13 abr. 2013

Lobos con piel de oveja

Estudiantes 70 - Fuenlabrada 74. Los naranjas vuelven a llevarse el derbi con tres primeros cuartos soberbios. La permanencia más cerca tras el cuarto triunfo consecutivoTxus Vidorreta: "Tuvimos un inicio muy malo en defensa". Trifón Poch: “Hemos estado muy sólidos, con un acierto de tres extraordinario. Tenemos que seguir porque queda mucho todavía".



El Baloncesto Fuenlabrada atraviesa su mejor momento de la temporada. En casa del Estudiantes, su vecino orgulloso del norte, los de Trifón Poch enhebraron su cuatro triunfo en serie, situación que le permite seguir flotando con tres victorias por encima del Lagun Aro, que marca el corte del descenso y que mañana recibirá al Cajasol, también metido en la lucha por la permanencia.

El conjunto naranja basó su nuevo éxito en tres primeros cuartos sensacionales, donde llegó a sacar una ventaja de 24 puntos (44-68, minuto 29). No obstante, el cuadro colegial aprovechó la pájara visitante en el último período y llegó a estrechar las distancias sobre la bocina (4 puntos, 70-74). En cualquier caso, el Mad-Croc se llevó el triunfo de forma merecida, con un sólido trabajo colectivo que supo minimizar la ausencia de Kris Valters, demostrándose que el equipo también sabe ganar sin su base titular y con una discreta actuación de su estrella, Rob Kurz.

James Feldeine, 17 puntos y 17 de valoración (Foto: Acb Photo / A. Martín)

Por otro lado, el cortocircuito del final puede servir también para dimensionar en su justa medida la dificultad que tiene para un equipo modesto como Fuenlabrada enlazar cuatro triunfos sucesivos (Valladolid, Bilbao, Manresa y Estudiantes). En la ACB nadie te regala nada, te descuidas un cuarto y te pasan por encima, pero hoy la gran labor en los primeros 30 minutos pusieron a salvo la victoria de cualquier laguna posterior.

En cuanto al choque, las supuestas ‘ovejas’ -que cantaban burlonamente desde la grada local- se transformaron en lobos hambrientos desde el salto inicial: 0-8 de arranque y 6-21 en el primer cuarto (en triples, 0/7 local ante 5/6 visitante; en valoración, -1 a +30). En ese segmentó se destacó Leo Mainoldi: 8+6+2 y 15 de valoración en diez minutos. Lo único preocupante para los naranjas era la segunda falta cometida por Rob Kurz en el segundo minuto de juego.

Leo Mainoldi, 13+11 y 16 de valoración (Foto: Fuenlafreak / Lydia Calvo)

La historia se niveló en el segundo capítulo, aunque el Fuenla seguía controlando la situación con una buena dirección de Quino Colom, el dominio del rebote y el acierto en el tiro exterior. Ahora bien, la acción espectacular de entonces la rubricó Jayson Granger, quien sobre la bocina del descanso embocó un triple desde el medio campo (30-45).

El Mad-Croc volvió a manejar el ritmo del encuentro en el tercer cuarto, período donde James Feldeine anotaría 12 puntos. Un triple del neoyorquino marcó la máxima renta: +24 (44-68, minuto 29), pero allí comenzaría la debacle del cuadro fuenlabreño.

Mou Sené, 9 rebotes, mira el aro (Foto: Fuenlafreak / Lydia Calvo)

En el último cuarto los de Poch se atascaron en ataque, anotando un solo tiro de campo en ese segmento: triple de Mainoldi (54-71). Los otros tres puntos fueron de tiro libre. Entre magros lanzamientos, pasos, pérdidas de balón y un novedoso criterio arbitral, el Fuenla se fue desinflando al mismo tiempo que los colegiales recortaban distancias: 70-74 a falta de cuatro segundos (parcial acumulado de 26-8). Allí los naranjas volvieron a perder el balón, pero un tapón de Kurz devolvió el alma al cuerpo de los fuenlabreños para certificar la undécima victoria de la temporada.

Mención aparte merecen los aficionados fuenlabreños, quienes, como en la Fiesta aldeana de la temporada pasada, volvieron a desplazarse en masa para respaldar a los suyos. Siempre desde la sana rivalidad, esta vez los simpatizantes naranjas se pueden volver al sur con la conciencia tranquila: su victoria en el Palacio no compromete la permanencia en la categoría del Estudiantes, caso contrario de lo que ocurrió en la campaña pasada, cuando el triunfo naranja casi que sentenció al (truncado) descenso colegial. Asimismo, la afición local recurrió nuevamente a cánticos ‘folclóricos’ y pintorescos que incluyeron aldeanos, pastores y ovejas. Sin embargo, en la toledana ciudad hoy todos los hinchas fuenlabreños dormirán a pierna suelta, mientras que en los pudientes alrededores del Palacio esta noche los estudiantiles tendrán problemas para conciliar el sueño del playoff, casi que pesadillas de contar tantas ovejitas (blancas, negras, azules y naranjas).

James Feldeine celebra una canasta ante Estudiantes (Foto: Acb Photo / A. Martín)


 Apuntes

Quino Colom registró la mayor valoración del Fuenla: 14+3+4 y 17 de valoración en 29 minutos.

James Feldeine, 17 puntos y 14 de valoración.

Leo Mainoldi acabó con dobles figuras: 13+11 y 16 de valoración.

Jon Cortaberría fue papá primerizo el mismo día del partido. A la conclusión del choque volvió raudamente al hospital.

Kris Valters fue baja de última hora. En la semana había viajado a Letonia por el nacimiento de su segundo hijo con permiso del club.

Kyle Kuric, 19 puntos y 19 de valoración, fue el más valorado del Estudiantes junto a Lamont Barnes (12+6).

Germán Gabriel se resintió de una lesión y no jugó en el segundo tiempo.

El Mad-Croc registró un 50% en triples (14/28), acierto mayor que en tiros de dos (12/26, 46%).

El cuadro del Ramiro marró 10 tiro libres (11/21, 52%).

El conjunto colegial manda en el historial general de enfrentamientos (17-13). El Estu llevaba una ventaja de 15-1, pero el Fuenlabrada ha ido emparejando el duelo tras ganarle a su rival madrileño 10 de los últimos 12 choques (seis triunfos en el Fernando Martín y cuatro en casa de su rival autonómico).

Los naranjas no encadenaban cuatro triunfos sucesivos desde el cuarteto ‘Obradoiro-Gran Canaria-Cajasol-Bilbao’ culminado el 3 de diciembre de 2011 (jornadas 7-10 de la temporada 2011/12).


Tributo final a la hinchada fuenlabreña (Foto: Fuenlafreak / Lydia Calvo)


 Ficha técnica

Asefa Estudiantes 70 (6+24+16+24): Jayson Granger (11), Kyle Kuric (19), Tariq Kirksay (4), Germán Gabriel (7) y Lamont Barnes (12) -quinteto inicial-; Jaime Fernández (6), Daniel Clark (8), Josh Fisher (-), Edgar Vicedo (3) y Lucas Nogueira (-). Entrenador: Txus Vidorreta. No utilizado: Fran Guerra.

Mad-Croc Fuenlabrada 74 (21+24+23+6): Quino Colom (14), James Feldeine (17), Javi Vega (4), Leo Mainoldi (13) y Robert Kurz (5) -quinteto inicial-; Sergio Sánchez (5), Sergii Gladyr (11), Álvaro Muñoz (-), Jon Cortaberría (3), Mou Sené (2) y Adrián Laso (-). Entrenador: Trifón Poch.


Árbitros: José Ramón García Ortiz, Carlos Cortés y Castillo. Sin eliminados por faltas personales.

Incidencias: Encuentro correspondiente a la jornada 29 de la Liga Endesa. Palacio de Deportes de la Comunidad  (8.112 espectadores).

La afición fuenlabreña volvió a atronar en casa del Estu (Foto: Fuenlafreak / Fran Martínez)


 Sala de prensa 

Txus Vidorreta, entrenador del Asefa Estudiantes

Valoración del partido
“Creo que ha sido un partido tremendamente difícil. Empezamos muy mal en ataque y fallando triples solos, perdiendo balones, mientras enfrente había un equipo muy acertado. No supimos entender lo que necesitábamos en nuestra defensa pese a haber hecho muchas variantes, también tuvimos desacierto en los tiros libres, por lo que esa diferencia de 15 puntos al descanso hacía justicia a lo visto. En el tercer cuarto no tuvimos confianza en el trabajo que teníamos que hacer, y en el último cuarto tuvimos todo el acierto que no tuvimos los 30 minutos anteriores. Pudimos acercarnos en una demostración de coraje del equipo, porque otro equipo hoy hubiera perdido de forma tremendamente abultada”. 
Txus Vidorreta (Foto: Fuenlafreak / Fran Martínez)



Trifón Poch, entrenador del Mad-Croc Fuenlabrada

Valoración del partido
“Ha habido una isla en el partido, ese último cuarto que ha sido de locura, pero sería interesante no hacer la valoración del partido por ese último cuarto tan extraño y sí por todo el trabajo que hemos hecho durante el resto del partido. Hemos estado otra vez muy sólidos y consistentes en todos los aspectos, tanto en defensa como en ataque. Estudiantes no ha podido jugar nunca cómodo. En el primer cuarto hemos marcado otra vez nuestro territorio, y siendo muy incómodo jugar contra el estilo defensivo que ellos han planteado desde el inicio, hemos estado extraordinarios, con mucha paciencia, encontrando siempre al tirador, con un acierto extraordinario en el tiro de tres. Eso no ha llevado a controlar cómodamente el partido. Luego, en el inicio del último cuarto, parece que alguien nos ha desenchufado, y nos hemos quedado un poco sin energía. De alguna manera Estudiantes se encontró con una opción aparente de pelear por el partido, pero ya llevábamos mucha ventaja y no había opción”.

¿Peligró la victoria al final?
“No, creo que no había tiempo material. Nos ha costado mantener la intensidad de antes. De alguna manera, entrar al último cuarto con tanta diferencia nos hemos permitido algunas alegrías, un pase por la espalda, y a partir de ahí Estudiantes se ha ido metiendo. Jugamos con algo menos de criterio, y hemos hecho algunos cambios que hicieron que estemos más desequilibrados. Pero insisto en que la diferencia era muy grande para que ellos tuvieran tiempo”.

Desenchufe arbitral en el último cuarto
(ríe) “Muy buena… sobre los desenchufes de otros no voy a opinar”.

Baja de Valters y dos faltas rápidas de Kurz
“Paran nosotros el no tener a Valters es una baja muy importante, y las dos faltas rapidísimas de Rob en el inicio del partido nos planteaban un panorama complicado, pero hemos estado muy bien atrás, en la línea de los últimos partidos. Volvimos a ser mejor equipo, a pasarnos el balón, a terminar con 16 asistencias, cuando hasta hace poco éramos el peor equipo de la liga en asistencias, con 11 o menos por partido. Esa generosidad hace que el equipo se sienta capaz como grupo, y que nos ayude a superar a no tener a nuestro base titular y a que perdamos a Rob, que era un jugador básico para nosotros con casi 20 de valoración en los últimos ocho partidos. El equipo lo ha superado para conseguir la cuarta victoria consecutiva, pero sobre todo la séptima de la segunda victoria vuelta. Ese dato es importante para demostrar el estado en el que estamos y en estado en el que tenemos que seguir. Quedan cinco jornadas, mucho todavía”.

Ingreso al final de Álvaro Muñoz y Adrián Laso
“Lastimosamente el que hayamos estado tantos minutos sin anotar no me ha permitido sacarles antes como era mi intención, pero tampoco era justo que no participaran.  Han salido en una situación más comprometida, lo cual no está mal para ellos, porque han tenido que hacer trabajos complicados. Por ejemplo Laso ha tenido que defender a Kirqsay, que en ese momento estaba jugando de cuatro y era un trabajo difícil para él, y ha estado bien”.



Trifón Poch, cuarto triunfo consecutivo con el Fuenla (Foto: Fuenlafreak / Fran Martínez)


• Galerías de imágenes (Fuenlafreak)

1 comentario:

Malena González dijo...

Que crónica más buena y llena de sarcasmo como debe de ser jejeje,...Felicidades a todos los que han sido papás incluido a ti