9 mar. 2011

Miguel Cerdán: “Voy a ser un aficionado del Naval de por vida”

Club Deportivo Artístico Navalcarnero. El entrenador, que acaba de ser destituido, mostró su gratitud por sus casi dos años en el Naval. “Ahora estoy fastidiado, pero estoy agradecido porque siempre me han tratado de manera exquisita. Deseo que mi cese sirva para algo positivo”, dijo en Globo FM.

Artículo publicado en El Iceberg

Escucha la entrevista


Miguel Cerdán Zaballos (Madrid, 1969) dejó de ser el entrenador del Navalcarnero. Tras la derrota del domingo ante el Internacional (2-0), el equipo del Mariano González se ubica 17º con 30 puntos, en descenso y a tres unidades del Trival Valderas, que marca la salvación. En el Mariano González el equipo logró 12 de esos 30 puntos, producto de tres triunfos, tres empates y ocho derrotas.

El técnico valoró en el programa ‘La Pachanga’ de Globo FM su salida del Naval tras legar al club en el verano de 2009. Miguel Cerdán anteriormente dirigió a Las Rozas (2008/09), Collado Villalba (2007/08), Ciempozuelos (2006/07), Getafe B (2005/06) y San Fernando (2004/05), donde se había retirado como futbolista.


Frases

Sorpresa: “Los entrenadores siempre vivimos en la cuerda floja, y más cuando los resultados no son los esperados. Pero yo en ningún momento me había planteado que me pudieran cesar. Nunca me lo había planteado”

Continuidad: “Yo me encontraba con muchísima fuerza, con ilusión y con ganas de seguir trabajando, y con el convencimiento de que salvaríamos la categoría”

Temporada del equipo: “Esa curioso que lográramos mejor fútbol y puntos fuera que en casa, donde conseguimos menos puntos y nos cuesta un montón hacer gol. El equipo se quedaba atenazado y parado en el sentido de ideas. Ése es el talón de Aquiles que hemos sufrido”

Balance de casi dos años en el Mariano González: “Ahora estoy fastidiado, pero yo tengo que agradecer que me hayan dejado dirigir a un club como el Navalcarnero. Me han tratado muy bien y yo creo que he correspondido con trabajo. Durante este tiempo me han hecho el trabajo fácil”

Nueva realidad económica: “Desde hace dos años el club ya no poseían u presupuesto como años atrás y el objetivo era mantener la categoría. El año pasado hicimos una muy buena temporada, subiendo a seis chicos del Juvenil que siguen este año, además de contar con gente del pueblo. Acabamos séptimos. El club siempre ha tenido los pies en el suelo”

Rodolfo de la Rubia, nuevo entrenador: “Rodolfo ya estaba el año pasado en el Juvenil B y éste cogió el A. Teníamos la relación del entrenador del Juvenil con el entrenador del primer equipo, que comparten entrenamientos, sobre todos los jueves en los que hacíamos partidillos con ellos”

Mejor recuerdo del Naval: “He trabajado súper a gusto. Me quedo con el trato que me han dispensado, en el sentido de darme todo lo que ellos han tenido. Dentro de lo que han podido me lo han facilitado de una manera súper agradable, muy cordial, cercana y familiar. Estoy muy agradecido. Han sido 20 meses donde me han tratado de manera exquisita”

Futuro inmediato: “Ahora me siento afectado. No recuerdo otra cosa que no sea con un balón en los pies o viendo fútbol, siendo profesional como futbolista o luego como entrenador. Ahora intentaré ser muy analítico, descansar un poco e intentaré disfrutar algo más de mi mujer y mis dos hijas, que son las grandes perjudicadas del fútbol”

Mensaje a la familia navalcarnereña: “Que luchen por intentar conseguir el objetivo, que yo creo que es factible. Que sepan que desde lo que me competía lo he intentado con todas mis fuerzas. Más allá de la dirección que tomaron, yo voy a ser un aficionado del Navalcarnero de por vida, que de corazón deseo que si me destitución sirve para algo, que sea positivo”



Entrevista

¿Cómo estás tras el cese?

Por decirlo de alguna manera estoy fastidiado, claro, estoy jodido, por decirlo en castellano.

¿Te esperabas esta destitución?

Los entrenadores siempre vivimos en la cuerda floja, y más cuando los resultados no son los esperados. Pero yo en ningún momento me había planteado que me pudieran cesar. Primero porque son pensamientos negativos que no deben estar en la cabeza de un entrenador. Uno únicamente piensa en que hay que trabajar cada semana para encarar cada partido con las máximas garantías. Entonces el cese nunca me lo había planteado. Obviamente cuando la situación clasificatoria no es la que se espera, es algo que está ahí.

¿Te veías con fuerzas para sacar esto adelante?

Sí. Indudablemente estaba fastidiado por los últimos resultados y actuaciones del equipo, pero yo me encontraba con muchísima fuerza, con ilusión y con ganas de seguir trabajando, y con el convencimiento de que al final llegaríamos a buen puerto, consiguiendo el objetivo que era salvar la categoría. En eso, tanto yo como los chavales, estábamos concienciados al cien por cien.

Comentas el tema de los chavales, a muchos de los cuales ya conocías de la temporada pasada. ¿Cómo ha sido tu despedida de la plantilla?

El lunes cuando me comunicaron el cese yo entré en el vestuario y me despedí de ellos. Hemos compartido casi dos años juntos, a algunos los conocía incluso de anteriores etapas en otros equipos. Prácticamente el equipo era el del año pasado, exceptuando a algún que otro jugador que habíamos traído. No sé, la verdad es que son situaciones muy difíciles de vivir. Me despedí de ellos y lo único que les pedí es echaran el resto por el club para intentar salvar la categoría, y que yo creo y estoy convencido que lo van a lograr, porque calendario hay, hay trabajo y hay madera.

¿Qué valoración realizas de esta temporada, porque da la sensación que lejos del Mariano González jugaron su mejor fútbol?

Es verdad que el año pasado también sumamos un punto más fuera que en casa. Era curioso que lográramos mejor fútbol y puntos fuera. Y esta temporada desgraciadamente íbamos por la misma línea, lo único que en casa ahora conseguimos menos puntos y nos cuesta un montón hacer gol. El equipo se quedaba atenazado y parado en el sentido de ideas. Sin embargo fuera creo que hemos llevado una trayectoria muy buena en cuanto a puntos. De hecho sacamos 18 puntos fuera, son muchos. Lamentablemente en casa no hemos dado la medida que deberíamos. Ése es el talón de Aquiles que hemos sufrido.

¿Y qué balance de estos casi dos años tuyos en el Navalcarnero?

Ahora estoy fastidiado, pero yo tengo que agradecer que me hayan dejado dirigir a un club como el Navalcarnero. Que en el último momento no han considerado que yo fuera el entrenador que pueda llevar esto a buen puerto, me duele, pero tengo que agradecerles porque me han tratado muy bien, y yo creo que he correspondido con trabajo, que es de la única manera que los entrenadores sabemos corresponder. Agradecerles entonces el trato que me han dispensado y la oportunidad que me han dado durante casi dos años. Durante este tiempo me han hecho el trabajo fácil. Si hago una valoración general yo estoy agradecido que me hayan dejado dirigir al club.

El Navalcarnero recientemente jugó en Segunda B y, pese a la nueva realidad económica, en la Tercera madrileña siempre ha sido un equipo con grandes aspiraciones. ¿Crees que este peso histórico puede afectarle al equipo, al que le cuesta más salir de abajo por no estar habituado a pelear por no descender?

Bueno, podría ser. Yo tengo claro que hace dos años, en el verano, cuando contactaron conmigo, ellos fueron muy claros, y eso sí que siempre se los he agradecido. Ellos pensaban que había cambiado la forma de entender al Navalcarnero y ya no poseían un presupuesto como años atrás, lo cual eso te limita bastante. Pero igual tenían claro que el objetivo era mantener la categoría. Gracias a Dios el año pasado hicimos una muy buena temporada, subiendo a seis chicos del Juvenil que siguen este año, además de contar con gente del pueblo. Acabamos séptimos, y este año el pensamiento era exactamente igual. El club siempre ha tenido los pies en el suelo, y el objetivo siempre ha sido mantener la categoría. Desgraciadamente circularon una serie de circunstancias alrededor del fútbol modesto que no te permiten nada más que ser realista, y siendo realista intentar hacer las cosas bien.

¿Cuál es el mejor recuerdo que te llevas del Naval?

Creo que he trabajado súper a gusto. A lo mejor no es un recuerdo puntual. Aunque ahora esté pasando un mal momento, de todo hay que sacar las experiencias buenas. Sobre todo me quedo con el trato que me han dispensado, en el sentido de darme todo lo que ellos han tenido, sea mucho o poco. Y también con la gente con la que he trabajado. Estoy muy agradecido, ése es el mejor recuerdo. La gente de mi equipo técnico, la secretaría, delegados, el médico, los directivos, los jugadores. Lamentablemente yo me voy con un mal sabor de boca porque mi implicación ha sido máxima y absoluta, he estado al cien por cien, y eso ha sido porque dentro de lo que han podido me lo han facilitado de una manera súper agradable, muy cordial, cercana y familiar. Para mí eso era muy importante, por eso me duele el tener que irme y no poder ayudar. Han sido 20 meses donde me han tratado de manera exquisita.

¿Puede ser que lleves siete temporadas consecutivas en la Tercera madrileña?

Sí, siete. Cuando pasé de ser jugador del San Fernando a dirigirlo como entrenador, que fue la temporada 2003/04.

¿Aprovecharás ahora para recuperar algo de tiempo con la familia y el próximo domingo ya estarás de nuevo viendo fútbol?

Ahora la verdad es que me siento afectado. Bien es cierto que yo llevo en el mundo del fútbol desde pequeñito. No recuerdo otra cosa que no sea con un balón en los pies o viendo fútbol, siendo profesional como futbolista o luego como entrenador. Ahora intentaré ser muy analítico de estos casi dos años que he estado en Navalcarnero, descansar un poco, porque los entrenadores no sólo tenemos dos horas diarias de entrenamiento, tenemos muchas otras cosas que hacer, como planificaciones o ver rivales. Así que ahora desconectaré un poco e intentaré disfrutar algo más de mi mujer y mis dos hijas, que son las grandes perjudicadas del fútbol. No sé lo que pasará en el futuro, desde luego ahora reflexionaré y descansaré un poco, muy a mi pesar.

Según la nota de prensa del club, Rodolfo de la Rubia se hará cargo del primer equipo hasta fin de temporada, dejando su cargo en el Juvenil A. ¿Qué te parece su nombramiento?

Rodolfo ya estaba el año pasado en el Juvenil B y éste cogió el A. Compartíamos entrenamientos porque jugábamos bastantes jueves contra ellos. Teníamos charlas y yo he subido a bastantes chicos a entrenarse con nosotros. Incluso este año hicimos debutar a Moha, un chiquito del Juvenil. Teníamos la relación del entrenador del Juvenil con el entrenador del primer equipo, que comparten entrenamientos, sobre todos los jueves en los que hacíamos partidillos con ellos.

Por último, ¿qué mensaje le darías a la afición del Navalcarnero?

En general a todos, a la afición, directiva y jugadores. Que luchen por intentar conseguir el objetivo, que yo creo que es factible, que apoyen al máximo. Que sepan que desde lo que me competía lo he intentado con todas mis fuerzas. Desde aquí agradecerles. Ellos ya lo saben personalmente, tanto jugadores y directiva. Más allá de la dirección que tomaron, yo voy a ser un aficionado del Navalcarnero de por vida, porque es un club en el que me he encontrado muy a gusto. Que en Miguel Cerdán van a tener un apoyo de por vida, y que de corazón deseo que si me destitución sirve para algo, que sea positivo.


Enlaces
Roberto Martínez: “Mi hermano es zurdo y alto, y yo diestro y bajito” (17/02/2011)
Miguel Cerdán: “Nuestro talón de Aquiles son los partidos en casa” (16/11/2010)

Foto: Club Deportivo Artístico Navalcarnero

No hay comentarios: