14 ene. 2013

Jon Cortaberría: “Estos 100 partidos con el Fuenlabrada son un premio al trabajo”

“De lo que más contento estoy es que durante estos cuatro años he trabajado duro cada día”, comenta el capitán del equipo naranja. Respecto a la derrota ante el Murcia, el donostiarra señaló: “Estábamos bien, pero dejamos de pasarnos el balón en ataque, fallamos en defensa... No es para quitarle mérito al Murcia, pero perdimos por demérito nuestro. Esto nos mata”. 


Jon Cortaberría Eguiluz (San Sebastián, 1982) cumple su cuarta temporada en el Fuenlabrada. Nunca lo tuvo fácil para jugar. Tanto con Luis Guil como con Salva Maldonado, el exterior guipuzcoano arrancó como jugador de rotación. Sin embargo, en la segunda temporada con el técnico catalán comenzó a afianzarse en el equipo, situación que se prolongó con la llegada de Porfi Fisac. En el presente curso y tras la salida de Ferran Laviña, Cortaberría fue nombrado primer capitán de la plantilla, situación que considera “un orgullo” pese a lo difícil que está siendo la temporada para el conjunto naranja.

Su perfil bajo, sumado a la lejanía del ruido mediático, casi hace pasar desapercibida la centena de encuentros que ha alcanzado con el Fuenlabrada en la ACB (además suma otros trece por la EuroChallenge y uno por Copa del Rey). La redonda cifra se ha cumplido en la dolorosa caída ante el UCAM Murcia de su cuñado (y gran amigo) Berni Rodríguez, quien hace años, cuando coincidieron en Málaga, le presentó a su hermana al actual capitán del Fuenlabrada. En consecuencia, el baloncesto le ha dado al exterior vasco la oportunidad de ser deportista profesional, además de otras cuestiones más trascendentales en la vida. Laura Rodríguez y Jon Cortaberría esperan su primer hijo para abril.



Hace 20 minutos pensaba que ahora estaría preguntándote por la quinta victoria del equipo, por tus 100 partidos con el Fuenla en la ACB, todo en un clima festivo. ¿Cómo explicas que se le haya escapado la victoria?

Todos nos esperábamos un final mejor. Hemos llevado el partido encaminado durante más de 30 minutos. Al principió nos costó pero luego jugamos bien. No sabría decir qué nos ha pasado… malos tiros, malas decisiones, canastas muy fáciles de ellos, y nada… la verdad es que esto nos mata un poco.

A diferencia de los últimos partidos, donde estaban acostumbrados a tener que remar desde atrás, hoy se plantaron con diez puntos de ventaja a cinco minutos del final. ¿Qué les pasó en el último cuarto?

Lo peor de todo es que no sé si es dejadez o cansancio. Hemos llegado un poco justos al final. Parecía que teníamos el partido controlado, donde queríamos, con una buena ventaja y estando bien en defensa, pero ha llegado un momento en que nos dejamos de pasar el balón en ataque, y en defensa hemos fallado bastante. Esto nos ha matado.

Jon Cortaberría, 100 partidos ACB con el Fuenla (Foto: Fuenlafreak / Lydia Calvo)

Algún mérito también tendrá el UCAM Murcia…

No, y no es para quitarles mérito a ellos, pero hoy ha sido por demérito nuestro. Al final les hemos dado la vida. Es lo que pasa en esta liga: a cualquiera que le des un poco de vida, el rival lo coge y te mata. Nos dio un bajón y perdimos otra vez.

En el próximo entrenamiento me imagino sesión de vídeo para repasar el partido y tirón de orejas para todos…

Sí, me imagino que sí. El problema es que durante la semana hacemos un muy buen trabajo, sobre todo atrás, dándonos caña todos, pero todo eso no se termina de plasmar en los 40 minutos que dura un partido. Jugamos bien 30 minutos más o menos, y el resto es lo que nos mata.

Cortaberría ataca el aro ante el Murcia (Foto: Fuenlafreak / Lydia Calvo)



Hoy has cumplido 100 partidos en ACB con el Fuenlabrada, además de estar casi 31 minutos en pista, tiempo récord en tus 116 partidos ACB (incluyendo los 16 con Unicaja). ¿Qué representa para ti este centenario?

Desde el principio no lo tuve fácil, pero no me he desanimado y seguí trabajando. Por eso estoy contento, porque esos 100 partidos los considero como un premio al trabajo. No me queda otra que seguir trabajando, lo que he hecho aquí en estos cuatro años. Llegar a los 100 es un privilegio. Hace unos años no sabía ni dónde iba a jugar, y de repente, que pueda sumar 100 partidos con un equipo y en ACB, para mí es una maravilla.

Quiero demostrarme a mí mismo que puedo jugar en la ACB”, me decías en nuestra primera entrevista, en septiembre de 2009. Quedó demostrado que sí podías, ¿no?

Sí, bueno, mirando para atrás sobre todo creo que he hecho un buen trabajo. Es de lo que más satisfecho puedes estar. Al final, el jugar más o menos también es cosa tuya, porque eso también se gana, pero de lo que más contento estoy es que durante estos cuatro años he trabajado duro cada día para poder jugar en la ACB.

¿Cómo llevas tu primer año como capitán? No te ha tocado una temporada sencilla para estrenarte…

Son cosas que hay que asumir. El rol del capitán sí que es un punto extra, y para mí es un orgullo. No es fácil ningún año. Esta temporada encima vamos perdiendo y la cosa va peor que la campaña pasada pero, como siempre he dicho, aquí estamos para aguantar todo. Si este año me toca llevar un poquito más de carga, hay que llevarla.



Berni, Jon y Sergio Sánchez, antes del partido (Foto: ACB Photo / Fran Martínez)

En el plano personal, antes de cada partido contra Unicaja siempre salía el dato de tu relación familiar con Berni Rodríguez. Ahora toca ante Murcia, ¿cómo lo llevas?

Es mi cuñado y siempre son partidos bonitos y especiales. Hoy en día en casi todos los partidos que juegas tienes a un conocido o un ex compañero, pero el hecho de jugar ante un familiar es divertido. Además no es que sea sólo un familiar, tenemos una relación muy cercana.

¿Cómo fue el origen de la historia?

Nada… fue la época en que yo fui a Málaga y coincidí con él entrenando con el primer equipo. Con él y con Germán (Gabriel) hice mucha amistad, y poco a poco fue presentándome a su familia, a su hermana. Surgió un poco así, la verdad es que no me puedo quejar (sonríe).


El duelo de cuñados y amigos se lo llevó Berni (Foto: Fuenlafreak / Fran Martínez)

No hay comentarios: