2 jul. 2011

Historia de la Copa América (I): Uruguay, primer dominador

La Celeste se adueñó de tres de las primeras cuatro Copas América (1916-1920), preludio de la década de oro que se avecinaría para los charrúas con los oros en los Juegos Olímpicos (1924 y 1928) y el primer Mundial de la historia (1930).


La Copa América comenzó a disputarse en 1916. De sus primeras cuatro ediciones (todas con cuatro equipos), Uruguay ganó tres y Brasil una. El primer certamen, que fue ganado por la Celeste, tuvo carácter de extraordinario por lo que no se entregó el trofeo. Se disputó en Argentina en conmemoración del centenario de la independencia del país. El empate a cero en el encuentro definitivo. El goleador del primer torneo fue Isabelino Gradín. Cuenta Pablo A. Ramírez en su obra Historia del fútbol argentino que el delantero de Peñarol además era un atleta destacado en los 400 metros llanos (lisos). Los chilenos protestaron su partido contra Uruguay aduciendo que Gradín era africano, cosa que no era cierta.

Uruguay, primer campeón (1916)


Uruguay albergó y ganó la segunda Copa América (1917). En el partido clave derrotó 1-0 a Argentina, en una batalla que seguía acrecentando la gran rivalidad rioplatense. El máximo artillero fue Ángel Romano con cuatro dianas. El ‘Loco’, ídolo de Nacional de Montevideo, fue uno de los primeros cracks del fútbol sudamericano. Entre las anécdotas más recordadas será la de Gatica, defensa chileno que realizó un despeje inédito: la chilena (existe controversia sobre quién fue realmente el ‘inventor’ de la jugada).

Brasil lograría su primer título en 1919, en Río de Janeiro. La figura del torneo sería el delantero local Arthur Friedenreich (según la fuente le adjudican 1.239 ó 1.329 goles en su carrera), cuya historia es reseñada de forma deliciosa por Eduardo Galeano en El Futbol a Sol y Sombra. La desgracia se cebó con el arquero uruguayo Roberto Chery, quien ante Chile sufrió la estrangulación de una hernia y terminaría falleciendo días después en un hospital de Río de Janeiro.

Pero en 1920 Uruguay recuperaría su cetro cuando conquistó la Copa en Chile, nuevamente con Ángel Romano como goleador (3). La selección local, nuevamente cuarta y última clasificada, estrenó por primera vez su ahora clásica camiseta roja.

No hay comentarios: