30 sept. 2011

Kirk Penney: “Crecí con el rugby, pero amo el baloncesto”

El escolta neozelandés -segundo máximo anotador del último Mundial- fichó por el Fuenlabrada este verano. Tras jugar medio año en Gran Canaria en la temporada 2003/04, regresa a la ACB en plena madurez de su carrera. Su hermano juega al rugby en Inglaterra y su esposa se ha sumado al Alcobendas de voleibol. English version


• El cañonero de North Shore

Kirk Samuel Penney (North Shore, Nueva Zelanda, 1980) vuelve a la ACB. El escolta ‘kiwi’ llevaba cuatro temporadas consecutivas en el New Zealand Breakers –campeón de la última liga de Australasia- mientras se encaminaba rumbo a los 31 años. Pero el Baloncesto Fuenlabrada, que ya intentó ficharlo durante el verano pasado, tiene ahora el premio a su insistencia y podrá contar una temporada con un excelso anotador formado en la Universidad de Wisconsin y con amplio bagaje en Europa.

Dos semanas después de haber aterrizado en Fuenlabrada –y a diez días del inicio de la ACB- Kirk Penney comienza a repasar su nueva aventura tras el entrenamiento vespertino del jueves: “Es bonito volver a España. Ahora sólo estoy tratando de comprender a mis compañeros y lo que el entrenador quiere de nosotros. He llegado aquí hace unos días, por lo que es muy pronto para determinar cómo me siento. Ahora trato de adaptarme a España y al Fuenlabrada lo más rápido posible”, arranca el neozelandés, que hasta el momento ha participado en cuatro partidos amistosos de pretemporada, destacando los 22 puntos anotados al UCAM Murcia en Ávila.

“España es un país que me gusta mucho. Fuenlabrada me quiso hace un año, pero no podía venir porque tenía contrato con otro club. Ahora decidí venir a España, traer a mi esposa y volver jugar en una liga muy buena como es la ACB, como un jugador con más edad y más experiencia”, relata con entusiasmo el diestro tirador en relación a su regreso a Europa.

El exterior oceánico sí se muestra prudente sobre los objetivos de una campaña que marcará el regreso del Fuenlabrada a competiciones continentales: “Sé que el año pasado fueron capaces de clasificarse para el play-off, pero esta temporada aún no ha comenzado, y soy muy nuevo aquí para realmente decir cuáles son los objetivos. Necesito ver al equipo en los primeros partidos de liga para ver qué tan buenos somos. Ahora tenemos que corregir errores y mejorar, y yo debo aprender rápido el idioma porque es muy importante para que pueda entender a mi entrenador y a mis compañeros”.

Penney, letal desde el 6.75, durante un amistoso en Guadalajara (Foto: Fran Martínez / Fuenlafreak)




• Familia de deportistas

El hecho de dejar nuevamente su país natal no supone un problema familiar para Penney, acostumbrado a los viajes tras jugar en Estados Unidos, España, Israel, Lituania y Alemania: “Mi familia está en todos lados. Mi esposa es de Estados Unidos, su familia está allí. Mis hermanos viven en Londres y mis padres en Nueva Zelanda, ¡el mundo es nuestro hogar!", declara el escolta, que conoció a su esposa, Audra Jeffers, durante sus primeros años en Norteamérica y con la que se casó el verano pasado: “Ella jugaba al voleibol en la Universidad de Wisconsin mientras yo estaba en el equipo de baloncesto. Luego me acompañó a Nueva Zelanda, donde jugó al ‘beach voley’ de forma profesional. Ahora, en España, ella acaba de sumarse al equipo de voleibol del Alcobendas”. El club del norte de Madrid participará esta temporada en la Superliga 2, la segunda categoría del voleibol femenino (no hay equipos madrileños en Primera División).

Por su parte, su hermano mayor Rodd es jugador de rugby del Saracens, vigente campeón de la poderosa liga inglesa: “Mi hermano es profesional en Inglaterra, donde ya lleva muchos años. Ambos crecimos con el rugby. Él juega de número trece, de ‘centro’, y yo, por mi físico, jugaría de siete (ala) o de ocho (octavo)”, bromea Kirk sobre la mayor corpulencia de su hermano. El flamante escolta del Fuenlabrada explica cómo se decantó por el básquet en un país que profesa un culto sagrado al balón ovalado: “Siempre me apasionó el baloncesto. Boté por primera vez una pelota cuando tenía cuatro años. Practico muchos deportes: rugby, tenis, cricket, pero amo el baloncesto, desde siempre fue mi preferido. Seguí jugando y estoy muy contento. Este deporte me ha permitido recorrer el mundo, me apasiona jugarlo al más alto nivel”.

Kirk Penney y su esposa, Audra Jeffers, en la gala por el título de la NBL obtenido por los New Zealand Breakers, en mayo de 2011 (Foto: Anthony Au-Yeung / photosport.co.nz)



• Idioma, música y pintura

La proximidad a Madrid ha sido uno de los factores que pesaron en la decisión de Penney para recalar en el Fernando Martín: “Fuenlabrada es un buen lugar para vivir. En Madrid hay muchas cosas para ver, mucha historia, y su arquitectura es maravillosa. Además la gente en España es muy cálida, amigable, hace que sea muy fácil adaptarte. A mi esposa también le gusta. Trataremos de aprender el idioma, un desafío para ambos”, señaló el escolta, que mencionó también a los nuevos compañeros de vestuario que le están haciendo de traductor en estos primeros días: “Álvaro Muñoz y Lubos Barton son por lejos los que mejor hablan inglés. Luego Sergio Sánchez y Ferran Laviña hablan bastante bien”, comenta entre risas el nuevo ‘seis’ del Fuenlabrada, dorsal que utilizara el mítico Velimir Perasovic: “Es mi número favorito desde que era pequeño, siempre que puedo elijo el seis”.

Penney también se declara un ferviente melómano: “Me gustan muchos tipos de música, dependiendo del ánimo que tenga. Escucho a muchas bandas como Coldplay, Kings of Leon, U2, Crowded House y todos los clásicos”. “Mi esposa toca el piano muy bien, es más, me ha hecho una canción para mí”, añade orgulloso.

La música, otra de las pasiones de Kirk. En 2009, tocando la guitarra junto a sus compañeros de New Zealand Breakers, interpretando 'Time of your life' de Green Day


Para Kirk Penney, la pintura es uno de sus pasatiempos: “A veces sólo quiero pensar y relajarme”. Asimismo, admite que le gustaría poder asistir por primera vez a un estadio de fútbol: “La semana pasada vi por televisión el encuentro entre Barcelona y Atlético de Madrid. Sé lo que es ir a un partido de rugby, pero me encantaría ir a uno de fútbol en España, sentir la atmósfera y entender lo que es. Es muy diferente a verlo por televisión”.

Pese a no ser muy asiduo a las redes sociales, el baloncestista sí quiere enviar un mensaje a los simpatizantes fuenlabreños: “Uso las redes sociales aunque realmente no demasiado, soy una persona reservada. Igualmente, pienso que es muy bueno interactuar con los aficionados, pero soy de la vieja escuela. Espero que ellos estén tan entusiasmados con la temporada como nosotros, que todos vengan a vernos. Tenemos un equipo muy bueno y vamos a entrenarnos duro por ellos”.

Álvaro Muñoz, principal 'traductor' de Penney, durante el Trofeo Fiestas de Fuenlabrada (Foto: Fran Martínez / B.F.)



• Nueva Zelanda, cuna de los All Blacks

Actualmente se esta disputando en Nueva Zelanda la séptima edición de la Copa Mundial de Rugby, un país “precioso, con playas y lagos” y que “ama ese deporte”. “Ahora, con el Mundial en casa, la locura es aún mayor. Todos estamos muy entusiasmados con los All Blacks, espero que puedan ganar la Copa este año”, expresa Penney sobre un título que les es esquivo desde el primer Mundial, en 1987.

El escolta de North Shore explica también la importancia de la tradicional Haka maorí, que también realizan los ‘Tall Blacks’ de baloncesto antes de cada partido: “Cultura y herencia. Es importante que la hagamos porque representa a un país y su historia. Es algo que hemos hecho desde antaño y que vamos a seguir haciendo en el futuro. Me gusta hacerla, te prepara para el partido”.

El ex Maccabi Tel Aviv, Zalgiris Kaunas y Alba Berlin también se refirió al devastador terremoto ocurrido en Christchurch en febrero pasado: “Fue un momento muy malo. Cuando suceden estas cosas uno pone la vida en perspectiva. No podemos pensar en cuán duro puede ser un partido de baloncesto cuando hay gente que está perdiendo la vida. Por uno o dos meses el país entero estuvo triste y apagado. Christchurch está siendo reconstruida lentamente, pero fue difícil porque hubo varias réplicas después del terremoto. Fue aterrador para mucha gente”.

El escolta fue el segundo máximo anotador del último Mundial (Foto: Fran Martínez / Fuenlafreak)



• NBL y NBA

Casi al mismo tiempo que su hermano Rodd celebraba el primer entorchado de los Saracens en la Premier del rugby inglés, Kirk festejaba la primera corona de los New Zealand Breakers en la NBL, la liga de Australasia (actualmente la disputan ocho equipos australianos y uno neozelandés), siendo además el primer equipo ‘kiwi’ en ganar un título deportivo en Australia. “Fue muy importante para mí país, estamos muy orgullosos de haberlo logrado”.

Si bien los ‘Tall Blacks’ han disputado los tres últimos mundiales -además de los Juegos Olímpicos de Sydney y Atenas- sólo dos jugadores han podido debutar hasta el momento en la NBA. Sean Marks fue el pionero en 1998 (Toronto Raptors, actualmente en Portland Trail Blazers), mientras que Penney apenas sumó seis partidos entre Miami Heat y Los Angeles Clippers. Sin embargo, el triplista diestro del Fuenlabrada augura un buen porvenir para el básquet de su tierra: “Steven Adams es un joven muy bueno y que podría ser elegido número dos en el Draft dentro de un par de años. Esperemos que él sea el tercer neozelandés en la NBA, y que el baloncesto siga desarrollándose en Nueva Zelanda”. Adams, 18 años recién cumplidos y 2,13 metros de estatura, es la gran perla de la cantera neozelandesa.

“Crecí en la época en que los Chicago Bulls ganaron sus campeonatos. Solía ver mucho los partidos de Michael Jordan, John Paxson y Steve Kerr. Tengo 30 años, y todos los que tienen mi edad mirábamos a aquellos Bulls”, confiesa Penney sobre su debilidad por el equipo hexacampeón de la NBA. Profesionalmente, él se siente más alejado que nunca de aquella liga norteamericana por la que pasó de forma fugaz: “No es algo en lo que piense. Ahora estoy encantado de estar nuevamente en la ACB. Estoy centrado aquí, la NBA está en mi pasado”. El presente de Kirk Penney se llama Baloncesto Fuenlabrada, que el próximo 9 de octubre abrirá la temporada ACB visitando al Real Madrid de Rudy Fernández y Jaycee Carroll, casi nada.


Penney, camiseta número 6, haciendo el Haka ante Grecia

No hay comentarios: