22 jul. 2011

Uruguay-Paraguay, la final menos 'guay'

Charrúas y guaraníes definirán en River una Copa América que fue diseñada para una final entre la anfitriona y Brasil. La Celeste, empatada con Argentina con 14 títulos, busca hacer historia ante la siempre combativa selección guaraní, que busca su tercer entorchado.

Con la final inédita entre uruguayos y paraguayos concluirá el próximo domingo la 43ª edición de la Copa América, dos selecciones que le han robado el protagonismo a Argentina y Brasil, eliminadas ambas en cuartos de final (y por penaltis).

Uruguay, el peso de la historia
El equipo del Maestro Tabárez -ex Oviedo- se plantó en la final tras ser segunda en su grupo y apear luego a Argentina y Perú, en cuartos de final y semifinales respectivamente. La Celeste buscará así su 15º título continental, lo cual le permitiría desempatar en Copas con Argentina y volver a dar una vuelta olímpica desde 1995 cuando, en Montevideo, se coronó por última vez.

Aquel día, en el Centenario, Francescoli, Fonseca, Poyet y Bengoechea mandaban en un equipo que le ganó la final a Brasil en los penaltis. El Enzo recibía una infracción cerca del área y Bengoechea la clavaba directamente en el ángulo (1-1). Más tarde, Manteca Martínez metería el penalti definitivo de la tanda.

Uruguay campeona en 1995 en un Centenario hasta la bandera


Curiosamente, la Celeste también había festejado en la última Copa América disputada en Argentina. La selección local caía eliminada por un gol de Alzamendi a pase del Francescoli en semifinales, mientras que en la final nuevamente Bengoechea anotaba el tanto decisivo ante Chile en el Monumental de River (el choque, áspero, registró dos expulsados por bando).

Uruguay campeona en 1987. El inconfundible Pereyra en el arco


Tras la semifinal mundialista en Sudáfrica 2010, unida al brillante presente de las selecciones juveniles, los protagonistas actuales de la Celeste son Muslera (nacido en Buenos Aires), Lugano (increíble que a los 30 años ningún grande europeo lo haya pescado del Fenerbahce), Arévalo Ríos (el motor del equipo), Luis Suárez y Forlán.

Forlán busca cerrar el círculo
Si gana la Celeste, Cachavacha Forlán completará la tercera generación familiar de uruguayos campeones de América. Su abuelo, Juan Carlos Corazzo, fue seleccionador bicampeón (en Ecuador 1959 y en Uruguay 1967), mientras que su padre Pablo -el Boniato- también la ganó como jugador (dirigido por su suegro en 1967).

Paraguay, el cuarto grande de Sudamérica
E presente y el pasado dictan que el combinado paraguayo es el cuarto en importancia del Cono Sur. Con dos Copas América (las mismas que Perú) y cinco subcampeonatos, el equipo de Gerardo Tata Martino intentará rubricar con un título el gran momento del fútbol guaraní (en Sudáfrica fue eliminado en cuartos de final por España).

“Tuvimos culo” (suerte) aseveró con sinceridad el técnico rosarino tras eliminar a Brasil en cuartos de final. Luego Paraguay superó a Venezuela para plantarse en la final sin triunfos y con cinco empates (curiosidades del formato de un torneo cuya organización da vergüenza ajena).

Tata
Martino -de fugaz paso como jugador por Tenerife en 1991- se inició como entrenador bajo el aura de Marcelo Bielsa, que debutó en los banquillos dirigiéndole en Newell’s entre 1990 y 1992.

Primer título en 1953, con Fleitas Solich
La albirroja suma hasta el momento dos campeonatos. En el primero de ellos, en 1953, iban a ser la anfitriona del torneo pero que por falta de estadios no pudo hacerlo. La Copa de mudó entonces a Lima, pero los guaraníes tocarían el cielo por primera vez en un torneo que seguía contando con la ausencia de Argentina (años de Perón y de una política de aislamiento futbolístico; tampoco se acudía a los Mundiales).

Volviendo a Lima, Paraguay fue clarísima vencedora tras superar en la final a Brasil (ya le había ganado en la fase previa). El seleccionador era Manuel Fleitas Solich, de longeva trayectoria y que dirigió al Real Madrid en su quinta Copa de Europa (1959-60). Otra particularidad del torneo sudamericano de 1953 es que todos los árbitros eran ingleses.

Paraguay, primer título grande de su historia, en Lima (1953) (Foto: Diario ABC de Paraguay)


La gloria en 1979
Por segunda edición consecutiva la Copa América se desarrollaba sin sede fija y en un lapso de cinco meses. Olimpia de Asunción venía de ganar la primera de sus tres Libertadores y la selección contaba con un bloque sólido (todos los futbolistas jugaban de la liga guaraní).

Después de eliminar a Brasil en semifinales (ida y vuelta) le tocaba medirse a Chile en la gran final. Tras el 3-0 en Asunción, la selección andina ganó 1-0, forzando un tercer y definitivo choque a jugarse en Buenos Aires. En Vélez, y ante pocos espectadores, la albirroja hizo valer el 0-0 tras el suplementario para coronarse por segunda y última vez.

Paraguay celebra su segunda y última Copa en Vélez


La figura del equipo era Julio César Romero, Romerito, autor de dos goles en la final de Asunción y que pasó por el Barcelona en 1989. También estaba el arquero Roberto Gato Fernández y el delantero Eugenio Morel (padre de Claudio Morel, del Deportivo de La Coruña).

Frente a frente en la Copa América
Uruguay y Paraguay se midieron en 24 oportunidades, con catorce triunfos charrúas, cuatro empates y seis victorias guaraníes.

Lleno asegurado en el Monumental
Si en 1979 las crónicas hablaban de 6.000 espectadores en la final entre Paraguay y Chile en el José Amalfitani, para el próximo domingo se asegura un lleno en la cancha de River. Las quejas de ambas federaciones por las pocas entradas asignadas (6.000 a cada una) se entiende solo desde el negocio de la reventa (otro signo de una paupérrima, y cuasi-delictiva, organización del evento). Hoy el fútbol mueve millones y, a diferencia de los 70, casi medio millón de paraguayos viven en Buenos Aires (una cifra ligeramente inferior de uruguayos también), por lo que el domingo está asegurado un marco espectacular.

Uruguay-Paraguay no será la final más guay, que dirían los españoles. Pese a no tener el glamour y la repercusión mediática soñada por la industria, Paraguay y Uruguay llegaron a la final con los méritos propios de dos históricos equipos de garra pero que honran al fútbol. Imperdible final.



Finales de las dos últimas Copas de cada uno

Paraguay 3 - Brasil 2 (1953)

1 de abril / Nacional de Lima (35.000 espectadores)

Paraguay: Riquelme; Olmedo, Herrera, Gavilán, Leguizamón, Hermosilla, Berni, A. López (Parodi), Fernández, Romero (Lacasa), y Gómez (González).

Brasil: Castilho; Djalma Santos, Haroldo, Nilton Santos (Alfredo Ramos), Bauer,
Brandãozinho, Julinho, Pinga (Ipojucan), Baltazar, Didí y Claudio.

Goles: 1:0 López (14’), 2:0 Gavilán (17’), 3:0 Fernández (41’), 3:1 Baltazar (56’), 3:2 Baltazar (65’).

Reportaje del diario ABC de Paraguay sobre la Copa de 1953





Paraguay 0 – Chile 0 (1979)

11 de diciembre / José Amalfinani de Buenos Aires (6.000 espectadores)

Paraguay. Fernández; Espínola, Paredes, Sosa, Torales, Florentín, Kiese, Romero, Pérez (Cibils 85’), Morel y Aquino (Torres 61’).

Chile: Osbén; Galindo, Figueroa, Valenzuela, Escobar; Rivas, Dubó (Estay 90’), Rojas; Caszely, Fabbiani (Yáñez 61’) y Véliz.

Vídeo de la final de 1979




Uruguay 1 - Chile 0 (1987)

12 de diciembre / Monumental de Buenos Aires (35.000 espectadores)

Uruguay: Pereira; A. Domínguez, Tano Gutiérrez, Trasante, Pintos Saldaña; Matosas, Perdomo (R 88’), Bengoechea; Alzamendi (Peña 86’), Francescoli (R 27’) y Sosa.

Chile: Rojas; Reyes, Gómez (R 14’), Astengo (R 88’), Hormazábal; Mardones, Contreras, Puebla (Toro 19’ (Rubio 63’)), Pizarro; Letelier y Basay.

Goles: 1:0 Bengoechea (56’)

Vídeo de la final de 1987




Uruguay 1 (5) – Brasil 1 (3) (1995)

23 de julio / Centenario de Montevideo (60.000 espectadores)

Uruguay: Álvez; Méndez, Herrera, Moas, Silva (Adinolfi 35’); Dorta (Bengoechea 45’), Gutiérrez, Poyet, Francescoli; Fonseca (S. Martínez 45’), y Otero.

Brasil: Taffarel; Jorginho, Aldair, André Cruz, Roberto Carlos; Dunga, César Sampaio, Juninho (Beto 69’), Zinho; Edmundo y Tulio.

Goles: 0:1 Tulio (30’), 1:1 Bengoechea (51’).

Penalties: 1:0 Francéscoli, 1:1 Roberto Carlos, 2:1 Bengoechea, 2:2 Zinho, 3:2 Herrera, (3:2) Tulio (atajó Álvez), 4:2 Gutiérrez, 4:3 Dunga, 5:3 Martínez.

Vídeo de la final de 1995

No hay comentarios: