1 ago. 2013

‘Carlitos’ Cabezas, un campeón del mundo para el Fuenlabrada

El experimentado base andaluz llega al equipo naranja dispuesto a reivindicar su figura en la ACB. Recopilamos frases e imágenes de este hijo y nieto de baloncestistas uruguayos, cuyo tío Hugo fue delantero en el Betis. Criado en Marbella, Carlos cimentó su carrera en Unicaja de Málaga y en la selección española.



“Más vale ser cabeza de ratón que cola de león", dice el viejo refrán que bien podría aplicarse a la llegada de Carlos Cabezas al Baloncesto Fuenlabrada. Esta tarde el club oficializaba el fichaje del jugador marbellí para la próxima temporada, lo que supone la llegada de un base llamado a ser un referente del vestuario junto a Román Montañez. Como en el caso del escolta catalán, otro clásico de la ACB, Carlos Eduardo Cabezas Jurado no necesita ningún tipo de presentación. Leyenda del Unicaja de Málaga, coincidió también con Chus Mateo en la selección española campeona del Eurobasket de Polonia 2009. Antes, en 2006, Cabezas integró el equipo campeón del mundo en Japón. Con 415 partidos ACB, el ‘play-maker’ andaluz jugó la temporada pasada en el Baskonia. Ahora, a los 32 años, llega al Fuenlabrada dispuesto a ser ‘cabeza de ratón’ y reivindicarse como uno de los bases emblemáticos de la última década en la ACB.


(click en las imágenes para agrandarlas)

Duelo de dieces en el Fuenlabrada-Unicaja del 17/12/2006. Ferran López, actual director deportivo, clave en la contratación de Cabezas  (Foto: José Luis Sánchez de Pablos / Área18)



  • Carlitos, el hijo de Carlos, el sobrino de Hugo

Carlos Cabezas Gonella es el padre del nuevo jugador del Fuenlabrada. Uruguayo y ex jugador de baloncesto, fue un alero tirador que en la selección charrúa llegó a coincidir con Washington Poyet, padre de Gustavo, ex futbolista del Zaragoza. Carlos, tras jugar en Neptuno y Liverpool de Montevideo, llegó a Sevilla a finales de los 70 invitado por su hermano Hugo, delantero y figura del Betis (34 goles entre 1977 y 1980). Hugo eligió el fútbol en una familia donde Carlitos, su padre y su abuelo, se decantaron por la pelota anaranjada. Pese a dedicarse al básquet, a don Carlos, como a todo uruguayo, le corre el fútbol por las venas. Por ello no sorprende su pasión por Estudiantes de La Plata, club argentino donde brilló su hermano antes de radicarse en Europa.






  • Con la firma de Wayne Brabender

En ocasión del fichaje de Carlitos por el CAI, en 2010, El Periódico de Aragón recordaba la siguiente anécdota sobre su padre: “En 1983, el Oximesa granadino se enfrentó al Caja Madrid de Wayne Brabender en un torneo en Mérida. Carlos Cabezas fue el mejor jugador del partido con unos 40 puntos y Brabender, ya en la recta final de su carrera, le reservó una silla junto a él en la cena. Cabezas pidió un autógrafo a su ídolo, que se sorprendió: "¿Después del partido que has hecho me pides un autógrafo?". El internacional español le preguntó si tenía hijos, cogió una servilleta y le escribió: "De Wayne Brabender para Carlitos Cabezas, que por lo menos seas tan bueno como tu padre". Y Carlitos, entonces de tres años, luego sido campeón de Liga, Copa, de Europa y del Mundo”.


Padre e hijo unidos por el baloncesto (Foto: FEB)


  • El Mundial Junior de Lisboa

El progenitor del base malagueño también recordaba su paso por el Caja Ronda: “Carlitos se crió en una cancha de baloncesto. Me hice amigo de un globetrotter que fichó el Caja Ronda, Larry Spicer, y le decía: 'Enséñale a Carlitos cómo juegan los negros”. El verano de 1999 depararía el inolvidable Mundial Junior de Lisboa, y aquella final ante Estados Unidos con un triple fundamental de Cabezas en los instantes finales. “Carlitos, ya me puedo morir tranquilo", le dijo su padre tras el histórico triunfo. “Tiene mi carácter, eso va en los genes, y todo eso hace que juegue muy bien las finales. La verdad es que todo lo que trabajé con él, Dios me lo ha devuelto 80 veces”, añadió.


Calderón y Cabezas, pasado y presente de Fuenlabrada, ambos campeones del mundo en Japón (Foto: Marcos Brindicci / Reuters)


  • Carlos Cabezas en diez frases

“Mi padre, un uruguayo, conoció a mi madre, Carmen, en Sevilla. Yo nací en Málaga, y mi hermana, Silvia, en Granada. ¡Vaya mezcla!”

“Para Navidad o para Reyes siempre me han reglado un baloncito, una canasta o equipaciones de la NBA. Tenía de casi todos los equipos. Mi abuela Carmen me regalaba siempre una equipación. Si me regalaban juguetes decían que era un llorón y cuando me traían cosas de basket era el niño más feliz del mundo”

“Que mi padre fuera jugador de baloncesto hizo que mi infancia fuera muy especial. Era el espejo donde quería verme reflejado y que él fuera deportista simplificó el hecho que luego yo también lo fuera”

“Tenía que entrenar y jugar en Málaga pero vivía en Marbella, a 60 kilómetros. Eran muchos viajes y perdía mucho tiempo en la carretera. Fue un sacrificio muy grande el que hice pero, sobre todo, el hicieron mis padres para mantener viva esa ilusión que tenía por jugar y que comenzó a dar sus frutos cuando en infantiles me fichó Unicaja”

“Siento que tengo un talento especial para el baloncesto cuando empiezo en la escuela a jugar y en infantiles el padre de Berni, Bernardo Rodríguez, me hace las pruebas en Unicaja junto a José María Martín Urbano”

“Recuerdo antes, con 12 años, una vez ir con mi vecino y montar en una moto, de la torta que me dio mi padre se acabó eso de montar en moto y hacer cosas peligrosas. Esas cosas ya no iban conmigo porque era tanta la responsabilidad y la pasión por jugar que cuando tienes un sueño por algo hay cosas que tienes que dejar”

“Sabía que llegar a la élite era muy difícil porque son muchos los que empezamos en la cantera de Unicaja y al final sólo Berni [Rodríguez], Germán [Gabriel] y yo hemos sido los afortunados de tener la oportunidad. Una oportunidad que llegó evidentemente después de demostrarlo porque nadie te regala nada”

“Aunque nací en Málaga me crié en Marbella. Es mi ciudad. Aunque yo era muy pequeño recuerdo que la ciudad cambió rotundamente con la llegada de Jesús Gil. A los del pueblo nos hizo crecer. Hizo una Marbella limpia y ordenada, apostó por el deporte y la ciudad creció en todos los sentidos. A pesar de lo que alguna gente pueda criticar su gestión, también hay quien le recuerda con aprecio porque hizo mucho para que fuera una mejor ciudad”

“Es curioso pero mi padre y yo somos jugadores muy diferentes. Mi padre era un gran tirador y su juego era muy distinto al mío. Yo soy un base que intenta hacer jugar al equipo aunque si que es verdad que en momentos puntuales de mi carrera deportiva puedo ser un base que tenga facilidad para anotar y quizá eso sí que lo he heredado de él. Con todo, es cierto que ambos tenemos un instinto ganador pero no sé si eso es una cuestión de lo genes o es algo que también se trabaja”

“Estoy orgulloso de ser español y de tener sangre charrúa. Tengo un gran sentimiento por Uruguay”






Un campeón mundial con sangre y garra charrúa (El País de Uruguay / H. Abadie, 6/9/2008)
Cabezas: “Mi familia ha sido fundamental” (El Heraldo de Aragón / R. Lahoz, 20/03/2011)
De Carlitos a Don Carlos (El Periódico de Aragón / Raquel Machín, 19/10/2010)
El álbum de recuerdos de Carlos Cabezas (ACB / Álvaro Paricio, 27/01/2011)



Scariolo y Cabezas se retiran derrotas de Fuenlabrada (76-70) el 17/12/2006. Atrás puede apreciarse a un joven Javi Vega celebrar con sus compañeros ante el entonces vigente campeón de liga (Foto: José Luis Sánchez de Pablos / Área18)

Cabezas defiende ante Colom en el Fuenla-CAI del 11/12/2011 (Foto: Lydia Calvo / Fuenlafreak)

Carlos Cabezas ante Javi Vega y Álvaro Muñoz, quienes ahora serán sus compañeros. Imagen del Fuenlabrada-CAI del 11/12/2011 (Foto: Fran Martínez / Fuenlafreak)



2 comentarios:

Anónimo dijo...

Notable nota FELICITACIONES!!! y MUCHÍSIMA SUERTE, abrazo enorme.
Sergio Hermida

Ezequiel Costa dijo...

Gracias Sergio. ¿Algo que ver con Guruyú Waston? Saludos,