9 may. 2013

Chema Ramos: "La afición del Parla es con diferencia la mejor de toda la Tercera División”

[Entrevista] El entrenador del Pozuelo palpita un nuevo regreso a Los Prados donde este domingo casi se jugarán una plaza de fase de ascenso ante su ex equipo: "El que gane tendrá el 80% del playoff". Asimismo, recuerda sus años con el club azulynegro y analiza el fútbol modesto madrileño. "Si no nos metemos nosotros en el playoff, que se meta el Parla”, añadió.




José María Ramos Caro (Madrid, 1965) cumple su quinta temporada en el Pozuelo (la cuarta de forma completa). Tras una vida en el Rayo Majadahonda, estuvo dos años en el Parla (2006-08) ante de fichar por el club del Valle de las Cañas. Este domingo, en la penúltima jornada de la temporada, el Parla recibe a un Pozuelo colmado de ex jugadores negriazules en un encuentro que puede ser decisivo para el playoff: el conjunto verde es cuarto con 62 puntos y los parleños son séptimos con 60. Antes del crucial partido, conversamos con Chema Ramos.


Frases

“Pozuelo es un club muy modesto, pero también es muy serio. Los clubes que están hoy saneados, como es el nuestro, es porque la gestión de la directiva es excelente: no se gastan ni un euro más de lo que tienen. Pase Que tenemos que jugar con chavales, jugamos con chavales. Que se pueden pagar sólo 400 euros, pues pagamos 400 euros”

“Seguiré una temporada más en Pozuelo (la sexta). La directiva está muy contenta con nosotros, y nosotros también”

“Nacho Gil y Joel los subimos desde el Juvenil y son dos auténticos cracks. Sé que hay equipos de fuera que los están viendo, como Villarreal. Se merecen lo mejor porque son dos chavales muy humildes”

“El Parla-Pozuelo del domingo es como si fuese la última jornada: el que gana tendrá el 80% de la clasificación hecha para el playoff"

“El año pasado nosotros ganamos en Carabanchel 0-3 y ese triunfo permitió al Parla meterse en playoff. Siempre es especial jugar con el Parla porque estamos muy unidos. La gente nos tiene cariño y aprecio, yo lo percibo, y nosotros también”

“La afición del Parla es la envidia de Tercera porque su gente lo sigue a todos los sitios y les apoya incondicionalmente. Para mí es con diferencia la mejor de toda la Tercera”

“Tengo la espinita clavada de no haber jugado el playoff con el Parla. Lo del triple empate en la primera temporada fue acojonante, muy duro, pero fueron dos años muy buenos. El primer año aprendí muchísimo, y en el segundo cometí muchos errores como entrenador. Esa temporada fue complicada por mala elección de algunos jugadores, futbolistas que miraban más por sí mismos que por el equipo”

“Desde las emociones, todos vamos a ganar a muerte cada partido, pero subir no parece no parece lo más adecuado si lo piensas con frialdad. Si no nos metemos nosotros en el playoff, que se meta el Parla”


Chema Ramos cumple cinco años en Pozuelo (Foto: José Luis Sánchez de Pablos) 


Entrevista

La victoria ante el Colmenar Viejo (1-0) confirma el buen estado de forma en que llegan al tramo decisivo de la temporada (cinco victorias y un empate). ¿Cómo llevan esta racha?

El domingo pasado fue como va a suceder el próximo domingo en Los Prados: era una final y quien saliese victorioso seguiría con opciones y el perdedor se quedaba fuera. Fue un partido duro y difícil. Tuvimos muchos problemas desde el principio. Fallamos un penalti en el minuto cuatro, perdimos a un jugador por lesión en el minuto siete, luego otra lesión más adelante y nos expulsaron a un jugador (Jorge Prado). Las pasamos canutas pero hicimos un partido muy bueno y pudimos sacarlo adelante. Llevamos una racha bastante buena, seguimos con opciones y el equipo y está muy bien. A ver qué pasa el domingo.

¿Cuarta o quinta temporada en Pozuelo?

En realidad es la cuarta porque cuando cogí el equipo, en enero o febrero [de 2009] éste estaba prácticamente descendido a Preferente. Luego empezamos en esta categoría un proyecto nuevo, con el que ascendimos en la siguiente temporada [2010]. De nuevo en Tercera quedamos subcampeones y jugamos el playoff, y el año pasado quedamos séptimos.

¿Y habrá sexta temporada?

Sí, en principio la directiva está contenta con nosotros, y nosotros también. Tal como está el fútbol y la vida, en Tercera es complicado que personalmente encuentre un club mejor que éste. No en lo económico, que es un club muy modesto, pero en lo deportivo estamos muy contentos.

Hay poco casos de proyectos tan extensos en Tercera, tal vez el de Marcos Jiménez en el Trival Valderas.

Sí, creo que Marcos lleva dos años más que yo, que esta es su séptima y octava temporada. Otro caso parecido es el del Colmenar, que aunque hay cambiado de entrenador, el que está ahora, Javi García, fue segundo de Sergio Piña durante muchos años. La verdad es que no es frecuente en esta categoría, pero los equipos que han mantenido un proyecto, a la larga se han visto los resultados, equipos que suelen estar arriba.

Hace un par de años nos comentabas que el CF Pozuelo era un club humilde, por más que esté en un municipio pudiente. ¿Cómo están ahora?

Pozuelo es un club muy modesto. No tiene nada que ver con el Parla, para que te hagas una idea. Por ejemplo, el ayuntamiento no nos ayuda en nada: cero euros. La directiva gestiona en el club una escuela de 600 niños. Sí es verdad que el ayuntamiento nos deja hacer uso de las instalaciones deportivas. Allí, esta gente organiza un torneo de fútbol 7. Esa es un poco la fuente de ingresos que tiene el club, porque apenas hay unos cien socios. Es un club muy modesto, pero también es muy serio. Los 400 o 500 euros que prometen a los chicos para el transporte y poco más, siempre los cumplen. Siempre nos han pagado bien y desde ese punto de vista el que va allí está tranquilo. Y en lo deportivo estoy muy contento porque tienen mucha confianza en mí y me dejan trabajar. Por eso llevo tanto tiempo en el Pozuelo.

Los que siempre te acompañan son Rufo, el segundo entrenador, y Fernando, el preparador físico. Casi son una familia…

Yo los conocí cuando fui al Parla. Cuando yo llegué allí ellos ya pertenecían al cuerpo técnico anterior. Emilio [García, ex secretario técnico del Parla] me los recomendó, los conocí y, aparte de que son unos grandes profesionales, son unas personas maravillosas. Como tú dices, somos una pequeña familia. De los jugadores cada vez quedan menos, unos dos o tres en el equipo titular, y cuando acabe esta temporada seguramente serán menos todavía de aquella época del Parla.

Veo que también siguen Cortijo, Raúl Montero, Luis, Cholo, Boby, Jorge Prado, entre otros.

Sí, Cortijo, Raúl Montero, Luis y Peque siguen como titulares, y Boby y Álvaro ya no están jugando mucho, la verdad. Jorge Prado y Cholo también siguen.

El domingo se juega el Parla-Pozuelo, un mano a mano entre el cuarto, ustedes, con 62 puntos, y el séptimos, con 60 puntos. El que gana dependerá de si mismo en la última jornada.

Así es. Esta jornada es como si fuese la última: el que gana tendrá el 80% de la clasificación hecha. Después habrá que ganar el último partido pero la próxima casi que marcará todo. Nosotros hace dos meses estamos a ocho o nueve puntos del Parla y del Colmenar. Nosotros llevamos jugando finales desde entonces, y nos está yendo bien. Ante el Parla será una final más. Lo lucharemos a muerte, pero es curioso que lo tengamos que hacer en un sitio donde la gente nos tiene mucho cariño, y nosotros también. Todavía recuerdo una crónica que hiciste tú al día siguiente de aquella jornada [2007], en que en un triple empate nos quedamos fuera del playoff, cuando Sigüenza metió un gol con el Ciempozuelos en el último minuto. Ese gol nos dejó fuera por el triple empate con Ciempozuelos y San Fernando. Me acuerdo de tu crónica perfectamente como si la estuviese leyendo ahora mismo. Joder, es un momento que nos se nos olvidará nunca. Fue muy duro porque estábamos dentro, ya estábamos por abrir el champagne en Los Prados y en un segundo nos quedamos fuera. Por otro lado, el año pasado nosotros ganamos en Carabanchel 0-3 y ese triunfo permitió al Parla meterse en playoff. Estamos muy unidos para el Parla. Siempre es especial jugar ante ellos.

Ya has vuelto varias veces a Los Prados, ¿cómo son esos regresos?

Muy bonitos. La gente nos tiene cariño y aprecio, yo lo percibo, y nosotros también.

En mayo de 2011 señalabas que el Parla tenía la mejor hinchada de la categoría. ¿Lo sigue siendo?

Claro que sí. No ha cambiado. La afición del Parla siempre va a Pozuelo, a todos los sitios. Nosotros, con todo lo que hemos hecho en Pozuelo en todo este tiempo, al campo sigue yendo muy poquita gente. Es un campo muy bonito, pero seguimos estando en familia. La afición del Parla es la envidia de Tercera porque su gente lo sigue a todos los sitios y les apoya incondicionalmente. Para mí es con diferencia la mejor de toda la Tercera.

Estuviste muchos años en Majadahonda, luego dos en Parla y ahora cinco en Pozuelo. Más allá de la espinita del playoff, ¿qué significa el Parla en tu carrera?

En el Rayo Majadahonda estuve ocho años, cinco en el Majadahonda B y los últimos tres en el primer equipo, y aquello sí que era como mi casa. Cuando salí de allí me llamó Emilio para fichar por el Parla. El equipo estaba jugando el playoff y Emilio me dijo que José Agustín Soto, pasase lo que pasase, suban a Segunda B o no, iba a dejar el equipo porque se iba a vivir a Murcia [asumió como entrenador del Caravaca]. Emilio me pidió que fuera a Oviedo a ver el famoso partido Universidad-Parla, y viéndolo allí fue dolorosísimo. A falta de tres minutos el Parla estaba en Segunda B con un gol de Luis.

Fue el segundo gol del Parla (3-2), pero enseguida marcó Peláez, 4-2 y fin del sueño…

Lo recuerdo perfectamente. Una semana después Emilio me dice que hay que hacer un equipo nuevo porque la gente no quiere seguir, quieren irse a ganar más dinero a otros clubes. En aquel tiempo había dinero en la categoría, como el Cobeña y otros equipos que pagaban muy bien. Hubo una desbandada general y tuvimos que hacer un equipo casi nuevo [aquel verano de 2006 hubo 18 fichajes], con muchos jugadores con los que afortunadamente todavía sigo enganchado en el Pozuelo. Tengo la espinita clavada de no haber jugado el playoff con el Parla. Lo del triple empate en la primera temporada fue acojonante, fue muy duro, pero fueron dos años muy buenos. El primer año aprendí muchísimo, y en el segundo cometí muchos errores como entrenador. He intentado aprender y tomar nota para no cometer los mismos errores de entonces.

En la segunda temporada el equipo sacó más puntos que en la anterior (70 y 66, respectivamente) pero quedó sexto.

La segunda temporada fue complicada por mala elección de algunos jugadores, futbolistas que miraban más por sí mismos que por el equipo, y otras cosas que al final hacen que se tuerzan las cosas. De aquello aprendí y así hice este proyecto en Pozuelo, donde ahí están los resultados, con gente comprometida a muerte con todo. Estamos muy contentos aquí.

El que vuelve a coger velocidad crucero es Iván Cortijo: 11 goles hasta ahora en la temporada.

Hace dos años el equipo salió agotado porque hicimos un esfuerzo tremendo para jugar el playoff. Les quisimos dar a los futbolistas el premio de la continuidad, pero había muchos que estaban agotados, psicológica y físicamente, y Cortijo fue uno de ellos. En la temporada pasada él la pasó mal, pero en la presente vuelve a ser el jugador que suma mucho, con una media de más de diez goles por temporada. Ahí está el hombre, como Peque, o como Luis, que con sus 38 años sigue corriendo como un crío de 20.

Luis Angullo es superviviente de aquel partido de Oviedo en 2006.

Sí, y Peque también. El hacer un grupo de gente comprometida que mira por el equipo es muy importante. Nosotros tenemos muchos jugadores jóvenes que fuimos incorporando del Pozuelo B, como Nacho o como Joel, u otros jóvenes que fichamos y son titulares como Vidal o Chiqui. Y los veteranos te prestan una ayuda impagable con los jóvenes. A esta gente le estaré agradecida toda mi vida.

¿Es cierto eso que un equipo para estar compensado tiene que tener algunos veteranos, otros de mediana edad y un grupo de jóvenes con hambre?

Nosotros  en Pozuelo tenemos un presupuesto de 80.000 euros para toda la plantilla, cuerpo técnico, utillero y todo. Nosotros construimos el equipo en base a lo que tú dices: un grupo de futbolistas veteranos, otro grupo de mediana edad, que son los que ganan 300 euros, y después tenemos cuatro o cinco chicos que ganan 150 euros, o no sé lo que les paga el presidente, pero es muy poco, pero entre Nacho y Joel son de los que más minutos han jugado en toda la temporada. En el caso de Vidal, tiene 20 años y lleva once partidos consecutivos como central titular. Eso no lo puede soportar un equipo si no tiene veteranos ahí que ayuden en todo. Luego los porteros que tengo, Salva y Toni, son dos tíos fenomenales.

Con la crisis, los jugadores de equipos modestos dejaron de cobrar las sumas de hace años, pero en muchos casos el espíritu amateur se funde con una dedicación casi profesional al fútbol que hace que, aunque no abunde el dinero, el nivel se mantenga alto.

Mucha gente dice que es Tercera División, pero como entrenador puedo decir que jugar aquí es complicadísimo. Hay mucho nivel y todos los equipos son iguales. Al ser los presupuestos tan parejos, las plantillas tienen potenciales similares. Quizás Rayo Majadahonda y Puerta Bonita se salen un poco del guion este, pero el resto estamos todos cortados por el mismo patrón. Por eso hoy, a falta de dos jornadas, entre el Parla, que es séptimo, y el líder hay solo cinco puntos. Es acojonante. En otros grupos de Tercera ya hay muchísimos equipos clasificados que están preparando el playoff, y en Madrid todavía todos estamos luchando por entrar.

Respecto a las economías de los equipos, muchos se plantean que puede ser mejor no ascender que subir e hipotecar la continuidad del club por no poder afrontar los mayores gastos.

Te cuento una anécdota de hace dos años. Nosotros nos metemos en playoff y nos plantamos en la segunda rueda contra la Roda. Perdemos allí 1-0 y el viernes anterior a disputar la vuelta en el Valle de las Cañas, Isaac [Cardozo Plaza, presidente del Pozuelo] me dice ‘joder, no me jodas que vamos a subir’. Estaba el hombre acojonado… Y es verdad, ¿dónde vamos nosotros si llegamos a ascender? Esta directiva es súper-seria, pero no tienen recursos de ningún tipo. ¿Dónde coño vamos en Segunda B si no tenemos nada, ni dónde caernos muertos? Nuestra infraestructura es muy modestita, muy limitada. Creo que igual, con esta directiva, saldríamos adelante en Segunda B, pero no parece no parece lo más adecuado si lo piensas como tú dices con frialdad. Si lo piensas desde las emociones, todos vamos a ganar a muerte. Recuerdo que el presidente lo estaba pasando mal aquel día, y esto le pasa a muchos equipos que pelean por subir. Cuando fuimos a Cantabria a jugar con el Siete Villas el viaje nos costó mucho, imagínate afrontar un viaje así cada quince días. Igual, ojalá que dentro de unas semanas estemos hablando de estos temas. Y si no nos metemos nosotros en el playoff, que se meta el Parla.

En tus dos años en el Parla estaba Paco Flores como presidente. ¿Qué imagen te quedó de su gestión y no sé si tienes alguna opinión formada de la nueva directiva parleña?

Yo estuve dos años con Paco Flores y eran otros tiempos. No fue hace tanto, pero parece que hubieran pasado veinte años porque el fútbol ha cambiado radicalmente. Recuerdo que Paco Flores era constructor y tenía muchas obras en Parla. Era la época de Tomás Gómez como alcalde, y había muchas ayudas porque el Parla era un equipo que pagaba muy bien. Había futbolistas muy buenos y con sueldos superiores a los mil euros. Tanto para el Parla como para muchos equipos de la Comunidad de Madrid fue una época muy boyante en ese sentido. Yo a la nueva directiva del Parla no la conozco, pero me imagino que tendrán los mismos problemas que las del Pozuelo, Collado Villalba, Trival Valderas y el resto: recursos escasos y ninguna ayuda. Los clubes que están hoy saneados, como es el nuestro, es porque la gestión de la directiva es excelente: no se gastan ni un euro más de lo que tienen. Pase lo que pase. Que tenemos que jugar con chavales, jugamos con chavales. Que se pueden pagar sólo 400 euros, pues pagamos 400 euros. Repito que a la nueva directiva del Parla no la conozco y por eso no puedo opinar, pero era otra época, otra exigencia y otra presión. Yo en Parla viví una presión enorme. Eran otros tiempos.

¿Cómo viviste el cambio de pasar de un equipo con aspiraciones como el Parla a otro como el Pozuelo?

Yo me quedo con el grupo de jugadores que dejaron el Parla y apostaron a venir conmigo a jugar con el Pozuelo en Preferente. Eso dice mucho. No me quiero olvidar de ninguno: Boby, Álvaro, Raúl Montero, Pablo, Peque, Luis, Chuchi y otras más. Gente que pasó de cobrar más de mil euros en el Parla a 500 o 600 en el Pozuelo, en un equipo que está en Preferente. Yo hablé con ellos y se vinieron conmigo a muerte. Eso yo no lo voy a olvidar en mi vida. Al Pozuelo lo ha levantado esta gente. Pozuelo es un equipo que había estado dos veces en su vida en Tercera División, y ahora llevamos tres años en la categoría.

El CF Pozuelo de Alarcón como tal se fundó en 1995.

Como tal sí, pero el fútbol en Pozuelo tiene 70 años de historia porque había otros clubes. Me lo estuvieron contando el otro día, y en 70 años de historia el Pozuelo sólo estuvo dos veces en Tercera, y en ambas para bajar. Desde que estamos nosotros el Pozuelo parece un equipo grande de la categoría a nivel deportivo. Estos futbolistas han hecho grande al Pozuelo.

Comentabas el caso de Carlos Vidal u otros jóvenes en el equipo, quienes seguramente sueñan con triunfar algún día en el fútbol grande. ¿Cómo los vas manejando para que tengan los pies en el suelo?

No me quiero olvidar de ninguno, pero en ese sentido tengo dos jugadores que están en boca del todo el mundo en la categoría, que son Nacho Gil y Joel. Estos tipos son dos auténticos cracks que desde el año pasado los subimos del Juvenil para que se entrenen con nosotros. A principio de este año ya los incorporamos a la plantilla del primer equipo y que desde el primer día se han hecho casi titulares. Es que han jugado 2.000 minutos. Todo lo que les pase a estos dos se lo han ganado porque además son humildes. Han aguantado todas las broncas de los veteranos y toda la exigencia mía, y los chavales sin rechistar. Se merecen que les pase lo mejor. Sé que hay equipos de fuera que los están viendo, como Villarreal. No me extrañaría que ya estuviesen fichados por el Getafe, el Atlético o el Madrid porque sé que les han estado siguiendo desde hace tiempo. Yo estoy muy feliz de que les esté yendo muy bien. Son dos chavales muy humildes.

La gratificación personal que también te da el fútbol, el formar a jugadores.

También es verdad que con este ambiente que tenemos en el vestuario es todo más fácil. Es que son unos fenómenos. Luis tiene 38 años y parece que tiene 18 el cabrón.         


Chema Ramos, entrenador del Parla entre 2006 y 2008 (Foto: José Luis Sánchez de Pablos)



Archivo
Rescatamos un par de artículos de 2007. Primero el que mencionaba Chema Ramos sobre la última jornada de la temporada 2006/07, publicado en el periódico El Iceberg el 29/05/2007, y luego una entrevista que mantuvimos con el entrenador en Globo FM, el 23/01/2007.



  • Ciempo, por una cabeza
No había otro final posible. Después de 41 jornadas marcadas por la paridad, el desenlace fue consecuente con el devenir del torneo: un gol en el último minuto pateó el tablero para dejar un triple empate en 66 puntos con sólo dos plazas vacantes. La última sonrisa fue del Ciempozuelos, y eso que entró en la última curva detrás del Parla.

Minuto 90. Victoria del cuadro negriazul, que aguarda expectante el epílogo en el Nuevo Municipal. Aficionados pendientes de los transistores, respiraciones contenidas. Entonces, un alarido recorre 20 kilómetros en el sur de Madrid. Sale por la M-404, sube por la A-42, y se clava en Los Prados. Es el gol del Ciempo. Es el fin del sueño parleño. Tanto de Sigüenza (de quién si no), el hombre tranquilo que cuando entra al área se transforma en romperredes. Euforia en el Nuevo Municipal. Tristeza sin fin en Parla. Así es el fútbol, de la gloria al desconsuelo en un segundo. Y se cumplió nomás el axioma hípico, ‘caballo que alcanza quiere ganar’. El equipo de Pedro Morilla era undécimo en abril, ganó siete encuentros en serie y se coló en play-offs de arremetida. Por una cabeza. Dos años después, la historia se repite para el cuadro arlequinado. Mismo rival, el Pinto. Goles postreros. Sólo cambió el escenario, el Nuevo Municipal, y el goleador, Sigüenza por Miguel Ángel.

A veces el fútbol es frío, excluyente. Deja todo para el ganador y se olvida del perdedor. El éxito lo tapa todo, y el rendimiento se mide (erróneamente) sólo por un puesto en la tabla. Sin embargo, lo del Parla ha sido grande. Las sinceras felicitaciones de Chema Ramos al Ciempo y al Sanfer enaltecen la competición. En la vida hay que saber ganar, pero más difícil es saber perder. En caliente, el míster parleño, como también lo hizo Chuchi, dio la cara, con el dolor que implica quedarse fuera por el criterio de goal-average (al neroazzurro no les sirvió tener mejor diferencia de gol general que el Sanfer, +16 contra +11). Sí, con las derrotas se conocen a los verdaderos hombres.

El domingo de emociones dejó curiosidades, como el aficionado del Ciempo que siguió el partido en Globo FM desde ¡El Salvador! En Centro América eran las tres de la madrugada, y el fiel seguidor ya estaba pegado frente a un ordenador, escuchando y enviando mensajes a la radio. La pasión por unos colores no tiene límites.

Mientras tanto, en el Corredor de Henares, el San Fernando empataba con el líder y se clasificaba por primera vez para una fase de ascenso. Si alguien quiere encontrar petróleo en el jardín de su casa, que llame a Ricardo Marcos y a su legión de batalladores.

En septiembre pasado, Iván Polo, central del Ciempozuelos, declaró: “Nos clasificaremos. Soy un hombre de play-offs”. El ‘profeta’ jugará ahora su cuarta fase de ascenso consecutiva (repite con el Ciempo, Pegaso y Cobeña, con el que subió). Pero el soldador (y goleador) fue aún más lejos: “Sé que ascenderemos”. A ver si vuelve a sonar la flauta o, mejor dicho, la ‘Trompeta’.



Plantilla del Pozuelo (Foto: CF Pozuelo)




  • Chema Ramos: “En los campos madrileños siempre te encuentras con algún amigo”
El entrenador del Parla estuvo en los estudios de Globo FM, donde repasó su trayectoria, la actualidad del equipo negriazul y la situación del fútbol modesto de nuestra comunidad.

23/01/2007 – Jose María ‘Chema’ Ramos aceptó esta temporada tomar las riendas del Parla, un conjunto que partía con la exigencia mínima de repetir las dos últimas campañas en las que se clasificó para los ‘play-offs’ de ascenso. 
Durante una hora, este martes tuvimos la posibilidad en ‘La Pachanga’ de conocer en profundidad la historia de un ex jugador de Tercera que, tras sus estudios de Química, compatibiliza su pasión por el fútbol con un trabajo en una mutua de accidentes laborales y enfermedades profesionales.


• Los orígenes: “Yo soy del Pegaso”

Pese a su juventud, el míster negriazul ya es un ilustre de la Tercera madrileña. Los inicios de Chema Ramos en la categoría recuerdan a un joven jugador que pasó por el Pegaso, el San Fernando, el Colmenar Viejo y el Alcobendas. Una lesión en la rodilla truncó la carrera de un futbolista “mediocre”, según sus propias palabras.

“Yo soy del Pegaso, allí estuve seis años y guardo los mejores recuerdos”, recordó Chema Ramos, quien agregó: “Soy de la quinta de Alfredo Santaelena, gran amigo”. Sobre la irregular campaña del equipo tricantino, Chema Ramos rememoró que “el equipo llegó a jugar en Segunda B, estuvo a punto de desaparecer en muchas ocasiones, pasó por varias poblaciones y ahora parece estar asentado en Tres Cantos; no estoy dentro, pero es evidente que este año las cosas no están saliendo bien, y me apena porque siento una gran simpatía por este club”.

El míster añadió: “Yo jugaba en el Ciudad Pegaso, que tenía un campo propio y que hasta se daba el lujo de recibir a la Selección Sub-21 en los entrenamientos, que solían ser los días miércoles; yo faltaba a la universidad con tal de participar en aquellas sesiones”.


• Los inicios como entrenador

En el momento de su retiro, Chema Ramos nunca pensó en un futuro en los banquillos. Pero la vocación de técnico surgió cuando comenzó a dirigir a un equipo de niños en la Agrupación Deportiva Villarrosa, en el barrio de Hortaleza. “Allí, hace casi diez años, descubrí que lo que más me gustaba era ser entrenador; además te das cuenta de muchas cosas, por ejemplo, por más que hayas sido jugador, realmente no sabes nada y tienes muchísimo para aprender”, se sinceró el míster.

De allí saltó al Majadahonda. “Tras cuatro o cinco años en el filial, donde llegamos a realizar buenas campañas en la Regional, acepté sustituir a Juan Navarro en el primer equipo, que estaba en Segunda B”, recordó. Era enero del 2004 y el equipo majariego sólo sumaba cinco puntos. Pese al inevitable descenso, Chema Ramos continuó un par de temporadas más en el Rayo Majadahonda: “La primera de esas dos campañas fue mejor que la segunda, pero el balance es muy positivo”, agregó. Luego recalaría en el Parla.


• La filosofía de juego

“Creo que el juego del Majadahonda en los últimos años han propiciado que me tildaran de ofensivo”, afirmó Chema Ramos. “Esto se debe también a dos cosas, la primera es que el campo del Cerro del Espino debe ser uno de los mejores de Madrid, un terreno amplio y casi perfecto; a esto hay que sumarle la idiosincrasia del club, que desde la cantera pregona el fútbol de ataque y bien jugado, y yo lo he mamado desde que llegué”, explicó el técnico.

Sin embargo, el lirismo queda condicionado por el resultadismo imperante en el fútbol actual: “Igual, no nos engañemos, en cualquier lugar hay que ganar con los medios que tienes; y los medios son los futbolistas y la idiosincrasia del club”. “Por ejemplo, el Barcelona tradicionalmente ha fichado futbolistas que juegan muy bien, más allá de los resultados; el Real Madrid jugadores con temple, aunque ahora el club parece haber perdido la personalidad que tenía, y el Atlético suele jugar al contraataque”, distinguió.


• El Parla: de los duros comienzos a la lucha por los ‘play-offs’

“Afortunadamente, el pasado verano Emilio García (entonces secretario técnico del club presidido por Paco Flores) se acordó de mí, y aquí estoy, en el banquillo del Parla”. La llegada de Chema Ramos al cuadro del sur de Madrid se produjo junto a seis futbolistas del conjunto majariego: Raúl Montero, Alberto Losa, Boby, Jorge Prado, Recio y Pablo. El entrenador señaló que, a excepción de estos dos últimos, “el resto está conmigo desde chavalitos, tengo una confianza ciega en ellos; además de ser grandes jugadores, se comprometen cien por cien por el equipo, y esto para mí es clave”.

No obstante, los comienzos no fueron fáciles en el Parla, que ganó su primer partido en casa en la décima tercera jornada ante su ex equipo, el Rayo Majadahonda. “Al principio fue duro, la afición estaba mal acostumbrada tras dos años muy buenos”, razonó. “No quiero que suene a excusa, pero eran dieciocho futbolistas nuevos, necesitábamos rodaje”. “Luego, a medida que pasaron las jornadas, creo que nos hemos ganado la confianza de la gente con trabajo, entrega y honradez; es así en todos lados, a la afición hay que darle primero para que ellos te den, no nos pueden apoyar si nosotros no nos matamos dentro del campo”, señaló.

El cuadro negriazul el domingo pasado derrotó el por la mínima al líder Alcalá, resultado que lo ubica en el sexto puesto con 33 puntos y a cuatro de los puestos de los ‘play-offs’ de ascenso. “Ahora nos está faltando regularidad; por ejemplo, cada vez que estuvimos a punto de meternos entre los cuatro primeros, hemos fallado, ahí tenemos que mejorar”, aceptó. “Creo que el equipo compite mejor contra los equipos grandes y se complica contra otros rivales que tal vez no tengan tanto nombre”, añadió Chema Ramos.

En cuanto a la ausencia de un rematador nato en el equipo (Peque es el máximo artillero con cinco goles), Chema Ramos reconoció: “No tenemos a un Marín, a un Bustos, Sigüenza o David Herrero, está claro que no podemos pagarles, pero yo estoy encantado con mis delanteros; prefiero un equipo en el que muchos jugadores aporten goles y no depender de uno solo, además, tenemos a unos cuantos ‘pequeños’ adelante que en cualquier momento te la clavan”. Esta campaña, el Parla lleva anotados 22 goles, repartidos entre doce futbolistas..

Mañana miércoles, el Parla visitará al Fuerteventura en el partido de vuelta de los octavos de final de la Copa Federación (0-0 en la ida). “Este torneo nos está sirviendo para darle oportunidades a jugadores que no son titulares los domingos, y muchos están demostrando que son muy válidos”, afirmó el míster sobre la utilidad de este torneo. Los madrileños ya eliminaron al Puertollano, conjunto de Segunda B y vigente campeón del torneo, en la fase de dieciseisavos de final.

Chema Ramos se mostró un tanto crítico en cuanto a las infraestructuras que cuenta el Parla para trabajar: “Creo que otro aspecto a mejorar en el club es el tema de las instalaciones; no puede ser que tengamos que entrenar en Los Prados en una mitad del campo, y en la otra lo tenga que hacer el cadete; no tenemos un campo alternativo de entrenamiento”, se lamentó el técnico, quien reclamó al consistorio parleño por infraestructuras acordes al nivel de profesionalización de la entidad.


La Tercera madrileña

Una de las principales diferencias que Chema Ramos nota con respecto a su etapa de futbolista es la proliferación de representantes. “Aparecieron hace cuatro o cinco años y hoy hasta los chavales de juveniles o cadetes tienen uno; es un cambio fundamental, porque antes, cuando querías fichar a algún jugador le llamabas directamente, ahora tienes que pasar por los representantes”, afirmó.

Sin embargo, uno de las cosas de las que más disfruta el míster parleño del fútbol modesto es que “en los campos madrileños, siempre te encuentras con algún amigo o conocido para sentarte a pasar un buen rato, ya sea en Regional, en Tercera o en cualquier categoría”.

En relación al presente torneo, Chema Ramos no se arriesga a aseverar cuáles serán los cuatro equipos que terminarán primeros. “El Alcalá es el equipo con más recursos, tienen una punta más de calidad que el resto y, pese a que ahora no lo están haciendo bien, pueden llegarte una vez y ganarte el partido”, dijo del equipo de Esteban Becker.

Siguiendo con las valoraciones, el técnico del Parla declaró: “El Getafe B y el Madrid C son dos auténticos equipazos, y el Móstoles y el Pinto hay que tenerlos en cuenta, porque aún falta mucho y han demostrado que si se enchufan terminarán bien arriba; por otro lado, es innegable la calidad de la plantilla del Ciempozuelos, tampoco se les puede descartar”.

En cuanto al San Fernando dirigido por Ricardo Marcos, que lleva trece jornadas invicto, Chema Ramos señaló: “Tiene un mérito enorme, tienen muy claro que es lo que tienen que hacer, es un equipo supercompetitivo, aguerrido y que defiende a muerte; es cierto que a veces esa agresividad está al borde del reglamento, nosotros mismos la hemos padecido, pero es muy loable la campaña que están realizando; tal vez sean muy dependientes de Bustos, un sensacional delantero (ex del Rayo Majadahonda) que ahora atraviesa una segunda juventud”.

Del campeonato actual, si Chema Ramos tuviera que elegir a sus tres futbolistas preferidos, se quedaría con José Sánchez, zurdo delantero del Getafe B que “te resuelve un partido por sí solo”; con el centrocampista Dimas del Rayo Majadahonda porque “me encanta su forma de jugar”; y con Luis, volante del Parla. Sobre éste último, el técnico negriazul reconoció que “no es un fino estilista, no es tan vistoso como otros, pero es un crack, siempre es de notable, es maravilloso para un entrenador tener un jugador así en su equipo”.


• El ejemplo del Getafe: “Si yo fuera seleccionador, convocaría a Güiza”

En cuanto al Getafe, Chema Ramos lo considera una “entidad modelo en la Comunidad de Madrid, con personalidad propia, con una política deportiva muy inteligente y coherente, que ahora está recogiendo los frutos del trabajo bien hecho”. “Es el club que mejor aprovecha lo que el Real Madrid y el Atlético no quieren; ejemplos hay de sobra, desde Quique Sánchez Flores que dejó de entrenar el Juvenil del Madrid para irse al Getafe, hasta los casos de Riki, Paredes o Manu del Moral”, agregó el míster.

Chema Ramos llena de elogios las categorías inferiores del club azulón: “El Getafe tiene una gran política de cantera; en breve llegarán al primer equipo gente como José Sánchez y otros más, no tengo dudas; además conozco a Arroyo, un pedazo de portero que tuve la suerte de tener en el Majadahonda y me cuenta lo bien que trabajan”.

Asimismo, el actual entrenador del Parla comulga futbolísticamente con la labor en el banquillo de Bernd Schuster: “Personalmente no le conozco, pero lo que transmite es que es un tío supernatural, espontáneo, con un gran conocimiento del juego; yo me identifico plenamente con su idea futbolística”. Chema Ramos confesó que es hincha del Real Madrid y, como tal, le agradaría que Schuster entrenara en breve al conjunto blanco.

Sobre la posibilidad de que jugadores del Getafe puedan ser convocados por Luis Aragonés para la Selección, Chema Ramos declaró que “si yo fuera seleccionador, convocaría a Güiza, porque cuando él está en el campo tienes la sensación de que puede pasar algo en cualquier momento, genera un peligro increíble”.


2 comentarios:

David Rubio dijo...

Gracias Chema por el comentario y por el cariño que demuestras y ya sabes que es mutuo, pero el domingo ni un puntito os podéis llevar. Un saludo!

José Muñoz Becerra dijo...

Gracias Chema por el cariño que nos tienes, pero el domingo esperamos que sea el Parla el que sume los puntos porque el fútbol nos debe una.