10 feb. 2011

Copados

Mañana jueves comienza en Madrid una nueva edición de la Copa del Rey de baloncesto. Los ochos mejores equipos clasificados en la primera vuelta se juegan el primer gran título de la temporada: Barcelona, Real Madrid, Valladolid, Baskonia, Joventut, Valencia, Bilbao y Gran Canaria.



En Argentina se utiliza la palabra ‘copar’ para referirse a algo que se hace con todo el ánimo y la energía. Estar ‘copado’ es algo así como estar fascinado, mientras que el que ‘se copa’ significa que está enganchadísimo. Mañana jueves arranca en Madrid una nueva edición de la Copa de Rey de baloncesto, y los aficionados de la canasta, participe o no su equipo, ya están ‘copados’ de antemano.

Cierto es que la no participación del Fuenlabrada (aún cicatriza ese agónico final en la Caja Mágica) cambia el enfoque con que personalmente palpito el torneo. No es lo mismo ser ‘hincha’ de uno de los contendientes que un mero espectador que disfruta de un triple, una asistencia o un tapón. Pero esto es otra fortaleza de la Copa, esté tú equipo o no, siempre interesa.

Aparcada la frustrada clasificación fuenlabreña, el corazón hace que uno adopte al Valladolid de Porfi Fisac como el equipo humilde, solidario y trabajador que deberá fajarse con los poderosos de la ACB. El rival de los pucelanos será el Power Electronics Valencia de un Pesic que desde su llegada al banquillo la escuadra taronja ha recuperado la fuerza de antaño.

Mañana jueves también se mide el local, el Real Madrid, Rey de Copas que desde 1993 no levanta un título. Enfrente estará el Gran Canaria, que no podrá contar con Sitapha Savané, pero que tendrá a Jaycee Carroll como principal arma ofensiva (el escolta estadounidense máximo anotador ACB de la presenta campaña y de la anterior).

El viernes será el turno del doble enfrentamiento vasco-catalán. En primer término se presentará el vigente campeón, el Baskonia, ante el Bilbao. En los vitoreanos estarán los ex Fuenlabrada Batista y Oleson. Luego será el turno del Barcelona –el favorito en la previa- y el alicaído DKV Joventut.

Si bien ya se produjo hace tiempo, no puede soslayarse que el ‘sorteo’ de los emparejamientos no ha estado acorde al prestigio de una competición que ha sido imitada en muchos otros países. Después del bochornoso episodio del año pasado, ahora el ‘azar’ ha querido que Madrid y Barça sólo puedan cruzarse en una hipotética final (cabezas de serie preferentes mediante). A esto se ha añadido que la organización se ha asegurado que al partido decisivo sólo pueda llegar uno de los cuatro equipos catalanes o vascos. Cada uno podrá interpretarlo como quiera, pero ni la FIFA (con todo su historial de corruptelas) condiciona tanto un sorteo.

Sin embargo, ni siquiera esta fantochada puede restar interés a la Copa, lo cual habla de la grandeza de un torneo donde ocho aficiones se entremezclan en un mismo recinto deportivo (¡por favor, que nunca se pierda esto!). Ocho hinchadas que a partir de mañana se van a ‘copar’ en torno a una pelota anaranjada.

No hay comentarios: