13 mar. 2013

Rob Kurz, el pívot ‘businessman’ de Filadelfia

El versátil jugador se ha convertido en la principal referencia interior del Baloncesto Fuenlabrada. A ritmo de Pearl Jam, repasamos con el estadounidense la actualidad del equipo, su trayectoria, su afición por la pesca y el golf, su futuro como hombre de negocios y el legado familiar por el baloncesto. Su padre entrenó a Kobe Bryant en la High School. 



Robert Karl Kurz (Lower Gwynedd, Pensilvania, 1985) se ha convertido en la principal referencia interior del Baloncesto Fuenlabrada. Desde su debut ante el CAI en Zaragoza el pasado 4 de enero, el pívot estadounidense ha ido ganado protagonismo progresivamente en el equipo. Petición expresa de Trifón Poch, en sus nueve partidos disputados hasta el momento (tres triunfos y seis derrotas) Rob Kurz promedia 10.0 puntos (46% en triples), 5.3 rebotes y 11.7 de valoración en 26 minutos (segundo en valoración de todo el equipo, a una décima de James Feldeine (11.8)). Sin embargo, sus estadísticas se incrementan contabilizando sólo los últimos cuatro encuentros: 12.5 puntos, 6.3 rebotes y 19.3 de valoración en 32 minutos. Alternando en las dos posiciones interiores, Kurz, de 2.08 metros de estatura, tiene un rol preponderante en un Fuenlabrada que se jugará la permanencia en las diez jornadas que restan de la temporada.



  • Dolorosa derrota ante Lagun Aro

La caída ante el Lagun Aro GBC abrió una nueva herida en la errática temporada del Mad-Croc, equipo que en el presente curso ha ganado más partidos fuera de casa que en el otrora cuasi-inexpugnable Fernando Martín (4-3). “Ha sido un partido decepcionante. Empezamos bien pero nos equivocamos en el último cuarto. Estoy frustrado por esto, pero no podemos lamentarnos. Queremos que llegue ya el encuentro ante Unicaja. Cada partido que queda de la temporada es muy importante para nosotros y, por lo tanto, no podemos darnos el lujo de pasar demasiado tiempo pensando en la derrota ante Lagun Aro. Debemos mirar hacia adelante para tratar de ganar tantos partidos como sea posible”, comenta Rob Kurz tres días después del traspié frente a un conjunto donostiarra que inclinó la balanza a su favor en un último cuarto arrollador. “Su defensa fue muy buena y la nuestra fue mala. Hemos encajado 24 puntos en el último cuarto, les permitimos anotar bandejas fáciles y algunos triples que nos terminaron haciendo daño. Además, en ataque no estuvimos bien, no nos pasamos el balón. Allí debimos hacer un mejor trabajo, jugando más en equipo y ayudándonos entre nosotros. Tenemos que hacer que cada posesión termine en un buen tiro”, valora el interior de Pensilvania.


Robert Kurz debutó con el Fuenlabrada en Zaragoza (Foto: Fuenlafreak / Lydia Calvo)


  •  “Dos meses muy duros por delante”

La zona baja de la tabla se ha apretado con el triunfo del GBC en el Fernando Martín. El equipo guipuzcoano sigue en descenso, pero ahora a sólo una victoria del Fuenlabrada (y con basket average a su favor). “Sabemos que ahora mismo estamos en una situación difícil, pero siento que estamos jugando mejor. Hemos mejorado mucho fuera de casa; jugamos juntos y más organizados, como en Barcelona. Espero que la derrota ante Lagun Aro haya sido sólo un mal partido, y creo que en Málaga volveremos a estar bien. Tenemos que ser capaces de seguir creciendo como equipo, sobre todo en los encuentros de local. No podemos tener finales de partido como el último cuarto en casa”, apunta el ‘31’ del Mad-Croc. “En este momento -prosigue Kurz- nos da igual cualquier rival. Sabemos que Unicaja es un gran equipo, que está disputando la Euroliga y que juegan en casa, pero a nosotros eso no nos importa. Tenemos que ganar tantos partidos como sea posible, y sentimos que podemos ganar a cualquier equipo. De visitante estamos jugando muy bien, y vamos a ir a Málaga sabiendo que nos jugamos mucho allí. Tenemos que ganar porque los últimos dos meses serán muy duros para nosotros”.


Tapón ante Qyntel Woods, del Lagun Aro (Foto: ACB Photo / Fran Martínez)


  •  Mejoría del equipo

La presente temporada del Fuenlabrada se está caracterizando por la irregularidad. Un magro comienzo de resultados (balance de 1-6) provocó la destitución de Porfi Fisac, quien fue sustituido por Trifón Poch. Con el entrenador cordobés llegaron dos refuerzos de nivel: primero Kristaps Valters y luego, el 31 de diciembre, Robert Kurz. Desde la llegada de Poch el equipo mejoró sus resultados (balance de 5-11) y logró importantes triunfos fuera de casa (Valladolid, Santiago y Badalona), pero sigue sin encontrar equilibrio y consistencia, sobre todo en los partidos en el Fernando Martín. Kurz, como otros compañeros, registra mayores números de visitante: sus topes de valoración son 24, 20 y 19, en Badalona, Barcelona y Valladolid respectivamente. No sé por qué estoy jugando mejor de visitante que en casa, pero es algo que ahora también le pasa al equipo. En cualquier caso, creo que en líneas generales hemos mejorado en muchos aspectos. Si tú sacas una foto ahora, creo que ahora somos mucho equipo que cuando yo llegué aquí”. No obstante, el pívot estadounidense reconoce que esta mejoría es insuficiente: “Siempre se pueden hacer mejor las cosas. En mi caso, soy muy crítico conmigo mismo. Siempre estoy buscando la forma de ayudar más al equipo, a mis compañeros, al entrenador. Nunca puedes conformarte con lo que haces, siempre hay que intentar dar más”.

En ocasión de la victoria ante el Valencia, Rob Kurz ya nos había comentado sobre la “energía” que les daban los aficionados del Fuenlabrada. A ese triunfo le siguieron tres caídas: Gran Canaria y Real Madrid y Lagun Aro, por lo que el jugador también se siente responsable. “Nos duelen las derrotas como a ellos. En Santiago vi como se desplazaban para animarnos, y en casa son geniales. Es una gran ventaja que estén ahí animándonos cada partido”.


Mate de Robert Kurz ante el Valencia (Foto: ACB Photo / Fran Martínez)


  • Regreso a la ACB de la mano de Trifón Poch

En ocasión del fichaje de Robert Kurz por el Fuenlabrada ya repasábamos su trayectoria en Granada en la temporada 2010/11, y en Murcia, en la 2011/12. Ambas fueron aventuras inconclusas. La primera, en la ciudad nazarí, encontró a un ala-pívot dominante en la ACB (13.9 puntos, 9.1 rebotes y 17.4 de valoración en 36 minutos), pero que tras 17 partidos abandonó la disciplina del Cebé debido a los impagos, marchándose al Artland Dragons alemán.  En el verano de 2011 retorna a la ACB tras fichar por el UCAM Murcia de Luis Guil, pero la entidad pimentonera prescindiría de sus servicios en febrero de 2012 tras haber jugado 14 cotejos (6.9 puntos, 4.9 rebotes de media y 5.1 de valoración en 22 minutos). En marzo del año pasado se sumaba al Nancy francés, mientras durante el verano regresaba a su país. Allí estuvo entrenándose con Sacramento Kings y Boston Celtics, quienes cortaron a Kurz a finales de octubre, antes de comenzar la temporada regular de la NBA. Posteriormente, el 31 de diciembre, el Baloncesto Fuenlabrada anunció su contratación para lo que resta de esta campaña. En Zaragoza, luego de su debut, el jugador nos dejaba sus primeras sensaciones con la camiseta naranja: “Que Trifón sea el entrenador ha sido decisivo para que yo esté aquí. Tenemos una gran relación porque ya nos conocíamos de Granada. Me llamó para que me uniera al Fuenlabrada y yo acepté encantado porque Fuenlabrada es un gran equipo”.


Kurz, detrás de Trifón Poch, en su época de Granada (Foto: ACB Photo)


En enero, Trifón Poch valoró la llegada de Robert Kurz al equipo, lo cual derivó e la salda de  Charles García. “Rob es un trabajador. Siempre se emplea a tope, tanto en los entrenamientos como en los partidos. Creo que necesitábamos un jugador de ese estilo para jugar con más orden, para tener más criterio en el juego y para sacar más rendimiento de otros jugadores”, explicaba el entrenador del Mad-Croc. Asimismo, recientemente, el presidente del club, José Quintana, valoraba en una entrevista concedida a este blog el rendimiento de Kurz: “Nos está sorprendiendo muy gratamente. Se ha integrado muy de prisa, con una profesionalidad y actitud extraordinarias. Ya está en un buen tono y su juego está empezando a ayudarnos”.

En Murcia usó el dorsal 17 porque el 31 lo tenía Andrés Miso (Foto: EFE / Aitor Bouzo)


  • Un familia en torno a una pelota anaranjada

Robert Karl Kurz nació el 5 de marzo de 1985 en Lower Gwynedd, una zona residencial de poco más de diez mil habitantes a 40 kilómetros de Filadelfia, en el noreste de Estados Unidos. “Está en las afueras de Filadelfia, es como ir de Fuenlabrada a Madrid –explica el pívot-. Allí empecé a jugar cuando tenía cinco años, y es que mis padres también jugaban”. Y es que a Robert, el mayor de tres hermanos, la pasión por el básquet le viene por herencia familiar. Sus abuelos y sus padres fueron jugadores. Su madre, Carol Way, se destacó en el Lafayette entre 1975 y 1979, mientras que su padre, también llamado Rob, se retiró siendo joven por una lesión de rodilla (sus antepasados paternos, Kurz, eran oriundos de Stuttgart). “Mi madre ahora sigue jugando al golf, al tenis y a otros deportes. Es muy activa. Ellos están muy contentos de que yo haya vuelto a España. Siempre me apoyan en mis decisiones. En abril vendrán a visitarme”, comenta el jugador del Fuenlabrada, quien también recuerda las interminables jornadas jugando con sus hermanos frente a un aro en el patio trasero de su casa. “Todos en mi familia han jugado al baloncesto. Mi hermana es una gran profesional, y mi hermano menor, que ahora está terminando la universidad, sigue jugando”, agrega. Laura Kurz, un año menor que Rob, destacó en Villanova y ahora es entrenadora ayudante en Lehigh. “Con Laura hablamos todo el tiempo, por el ordenador o por teléfono. Ella realmente es una gran jugadora. Nos contamos sobre nuestras carreras. Me encanta estar con mi familia”. A su vez, Laura, en una entrevista publicada en 2006, comentaba: “El básquet está en nuestra sangre. Mis primos, tíos y tías que también juegan, ¡hasta mis dos abuelas competían!”. Su primo, Tim Judge, también llegó a sobresalir en el básquet universitario norteamericano.

Laura Kurz, hermana menor de Rob (Foto: www.villanova.com)

“Madrid es una gran ciudad, y Fuenlabrada también. Estoy muy a gusto viviendo aquí. Mi esposa estuvo aquí dos semanas pero anteayer tuvo que volverse a Estados Unidos porque está haciendo un máster en la Universidad de Georgetown. Estoy solo pero la próxima semana viene un amigo a visitarme, y luego mis padres en abril”, relata el pívot norteamericano. Por otra parte, como es habitual, los jugadores del Fuenlabrada participan en distintas actividades extradeportivas en la ciudad. Por ejemplo, la semana pasada Robert Kurz asistió junto a James Feldeine al colegio Khalil Gibran, donde fueron entrevistados en inglés por alumnos de este centro.

Kurz visitó el colegio Khalil Gibran (Foto: www.colegiokhalilgibran.es)


  • Hombre de negocios

Laura se decantaría por la Universidad de Duke mientras que su hermano mayor se enrolaba en Notre Dame. Ambos terminarían graduándose, en el caso de Rob en la carrera de Administración de empresas (consultor de negocios). “En el futuro quiero dedicarme a los negocios. Siempre estoy buscando oportunidades de inversión. Mi padre es un buen hombre de negocios. En los veranos siempre voy a conferencias de economía, leo sobre el tema. Cuando no pienso en el baloncesto pienso en los negocios”. Asimismo, Kurz reconoce su gusto por la lectura, sobre todo de “biografías o de gente del mundo de los negocios que me interesen, como Steve Jobs”.


  • Filadelfia: Rasheed Wallace, Kobe Bryant y Matt Carroll

“He crecido en Filadelfia, donde siempre ha habido grandes baloncestistas. Cuando era niño, el mejor jugador de High School del país era de mi ciudad: Rasheed Wallace. Además, mi padre entrenó a Kobe Bryant en el High School. Crecer allí era lo mejor porque muchos jugadores de la NBA eran de mi región. Matt Carroll (ex escolta de Mavericks y Bobcats, entre otros) iba a mi misma universidad, Notre Dame, y era como un hermano mayor para mí. Ver allí a todos esos grandes jugadores fue inspirador, hicieron que amara este deporte”, expresa Kurz, quien recuerda con cariño a sus tres ídolos de la infancia: “Michael Jordan, Charles Barkley y Larry Bird”. En Filadelfia también había nacido Wilt Chamberlain.


Rob Kurz estuvo en Notre Dame entre 2004 y 2008 (Foto: www.und.com)

  • De Notre Dame a Golden State Warriors

Con 19 años, Rob Kurz jugó (y estudió) en Notre Dame (2004-2008), universidad en Indiana donde también pasaron Chris Thomas, Elmer Bennett o John Paxson, por mencionar algunos. En 2008, Kurz debuta en la NBA con Golden State Warriors, equipo entonces dirigido por Don Nelson. “En lo personal fue una gran experiencia. Siempre le estaré agradecido a él por todo lo que me enseño”, rememora el actual jugador del Mad-Croc, que sólo llegaría a disputar 40 partidos con el equipo de Oakland (y con números discretos: 3.9 puntos y 2.0 rebotes en 11 minutos). Luego de hacer la pretemporada en Cleveland Cavaliers en el verano de 2009, se suma al  Fort Wayne Mad Ants de la D-League. Una campaña después, el interior de Lower Gwynedd tendría su primera experiencia europea en el Granada.

Kurz, con Golden State Warriors en la temporada 2008/09 (Foto: www.nba.com)

  • Pesca, golf y Leo Messi

Respecto a los hobbies de Rob Kurz, el interior cuenta que le “encanta el golf e ir a pescar. Cuando era pequeño mi padre nos llevaba de pesca por todo el mundo, como a Costa Rica, Venezuela o Panamá. Nos subíamos a un bote y pasábamos el día juntos”. A su vez, admite que prefiere que el fútbol americano, “el gran deporte de América”, al balompié, que sí es tema de conversación recurrente en el vestuario fuenlabreño. “¿Has visto el partido ayer”, me preguntan, pero a veces me pierdo. Eso sí -aclara- esta noche sí miraré el Barcelona-Milan porque me encanta ver jugar a Messi. El Barça es mi equipo preferido por Messi”.


  • Mismas medias, el ‘31’ y Pearl Jam

Como en Notre Dame, Golden State Warriors y Granada, el interior utiliza el dorsal 31 en Fuenlabrada. “Siempre que puedo elijo el 31, que es mi número favorito por Reggie Miller” (en Murcia empleó el 17 porque el 31 era de Andrés Miso). Por otra parte, en el último número de Fuenlaoé –revista oficial del Baloncesto Fuenlabrada- en un reportaje sobre las supersticiones del plantel, Rob Kurz, revelaba que siempre usaba las mismas medias para los partidos. “Son especiales, y sólo las utilizo en los partidos, nunca en los entrenamientos”, cuenta ahora entre risas el jugador, que añade que antes de  cada encuentro también siempre escucha una canción:Corduroy de Pearl Jam”, su “banda favorita”.

El tiro exterior, una de las armas de Rob Kurz (46% en Fuenlabrada) (Foto: Fuenlafreak / Lydia Calvo)


  •  “Comprendo la decisión de Tony Gaffney”

La decisión de Tony Gaffney, jugador del Joventut que se negó a viajar a Murcia por diferencias económica con su club, disparó el debate mediático sobre las obligaciones de los jugadores ante  los retrasos en los pagos. Rob Kurz también opina sobre esta cuestión: “Por supuesto que comprendo la decisión del jugador. No conozco todos los detalles o exactamente qué es lo que pasó, pero depende de lo que esté escrito en el contrato. Si éste dice que el jugador tiene el derecho de no ir a entrenarse si no está al corriente de pago… ¿Qué se supone que debe hacer un jugador que no cobra? ¿Cómo paga las cuentas? ¿De qué vive? Es duro para el jugador porque tiene una familia, unas cuentas que pagar. Puedo comprender a ambas partes, pero en Estados Unidos suele decirse: ‘si alguien no paga sus cuentas, entonces va a tener muchos problemas’. Allí este tema es un poco diferente que aquí”. Hace dos años, Rob Kurz abandonó el Granada por falta de pago.


Rob Kurz, mate en Badalona (Foto: Fuenlafreak / Fran Martínez)

  • Futuro, entre la NBA y la ACB

Rob Kurz no esconde sus deseos sobre su carrera: “Sería un sueño regresar algún día a la NBA. Poder jugar en la mejor liga del mundo, jugar en tu país, siempre cerca de tu familia y de tus amigos. Ése sería el mejor plan posible. Si no se puede, me encantaría jugar en el máximo nivel en Europa, y si es en los mejores equipos de la ACB, mejor”. El pívot de Pensilvania tiene contrato con el Fuenlabrada hasta fin de temporada. Con diez jornadas por delante y con el equipo atravesando una situación comprometida en la clasificación, carece de sentido referirse a su posible continuidad para la próxima campaña. “Si tú no puedes estar en la NBA, la ACB es la mejor opción. Me gusta mucho este club. Me encanta la forma de ser de los españoles. La mayoría es muy agradable, cálida y familiar. Ahora lo primero es cumplir los objetivos del equipo, pero en el verano ya veremos. Debo regresar a casa y pensarlo con mi esposa, que ahora está terminando sus estudios. Yo soy feliz en Fuenlabrada, un equipo que está formado por un gran grupo de personas”, concluyó.

Rob Kurz, durante la entrevista tras la sesión de entrenamiento 



Enlaces
Robert Kurz: “Feldeine ha hecho una de las mejores actuaciones que haya visto en ACB” (22/1/2013)
Robert Kurz: "Me decidí por Fuenlabrada porque es un gran equipo y una gran ciudad" (5/1/2013)
Robert Kurz, versatilidad interior para el Baloncesto Fuenlabrada (31/12/2012)


Perfiles / Fuenlabrada 2011/2013
Robert Kurz: Rob Kurz, el pívot ‘businessman’ de Filadelfia (13/3/2013)
Robert Kurz: Versatilidad interior para el Fuenlabrada (31/12/2012)
Trifón Poch: “Si el entrenador habla mal de los jugadores, hay que tomarlo con naturalidad" (11/2/2013)
Trifón Poch: "En el Joventut entrené a Ferran López con 6 años" (5/12/2013)
Sergii Gladyr: "Elegí Fuenla porque aquí puedo dar el gran salto" (24/10/2013)
Charles García: “Jugar al baloncesto es un regalo de Dios" (25/9/2012)
Kimani Ffriend, un trotamundos a ritmo de reggae (25/4/2012)
Michel Diouf, la torre de Medina Gounass (9/2/2012)
Mike Hall, el 'Will Smith' del Fuenlabrada (27/1/2012)
Mou Saer Sené: “Mi objetivo es volver a la NBA” (12/11/2011)
Kirk Penney: “Fichar por el Fuenla fue una magnífica decisión” (2/2/2012)
Kirk Penney: “Crecí con el rugby, pero amo el baloncesto” (30/9/2011)


No hay comentarios: