8 mar. 2011

Ferran Laviña: “La última acción fue la guinda que le faltaba a Gustavo”

Baloncesto Fuenlabrada. El alero catalán, que apuró su recuperación para poder ayudar al equipo, revivió en Globo FM la gesta ante el Barça. "Hemos recuperado la comunión entre la afición y el equipo, y que el año pasado habíamos perdido por culpa de los jugadores", señaló el co-capitán.

Artículo publicado en El Iceberg

Foto: ACB Photo / Fran Martínez

Escucha la entrevista

Frases

Partido ante el Barcelona: “Salió lo que queríamos, porque hicimos lo nuestro y supimos hacer lo necesario para que ellos no estén a su nivel habitual. Durante 40 minutos estuvimos tuteándonos con el posiblemente mejor equipo de Europa Fue una alegría muy grande. La afición disfrutó muchísimo y nos lo hizo sentir así”

La relatividad del ‘menos uno’ de valoración personal: “Yo estoy contento por haber podido jugar, sin haber completado ningún entrenamiento con el equipo y habiendo estado ocho días parado. Mi participación era para tener más rotaciones. Si ya normalmente pensar en individual en mi caso ya me cuesta bastante, hacerlo en este partido era absurdo. Mi misión era ponerme al servicio del equipo para lo que necesitara. Si había que hacer faltas, hacerlas”

Defensa de Xavi Rabaseda sobre Navarro: “Xavi estuvo muy bien sobre él, utilizando su físico. Hizo un gran partido sin hacer una gran estadística. Al final la estadística buena, la que vale, es la del resultado de un equipo contra el otro. Esa es la mejor estadística de todas”

Posesión final de Nndong: “La viví como otro partido. Sí es cierto que se notó un ambiente muy fuerte, pero todos los jugadores estábamos muy concentrados en lo nuestro. La jugada de los pasos de Ndong es que ni la vi. No sabía que habían pitado porque estaba pendiente de pasar un bloqueo con Anderson”

Última acción del encuentro: “Era la guinda que le faltaba a Gustavo con el gran partido que jugó. Leo se fue atrás a defender y aun así Gustavo es capaz, en una pelota imposible, de tocarla lo suficiente para descolocar a los tres jugadores del Barcelona. Es un chaval que trabaja muchísimo, que está siempre en todos los entrenamientos dándolo todo”

Vuelta a la pista del equipo tras irse a los vestuarios: “Alguien entró y dijo “la afición quiere que volváis a salir, os están reclamando”. Ahí Salva dijo “chicos, salid fuera”, y salimos todos a agradecer en un día tan bonito en que las cosas salieron tan bien. Aprovechamos para hacerle reverencia a nuestra afición por el apoyo que nos está dando, por esos puntos que nos da extras, por esos partidos que están trabados y que sentimos que corremos o saltamos un poquito más porque la afición nos empuja”.

Barton, Biyombo o Álvaro Muñoz en medio de los festejos: “Bismack es un chaval muy majo y muy trabajador. Se ha adaptado rapidísimo con nosotros y nos la pasamos muy bien con él. Si una cosa tiene este equipo es que todos sus integrantes se sienten importantes, y entre todos nos hacemos sentir importantes los unos a los otros. Lubos está muy contento y muy metido con el equipo, tiene unas ganas locas por volver a entrenarse; y Álvaro y Bismack ya forman parte de este grupo, además son gente que vale la pena”

Recuperación del vínculo de la afición: “Creo que el domingo se consiguió un ambiente muy bonito, con la afición volcada y saltando. A principio de temporada yo decía que uno de los objetivos de este equipo era recuperar esa comunión que siempre había habido entre la afición de Fuenlabrada y el equipo, y que el año pasado habíamos perdido por culpa de los jugadores, principalmente. Esto este año es un motivo de gran alegría para nosotros, saber que ellos están felices con nosotros. Hay que disfrutar al máximo de este buen momento”

Hablar de ‘play-off’: “Sí y no. La liga ACB tiene unas segundas vueltas fastidiosas para equipos como el nuestro. Cierto es que cuando pasas de las teóricas y suficientes trece victorias para salvarte, el siguiente objetivo real es el ‘play-off’, pero no nos podemos obsesionar. Para poder entrar en el ‘play-off’ tenemos que mejorar muchas cosas”

Baskonia: “Contra el Barcelona no es que hayamos hecho algo extraordinario o distinto de lo que hacemos normalmente, simplemente que las cosas nos salieron. El equipo no metió 100 puntos, si no que consiguió que el Barcelona rebajara sus números. Ese es nuestro objetivo contra el Caja Laboral, volver a ser nosotros mismos otra vez”

Imagen personal ante los rivales: “En la selección española B un compañero me dijo ‘eres buen tío y todo, ahora que te conozco, porque jugando contra ti pensaba que eras un cabrón’. Si hasta mis amigos me lo dicen. Supongo que soy bastante antipático jugando, y a la vez me gusta jugar duro, intento no achicarme ante nada. Todo eso a veces hace que des la imagen de un mal tío, un poco cabrón. Pero la gente que me conoce de verdad, se sorprende. Fuera del campo soy muy tranquilo, tímido y reservado. Mis amigos luego me ven en el campo y dicen “tú vienes aquí a desfogarte”

‘Catalán’ antes que culé: “Hicimos una porra con el Barça – Madrid, el del 5-0. Tuve mala suerte porque dije 4-0, y perdí bastante dinero por culpa de estos del Barça. A mí me gusta ese equipo, pero yo soy más ‘catalán’, perdí dinero…”



Entrevista

¿Cómo estás después del triunfazo del domingo?

Bien, contentos por el partido del domingo. Fue una alegría muy grande. La afición disfrutó muchísimo y nos lo hizo sentir así. Ahora intentando que pase un poquito la resaca y que esa alegría sirva para trabajar fuerte para el próximo partido.

Mejor que se haya postergado el partido del CAI para la semana que viene, así dura un poquito más la alegría…

Después de una semana que había sido mala por la derrota en Granada, ahora trabajas con otras sensaciones. Tampoco nos puede nublar la vista que el sábado viene un gran rival y que habrá que trabajar duro para poder competir con ellos también.

Menos uno de valoración personal. ¿Puede que sea el ‘menos uno’ más mentiroso y más lindo de tu carrera?

No, yo estoy contento por haber podido jugar. La verdad es que sin haber completado ningún entrenamiento con el equipo y habiendo estado prácticamente ocho días parado, tengo que estarlo. De hecho mi familia iba a venir a ver el partido y les dije que no vengan porque no iba a estar en condiciones. Mi participación era más para poder dar algunos minutos de descanso, para tener más rotaciones. Con esa misión salí. Aprovechando además que como no teníamos ‘bonus’, arriesgar un poco y subir el nivel en defensa. Si ya normalmente pensar en individual en mi caso ya me cuesta bastante, hacerlo en este partido era absurdo. Este partido era para ponerse al servicio del equipo para lo que necesitara. Si había que hacer faltas, hacerlas, e intentar ayudar a los compañeros que estaban en condiciones.

El propio Salva Maldonado reconoció en rueda de prensa tu trabajo y el de Xavi Rabaseda…

Sí, la verdad es que Xavi defendió a Navarro muy bien. Que después Navarro haya metido 20 puntos no significa lo contrario, porque él tiene calidad para eso y para más. Pero Xavi estuvo muy bien sobre él, utilizando su físico. Hizo un gran partido sin hacer una gran estadística. Al final la estadística buena, la que vale, es la del resultado de un equipo contra el otro. Sí que es cierto que en la estadística aparecen cosas y se pueden hacer lecturas de algunos detalles, pero lo importante es el resultado final, que ganamos. Esa es la mejor estadística de todas.

¿Qué te pareció el partido ante el Barça?

Durante la semana lo que habíamos trabajado sobre todo eran nuestras cosas. No nos habíamos planteado un partido para jugar contra el Barça. Sabíamos que jugábamos contra un muy buen rival, y que a veces preparar cosas contra equipos de esta categoría es un poco absurdo. Nos centramos mucho en la semana en intentar hacer bien nuestras cosas, en recuperar un poco la imagen que habíamos perdido el día de Granada, con tantas bajas. Ahora con Kris queríamos aprovechar buenas sensaciones. Contra el Barça sí que salió lo que queríamos, porque nosotros hicimos lo nuestro y supimos hacer lo necesario para que ellos no estén a su nivel habitual. Eso nos dio opciones de victoria. Una lectura muy positiva es que también nosotros todo el partido estuvimos por delante. Todo el partido fue un cara a cara competido con ellos, sin grandes parciales. Durante 40 minutos estuvimos tuteándonos con el posiblemente mejor equipo de Europa. Eso nos da mucha alegría y satisfacción, y para el futuro mucho aprendizaje.

Volviste a jugar tras la baja en Granada. ¿Ya estás plenamente recuperado de esas molestias musculares en la pierna izquierda?

Sí, ya estoy bien. El viernes fue el primer día que me entrené una hora sin molestias. Parece ser que ya está todo solventado y ahora es un tema de que uno ya no tiene 20 años, y cuando paras ocho días, volver a arrancar el diesel cuesta un poquito. Ahora hay que hacer un trabajo extra para ponerse al mismo nivel del equipo, y para poder volver a ganarse unos minutos.

Cuando te tocó entrar cometiste tres faltas en menos de tres minutos, situación que te condicionó pero que no impidió que terminaras jugando 16 minutos, incluso los finales del partido…

Sí, salí falto de ritmo. Cuando uno tiene 20 años se recupera muy rápido. Cuando uno tiene más de 30 cuesta, sobre todo después de tantos días parado. Por eso cuesta volver a encontrar las distancias, el margen para no cometer estas faltas, como también en ataque. No estaba fresco. Eso hizo que hiciera esas tres faltas rápido. También yo arriesgué un poquito al principio. Mi idea era ayudar al equipo, sobre todo atrás. Ahí no medí bien las distancias.

¿Cómo se vivió desde la pista los siete segundos finales, la posesión de Ndong?

Como otro partido. Sí es cierto que se notó un ambiente muy fuerte, pero todos los jugadores estábamos muy concentrados en lo nuestro. La jugada de los pasos de Ndong es que ni la vi. No sabía que habían pitado porque estaba pendiente de pasar un bloqueo con Anderson. Sabía donde estaba el balón pero no estaba pendiente que hacía Ndong. Creo que estuvimos todos muy atentos y metidos en el partido. Pero no nos alegramos de la victoria hasta el momento del pitido final porque el partido fue muy justo.

En la última acción del encuentro, tras el fallo de Colom, Ayón lucha por el rebote y entre tú y Rabaseda terminan de quedarse con el balón. Un ‘rebote de equipo’ nunca mejor dicho…

Sí, además era la guinda que le faltaba a Gustavo con el gran partido que jugó. Incluso en ese momento a Leo, que estaba en el rebote, le mandamos atrás a defender, quedándose sólo Gustavo en el rebote con tres jugadores del Barça. Y aun así es capaz, en una pelota imposible, tocarla lo suficiente para descolocar a los jugadores del Barcelona, y al final fuimos Xavi y yo como locos a por el balón, a ver quién lo cogía, y si le terminó llevando él porque es más rápido que yo, por desgracia (risas).

¿Qué opinas de Gustavo Ayón, de actuación del domingo y de su trayectoria?

Hizo un grandísimo partido, como otros muchos que ya hizo, y ahora contra un grandísimo rival. Eso le da un plus. Aparte de lo mediático, que parece que muchos lo han descubierto ahora, pero nosotros llevamos un año con él y está rindiendo a un nivel altísimo desde el inicio. Además es un chaval que trabaja muchísimo, es un muchacho que está siempre en todos los entrenamientos dándolo todo, intentando mejorar cada día, y que le salgan bien las cosas es un motivo de mucha alegría para todos.

En la crónica del partido de la agencia EFE señalaban que había ojeadores de la NBA que habían venido especialmente a verlo a él. ¿Hubo mucho cachondeo con eso?

‘Buenooo’, y lo que le queda (risa). Creo que entre hoy y mañana se pasarán las bromas, que los entrenamientos volverán a ser duros como siempre, y eso hará que se nos quiten las ganas de bromear. Esa creo que es otra de las claves del buen momento que está atravesando el equipo, que en la semana se trabaja muy fuerte.

Cuando acaba el partido, celebración de ustedes en el centro de la pista, se van a los vestuarios y luego vuelven. ¿Cómo se dio esa situación?

Estábamos en el vestuario celebrando la victoria, con la lógica alegría de un partido tenso y contra un gran equipo, pero no distinto de otros días porque para nosotros todas las victorias son fundamentales. Y en ése momento no sé quién entró al vestuario y dijo “la afición quiere que volváis a salir, os están reclamando”. Ahí Salva dijo “chicos, salid fuera”, y salimos todos a agradecer en un día tan bonito en que las cosas salieron tan bien. Aprovechamos para hacerle reverencia a nuestra afición por el apoyo que nos está dando, por esos puntos que nos da extras, por esos partidos que están trabados y que sentimos que corremos o saltamos un poquito más porque la afición nos empuja.

Otra de las imágenes del post-partido fue como Lubos Barton también se unión a su ronda, demostrando el compromiso de todos con el equipo. ¿Cuánto le queda a él para volver?

Él está en una situación complicada porque una lesión larga siempre es difícil de llevar. Pero él está muy contento, está muy metido con el equipo. Tiene unas ganas locas por volver a entrenarse. Quiere acortar todos los plazos lo máximo posible y tenemos que ser los demás quienes le frenemos un poco. Él se siente bien y ya está haciendo algunas cosas por su cuenta. Pero aún hay un riesgo de que pueda recaer de la lesión, lo cual sería muy grave. Por lo que he hablado con él, dentro de poco tiene otra revisión con el cirujano, otra resonancia, pero él ya ni siente ni molestias ni dolor. Las cosas parece que están yendo muy bien. Paco [Martín], el fisioterapeuta, también cuenta que la recuperación ha ido perfecta. Ahora sólo es cuestión de tener paciencia, de asegurarse de no arriesgar más de la cuenta, porque no lo necesita nadie, ni el equipo ni él, porque una recaída sería bastante grave.

Siguiendo con el festejo final, los dos canteranos, Bismack Biyombo y Álvaro Muñoz personificaban la alegría en sus caras, incluso el Bismack fue el primer en volver a salir a la pista…

Sí, Bismack es un chaval muy majo, y muy trabajador, por lo que también nos está poniendo muy contentos a todos. Ahora parece que no se habla mucho de él como cuando debutó o como en el partido del Madrid, como si no estuviera. Pero es un chaval de 18 años que se ha adaptado rapidísimo con nosotros, y la verdad es que nos la pasamos muy bien con él, disfrutamos mucho, y él también se siente parte muy importante de este equipo. Si una cosa tiene este equipo es que todos sus integrantes se sienten importantes, y entre todos nos hacemos sentir importantes los unos a los otros, y eso se demuestra en estas cositas. Cuando ganas un partido, en las caras de alegría, de cómo todo el mundo participa de todo, de cómo gente como Álvaro o Bismack fácilmente se adaptan a ello y forman parte del colectivo, porque además son gente que vale la pena.

¿Con qué imagen te quedas del domingo?

Ahora mismo, que está tan reciente, es complicado. También en el momento del final del partido recuerdas muchas situaciones que estuvieron a punto de darte, como la canasta que no mete Xavi, que le hacen falta y que no entra de milagro, que me giro y veo a medio equipo del banquillo en el suelo, intentándose levantar. O la alegría de final, como también fue muy emocionante el ver cómo Gustavo luchaba por el último rebote, y entre Xavi y yo lo cogemos y entonces suena la bocina, y todo el mundo empieza a correr y a saltar a lo loco, sin ningún sentido. El ver también a la afición volcada y saltando. Creo que se consiguió un ambiente muy bonito. A principio de temporada, cuando hablaba con vosotros, yo decía que uno de los objetivos de este equipo era recuperar un poquito esa comunión que siempre había habido entre la afición de Fuenlabrada y el equipo, y que el año pasado parecía que habíamos perdido un poco por culpa de los jugadores, principalmente. Esto este año es un motivo de gran alegría para nosotros, saber que ellos están felices con nosotros. Hay que disfrutar al máximo de este buen momento, porque nunca sabes cuándo va a venir otro.

Comentabas la acción de Rabaseda que no entró, y después del encuentro muchos aficionados reconocieron que se les vino a la cabeza el final de la Caja Mágica, que pensaban que con un triple del Barça sobre la hora se perdía el partido…

Sí, y el triple de Leo que no entra, y el rebote que luchamos todos y le cayó en las manos a Ndong, que no sabe ni él cómo se la encuentra… sí, hubo varias situaciones de decir ‘ayayay’. Sí que en el último minuto existió la duda de decir “ahora va a salir uno de estos del Barça, que son muy buenos, y nos va a meter un canastón, y nos va a dejar aquí con la miel en los labios”. Pero creo que fue un pensamiento muy fugaz, y nos concentramos mucho en pararles y evitar que ellos anotaran, que fue una de las claves del último cuarto.

En noviembre señalabas que entonces era un error hablar de la Copa si no mejoraban el nivel defensivo. Ahora, con trece victorias, ¿crees que es un error que la afición empiece a hablar de ‘play-off’?

Sí y no. La liga ACB tiene unas segundas vueltas fastidiosas para equipos como el nuestro. Cierto es que cuando pasas de las teóricas y suficientes trece victorias para salvarte, el siguiente objetivo real es el ‘play-off’. A nivel de resultados no hay otro objetivo ahora mismo a la vista. Pero para poder entrar en el ‘play-off’ hay que hacer muchas cosas, y entre esas cosas una es mejorar muchos aspectos nuestros. En defensa no estuvimos bien en Granada, en ataque hay que mejorar también. No es absurdo pensar en ’play-off’, pero no nos puede obsesionar, porque es muy complicado. Tenemos que seguir como hasta ahora, partido a partido.

El Baskonia es el próximo choque en este mes de marzo de ‘Euroliga’ para el Fuenlabrada. ¿Qué será lo más difícil, mantener el nivel defensivo, mantener la motivación a tope como si el Barça fuera cada rival?

La motivación yo creo que está siendo alta toda la temporada contra todos los rivales. Es una de las cosas importantes que estamos consiguiendo. El 80% ó 90% de los partidos el nivel del equipo ha sido bueno, y la concentración y la intensidad ha sido la óptima, aunque algunos se hayan ganado y otros no. Esta es una de las claves. Lo que está claro es viene un gran equipo otra vez, y ganar por segunda vez consecutiva contra este tipo de rivales siempre es difícil. Creo que también contra el Barcelona no es que hayamos hecho algo extraordinario o distinto de lo que hacemos normalmente, simplemente que las cosas nos salieron. El equipo no metió 100 puntos, si no que consiguió que el Barcelona rebajara sus números. Ese es nuestro objetivo, volver a ser nosotros mismos otra vez.

En el número de enero de la revista ‘Fuenla-OÉ’, en una entrevista recordabas que un jugador te dijo: “Ahora que eres mi compañero no parecen tan mala persona, eres buen tío”. ¿Tan así fue?

Eso fue en una selección española B. Empezó diciéndome “eres buen tío y todo, ahora que te conozco, porque jugando contra ti pensaba que eras un cabrón, y ahora pienso que eres buen tío”, y dije “gracias, vale, mejor”.

¿Crees que entre los rivales esa es la imagen que siempre das?

Creo que es general, incluso hasta mis amigos me lo dicen. Si ellos te lo dicen, que no van a decir los enemigos (risas). No, supongo que soy bastante antipático jugando, y a la vez me gusta jugar duro, sin llegar a más, jugar fuerte en defensa, intento no achicarme ante nada. Si alguien te planta cara, no echarme atrás. Aparte también tengo un poco cara de mala leche. Y todo eso a veces hace que des la imagen de un mal tío, un poco cabrón. Pero la gente que me conoce de verdad, se sorprende. Incluso amigos míos que me han conocido fuera del baloncesto y que luego han venido a ver algún partido, se han quedado sorprendidos de mi forma de ser dentro del campo porque no les cuadra para nada mi forma de ser fuera del campo, donde soy muy tranquilo, muy tímido, muy reservado. Y luego me ven en el campo y dicen “tú vienes aquí a desfogarte”.

Y luego, en la misma entrevista, decías que habías discutido con tu mujer por copiarse en un examen. ¿Cómo es esto?

Sí, es una historia muy larga. Fue en la universidad, en la carrera de arquitectura. Había un examen de geometría descriptiva. Yo nunca he sido se hacer chuletas, porque me pongo muy nervioso y soy muy malo para eso, pero sí soy de hablar durante el examen. Y con otros dos compañeros estábamos debatiendo sobre la solución, y acabamos discutiendo (risas). Pero que conste que esto es un mal ejemplo para los niños (risas). Estoy muy arrepentido, no lo volvería a hacer nunca más…

Esta noche Barca – Arsenal. ¿Hay alguna apuesta en el vestuario?

Intentaré verlo. No hay nada. La única porra que hicimos fue con el Barça – Madrid, y ya me salió mal.

¿Barca – Madrid de fútbol o de básquet?

El de fútbol, el 5-0 Tuve mala suerte porque dije 4-0, y perdí bastante dinero por culpa de estos del Barça que son unos ‘mataos’ y metieron el último en tiempo de descuento.

Pero lo habrás celebrado igual…

No. A mí me gusta el Barça, pero yo soy más catalán, perdí dinero…



Enlaces:
Ferran Laviña: “Sería un error empezar a hablar de la Copa” (16/11/2010)
Ferran Laviña: “Como capitán, a veces no podía usarme como ejemplo” (05/05/2010)
Ferran Laviña: “Yo tampoco estoy contento con mi temporada" (31/03/2010)
Ferran Laviña: “Ya no podemos estar con el discurso de “ha sido un accidente” (27/01/2010)
Ferran Laviña, 300 partidos ACB (entrevista) (31/12/2009)
Ferran Laviña: “Al equipo le está faltando garra” (01/12/2009)
Ferran Laviña: "No podía rechazar la oferta del Fuenlabrada" (15/09/2009)
José Quintana: "Ferran Laviña es nuestro fichaje más importante” (07/10/2009)

No hay comentarios: