12 sept. 2012

Ferran Laviña: “Me voy agradecido con los aficionados; siento que he llegado a la gente”

El escolta barcelonés no continuará en el Baloncesto Fuenlabrada tras tres temporadas como capitán. “Yo tenía voluntad de seguir”, afirma contrariado desde Badalona. “El equipo está muy bien hecho. Me sabe mal porque no me van a echar de menos”, reconoce el catalán. A su vez, remarca la figura de Salva Maldonado y el apoyo de la afición: "El club son ellos, los aficionados".


Ferran Laviña (Barcelona, 1977) no continuará en el Baloncesto Fuenlabrada. Luego de tres campañas y 117 partidos oficiales (101 en ACB, 15 en EuroChallenge y uno en Copa), el escolta barcelonés se marcha del Fernando Martín con el sinsabor de haber querido seguir una temporada más, pero con la satisfacción de haber dejado huella en un club donde fue feliz junto a su familia. Desde Badalona, el ex capitán explica los motivos de su adiós.


Sumario

Fuera del equipo: “No sé porqué no sigo, porque parecía que todo estaba encaminado y yo tenía voluntad de seguir. Cuando acabó la temporada pasada desde el club me dijeron que el presidente había dicho que yo debía seguir un año más. Yo aceptaba un importante recorte de salario porque mi familia y yo teníamos ilusión de continuar en Fuenlabrada. Acepto no seguir en el club, pero me lo podían haber dicho en junio y no en septiembre, porque en el verano rechacé ofertas pensando en que seguiría en el Fuenlabrada”

Futuro: “A estas alturas es un poco jodido encontrar equipo porque todas las plantillas están completas. Ahora mismo en ACB y en LEB está todo cubierto. Yo rechacé todo apostando a que al final lo de Fuenlabrada saldría para delante y ahora estoy descolocado, sin opciones y totalmente fuera del mercado. Lo que sí tengo claro es que yo no estoy jubilado, otra cosa es que la situación me lleve a jubilarme. Casi que me obligan a retirarme, pero tengo ganas de seguir jugando. Físicamente me encuentro muy bien”

Familia a Badalona: “No sé cómo explicarles ahora mismo a mis hijos que nos vamos de Fuenlabrada, que no van a ir más a los partidos. Hemos estado todos muy a gusto. Este fin de semana volvemos para vaciar el piso de Fuenlabrada. Ahora debo conseguir colegio para los niños, regresar a casa y luego sentarme, respirar, coger fuerza y reflexionar sobre el futuro”

Confianza en sus ex compañeros: “El otro día leía la crónica del primer partido [Fuenlabrada-Bilbao en Ávila] y me jodió no verme ahí. Me alegraba porque el equipo ganó, por mis compañeros, pero sentía que debía estar ahí. El equipo está muy bien hecho, muy bien trabajado. Me sabe mal porque no me van a echar de menos”

Nuevos roles: “Creo que Leo [Mainoldi] tiene que ser un jugador muy importante, por lo que aporta dentro del campo, por lo años que lleva, por lo que significa para la afición y para la imagen del club. Jon [Cortaberría] también, por los años que lleva y por el ejemplo que da con su trabajo diario. Quino [Colom] tiene que empezar a coger ese papel, porque si no lo hace le va a pasar el tren por encima. Tiene que ser líder no sólo jugando y anotando, sino también dirigiendo al equipo y asumiendo el control de la situación; y Sergio [Sánchez] tiene que ayudarle. Los cuatro tienen que marcar el camino, y detrás de ellos Javi [Vega], Álvaro [Muñoz] y Adrián [Laso] tienen que ir apuntando todo porque en el futuro serán ellos”

Sobre Luis Guil: “Él fue víctima de que el equipo se derrumbara. No tuve tiempo de llegar a él ni él de llegar a mí”

Sobre Chus Mateo: “Cuando parecía que el barco se hundía el consiguió sacar el equipo a flote, y después como ayudante de Salva también nos aportó muchas cosas. Es un muy buen entrenador y un trabajador incansable del baloncesto”

Sobre Salva Maldonado: “Es un caso especial para mí, es el entrenador que me lleva a Manresa con 18 años y gracias al cual he pasado tan buenos momentos en Fuenlabrada. Al final de la primera temporada el club me ofrece irme, pero él es el único que dice “tú no te vas, diga lo que diga el club, tú te quedas conmigo”. Fue un año grandioso, con 20 victorias y playoffs. Aparte del respeto que me merece profesionalmente, yo tengo una deuda personal con Salva Maldonado”

Sobre Porfi Fisac: “Un entrenador que desde el principio ha confiado mucho en mí, ha hablado siempre bien de mí, poniéndome como ejemplo de todo. Nos llevó a jugar la Copa del Rey”

Balance de los tres años en Fuenlabrada: “El principio fue complicado por muchos motivos, pero dos años y medio han sido muy buenos, con éxitos grupales, con momentos impagables e imborrables, anécdotas para contarle a tus hijos y a tus nietos. Hubo partidos ganados, playoffs y Copa del Rey, pero sobre todo me quedo con la gente. Tengo la sensación de haber llegado a la gente”

Afición del Fuenlabrada: “Estoy agradecido por todo, a nivel personal y colectivo. Las peñas recordarán la reunión que tuvimos al final de la temporada pasada, en la cual los jugadores les pedimos que nos ayudaran antes del partido ante Lagun Aro. Ese día nos llevaron en volandas para conseguir la salvación. Esa gente siempre estuvo al lado nuestro. El club son ellos”


Ferran Laviña descarga tensiones tras la clasificación copera ante Valladolid (Foto: ACB Photo / Fran Martínez)


Entrevista

Con la cesión de Michel Diouf al Breogán, el club da por cerrada la plantilla con once jugadores.

Sí, eso me han dicho a mí también.

¿Y cómo estás?

Pues… mal (risas). Es lo que hay.

En mayo tanto Ferran López como Porfi Fisac elogiaban tu labor. ¿Por qué no sigues en Fuenlabrada? (Porfi Fisac: “Es el ejemplo del grupo, de lo que significa ser un profesional” / Ferran López: “Profesionalidad, un ejemplo de sacrificio y de entrega. Siempre pone al equipo por delante. Así como el primer año estaba un poco perdido, el de ahora es el Ferran Laviña que yo quiero para este club”)

No sé porqué no sigo, porque parecía que todo estaba encaminado y yo tenía voluntad de seguir. Puedo decir que cuando acabó la temporada pasada desde el club me dijeron que yo tenía que estar tranquilo porque iba a seguir. Además me dicen que el presidente dijo que yo debía seguir un año más, de que soy muy importante en el club. He tenido varias reuniones con Ferran [López] aprovechando que él también ha estado aquí en Badalona varias veces. Nos hemos visto a menudo y siempre me decía que tranquilo, que el tema se iba a solucionar y de que iba a fichar por otra temporada. Yo me quedé en Madrid hasta junio, hasta que mis hijos terminaron el colegio. El 24 de junio, San Juan, me reuní con Ferran y me dijo que tranquilo, que en la plantilla había 13 o 14 jugadores, que económicamente no podían fichar pero que cuando saliera algún jugador se solucionaría todo. Respecto a las cifras, yo aceptaba una oferta con un importante recorte de salario, pero para mí era suficiente porque yo y mi familia teníamos ilusión de seguir en Fuenlabrada. Yo no tenía ningún problema en continuar. Incluso me dice que por parte del club no hay duda alguna, y que el presidente le dijo que yo tengo que estar sí o sí. De hecho, yo sigo pagando el piso de Fuenlabrada porque yo confío que iba a volver, lo mismo con el colegio de mis hijos. Luego Ferran me dijo que a finales de agosto o principios de septiembre se resolvería todo. Empieza la pretemporada y yo sigo aquí, me sigo viendo con él, nos encontramos cuando voy a correr, porque Badalona es muy pequeño, y me dice que me siga entrenando que me iré a Fuenlabrada con él. Van dos semanas de pretemporada y lo llamo, y me dice que les dé más días. Después hablamos y me dice que el lunes se hacía la cesión de Michel [Diouf] y que el martes cerrábamos lo mío. Luego el martes me dice que sí, que quedábamos para la tarde pero que había habido cambios de última hora. Que no había buenas noticias y que no me iban a hacer ninguna oferta porque no tenían el dinero. Sé que Ferran había hecho una apuesta ciega por mí, se disculpó y me dijo que se le caía la cara de vergüenza. Sé que si no estoy en Fuenlabrada no es por Ferran. No sé qué ha pasado en el medio. Yo a Ferran se lo dije en su momento, acepto que no siga en el club, pero me lo podían haber dicho el 24 de junio y no en septiembre, porque rechacé ofertas pensando en que seguiría en el Fuenlabrada.

¿Confías en que en estos días el club cambie de opinión y te pueda hacer un ofrecimiento?

Al principio albergaba una esperanza, pero creo que no va ser así. Ha sido un verano largo y tortuoso, y además el equipo está muy bien hecho, muy bien trabajado. Me sabe mal porque no me van a echar de menos.

Si bien el equipo mantiene la base de la temporada pasada (siguen ocho jugadores), éste año el promedio de edad es mucho menor. Sergio Sánchez es el más experimentado con 31 años, y las tres incorporaciones nacieron en 1988. ¿Crees que podías aportarle veteranía al equipo?

Ese es el primer argumento que me contaba Ferran para mi continuidad, que a él no le preocupaba tanto de que yo meta diez puntos o cuatro asistencias, sino la intensidad defensiva que podía aportarle al equipo, y sobre todo lo que había hecho por el equipo en los dos últimos años. El primer año siempre me recuerda que estaba decepcionado conmigo, pero que en los dos últimos fui el jugador que el quería. Es más, el mismo día en que Ferran me dice que no continúo, me reconoce que se está equivocando con esa decisión. Creo que él no ha podido convencer al que ha cambiado de opinión para que la vuelva a cambiar. No me cuadra.

¿Estás buscando equipo, escuchando ofertas?

No, a estas alturas es un poco jodido. Hasta hace una semana estaba hecho que seguía, y de un día para otro me dicen que no me van a hacer ninguna oferta. Entonces las pequeñas opciones que tenía antes de otros equipos han desaparecido porque todas las plantillas están completas. Ahora mismo en ACB y en LEB está todo cubierto, no hay plazas. He tenido ofertas de algunos equipos, pero siempre propuestas menos interesantes que lo que presumiblemente me iba ofrecer Fuenlabrada por lo que habíamos estado hablando durante todo el verano. Yo rechacé todo apostando a que al final lo de Fuenlabrada saldría para delante, y como al final no ha salido te quedas como descolocado, sin opciones y totalmente fuera del mercado. Lo que sí tengo claro es que yo ahora mismo no estoy jubilado, otra cosa es que la situación me lleve a jubilarme. Tengo ganas de seguir jugando.

Aunque las plantillas ya estén casi cerradas, en la ACB siempre hay movimientos. No es como el fútbol que hay plazos cerrados para los fichajes.

Sí, lo que pasa es que también los condicionantes económicos se imponen. Yo tengo una familia y tengo claro que no voy a estar moviendo a mis hijos de arriba para abajo porque sí. Ahora mismo tengo que replantearme la situación. Hasta ahora estábamos a gusto en Madrid, y si nos quedábamos allí, fantástico, y sino nos volvemos para casa [Badalona]. De hecho ahora estoy con la sorpresa y lo repentino que ha sido el tema. Imagínate, este fin de semana tengo que ir a Madrid a vaciar el piso, y además este lunes han empezado las clases y yo tengo a mis niños aquí, sin colegio. Cuando consiga situar todo esto, que será a partir de la próxima semana, entonces me plantearé mi futuro profesional.

¿Vas a seguir entrenándote por tu cuenta esperando una oportunidad?

Todo el mundo me dice que me entrene por mi cuenta a ver si sale algo. Este verano he trabajado muy fuerte y muy duro para intentar llegar a la pretemporada en muy buenas condiciones. Uno tiene una edad ya y me he cuidado mucho. Ha sido el verano en que más he trabajado y físicamente me encuentro muy bien. Todos me dicen que me siga entrenando, tampoco el ánimo es el mejor, pero ya te digo, el fin de semana voy a Madrid a vaciar el piso y a partir del lunes me plantearé cuál será mi futuro profesional. En cuanto a mí, me siento para jugar ahora mismo, este año y el que viene. Por eso me sabe mal el cortarlo así de golpe. También soy consciente de cómo está el mercado.

¿Evalúas retirarte?

No, pero casi que me obligan.


Ferran Laviña, festejo tras un triple (Foto: ACB Photo / Fran Martínez)


¿Con qué te quedas de estos tres años en Fuenlabrada?

Me quedo con la gente, sin duda. Hubo partidos ganados, playoffs y Copa del Rey, pero sobre todo me quedo con la gente, con los compañeros, con la gente que trabajaba alrededor del equipo, con Óscar [Mota], con Tonino, con Paco [Martín], con todos, con la afición. El primer año sufrió un poco y me querían mandar a la luna, pero después de aquel primer año cambió todo. Tengo la sensación de haber llegado a la gente, eso es lo mejor.

Más allá de no seguir en el equipo, y recordando tu primera temporada, se puede decir que la 'película de Ferran Laviña' en Fuenlabrada ha tenido un final feliz.

Sí, sólo es infeliz porque se termina. El principio fue complicado por muchos motivos, pero dos años y medio han sido muy buenos, con éxitos grupales, con momento impagables e imborrables, anécdotas para contarle a tus hijos y a tus nietos. Uno nunca sabe, porque a veces alargarla significa empeorarla. Me voy jodido porque me hubiera gustado seguir. El proyecto, el equipo, la afición, la gente… todo me ilusionaba.

Casi una década en Manresa, luego tres buenos años en tu casa, el Joventut, pero noto que el Fuenlabrada también te ha tocado.

Sí, yo he tenido la suerte que donde he jugado, he estado a gusto. Soy una persona que me gusta implicarme en las cosas, y en los sitios donde jugué tuve la suerte de que la gente también se implicaba. Por eso Fuenlabrada me ha tocado tanto. El otro día leía la crónica del primer partido [de pretemporada, Fuenlabrada-Bilbao en Ávila] y me jodió no verme ahí. Me alegraba porque el equipo ganó, por mis compañeros, pero sentía que debía estar ahí. He estado muy a gusto, profesional y personalmente. Si pudiera seguir en Fuenlabrada un año más, tanto yo como mi familia, seguiría.

Tú hijo, que ya tiene cinco años, comentabas que ya era un forofo que analizaba todos los partidos.

Sí, le apasiona, y jugaba en Fuenlabrada, pero por otro lado vuelve a casa con la familia. Hemos estado todos muy a gusto. Ahora no sé cómo explicarles ahora mismo a mis hijos que nos vamos de Fuenlabrada, que no van a ir más a los partidos, que no van a ver más a Fuenli y todo eso.

¿Piensas reflotar ahora la carrera de arquitectura?

Estaría bien tomarme un año sabático para estudiar después de tantos tiempos frenéticos (risas), pero no, vamos primero a recoger las cosas del piso, conseguir colegio para los niños, volver a casa y luego sentarme, respirar, coger fuerza y reflexionar sobre el futuro.

Volviendo al Fuenlabrada, ¿quiénes crees que deberían ahora dar un paso adelante? ¿Quiénes deberían ejercer como capitanes?

No creo que una sola persona tenga que asumir el papel de capitán al 100%. Se habla de “un capitán”, pero en un equipo muchas veces hay tres o cuatro jugadores importantes, todos ayudan. Creo que Leo [Mainoldi] tiene que ser un jugador muy importante, por lo que aporta dentro del campo, por lo años que lleva, por lo que significa para la afición y para la imagen del club. Jon [Cortaberría] también debe ser importante por los años que lleva, por el ejemplo que da con su trabajo diario. Igual no es el mejor el día del partido, pero en el día a día obliga a todos con su trabajo a que se esfuercen al máximo. Quino [Colom] tiene que empezar a coger ese papel, porque si no lo hace le va a pasar el tren por encima. Tiene que ser líder no sólo jugando, anotando y dando pases increíbles, sino también cogiendo la batuta, dirigiendo al equipo y asumiendo el control de la situación; y Sergio [Sánchez] tiene que ayudarle, porque es un base experimentado. Creo que son los cuatro jugadores que tienen que marcar el camino y la pauta, y detrás de ellos Javi [Vega], Álvaro [Muñoz] y Adrián [Laso] tienen que ir apuntando todo porque en el futuro serán ellos.

Has tenido cuatro entrenadores en tu etapa fuenlabreña. ¿Cómo definirías a Luis Guil?

Fue una situación complicada. Yo llegué nuevo al equipo, que empezó como un cohete pero que de golpe y porrazo se cae. Él fue víctima de eso. No tuve tiempo de llegar a él ni él de llegar a mí. Yo no empecé bien, el equipo se derrumba y a él se lo llevan las circunstancias, casi ni hubo tiempo de empatizar.

Chus Mateo, que fue primer entrenador cuatro partidos pero que como segundo técnico estuvo mucho casi dos años.

Un poco la misma situación. Empezó como segundo de Luis Guil, luego estuvo como primero un periodo muy breve, y después pasó como segundo de Salva [Maldonado]. Cuando parecía que el barco se hundía el consiguió sacar el equipo a flote, y después como ayudante de Salva también nos aportó muchas cosas. Es un muy buen entrenador, lo demostró en su primera parte de Málaga. Espero que los resultados le acompañen porque creo que es un trabajador incansable del baloncesto y una persona con muchísimos conocimientos.

Salva Maldonado.

Salva Maldonado es un caso especial para mí. Salva Maldonado es el entrenador que a mí me lleva a Manresa con 18 años, y es el entrenador que gracias al cual he pasado tan buenos momentos en Fuenlabrada. Al final de la primera temporada nadie me quería ver por allí, y él es el único, a su cuenta y riesgo, que quiere que yo siga en Fuenlabrada. El club me ofrece irme en el verano, pero él me dice “tú no te vas, diga lo que diga el club, tú te quedas conmigo”. Él se pone contracorriente con el club y me dice que lo sacaríamos adelante. Y así fue, con un año grandioso, con 20 victorias y playoffs. Si yo jugué dos años más en Fuenlabrada fue por él. Aparte del respeto que me merece profesionalmente, por todo lo que hizo y lo que sigue haciendo ahora, yo tengo una deuda personal con Salva Maldonado.

Y Porfi Fisac.

Un entrenador que desde el principio ha confiado mucho en mí, ha hablado siempre bien de mí, poniéndome como ejemplo de todo. Con él recuerdo perfectamente una conversación en el verano pasado, en la que me hablaba de que para él había jugadores más importantes, que tenía a Penney como escolta y a Lubos [Barton] como alero, que si quería jugar debía ganarme el puesto trabajando. Y yo pensaba “pues no voy a jugar nada”, porque ellos eran muy buenos, pero seguí trabajando y terminé jugando mucho. Eso es de agradecer a un entrenador que nos llevó a jugar la Copa del Rey. Ese es uno de los puntos culminantes de mi etapa en Fuenlabrada, jugar ese torneo, con esa comunión entre afición y jugadores. El final de temporada fue complicado pero todos intentamos ayudar para sacarlo adelante, sobre todo por los cambios de jugadores y lesiones que hubo en el equipo. Creo que es un gran entrenador.

¿Qué mensaje te gustaría enviarles a los aficionados del Fuenlabrada?

Es muy difícil de resumirlo, pero sobre todo agradecimiento, por todo, a nivel personal y colectivo. Estoy agradecido y me gustaría que sigan apoyando al equipo como hasta ahora. Supongo que las peñas recordarán la reunión que tuvimos con ellas al final de la temporada pasada, en la cual los jugadores les pedimos que nos ayudaran antes del partido ante Lagun Aro. Ese día nos llevaron en volandas para conseguir la salvación. Esa gente siempre estuvo al lado nuestro. Es cierto que en algunos momentos de tanto que han querido empujar, algunos nos han presionado demasiado, pero que sigan así, que crean sobre todo en los jóvenes de casa, que van a ser jugadores importantes en el futuro. Que exijan mucho, pero que acepten sus errores porque son el futuro del club. Que entiendan que tienen que apoyar, porque el club son ellos. Para mí ha sido un placer estar en Fuenlabrada, que me hayan permitido estar en su club.

La Copa del Rey en Barcelona, ante el Real Madrid, dejó imágenes imborrables (Foto: Fuenlafreak / Fran Martínez)


Archivo / Ferran Laviña:
Ferran Laviña: “Sentimos que la afición está nerviosa, pero que no cambie, que nos siga llevando hacia delante” (31/03/2012)
Ferran Laviña: “Quedan partidos muy duros y, si no estamos bien, nos van a pegar un palo” (9/04/2012)
Ferran Laviña: “Después de cada partido podríamos mantearnos entre todos” (20/04/2011)
Jaume Ponsarnau: “Ferran Laviña me enseñó lo que significa ser un profesional en el baloncesto” (13/04/2011)
'Capitán Maravilla’ Laviña (crónica Cajasol 72 - Fuenlabrada 77) (27/03/2011)
Ferran Laviña: “La última acción fue la guinda que le faltaba a Gustavo” (08/03/2011)
Ferran Laviña: “Sería un error empezar a hablar de la Copa” (16/11/2010)
Ferran Laviña: “Como capitán, a veces no podía usarme como ejemplo” (05/05/2010)
Ferran Laviña: “Yo tampoco estoy contento con mi temporada" (31/03/2010)
Ferran Laviña: “Ya no podemos estar con el discurso de “ha sido un accidente” (27/01/2010)
Ferran Laviña, 300 partidos ACB (entrevista) (31/12/2009)
Ferran Laviña: “Al equipo le está faltando garra” (01/12/2009)
Ferran Laviña: “No podía rechazar la oferta del Fuenlabrada" (15/09/2009)
José Quintana: “Ferran Laviña es nuestro fichaje más importante” (07/10/2009)

3 comentarios:

Roberto dijo...

Telita..... aquí hay temita duro.

Paco Barroso dijo...

Gran entrevista de Eze. Vaya situación incomoda y desagradable para un profesional enorme como Laviña

Indignado dijo...

Esta directiva se va a acordar de no haber renovado a Ferran. Qué dirá Porfirio?