10 feb. 2011

Javier Rubio: “Biyombo tiene cualidades para llegar donde quiera”

Baloncesto Fuenlabrada. El preparador físico del equipo repasó en Globo FM su primera temporada en ACB, además de comentar las dolencias de Kris Valters y Gustavo Ayón, y la gran recuperación que está teniendo Lubos Barton. Javier Rubio cumple su sexto año en el club.

Artículo publicado en El Iceberg

Escucha la entrevista

Javier Rubio (Madrid, 1980) cumple su primera campaña como preparador físico en la liga ACB. El técnico madrileño, que lleva seis años en el Baloncesto Fuenlabrada, pasó por el programa ‘La Pachanga’ de Globo FM, donde repasó su trayectoria profesional, explicó su labor diaria en el club y analizó la temporada del equipo de Salva Maldonado.


Frases destacadas

Trayectoria: “Es mi sexta temporada en el club y la primera en el equipo ACB. Yo soy del Fuenlabrada de toda la vida, siempre he vivido aquí y jugué un par de años en las categorías inferiores del club. Siempre he estado muy ligado al baloncesto de la ciudad”

Etapa en Illescas: “Tenía muy claro que mi verdadero objetivo era la ACB. Me trataron muy bien en Illescas, pero para mis adentros lógicamente esperaba que fuese una transición de cara al primer equipo”

Primer año en ACB: “He logrado cumplir en el sueño. Estar en el staff técnico del primero equipo no me cierra las ambiciones, yo sigo formándome para intentar siempre mejorar, para no quedarme estancado”

Preparación física: “Antiguamente los preparadores físicos solían utilizar instalaciones de atletismo, pero personalmente no lo veo así. Este año mis jugadores no han pisado la pista de atletismo, y en la cantera tampoco. A mí me gusta que todo el trabajo se haga en la cancha”

Relación con los jugadores: “Los jugadores más veteranos tienen claro que pueden seguir jugando al baloncesto única y exclusivamente por su físico, porque el talento es el que es. Hay que tener mucha mano izquierda, y sobre todo tener muchos recursos para intentar hacer el trabajo físico lo más lúdico posible”

Se entrena como se juega: “Es una de las grandes verdades del deporte. Si un jugador durante la semana no da el 100% en los entrenamientos, después se ve en la competición. Es indispensable entrenar a altísima intensidad para luego en el partido poder llevarla a cabo”

Importancia de una buena preparación: “Este año nuestro equipo se caracteriza por unos niveles de intensidad en algunos momentos bastante superiores a los del contricante, y básicamente esa es la razón por la que esta temporada hemos ganado muchos partidos. Eso se consigue con una intensidad óptima en los 40 minutos, y no bajando los brazos”

Relación con Salva Maldonado: “Hay muy buena coordinación con él. Desde el primer momento me dijo que quería que el equipo tuviera una alta intensidad defensiva durante todo el partido, y yo desde mis sesiones semanales intento cubrir eso para que los resultados al día de hoy sean los que son”

Planificación de los picos de rendimiento: “Nuestro equipo tiene la peculiaridad de tener que empezar a competir y estar al 100% desde la primera jornada. Nos planteamos que sean nuestros picos de forma sean en el inicio de liga, para tener más tranquilidad después, y en los dos últimos meses de competición, donde supuestamente te puedes estar jugando la permanencia”

Bismack Biyombo: “Me hace gracia cuando veo artículos como el que salió ACB.com, diciendo “¿de dónde ha salido Biyombo?”. No ha salido de ningún lado. Biyombo lleva aquí ya dos años en Fuenlabrada, y no es más que el fruto del trabajo que ha hecho el club con él”

Proyección del pívot congoleño: “Los límites de Biyombo se los va a marcar única y exclusivamente él. Tiene cualidades para llegar donde quiera. Además, tiene algo muy bueno que otros jugadores jóvenes a lo mejor no tienen, y es que tiene las cosas muy muy claras. Trabaja muy duro, es muy sensato, con los pies en suelo”

Xabi Rabaseda: “Tiene una base espectacular, un físico portentoso. Incido con él en el trabajo defensivo, para que mejore en los desplazamientos laterales o para que intente mantener ese nivel de intensidad durante los 40 minutos. Es un tío muy trabajador, muy honesto”

Lesión de Kris Valters: “Tiene una lesión muscular en la zona del addcutor. Estará fuera de las canchas unas tres semanas”

Gustavo Ayón y su dolencia en la rodilla: “Aprovechando este parón de cuatro días va a hacer un tratamiento especial con el doctor Jiménez. Esperemos que con este tratamiento pueda volver a estar al 100%"

Recuperación de Lubos Barton: “Si por él fuera mañana mismo empezaría a entrenarse y a jugar. A día de hoy está fenomenal, para poder empezar a competir. Otra cosa será que las pruebas que le hagan la semana que viene nos dictaminen que su hombro ya está perfectamente recuperado. Eso ya es parcela de los doctores”

Aporte del alero checo: “Es un tío que siempre ayuda mucho, que le ves en los entrenamientos hablar con la gente joven. Un jugador que ha ganado títulos con el Barça podría venir a un club como Fuenlabrada de otra forma, y todo lo contrario. Ha venido a aportar muchas cosas, y no por estar lesionado, deja de hacer labor. Es un auténtico profesional con mayúsculas”


Entrevista

Desde hoy, que comienza la Copa del Rey, la plantilla gozará de cuatro días de descanso. ¿Se aconseja a los jugadores sobre cómo manejarse en estos días?

De vez en cuando siempre viene bien un consejillo. No son cuatro días de descanso como tal porque hay algunos jugadores que tienen algún trabajillo para hacer. Todavía nos queda bastante competición por delante y no debemos relajarnos. Siempre viene bien activar un poco el cuerpo independientemente que no estemos en dinámicas de entrenamientos, algo de ejercicio aeróbico. También se les da una serie de pautas nutricionales. Estos cuatro días son importantes también para el descanso psicológico, no tanto físico. Llevamos trabajando desde mediados de agosto, con muchas dobles sesiones de entrenamientos, viajes y demás.

¿Qué tal la experiencia en este primer año en la ACB, después de estar seis años trabajando en el club?

Sí, actualmente es mi sexta temporada en el club y la primera con el equipo ACB. Yo soy del Fuenlabrada de toda la vida, siempre he vivido aquí y jugué un par de años en las categorías inferiores del club. Siempre he estado muy ligado al baloncesto de la ciudad. En el Fuenlabrada empecé en la temporada 2005/06 con el equipo cadete. A partir de ahí pasé por el junior y por el liga EBA, hasta que el año pasado estuve en las filas del Club Baloncesto Illescas, que es nuestro equipo vinculado en LEB Plata. Y este año he tenido la suerte y la gran oportunidad de poder estar dentro del staff técnico del primer equipo.

Ex jugador de baloncesto y ahora preparador físico del equipo de tu ciudad en la ACB, casi se puede decir que estás cumpliendo un sueño.

En efecto, ha sido uno de los grandes objetivos por el que he estado trabajando todos estos años, formándome en la universidad primero como maestro de Educación Física y más tarde como licenciado en Ciencias del Deporte. Además he hecho un máster en especialización en la preparación física en el baloncesto. La verdad es que desde que estaba en el instituto, hace bastante tiempo, ya tenía claro que quería que mi futuro esté ligado al mundo del baloncesto y del deporte. Digamos que he logrado cumplir en el sueño. Ahora lo importante no es llegar sino mantenerse. Estar en el staff técnico del primero equipo no me cierra las ambiciones, y sigo formándome para intentar siempre mejorar, que es uno de los aspectos más importantes para no quedarte estancado.

Una nota de prensa del club publicada el último verano señalaba que además de encargarte del primer equipo también seguías cumpliendo funciones en la cantera. ¿En qué consisten las mismas?

Mis funciones dentro del club no se limitan a llevar la preparación física del primer equipo, si no que también soy el director, por decirlo de alguna manera, de los preparadores físicos que tenemos en el club. Actualmente el club cuenta con una gran número de niños y niñas en sus categorías inferiores, y al así como se cuenta con una gran cantera de entrenadores, dirigida por Armando Polo, mi idea era hacer lo mismo con los preparadores físicos. Desde hace un par de años, poco a poco, lo vamos consiguiendo. Tenemos preparadores físicos prácticamente en todas las categorías del club, desde el equipo LEB Plata hasta todos los equipos femeninos. Mi labor básicamente es marcar unas pautas claras a esos preparadores físicos de la cantera, coordinarlos. Suelo tener una reunión semanal con ellos para ir viendo las líneas de trabajo a seguir, en las cuales se tienen en cuenta las edades de los niños y niñas, y las etapas de formación en las que se encuentran. Yo estoy muy agradecido a Armando Polo y a Marcelino Conde, porque han sido parte muy importante de mi formación profesional y humana.

¿Qué características propias tiene el baloncesto respecto a otros deportes?

Tiene una serie de peculiaridades por las características del esfuerzo en sí y por las dimensiones que tiene el campo. Una cancha de baloncesto mide 28 metros por 15, por lo cual el espacio es mucho menos. Este deporte se caracteriza por acciones explosivas de corta duración, cosa que en el fútbol no es así, donde el esfuerzo es más continuado en el tiempo. Además, el baloncesto es un deporte discontinuo, que está constantemente parándose. Nosotros adaptamos todo nuestro trabajo físico a las peculiaridades de nuestro deporte. En el baloncesto las recuperaciones también se acortan bastante. Estás haciendo un sprint y rápidamente tienes que bajar a defender. La planificación siempre va en consonancia con el tipo de esfuerzos que se hacen en la cancha.

¿Qué aspectos de la preparación física han cambiado a grandes rasgos en los últimos años?

Antiguamente recuerdo que los preparadores físicos solían utilizar instalaciones de atletismo, pero personalmente no lo veo así. Este año mis jugadores no han pisado la pista de atletismo, y en la cantera tampoco. Yo considero que al fin y al cabo el jugador de baloncesto desarrolla su esfuerzo en una cancha de baloncesto, y es ahí donde tenemos que trabajar. A mí me gusta que todo tipo de trabajo se haga en la cancha. Es mucho más gratificante para el jugador, él se siente en su medio, y el esfuerzo se puede trabajar exactamente igual que en una pista de atletismo.

Tal vez la preparación física es la parte que menos atrae a los jugadores. ¿Cómo se trabaja para engancharlos, para que las sesiones sean lo más ‘lúdicas’ posible?

Es complicado, porque la parte física la tienen que hacer de manera obligatoria. Ellos son muy conscientes, como buenos profesionales que son, que hoy en día el baloncesto ha cambiado mucho con respecto a antaño. Prueba de ellos es que últimamente el baloncesto europeo casi se podría equiparar al americano, al baloncesto NBA. Han cambiado los cánones físicos del deporte, porque el talento básicamente sigue siendo el mismo. En Europa ahora los jugadores están mejor preparados, con un baloncesto más rápido y físico. Los jugadores saben que su mejora en el juego pasa por una mejora física, independientemente del talento que tengas. Más sobre todo cuando hablamos de jugadores un poco más veteranos, que tienen claro que pueden seguir jugando al baloncesto única y exclusivamente por su físico, porque el talento es el que es, es algo que no se puede cambiar. Es muy fácil entonces trabajar con los jugadores, porque son conscientes que ese trabajo es necesario y que luego le van a sacar rendimiento en la cancha, y lo hacen gustosamente. El problema es que cuando tienes que motivar a un jugador que todavía no tiene claro ese tipo de planteamiento, que lo único que le gusta es jugar al baloncesto. Hay que tener mucha mano izquierda, y sobre todo tener muchos recursos para intentar hacer el trabajo físico lo más lúdico posible. Lógicamente las sesiones de carrera son muy aburridas, por eso intento que se hagan en la cancha, que es su medio y donde se lo pasan mejor. Además, antes de dedicarme a esto fui profesor durante tres o cuatro años en colegios, y hay muchos juegos que yo he utilizado con los niños que a día de hoy todavía los utilizo con los jugadores. El resultado es bastante bueno. Muchas veces les digo que en vez de un equipo de baloncesto parecen un equipo de tercero de primaria en el recreo, porque se lo pasan bastante bien, entran en la dinámica y les gusta.

Cuando un equipo está en racha y está bien preparado físicamente suele apelarse al tópico de “se juega como se entrena”. ¿Es tan rotundo esto? ¿Se intenta en la semana recrear la intensidad propia de un partido?

Sin lugar a dudas. Yo creo que esa es una de las grandes verdades del deporte en sí. Si un jugador durante la semana no da el 100% en los entrenamientos, no se entrena a una intensidad óptima, después se ve en la competición. Incluso para nosotros mismos no es ninguna sorpresa cuando hay jugadores que hacen buenas valoraciones el fin de semana, porque estamos viendo cómo trabaja en la semana. En cambio, cuando vemos un jugador que en los entrenamientos no da el nivel de intensidad que nosotros exigimos, ya sabemos de antemano que ese jugador tendrá complicado lograr un rendimiento óptimo en el partido. Por eso es indispensable entrenar a altísima intensidad para luego en el partido poder llevarla a cabo. Más que mucho que ver una cosa con la otra, yo diría que tiene todo que ver. Este año nuestro equipo se caracteriza por unos niveles de intensidad en algunos momentos bastante superiores a los del contricante, y básicamente esa es la razón por la que este año hemos ganado muchos partidos. Nosotros imprimimos una intensidad al juego tanto ofensiva como sobre todo defensiva que es complicado seguir por el rival. Si a eso le añadimos la capacidad que tiene este grupo en concreto, de no bajar los brazos en ningún momento, lo cual le ha servido para recuperar desventajas bastante importantes, como por ejemplo tuvimos en Alicante en la primera vuelta o en el fatídico partido ante Real Madrid en la Caja Mágica. Eso se consigue con una intensidad óptima en los 40 minutos y no bajando los brazos. En este caso hay muy buena coordinación entre Salva Maldonado y mi persona para intentar, a través de la preparación física, cubrir las necesidades que puede tener el equipo en sí. Salva desde el primer momento me dijo que él quería que el equipo tuviera una alta intensidad defensiva durante todo el partido, y yo desde mis sesiones semanales intento cubrir eso para que los resultados al día de hoy sean los que son.

Cuando se planifican las temporadas se suele hablar de ciclos, de picos de rendimiento. Por ejemplo, los equipos que pelean por los títulos se focalizan en mayo. ¿Cómo se lleva a cabo eso en Fuenlabrada?

Nuestro equipo en concreto tiene la peculiaridad de tener que empezar a competir y estar al 100% desde la primera jornada de liga. De los equipos de Euroliga, o con mayor presupuesto o historia, que saben que sin mayores problemas van a disputar la Copa del Rey o el ‘play-off’ por el título, lógicamente no puedo hablar porque no estoy dentro de su staff técnico. Seguramente Real Madrid, Barcelona o Caja Laboral tengan un ciclo de rendimiento completamente diferente al nuestro. Yo tenía bien claro desde el primer momento que nosotros teníamos que estar al 100% en la jornada 1, y más teniendo en cuenta el calendario de esta temporada, donde las dos primeras jornadas eran ante rivales directos por la salvación como Lagun Aro y Alicante. Picos de forma siempre suele haber. Nosotros nos planteamos que sean en el inicio de liga, para tener más tranquilidad después, y en los dos últimos meses de competición, donde supuestamente te puedes estar jugando la permanencia.

¿Cómo vives los partidos desde el banquillo?

Yo soy un tipo muy cambiante. Vivo mucho los partidos desde el banquillo, aunque muchas veces intento reprimir las sensaciones. Como suele decirse, ‘la procesión va por dentro’. Es un estado de ánimo. Yo los vivo como los vivía como jugador, y me comporto más o menos como me comportaba en la cancha, con momentos de euforia y con otros más relajados.

Luego de haber trabajado con Bismack Biyombo en el Illescas, ¿te sorprende poco su irrupción en la ACB?

No sorprende para nada, si no que me hace gracia cuando veo artículos como el que salió ACB.com, diciendo “¿de dónde había salido Biyombo?”. Biyombo no ha salido de ningún lado. Biyombo lleva aquí ya dos años en Fuenlabrada, y no es más que el fruto del trabajo que ha hecho el club con él, tanto cuando estuvo siendo coordinado por Armando Polo en la cantera como por el grandísimo trabajo que hizo Sergio Jiménez con él en el Illescas, o que hicimos todos, los que estábamos en aquel staff técnico. Los límites de Biyombo se los va a marcar única y exclusivamente él. Tiene cualidades para llegar donde quiera, en eso no tengo ninguna duda. Además, tiene algo muy bueno que otros jugadores jóvenes a lo mejor no tienen, y es que tiene las cosas muy muy claras. Como se suele decir coloquialmente, tiene la cabeza muy bien amueblada. Eso es algo encontrar en un chico de su edad. Imagínate que este chico hace dos años estuvo jugando en Yemen, sin el boom mediático que puede tener aquí en España. De buenas a primeras ves que sales en la televisión o que sales en la prensa. Eso a lo mejor a un chico de 18 años puede hacerle perder el norte, pero él todo lo contrario. Va todos los días a trabajar, hace doble sesión de tiro, se va a hacer físico extra en la instalación que tenemos en Loranca. Tiene las cosas muy claras, trabaja muy duro, es muy sensato, con los pies en suelo. Me alegro mucho por todo lo que está pasando, porque es un tío que se lo merece, que trabaja muchísimo y un tío que se pondrá los límites a sí mismo porque tiene capacidad para llegar a donde quiera.

El otro integrante más joven de la plantilla es Xabi Rabaseda, también está asombrando con sus saltos en la ACB. ¿Cómo se trabaja con un jugador de esas características?

Con Rabaseda es muy fácil trabajar porque él tiene una base espectacular, un físico portentoso. El único objetivo físico que puedo tener con él es que mantenga ya lo que tiene, o mejore un poco. Ahora el trabajo que más hago con él es incidir en el trabajo defensivo, para que mejore en los desplazamientos laterales o para que intente mantener ese nivel de intensidad durante los 40 minutos. Ya tenía una muy buena base, esos mates que hace ya los hacía el año anterior. Los objetivos con él son completamente diferentes a los de otros jugadores más veteranos, como pueden ser Salva Guardia o Ferran Laviña, cuyos objetivos son intentar fortalecer al máximo para que no tengan lesiones a lo largo de la temporada y que puedan mantener su nivel de intensidad en la pista. Rabaseda en concreto es un tío muy trabajador, muy honesto, muy buena gente. Estoy muy contento con el trabajo que está haciendo, y hemos tenido la suerte que ha venido ya con unas cualidades físicas espectaculares.

¿Cómo está Kris Valters de su lesión?

Tiene una lesión muscular en la zona del addcutor. Estará fuera de las canchas unas tres semanas, lógicamente todo dependerá de la evolución de la lesión. Ha sido un contratiempo para todos, porque estaba trabajando muy bien. Ha mejorado mucho en todos los aspectos, se lo ve mucho más maduro que hace dos años. Es una lesión muscular que no le va a tener apartado mucho tiempo.

¿Y cómo está Gustavo Ayón de la rodilla?

Bien. Aprovechando este parón de cuatro días va a hacer un tratamiento especial con el doctor Jiménez. Esperemos que con este tratamiento pueda volver a estar al 100%. Es cierto que su rendimiento ha bajado un poco debido a estos problemas en su rodilla. Hemos estimado que con este tratamiento estará en plenas condiciones para acabar la temporada tan espectacularmente como lo está haciendo hasta ahora, dando a los aficionados ese aporte extra de intensidad y sacrificio por el equipo. Igual que decíamos antes de Biyombo, Gustavo Ayón también podía ser una sorpresa, pero para mí tampoco lo es. Estuvo con nosotros en Illescas el año pasado, los cuatro o cinco primeros meses de competición, y ya entonces pudimos ver de lo que era capaz.

Gustavo Ayón comentaba la semana pasada que con Biyombo estaban hace un año en el Illescas, y ahora los tres comparten equipo en la ACB.

Sí, eso lo hemos comentado con él, sobre las vueltas que da la vida. El por aquel entonces estaba cedido, luego se iría a Tenerife. Él ya tenía muy claro que era algo de transición y que su verdadero objetivo era la ACB, al igual que lo tenía yo también. Yo el año pasado estaba muy contento, me trataron muy bien en Illescas, pero para mis adentros lógicamente esperaba que fuese una transición de cara al primer equipo. Y así han sido las cosas.

¿Cómo marcha la recuperación de Lubos Barton? ¿Cuánto tiempo le queda aproximadamente para volver a jugar?

Sinceramente, si por Lubos fuera, mañana mismo empezaría a entrenarse y a jugar. Tiene un hambre increíble. Es uno de los jugadores con los que he trabajado más competitivos y que más ganas tiene de trabajar. Con Lubos tengo una relación más personal, más directa, porque trabajo de manera individual todos los días un par de horas con él. A día de hoy te podría decir que él está fenomenal. Desde el punto de vista físico hoy está en los mismos niveles, tanto aeróbicos como musculares, para poder empezar a competir. Otra cosa será que las pruebas que le hagan la semana que viene nos dictaminen que su hombro ya está perfectamente recuperado. Eso ya es parcela de los doctores que tienen que estimarlo, pero desde el punto de vista físico está fenomenal, y desde el punto de vista mental tiene un hambre y unas ganas increíbles. Incluso muchas veces se enfada conmigo porque no le pongo a entrenar con el equipo, dice que porqué todavía no tiene el alta médica. Yo valoro mucho y agradezco esas ganas que tiene por ayudar al equipo. Es un tío que siempre ayuda mucho, que le ves en los entrenamientos hablar con la gente joven, con Bismack, con Álvaro [Muñoz], con Gustavo. Es uno de esos jugadores a los que se les nota el cachet que tienen. Un jugador que ha ganado Euroliga y Ligas con el Barça, pues podría venir a un club como Fuenlabrada de otra forma, todo lo contrario. Ha venido a aportar muchas cosas, a ayudar al equipo en todos los aspectos. Y no por estar lesionado, o estar fuera, deja de hacer labor. Es encomiable, es un auténtico profesional con mayúsculas.


Foto: Baloncesto Fuenlabrada / ACB

No hay comentarios: