14 sept. 2010

Las reinas del stick


La selección argentina de hockey sobre césped femenino acaba de lograr su segundo mundial. En Rosario, Luciana Aymar lideró a unas Leonas a las que sólo les falta el oro olímpico.



Entre la profusa actividad deportiva que dejó el fin de semana sobresalieron eventos como el título mundial de básquet logrado por Estados Unidos o el US Open que Rafa Nadal abrochó en la noche del lunes (el tenista mallorquín completa así los ‘cuatro grandes’).

Desde la perspectiva argentina, y obviando el fútbol y el baloncesto, el impacto estuvo dado por la coronación de Las Leonas -el seleccionado femenino de hockey- en el mundial de Rosario tras batir 3-1 a Holanda en la final.


• La explosión del hockey femenino en Argentina

Los primes éxitos del hockey sobre césped (hockey hierba en España) llegaron en la década del 70, con dos preseas mundialistas de plata y una de bronce. Sin embargo, el tirón actual se debe a una generación prodigiosa de jugadoras, la cual tuvo su bautismo de fuego con el oro logrado en el campeonato mundial juvenil disputado en Terrasa en 1993.

Desde allí, los títulos y medallas comenzaron a brotar a borbotones. En el palmarés destacan un oro en el mundial absoluto de Perth (2002), tres medallas olímpicas (2000-2008) y cuatro Champions Trophy (vigente tricampeón). En América se han coronado en todos los torneos en los que participaron (trece de trece), siendo Argentina la única selección del continente capaz de plantar cara a las europeas o Australia.

Nombres como Luciana Aymar, Soledad García, Magdalena Aicega, Cecilia Rognoni, María Paz Ferrari, Jorgelina Rimoldi, Ayelén Stepnik o Karina Masotta –por mencionar sólo a algunas de las figuras de los últimos 20 años- comenzaron a ser populares entre los aficionados al deporte, como así también el entonces seleccionador Sergio Cachito Vigil, quien en numerosos medios explicaba las razones que habían forjado a un equipo que, con independencia de los nombres, poseía un sello propio.


Luciana Aymar, la Messi del hockey

Entre todas las jugadoras hay una que se sale del molde: Luciana Aymar, dueña de un talento sobrenatural y que ha sido elegida seis veces como la mejor jugadora del mundo (incluidos los últimos tres años). A los 33 años, la Messi del hockey (*) se dio el gusto de jugar (y de ganar, y de ser la estrella) el mundial en su ciudad natal.

(*) (Algunos dirán porqué no Maradona del hockey. Simplemente, Messi y Aymar son rosarinos, hinchas de Newell's, y ambos son, en mi opinión, los actuales números uno en sus respectivos deportes).


En un estadio construido especialmente para la ocasión (12.000 espectadores abarrotaron el mismo en la final), las Leonas barrieron a todas sus rivales, incluida a Holanda en el partido decisivo, a quien nunca le habían podido ganar en citas mundialistas.

La incógnita que todos quieren resolver rápidamente es si Lucha Aymar estará en los Juegos de Londres. Y es que la medalla de oro olímpica es la única cuenta pendiente de esta selección. Sería una brillante despedida para la Maga, aunque no para las Leonas, cuyo futuro se antoja auspicioso.


De elitista a popular, de Pumas a Leonas

A diferencia de la Generación Dorada del básquet, el hockey femenino cuenta con un gran recambio producto de la gran base de su pirámide. La fuerte tradición, unido a los triunfos internacionales y a la mayor difusión en las escuelas ha hecho de éste el deporte femenino por antonomasia en Argentina.

Mientras que en los colegios privados se popularizó el rugby entre los varones, la contrapartida femenina estuvo en el hockey. Desde entonces, ni el fútbol, ni el básquet ni el vóley han podido hacerle sombra. Las niñas que empiezan con un stick no dicen “sueño con jugar en la selección” sino con “ser Leona”. La fiebre fue tal que la semilla prendió también en numerosas escuelas públicas.

Pese a su origen un tanto elitista, Las Leonas construyeron su imagen mediática a través de los éxitos deportivos y también de un claro compromiso con la selección (el cual incluyó la adopción de algunos códigos futboleros, los cuales reforzaron esos vínculos con la gente). Todo contribuyó a que Las Leonas se transformaran en una marca como por ejemplo también lo son Los Pumas de rugby.

En el continente americano no hay leones, pero en Argentina todos reconocen lo que significan Las Leonas, cuyo logo fue diseñado por la jugadora Inés Arrondo en los Juegos de Sydney 2000. (Es curioso, el origen del mote de los Pumas también tiene su historia, puesto que realmente es otro felino, un yaguareté).

La selección nacional de hockey femenino logró en Rosario su segundo mundial, justo cuando se cumplen diez años desde el nacimiento de su apodo. Por lo pronto, hasta los Juegos de Londres las Leonas seguirán siendo las reinas de la selva, las reinas del stick.



Enlaces:

Vídeo y artículo sobre el título en Rosario (La Nación, 12/9/2010)

Leonas, brillante artículo sobre Luciana Aymar y Adriana Acosta (La Nación, Ezequiel Fernández Moores, 31/8/2010)

Completísimo blog sobre Las Leonas

Simplemente hockey, página web especializada


Fotos: Diario Olé

1 comentario:

Javi dijo...

Enhorabuena Ezequiel! Además debe de ser un gusto ganar el Mundial en tu propia ciudad como le pasó a Aymar