12 ago. 2013

Athletic Club - Real Sociedad, el pasional derbi vasco

El quinto número de la revista Minuto116 está dedicado a la Real Sociedad, que vuelve a la Champions League. En la sección 'derbis del mundo' repasamos tres inolvidables clásicos vascos: el de la ikurriña de 1976, la liga txuri-urdin en Atocha ante el Athletic, en 1982, y la que los Leones celebraron ante la Real en San Mamés, en 1984. 



La Real Sociedad y el Athletic Club comparten fuertes tradiciones, como el orgullo de la tierra, el compromiso con su gente y el modélico trabajo de cantera. Clubes centenarios y enfrentados desde sus orígenes, los derbis vascos son jugados con pierna tan fuerte como la camaradería que suele reinar entre ambas plantillas. Cada clásico ha tenido su propia historia, y entre todos esos derbis ha habido tres que han resultado memorables.


  • La ikurriña de 1976

El 5 de diciembre de 1976 la Real conseguiría la hasta entonces mayor goleada sobre el el Athletic, un 5-0 con doblete de Satrústegui, quien luego se erigiría como verdugo de los bilbaínos al endosarles un total de 14 goles. Aquel derbi en Atocha, no obstante, no pasaría a la historia por la exuberancia del marcador sino por su simbolismo político, cuando ambos equipos sorprendieron al entrar al campo portando una ikurriña, que por entonces era ilegal. “Nosotros nos enteramos al llegar a Atocha. Kortabarria vino al vestuario y nos lo propuso. Fue una decisión unánime. Es el derbi que ha dejado mejor recuerdo, y eso que perdimos 5-0”, contaba Iribar recientemente en El País. “El llevarlo en sigilo fue el éxito de la operación”, añadía López Ufarte. El impulsor de la idea fue Josean de la Hoz Uranga, centrocampista del cuadro guipuzcoano que aquel día no estaba convocado. Su hermana cosió la bandera y él mismo fue el encargado de llevarla de incógnito al estadio para luego entregársela a los capitanes Kortabarria e Iribar. “Mucha gente lloró cuando sacamos la ikurriña. Sentíamos que teníamos que hacer algo para reivindicar los derechos del pueblo vasco”, rememoraba De la Hoz Uranga en el diario Deia. Esa ikurriña, que en enero de 1977 fue legalizada, se exhibe actualmente en el museo de la Real Sociedad.

Iribar y Kortabarria, con la ikurriña en 1976 en el estadio de Atocha (Foto: Deia)


  • Éxtasis en Atocha

Hubo una época donde el fútbol euskaldun mandaba en España. Si el Athletic Club dominó la liga hasta 1956 (seis títulos, más que ninguno otro), el principio de la década de los 80 fue el paroxismo para los aficionados vascos, con un bicampeonato de la Real Sociedad seguido de otro del equipo vizcaíno. La primera liga donostiarra -1980/81- se conseguiría en Gijón, mientras que la segunda se definiría en la última jornada en Atocha ante el equipo bilbaíno. Los de Alberto Ormaetxea llegaban como líderes pero estaban obligados al triunfo para no depender del Real Madrid y del Barcelona. El 2-1 ante los Leones, con goles de Zamora y López Ufarte, desataría la locura en San Sebastián.

Real Sociedad, gol y título de Liga ante el Athletic en 1982 (Foto: Diario Vasco)



  • El último viaje en la gabarra

La euforia guipuzcoana se trasladaría a Bilbao, porque al año siguiente era el Athletic Club el que ganaba la liga (en Gran Canaria), título que repetiría en la temporada 1983/84. Ésta se decidió en la última jornada y con una inolvidable victoria en San Mamés ante el conjunto guipuzcoano, otra vez dándose un 2-1. Liceranzu abría la cuenta en el primer tiempo para los dirigidos por Javier Clemente, pero Uralde empataba en el 68. “Probablemente fue el mayor silencio en la historia de San Mamés”, declararía el delantero gasteizarra, máxime cuando un minuto después Butragueño adelantaba al Real Madrid ante el Espanyol, tanteador que a los blancos les alcanzaba para proclamarse campeones. Sin embargo, el central Íñigo Rocky Liceranzu volvía a emerger para anotar de cabeza el 2-1 definitivo a once minutos del final. “La Real no se dejó ganar como tampoco nos dejamos nosotros dos años antes en el derbi de Atocha”, aseveró el héroe de aquel encuentro ante las suspicacias en torno al triunfo vizcaíno. La celebración en Bilbao se repetiría días después, gabarra incluida, tras conquistar la Copa del Rey ante el Barcelona en el Santiago Bernabéu (la de las patadas voladoras de Maradona y Migueli, pero ésa es otra historia…).

Iñigo Liceranzu en el momento de anotar de cabeza el 2-1, Athletic campeón 1984 (Foto: Deia)

Volviendo al presente, la Real Sociedad acaba de quedarse con el último clásico en el viejo San Mamés (1-3). El nuevo estadio rojiblanco tendrá que esperar hasta mayo de 2014 para vivir su primer derbi vasco. Nuevo escenario, la pasión de siempre.



Artículo incluido en el número 5 de la revista Minuto 116 (agosto)



Archivo / Derbis del mundo:
Cuando el sur empezó a existir, Napoli-Juventus en el tiempos de Maradona (julio 2013)
'El 7-0 no se olvida más' (Estudiantes-Gimnasia y Esgrima de La Plata) (antil 2013)

No hay comentarios: