. Da gusto verlos jugar.

Presentación de Jon Cortaberría en el Lagun Aro (Foto: GBC)



Archivo / Jon Cortaberría

No hay comentarios: