9 mar. 2013

Con el agua al cuello

Fuenlabrada 72 - Lagun Aro 86. El Mad-Croc se queda a un partido del descenso tras perder con el GBC, rival directo que también le gana el basket average. Nuevamente pitos en el Fernando Martín. Sito Alonso: ”Destaco la mentalidad de mi equipo". Trifón Poch: "Ellos han tenido mucho acierto, con mucha suerte también. Mis jugadores no me decepcionan".



Con sólo echar un vistazo a las caras de los jugadores del Fuenlabrada a la salida de los vestuarios, con simplemente percibir su tono de voz mientras se marchaban a sus casas, podía adivinarse que la derrota sufrida ante el Lagun Aro son de las que dejan huella, de las que marcan un antes y un después, de las que provocan decisiones profundas. En la previa, el peor de los escenarios posibles para el Mad-Croc era perder el partido ante un rival directo por la permanencia, perder además el basket average (+11 en la ida) y, para colmo de males, perder más crédito ante su afición. Se cumplieron las tres desgracias y, llegados a este punto, las palabras sobran y únicamente valen las acciones. Sólo desde el compromiso y la falta de egoísmo se evitará que el barco naranja, que aún flota con una victoria por encima del descenso, se vaya a pique. Y eso que el Fuenla hoy no es que haya hecho el ridículo como ante el Gran Canaria. No, ni mucho menos, porque hoy hasta el minuto 30 los de Trifón Poch compitieron de igual a igual. Sin embargo, una simple desconexión del equipo, como es fallar tres ataques seguidos, ha vuelto a derivar en un cortocircuito, y éste en un incendio desbocado. De repente, al verse cinco puntos por debajo, surgen los apuros y esas mandarinas que vuelan desde ocho metros con 15 segundos de posesión. En cuestión de minutos el círculo vicioso paraliza al equipo y los aficionados, que ya se saben la película de memoria, no saben si abandonar prematuramente el pabellón, seguir animando o pitar a los suyos. Naturalmente, hay de todo, hasta algunos que, anestesiados, se van en silencio sin decir ni mu, pero entre el desconcierto generalizado tal vez lo único positivo de la tarde haya sido la confraternización con la hinchada donostiarra. Sí, en estos tiempos donde nos habituamos a que cuando la realidad no coincide con los deseos propios, se responda con violencia (verbal o física), el aceptar la derrota como parte del juego no es menos que reseñable. Por otra parte, de los diez partidos que le quedan al Fuenlabrada, cuatro son como local y seis fuera de casa. Por raro que parezca, puede ser hasta una buena noticia el hecho de tener que viajar más (de los siete triunfos de la temporada, cuatro han sido como visitante). Tarde negra para el Fuenlabrada que, de haber ganado hoy, tenía media permanencia en el bolsillo, pero que ahora está con el agua al cuello. 


Javi Salgado, sensacional al final (Foto: ACB Photo / Fran Martínez)

Respecto al partido, y que fue parejísimo hasta el comienzo del último período, el conjunto vasco sacó pequeña ventaja en el primer cuarto (18-21). Sin embargo, los locales se recuperaron y con un Jon Cortaberría perfecto desde el perímetro (4/4) consiguieron ponerse arriba, máxime cuando Álvaro Muñoz también la encestó desde el 6.75 (32-28). Algunos apuntes de esa primera mitad (42-43) fueron las ovaciones a Cortaberría cuando fue sustituido, y los cánticos para Javi Vega y Sergio Sánchez (el base gaditano sólo disputaría un minuto en todo el partido). Asimismo, mérito también para Javi Salgado y Morris Finley, quienes estando juntos en pista (ambos miden 1.80 metros) se las arreglaron para que su equipo siguiera manteniendo el dominio del rebote (el base bilbaíno acabaría con dos capturas, y el estadounidense con seis).


Ekene Ibekwe realizó tres mates (Foto: Fuenlafreak / Lydia Calvo)

La igualdad prosiguió en el tercer acto: canasta por canasta, tensión en la pista y en la grada. Un gancho de Leo Mainoldi abrió una pequeña brecha (51-47), pero entre Qyntel Woods, Finley e Ivan Paunic no estaban para bromas (55-59). Los Fuenla Blues cantaban y contagiaban entusiasmo al pabellón, mientras Quino Colom empata con dos tiro libres (60-60), pero justo sobre la bocina del tercer cuarto emergió el hombre que decidiría el partido: Javi Salgado. El playmaker de Santutxu metía sus primeros dos puntos en su cuarto tiro al aro.


Qyntel Woods fue una pesadilla: 22 puntos (Foto: ACB Photo / Fran Martínez)

El primer mal síntoma del Fuenlabrada en el inicio del último cuarto fue cuando James Feldeine se jugó un triple de ocho metros y con 16 segundos pendientes en el reloj. Javi Vega la clavó de tres (63-64) pero Ibekwe se colgaba dos veces seguidas del aro (63-68). Allí se sucederían los despropósitos locales, todos castigados por el GBC: dos pérdidas de balón entre Valters y Feldeine, coast to coast de Paunic y triple de Salgado (63-73). Pedrada del base letón de ocho metros, y nueva cesta de Salgado (63-75). “Mi tiempo ha llegado, como a Javi Salgado”, cantaba Nach hace unos años. Bueno, el tiempo parecía detenerse cada vez que el pequeño genio de Santutxu cazaba la naranja, porque acto seguido clavaba otro triplazo desde ocho metros (65-78), acumulando un lapidario parcial de 2-15 en el tramo decisivo del duelo.

Los problemas para el Mad-Croc se multiplicaban. Leo Mainoldi fallaba dos libres y en la grada muchos se preguntaban de cuánto era la renta de la ida (+11 en San Sebastián), pero Woods acabó con cualquier cálculo mental cuando la embocó desde la esquinita (65-81). Luego Mainoldi sacó un 2+1 que empataba la diferencia de once puntos (70-81) a falta de dos minutos. Pero hoy no era el día, porque Finley se sacó otro triple de la chistera a falta de 17 segundos (71-86), un puntazo en el corazón fuenlabreño que hizo que los pasillos se llenaran de aficionados urgidos por salir cuantos antes del Fernando Martín.

Los jugadores del GBC celebran al final (Foto: ACB Photo / Fran Martínez)


 Apuntes

El Lagun Aro ganó el duelo reboteador (35-26), además de tener más acierto de tres que de dos (12/21, 57%, y 23/45, 51%). Por su parte, el Fuenla sólo metió uno de los últimos once triples que intentó.

El Fuenlabrada se queda en siete triunfos, el Lagun Aro con seis (en descenso), y Manresa, que juega mañana, con cuatro. 

El conjunto de Sito Alonso venía de ganarle al Manresa la semana pasada (remontada final incluida). En a primera vuelta, los donostiarras también ganaron en Nou Congost, por lo que tienen ganado el basket average a ambos rivales.

El GBC ganó dos partidos de doce fuera de casa esta temporada: Manresa y Fuenlabrada.

El Lagun Aro gana por primera vez en su sexta visita al Fernando Martín. Estuvieron respaldados por unos 50 aficionados.

Qyntel Woods, 22+6 y 21 de valoración. Morris Finley, 15+6 y 20 de valoración. Ivan Paunic, 12+7 y 15 de valoración.

Javi Salgado registró 4 de valoración pero fue clave al final (anotó sus 10 puntos en los últimos 11 minutos).

Jon Cortaberría anotó 13 puntos (4/4 en triples) y 16 de valoración, sus topes esta temporada. En Badalona, en la jornada anterior, también se había destacado (2/2 en triples).

Leo Mainoldi, 17+4 y 17 de valoración en 30 minutos.

Mou Sené estuvo 6:33 minutos en pista, apenas 15 segundos más que en la jornada inaugural en Valencia (sus dos partidos con menos presencia de la temporada). Curiosamente, el pívot senegalés fue el único jugador naranja en tener un +/- positivo (+4).

James Feldeine, 10 puntos (4/14 en tiros de campo) y 2 de valoración en 35 minutos.

Kris Valters registró 12+2+1 y 11 de valoración en 29 minutos. Quino Colom, 5+1+3 y 10 de valoración en 11 minutos.

Sergii Gladyr volvió a estar ausente (tocado en la rodilla).

Antes del partido los aficionados pudieron fotografiarse con una réplica de la Copa de Europa ganada por el Partizan en 1992, la cual fue donada recientemente por el club belgradense.


Morris Finley, 1.80 metros, 6 rebotes y mucho talento (Foto: Fuenlafreak / Lydia Calvo)


 Ficha técnica

Mad-Croc Fuenlabrada 72 
(18+24+18+12): Kristaps Valters (12), James Feldeine (10), Jon Cortaberría (13), Leo Mainoldi (17) y Robert Kurz (8) -quinteto inicial-; Quino Colom (5), Sergio Sánchez (-), Álvaro Muñoz (3), Javi Vega (3), y Mou Sené (1). Entrenador: Trifón Poch. No utilizado: Adrián Laso y Sergii Gladyr (tocado en la rodilla).

Lagun Aro GBC 86 (21+22+19+24): Raulzinho Neto (7), Ivan Paunic (12), Emmanouil Papamakarios (-), Qyntel Woods (22) y David Doblas (4) -quinteto inicial-, Javi Salgado (10), Guille Rubio (5), Ekene Ibekwe (11) y Morris Finley (15). Entrenador: Sito Alonso. No utilizado: Daniel Díez y Julen Olaizola.

Árbitros: Emilio Pérez Pizarro, Francisco José Araña y Jordi Planells. Sin eliminados por faltas personales

Incidencias: Encuentro correspondiente a la jornada 24 de la Liga Endesa. Pabellón Fernando Martín (5.539 espectadores). 

Kris Valters controla el balón (Foto: Fuenlafreak / Fran Martínez)


 Sala de prensa

Sito Alonso, entrenador del Lagun Aro GBC

Valoración del partido
“Primero quiero agradecer el apoyo de nuestros aficionados que se han desplazado hasta aquí. También quiero destacar la labor de todo el equipo. Lo importante para nosotros era llevar el ritmo del partido. Las cosas que hemos preparado, los jugadores las han ejecutado muy bien. Hemos ganado el partido y hemos ganado el basket average, y eso supone un gran esfuerzo. Pero, todavía quedan muchas jornadas y no nos podemos relajar. Debemos seguir trabajando”.

Triunfo en Fuenlabrada
“Es muy difícil jugar en esta cancha. Hemos estado muy serios y cada uno ha hecho lo que tenía que hacer. Cortaberría en la primera mitad nos ha hecho mucho daño con sus triples, pero nosotros queríamos que él tuviera que tomar las decisiones antes que Valters, Kurz o Mainoldi, que eran los que estaban castigando en los primeros minutos en otros partidos”.

Final de Javi Salgado
Me gustaría destacar a Raúl (Neto) al principio, que ha hecho un trabajo muy bueno ante Kris (Valters). Y Javi (Salgado) ha ejercido de veterano, de manejar el tempo del partido. Hemos conseguido el basket average, y tengo que felicitar a todos, sobre todo en defensa”.

Victoria decisiva
“Sí, pero seguimos penúltimos. Es nuestra realidad. Estamos asumiendo muy bien lo que tenemos que hacer. No hay ninguna final hasta que haya un partido que sea definitivo final, que te deje sin posibilidades si lo pierdes. Ahora destaco la mentalidad, y la mentalidad del equipo sigue creciendo”.


 Sito Alonso, en la rueda de prensa (Foto: Fuenlafreak / Lydia Calvo)



Trifón Poch, entrenador del Mad-Croc Fuenlabrada

Valoración del partido
“La verdad es que no hemos tenido la suficiente frialdad para aguantar en el último cuarto. Hemos estado bien hasta ese momento, aguantando el que ellos hayan estado muy centrados, con mucho acierto, sobre todo en el tiro exterior. En cuanto la cosa se ha puesto mínimamente por detrás en el marcador, hemos perdido la concentración. No hemos estado con la dureza necesaria atrás ni con el criterio suficiente en ataque en el último cuarto. Hemos cometido muchísimos errores en ataque. Mucha precipitación. Se nos han puesto las cosas muy complicadas”.

Mejores resultados fuera de casa
“Es una cuestión de mentalidad. Quizás nos pesa un poco la responsabilidad de querer hacerlo bien delante de nuestra gente, y no hemos tenido la misma respuesta en momentos difíciles que hemos conseguido en otros partidos fuera de casa. Llevamos mucho tiempo así. Sabéis que llevábamos muchísimos meses sin conseguir una victoria en casa, y luego hemos conseguido varias. No es algo de ahora, sino que es desde hace más de un año que al equipo le está costando muchísimo ser igual de competitivo aquí”.

Aparición de nervios o ansiedad
“La situación se aprieta con este partido. Esto lleva así desde hace varias jornadas. Si miramos en perspectiva, ahora estamos a la misma distancia de los equipos de abajo que hace muchísimas jornadas. Quedan sólo diez y seguiremos trabajando para mantener la diferencia que hemos sido capaces de mantener hasta ahora”.

Actitud de los jugadores
“No me decepcionan mis jugadores. No hemos estado bien. Nos ha pesado un poco el marcador cuando nos hemos visto por detrás. Ellos han tenido mucho acierto, metiendo un par de triples sobre la bocina desde nueve metros, con mucha suerte también. Eso nos ha hecho bajar un poco la cabeza, pero a mí mis jugadores no me decepcionan”.

Con Salgado saliéndose en el último cuarto ante Valters, ¿consideró sacar a Colom o a Sergio Sánchez?
“No. No”.

Trifón Poch, valorando el partido (Foto: Fuenlafreak / Lydia Calvo)



• Valoraciones post-partido:


• Galerías de imágenes:

3 comentarios:

Paco Barroso dijo...

La última respuesta de Poch en la rueda de prensa no tiene desperdicio, en fin....

Carlos Sacristán dijo...

Trifón Poch, es el entrenador más infame que he visto yo en el Baloncesto Fuenlabrada.

Malena González dijo...

Si no te decepcionan a nosotros sí, ¿por qué me tenéis que jorobar los findes cuando perdéis?