17 ago. 2012

Sacheri, el placer de la lectura


La relectura de ‘Esperándolo a Tito’, primer libro de Eduardo Sacheri, genera la misma sensación que hace diez años: ¡qué bonito es leer historias así! Con poco más de una década publicando cuentos, el escritor ya es todo un clásico de la literatura futbolera. Tras el éxito de la película ‘El secreto de sus ojos’, ahora prepara el guion de ‘Metegol’, basado en un cuento de Fontanarrosa.




(Intento evitar escribir en el blog en primera persona, pero hoy me tomaré una licencia. Disculpas de antemano / La imagen superior es del blog de Ajejandro Duchini)


Hay libros que cuando se encara la primera página ya te quedas enganchado hasta el final. Y hay libros, como canciones o películas, que impactan en uno de forma tal que cualquier detalle de esa primera vez queda grabado para siempre, tanto que cuando llega la segunda oportunidad se disfruta tanto como la vez anterior. Todo esto me pasó con 'Esperándolo a Tito', primer libro de Eduardo Sacheri, aquel profesor de secundaria que empezó a popularizarse enviando, de forma anónima, cuentos sueltos al programa de radio de Alejandro Apo. Fue éste quien incluyó el cuento ‘Me van a tener que disculpar’ en el libro ‘Jugados’, de 1999, un relato que ni siquiera figura en el índice y que te lo encuentras leyéndolo en el texto, anunciado como (Eduardo) "Alfredo Sacheri".

Primeras ediciones de Editorial Galerna

A finales del 2002 cambié Buenos Aires por Madrid. Si Roberto Fontanarrosa o Eduardo Galeano son, a título personal, ‘de la etapa Argentina’, el viaje a España me encontró leyendo por primera vez a Sacheri, marcándome aquella ‘etapa de la transición’. Fascinado por esos cuentos fontanarrescos recurrí a Clara, una persona muy especial, para intentar conseguir el segundo libro, ‘Te conozco Mendizábal’, otra pequeña edición de Editorial Galerna, tirada de 1.000 ejemplares que hasta venía con el email personal del autor en la solapa (hoy sería impensable).

Clara era la encargada de compras de La Boutique del Libro, una cadena de librerías de Buenos Aires, quien me consultó: “¿Qué me decís de Sacheri, que me llamaron de la editorial ofreciéndome sus libros?”. “Es un genio, pedí todos los que tengan disponibles”, respondí efusivamente al saber que el segundo libro estaba al caer. De esto ya me había olvidado, me lo recordó Clara en mi último viaje a Argentina, para decirme que allá por el 2004 el propio autor se había pasado un día por La Boutique para agradecer que siempre tenían sus títulos disponibles, un detalle que lo pinta tal cual es: un tipo que se hizo de abajo, anónimamente, y que gracias al talento y al trabajo pudo después dedicarse ‘profesionalmente’ a la literatura.




Hace un tiempo lo escuché en una entrevista radiofónica en La Metro recordando entre risas la primera vez que como autor fue a firmar ejemplares en una feria del libro. Estuvo horas sentado, y no firmó ninguno. Otros tiempos que evocan que los comienzos nunca son fáciles. No obstante, Clara, ‘la librera’ apuntó algo que excede cualquier estrategia de marketing editorial: “Cuando salió la película ‘El secreto de sus ojos’ fue el boom editorial, pero antes sus libros ya se vendían por sí solos, gente que directamente te preguntaba ‘¿Qué tenés de Sacheri?”, y es que para entonces su legión de seguidores crecía por las recomendaciones boca a boca de un público que encontraba en sus cuentos vivencias propias, recuerdos de la infancia y la magia de conocer a personajes cercanos, que bien podrían ser un amigo, un vecino o ese pibe con el que te fajabas en el picado de la cuadra.

Después de ‘Lo raro empezó después’ llegó ‘La pregunta de sus ojos’, su primera novela, aunque los cuentos volvieron con ‘Un viejo se pone de pie’, consolidando así la aceitada maquinaria imaginativa de un escritor al que no paraban de caérsele historias de los bolsillos. ‘Aráoz y la verdad’, ‘Papeles en el viento’ y el flamante ‘Los dueños del mundo’ completan hasta ahora su obra. Estos tres últimos aún no pude leerlos, pero es una alegría saber que hay, como mínimo, tres libros de Sacheri por leer. ¡Y los que vendrán!




Su talento se vio recompensado cuando Juan José Campanella llevó al cine la oscarizada ‘El secreto de sus ojos’ (re-titulando el original ‘La pregunta de sus ojos’), mientras el director Juan Taratuto (‘Medianeras’) quiere filmar ‘Papeles en el viento’ (son muchos los que coinciden en que ésta es la mejor obra de Sacheri). Entre medias, se cocina a fuego lento ‘Metegol’ (‘Futbolín’), la adaptación cinematográfica del cuento del Negro Fontanarrosa 'Memorias de un wing derecho', también dirigida por Campanella y que tendrá a Eduardo Sacheri como uno de los guionistas. ¿Quién mejor que él para adaptar un trabajo de Fontanarrosa? El ‘teaser’ de animación promete, aunque para el estreno habrá que aguantarse hasta junio de 2013. Fontanarrosa y Sacheri, el primero con un sentido del humor único, el segundo con una sensibilidad especial, ambos gigantes escritores.

Esta semana leí por segunda vez ‘Esperándolo a Tito’ (de ahí el origen de este post), catorce cuentos futboleros que me hicieron volver a una década atrás, un puñado de historias que te llegan al alma, un libro que te hace mantener vivo el placer de la lectura.




2 comentarios:

Javi dijo...

No sabía que Metegol era de animación! Jajaja, el trailer mola!
Genio Sacheri!

Ezequiel Costa dijo...

Acabo de escuchar una entrevista con Eduardo Sacheri, y dijo que ya están trabajando en el guion de la segunda parte de Metegol!