14 nov. 2012

Porfi Fisac: “Seguiré actuando igual aunque me cueste el puesto cinco veces más”

El técnico segoviano, destituido en el Baloncesto Fuenlabrada, hizo balance en Área18 de su etapa en el club. "Es la jornada siete y hay cinco equipos que estamos ahí. No estamos en descenso. Es una situación que no esperaba. Me gustaría que me recordaran por haber sido honesto”, expresó tras sufrir el primer cese en sus 14 años como entrenador.


Porfirio Fisac de Diego (Fuenterrebollo, Segovia, 1965) ha sido cesado como técnico del Mad-Croc Fuenlabrada tras un magro inicio de campaña (1-6). Había fichado por el club el 1 de agosto de 2011, y bajo su gestión el equipo volvió a clasificarse a un Copa del Rey once años después, alcanzó los cuartos de final de la EuroChallenge (mejor actuación internacional en la cuarta participación continental del conjunto naranja) y selló la permanencia dos jornadas antes del final. Sin embargo, tras una gran primera vuelta, el equipo se desdibujó completamente en la segunda ronda, tendencia que se prolongó en el inicio de la actual campaña (la racha acumulada es de tres triunfos en los últimos 21 encuentros ligueros). En este artículo 'Europa, Copa y permanencia' se repasaba la temporada 2011/12. En total, el balance de la etapa fuenlabreña de Porfi Fisac es de 24 triunfos y 33 derrotas en 57 partidos oficiales.




Frases destacadas

Cese: “Mi pensamiento era distinto. Era una situación que no esperaba”

Precipitación: “Sabía que en un momento determinado si necesitáramos algo de experiencia o algo de ayuda, pues la podríamos contratar, pues para eso teníamos once jugadores en la plantilla. Es la jornada siete y hay cinco equipos que estamos ahí. No estamos en descenso”

Dependencia de los resultados: “Para eso nos pagan. Vivimos de ganar, no vivimos de competir”

Filosofía: “Hay que apostar por esta gente joven, por la gente de casa. Eso es lo que creo, y voy a seguir actuando igual aunque me cueste el puesto de trabajo cinco veces más”

Plantillas: “El año pasado se marcharon Gustavo Ayón. Lubos Barton, Bismack Biyombo, las lesiones de Penney y de Sené. Creo que fueron muchas cosas. Era una plantilla muy sólida. Este año es distinto. El proyecto es de futuro”

Afición: “Me gustaría que me recordaran por haber sido honesto”

Balance en el club: “He tenido la experiencia de jugar otra Copa del Rey, de competir en Europa, que no lo había hecho nunca, y es el primer club, de los tres que he estado en la ACB, que me ficha fuera de lo que han sido ascensos deportivos”

Familia: “Sin duda ahora tendré más tiempo, pero ellos están contentos cuando a mí me ven feliz, y a mí me ven feliz cuando trabajo”

Despedida: “He intentado ser honesto. No sé si lo he hecho bien o mal; lo que sí tengo es muchas ganas de entrenar”


Porfi Fisac, en la última victoria con el Fuenlabrada, al Lagun Aro en San Sebastíán (Foto: Fuenlafreak / Fran Martínez)


Te acabas de despedir en rueda de prensa. ¿Te sientes más aliviado, como si contarlo en público pueda ayudar a superar mejor esta situación?

No lo sé. He intentado ser… como soy yo mismo, decir las cosas lo más claro que pueda. Siempre he pretendido en mi vida no engañar, no mentir, no robar. Creo que en este momento determinado la situación de un profesional tiene que ser igual. He intentado ser honesto. No sé si lo he hecho bien o mal, no sé si estoy descargado o descansado, lo que sí tengo es muchas ganas de entrenar. Es lo que más me gusta y es lo que más quiero hacer.

¿Cuándo te comunicaron la destitución?

Ayer por la tarde-noche.

¿Y te lo esperabas?

No, para nada. Mi pensamiento era distinto. Era una situación que no esperaba.

Acabas de comentar que, para ti, el club se había precipitado con la decisión.

Es lo que creía. Sabía que en un momento determinado si necesitáramos algo de experiencia o algo de ayuda, pues la podríamos contratar, pues para eso teníamos a diez u once jugadores en la plantilla. Es la jornada siete y hay cinco equipos que estamos ahí. No estamos en descenso. Hemos cometido fallos. Hemos perdido con Joventut en casa, de dos puntos y jugando ellos un buen partido, y de siete aquí con Obradoiro. Las demás derrotas han sido con Madrid, Unicaja, Valencia y en Canarias, y has ganado a Lagun Aro.

Aceptas que un entrenador esté condicionado a los resultados.       

Sí, es nuestro mundo, para eso nos pagan y de eso vivimos. Vivimos de ganar, no vivimos de competir. Competir está muy bien pero en formación, nosotros vivimos de ganar.

¿Qué te han dicho los jugadores?

Ha sido muy particular con cada uno. Unos de expresan de una manera y otros de otra. Son situaciones privadas que me gusta dejar así. He tenido la posibilidad esta mañana de despedirme de uno en uno a nivel individual, y de todos a nivel colectivo, con todo el mundo delante. Creo que es lo que debería de hacer, y así lo he expresado.

¿Qué es lo que has aprendido en este año y medio en Fuenlabrada?

Otras veces he podido aprender otras cosas más sangrantes, pero ahora mismo lo tengo claro: yo creo en el trabajo que hago, en que el futuro de los clubes está en tener paciencia. Hay que apostar por esta gente joven, hay que apostar por la gente de casa. Eso es lo que creo, y voy a seguir actuando igual aunque me cueste el puesto de trabajo tres, cuatro o cinco veces más. No hay problema.

¿Crees que la plantilla de esta temporada es de inferior calidad respecto a la que comenzó la campaña anterior?

Eso es indudable, no es mi opinión, es la de todos. Piensa que el año pasado acabamos sin Gustavo Ayón. La marcha en su momento de Lubos Barton, de Bismack Biyombo [abril de 11], la lesión de (Kirk) Penney, la lesión de (Mou) Sené. Creo que fueron muchas cosas. Era una plantilla muy sólida. Este año es distinto. El proyecto es de futuro, de tiempo, por eso los contratos de Feldeine, de Quino (Colom) y de una serie de gente son de años, no son para hoy o mañana. Los Javi Vega, (Adrián) Laso, Moussa (Diagnè) o Álvaro Muñoz son jugadores de futuro. Estamos hablando de cinco o seis jugadores que tienen que continuar muchos años en este club.

Venías repitiendo últimamente que querías ganar en casa para darle una alegría a la gente. Al final te toca despedirte sin poder cumplir esa meta. ¿Qué te gustaría transmitirle a la afición?

Sobre todo que en los momentos en que hemos perdido, ellos siempre han apoyado a este equipo hasta el último minuto. Perdíamos de 15 o de 18, y ellos seguían animando. Eso es admirable, eso para en pocos sitios. Fuenlabrada es un club especial, pero es especial por la gente de las gradas, gente que en sencilla, natural, gente obrera al que le cuesta dinero venir al Fernando Martín, y eso es importante.

¿Cómo te gustaría que te recordara la gente de Fuenlabrada?

Es difícil, pero lo que más me gustaría es que he sido honesto. Habré podido cometer fallos, seguro, que habré jugado mejor o peor baloncesto, pero lo que nunca debes hacer es dejar de sufrir o de esforzarte en la pista. Jugar bien o jugar mal es algo que parte de la química de los grupos, pero me gusta que al menos mis equipos hayan intentado ser honestos trabajando conmigo.

¿Con qué te quedas de esta etapa fuenlabreña?

Creo que son muchas cosas. He tenido la experiencia de jugar otra Copa del Rey, la experiencia de competir en Europa, que no lo había hecho nunca, y es el primer club, de los tres que he estado en la ACB, que me ficha fuera de lo que han sido ascensos deportivos. Son muchas cosas las que he aprendido.

¿Es tu primer cese como entrenador?

Sí, después de casi 14 años que llevo en esto, es la primera vez en mi vida que me cesan.

Hay una frase de un ex entrenador británico de fútbol (Malcolm Allison) que decía: “No eres entrenador hasta que no te han echado por primera vez”.

Pues mira, sí tengo claro que hoy soy más entrenador que ayer, eso seguro.

Dices que quieres seguir entrenando, ¿cómo lo ha tomado la familia?

Ahora es arroparte, ayudarte, y tu familia ahora lo único que intenta es pensar en la persona y no en el profesional. Cada uno tiene una ambición personal y esta es compartida con la profesión.

Al menos ahora te tendrán un poco más de tiempo…

Sí, sin duda siempre tienes más tiempo, pero ellos están contentos cuando a mí me ven feliz, y a mí me ven feliz cuando trabajo.

Dos ex entrenadores de este club como Chus Mateo y Luis Guil están trabajando en el exterior, y hace un mes comentabas que algún día te gustaría dirigir en Alemania o Argentina. ¿Puede que sea el momento de intentar una experiencia en el exterior?

Creo que hay que estudiarlo todo. Hay que tener la prudencia de saber lo que eres. Ahora mismo aquí hay pocos puestos y hay que estudiarlo todo, no puedes decir que no a un nuevo futuro.

¿Cómo llevas el idioma?


No hay comentarios: