31 oct. 2011

La estadística +/- llega a la ACB

Esta jornada la Liga Endesa estrenó en la ficha de los partidos la categoría ‘más/menos’, cifra que mide para cada baloncestista el resultado obtenido por su equipo cuando él estuvo en pista. A colación del nuevo dato rescatamos declaraciones de José Ángel Samaniego y Ferran Laviña sobre la utilización de las estadísticas.


Las estadísticas de la Liga Endesa han incorporado una nueva columna, el ‘+/-‘, dato que ya utilizaba la NBA. Según la propia ACB, se trata de “la diferencia para cada jugador entre los puntos aportados por el equipo (estando él en pista) y los puntos encajados por el equipo (estando él en pista). Dicho de otro modo, el resultado obtenido por el equipo cuando el jugador ha estado en pista”. Mario Enjuanes, responsable estadístico de la ACB, señaló que “el baloncesto es un juego de equipo y una valoración individual alta con un resultado perjudicial en el marcador no puede considerarse algo positivo para el grupo”.

La última columna de las planillas oficiales de la ACB ya no es la de valoración, ahora es la de '+/-' (click para agrandar)


El escritor Mark Twain popularizó aquella frase de que existían “las mentiras, las malditas mentiras y las estadísticas”. Llevado al campo del básquet, las estadísticas son útiles en tanto y en cuanto sean bien interpretadas para la posterior toma de decisiones. Por ejemplo, la valoración, tan reputada por ser clave en el juego del ‘Super-Manager’, no contempla ni el tiempo que el jugador estuvo en el parquet ni el contexto del partido. Un triple sobre la bocina para ganar un partido valoriza lo mismo –tres puntos- que un triple con una diferencia de 30 puntos en el marcador. Conocido es que cuando los partidos están definidos hay jugadores que se dedican a inflar números personales (incluso algunos lo hacen desde el inicio).

El pasado mes de enero conversábamos con José Ángel Samaniego, quien explicaba cómo aplicaba las estadísticas en su labor diaria: “Lo más importante es darse cuenta que las estadísticas del ‘SuperManager’ no son las que utilizamos los entrenadores, que la estadística es mucho más que la valoración. En el baloncesto hay un concepto que es básico, que es la posesión, que es el que debe primar a la hora de hacer cualquier tipo de análisis. El que yo haya convertido la estadística como una herramienta para desempeñar mi trabajo en buena parte también se lo debo a Salva Maldonado, que ha creído que ese es un buen método para optimizar al máximo el rendimiento de una plantilla. Salva es un entrenador que tiene una capacidad mental impresionante para interpretar en el número lo que está ocurriendo en la cancha. Así podemos emplear una metodología en el uso de la estadística. Creo que nos hemos complementado por mi atracción a cuantificar todo lo que ocurre en una cancha y su capacidad para interpretarlo de manera práctica”, expresaba el por entonces entrenador ayudante de Salva Maldonado en Fuenlabrada.

José Ángel Samaniego, en el centro, durante un 'time-out' del encuentro entre Lagun Aro y Fuenlabrada (23.01.2011) (Foto: Luis García / ACB Photo)


Samaniego ejemplifica la relatividad de ciertos números: “Nosotros valoramos muchísimo la aportación que tuvo Ferran Laviña en el partido del pasado domingo [Lagun Aro]. No anotó y su valoración ACB fue de menos uno, pero con su presencia en cancha el equipo ganó ampliamente al rival. Nosotros medimos como rinde un quinteto en pista respecto de sus rivales. Él fue muy importante en tareas que no se cuantifican en la estadística oficial, y eso es algo que yo sí registro con lupa".

Por último, el técnico donostiarra que ahora también acompaña a Salva Maldonado en el Joventut, se refería a la relación del ‘+/-’ que por entonces sólo se usaba en la NBA: “Es útil para valorar quintetos. Nosotros además tenemos estadísticas de esfuerzos, donde cuantificamos las veces que evito que mi atacante reciba un balón o las veces que un jugador se tira al suelo. He buscado métodos para poder cuantificar qué está haciendo el jugador en cancha. Todo esto a los jugadores se lo transmitimos, que nosotros no vamos a determinar el rendimiento de un jugador, si lo hizo bien o mal, simplemente por lo que aparece en la estadística oficial que nos entregan al final de un encuentro”.

Ferran Laviña, actual capitán del Baloncesto Fuenlabrada, siempre se mostró contrario a valorar estadísticamente actuaciones individuales: “Al final la estadística buena, la que vale, es la del resultado de un equipo contra el otro. Sí que es cierto que en la estadística aparecen cosas y se pueden hacer lecturas de algunos detalles, pero lo importante es el resultado final. Ganar, esa es la mejor estadística de todas”. En definitiva, como decía Bozidar Maljkovic, “las estadísticas son como el bikini, te enseñan algo pero no lo más importante”. Mientras tanto, desde ahora disponemos de un número más en la ACB para valorar la actuación de un jugador.

No hay comentarios: