6 oct. 2010

Los valores de la universidad

Sabido es que el Real Madrid es una usina generadora de noticias. Cualquier menor incidente que ocurra cerca de algo relacionado con el club es reflejado en numerosos medios. El artículo publicado hoy en el diario Marca es prueba de ello, el cual presume que el club de Chamartín tiene la influencia necesaria para cambiar las normas de una universidad.



Según la nota, publicada en la página 7, la novia de Sergio Canales –jugador de la primera plantilla- se habría matriculado fuera de tiempo en una “universidad de Madrid”, por lo que fue inscripta en el turno tarde y no de mañana, como ella prefería.

“Rápidamente un alto cargo del club se puso en contacto con la universidad solicitando que atendieran la petición de la alumna […] Al final, la diplomacia del Real Madrid han tenido resultado. La facultad ha atendido la petición blanca y la pareja del joven podrá cursar en el turno de mañana. De esta forma, tendrá tiempo por la tarde para poder estar junto a Sergio Canales”.

El artículo no detalla las razones de la matriculación fuera de fecha, pero es comprensible que la directiva del Real Madrid intermediara para resolver el asunto. Ahora bien, la actitud de la universidad dispara algunas preguntas: ¿Tiene la novia de un jugador del Real Madrid privilegios por encima de otros alumnos? ¿Podrán ahora los estudiantes que querían otro turno invocar ser “compañeros de universidad de la novia de un jugador” para que atiendan su petición? ¿Qué mensaje sobre los tan cacareados ‘valores’ da la universidad a sus alumnos? Por último, y yendo al extremo de lo improbable, ¿podría el Real Madrid intentar que profesores revisaran exámenes no aprobados de alumnos ‘cercanos’ al club, con tal de dejar 'con el ánimo alto' a sus propios futbolistas?

Algunos dirán que “el mundo funciona así”, pero a me gustaría que funcionara de otra manera. Por ejemplo, que la universidad hubiera negado la petición del Real Madrid atendiendo a aquellos alumnos que sí se matricularon en término. Claro que entonces no nos hubiéramos enterado de la noticia.

No hay comentarios: