1 jul. 2010

AzulOscuroCasiNegro

Cuesta asimilar la agonía que atraviesa la Agrupación Deportiva Parla. Un club histórico del fútbol modesto madrileño que desde hace años lucha por ascender, que ha desarrollado en las últimas campañas una afición fiel que respalda a los suyos contra viento y marea, se encuentra ahora luchando desesperadamente para no desaparecer.

El origen del problema sería fácilmente explicable por la crisis económica, pero la escasez de dinero actual también ha dejado al descubierto algunas gestiones opacas que se volvían invisibles detrás de una montaña de ladrillos y subvenciones públicas, y que convendría revisar.

"Si el fútbol fuera negocio, hace tiempo que lo tendrían los bancos", sugería el ilustre Pepe Samitier hace más de medio siglo. No estoy en contra en que los ayuntamientos subsidien a los clubes que representen el nombre de la ciudad, pero una cosa es una ayuda y otra muy distinta es financiar los presupuestos de las entidades deportivas. ¿Qué ingresos genuinos puede tener un club en Tercera División? ¿Generan estos los fondos necesarios para poder desarrollarse sin depender de las arcas públicas? La dolorosa cuestión no es sencilla y podría llevarnos mucho tiempo discutirla, pero volvamos al Parla, que si hay algo que le falta al club negriazul además de recursos es precisamente el tiempo.

Recientemente sus jugadores y cuerpo técnico han denunciado a la AFE (Asociación de Futbolistas Españoles) las cinco mensualidades que aún se les adeudan. Sería injusto (e insensato) achacar la situación actual a un grupo de trabajadores que se han partido la cara durante una temporada en la que han padecido impagos perpetuos.

Eliminado de la fase de ascenso por el Coruxo y con una deuda cercana a los 180.000 euros, el presidente Paco Flores basó su plan de salvataje en la fusión con la otra gran entidad de la ciudad, el Club Deportivo Parla Escuela, operación que contaba con el respaldo del ayuntamiento.

Sin embargo, y al contrario que en el Parla Escuela, la Asamblea de socios de la Agrupación Deportiva votó ‘No’ a la fusión, lo cual provocó la veloz dimisión de Paco Flores y un preocupante estado de acefalía en el club. Esos mismos socios, tildados de ‘culpables’ de todos los males del Parla por no aceptar una fusión, se estarán preguntando por qué se algunos directivos no utilizan su habilidad y rapidez para solucionar los problemas en lugar de aplicar dichas cualidades para marcharse sin rendir cuentas. Habilidad para patear la pelota hacia delante y rapidez para evaporarse casi sin dejar rastro. Paradójicamente, un presidente que se autodefine como “constructor” se marcha de un club destruido. Para ejemplificar esto, al final de esta columna encontrarán un decálogo de frases que Paco Flores efectuó en Globo FM en los últimos meses.

Por otro lado, la postura del ayuntamiento es muy clara: dinero para la cantera sí, pero nada de pagar nóminas a profesionales y mucho menos salir a rescatar a una entidad con 180.000 euros de deuda. Teóricamente perfecto. Lo que no es muy claro es el uso de la subvención municipal anual de 130.000 euros. Las autoridades del consistorio se desentienden argumentando que ellos ya hicieron su parte, que ya la adelantaron y que más no pueden hacer.

En ‘nombre de la cantera’ y en ‘nombre del equipo de la ciudad’ se han cometido atrocidades económicas, y no sólo en Parla. Lo cierto es que el ayuntamiento no sólo debe entregar 130.000 euros (además de la cesión y mantenimiento del campo municipal de Los Prados), sino que debiera controlar e informar (en su página web por ejemplo) a qué partida del club se asigna cada euro de esa subvención (jugadores, entrenadores, monitores, indumentaria, fichas, árbitros, autobuses, etcétera). De no ser así, la supuesta inversión se convierte en un gasto de dudosa justificación. La realidad actual exige ajustarse el cinturón pero, para un ayuntamiento, peor que ser ‘pobre’ es no ser transparente.

Cierto es que hoy los problemas prioritarios de una ciudad cuya población ya supera los 120.000 habitantes son otros, como la tasa de paro más alta de la Comunidad de Madrid o el incremento del 22% del IBI a sus vecinos (35% acumulado en los últimos tres años). Pero la Agrupación Deportiva Parla es un club de fútbol con más de 500 chavales en su cantera, niños además de jugar a la pelota se forman y educan en su cantera. El consistorio no puede deslindar responsabilidades, si es que le interesa la formación de los pequeños.

Ojalá que el futuro de la Agrupación Deportiva Parla no sea como el título de aquella película de Daniel Sánchez Arévalo, AzulOscuroCasiNegro. Para que el porvenir sólo sea Azulynegro harán falta directivos, decencia y un ayuntamiento que sepa invertir y fiscalizar sus recursos. Cualquier afición del sur de Madrid soñaría ascender de categoría, con convertirse en el ‘nuevo Getafe’ o en el ‘nuevo Alcorcón’, pero cuando se trata de la supervivencia sólo queda trazar un plan urgente, aunar voluntades y ponerse a trabajar.

La única esperanza para el Parla es que sus aficionados sí se están movilizando. Para ellos, el fútbol no es un negocio, es un sentimiento. Sus voluntades se mueven por impulsos que nada tienen que ver con el bolsillo, la víscera más sensible de muchos directivos y políticos de turno. La diferencia estriba en que hay hinchas que lo dan todo a cambio de nada, mientras que hay mandamases que sólo dan algo a cambio de todo.



• Diez declaraciones cronológicas de Paco Flores en Globo FM

“Tengo claro que mientras yo esté aquí, voy a estar trabajando a muerte por el Parla” (2/10/2008)

“Como bien sabe todo el mundo, me dedico a la construcción” (16/02/2009)

“Lo que nos falta para ascender es que el equipo se lo crea. Cuando yo vine al Parla nadie quería venir; ahora nadie quiere irse. Y aquí vamos a estar hasta que subamos a Segunda B” (12/09/2009)

“En una o dos semanas se soluciona la deuda. Los jugadores pueden estar convencidos, con plena seguridad, que cobrar van a cobrar. El presupuesto de la temporada está cubierto, y yo les confirmo y garantizo que van a cobrar” (22/09/2009)

“El club no corre ningún riesgo. Hemos hecho un presupuesto que es viable, de unos 350.000 euros” (22/09/2009)

"Me comprometo en marzo a cumplir con los pagos" (18/12/2009)

“Yo no quería presentarme a este tercer mandato como presidente, pero tenía un compromiso con los jugadores y sabía que si me iba los jugadores lo iban a tener muy difícil para cobrar” (18/12/2009)

“El estado de salud actual del club no es que sea malo, no es tan boyante como ha sido en otras temporadas. Y a corto plazo, la salud es buena. Debemos estar todos tranquilos, que los que estamos trabajando sabemos lo que estamos haciendo para que todo esto no se venga abajo” (18/12/2009)

“Como yo bien dije en su día, la deuda se iba a solucionar, y así va a suceder todo” (9/03/2010)

“Durante esta semana o principio de la semana que viene vamos a pagar dos meses [enero y febrero], y los tres meses restantes que quedan para finalizar la temporada [marzo, abril y mayo] ya están controlados y se pagarían para últimos de mayo o primeros de junio. Terminaremos la temporada bien” (27/04/2010)

No hay comentarios: